..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.150, Viernes, 17 de noviembre del 2006

Libro de visitas


DOSSIER_ Chocolates, abrigos de casimir y una sierra eléctrica para financiar la "transición"

Nuevas cajas de Pandora se destapan, y nuevas pruebas se evidencian de lo que ya Cuba había advertido: mientras los contribuyentes americanos son virtualmente estafados, la “disidencia interna”, los “electores de Bush”, dedican los dineros del César a darse la gran vida… Nuevos capítulos de esta interesante serie estaremos brindándoles próximamente, espérelos…

Informe fiscal del gobierno de EEUU revela detalles de los pagos a sus asalariados en Cuba: Chocolates, abrigos de casimir y una sierra eléctrica para financiar la "transición"

Cubadebate

Con información de The Miami Herald

Informe emitido por la GAO [pdf]

Los programas para promover la "democracia" en Cuba de la Agencia para el Desarrollo (USAID), gastaron millones de dólares sin la supervisión adecuada o licitaciones competitivas, lo que conllevó a dudosas compras, como por ejemplo, una sierra eléctrica, suéteres de casimir y chocolates Godiva, según un informe congresional revelado hoy por The Miami Herald.

El crítico informe cita ''debilidades en las políticas y en los procesos [administrativos] de la agencia y en la supervisión de la oficina del programa'', así como ''deficiencias internas de control''. La falta de personal en la USAID también representó largas demoras en el inicio de inspecciones sobre el programa, que financia generosamente a intermediarios en Miami y la llamados disidentes y periodistas independientes cubanos.

Como ha reiterado a Cuba, estos pagos prueban el vínculo político y financiero a los Estados Unidos de la mayoría de los supuestos "opositores" en la Isla.

The Miami Herald obtuvo una copia adelantada del reporte de 60 páginas que será publicado hoy por la Oficina Fiscalizadora del Gobierno (GAO), el brazo investigativo del Congreso.

El reporte provee la lista más detallada hasta la fecha sobre los $65 millones en ayuda de la USAID para la disidencia en Cuba destinados 40 programas entre 1996 y 2005, de los cuales $62 millones fueron asignados ''en respuesta a proposiciones no solicitadas'', lo que significa que no hubo licitaciones competitivas. El Departamento de Estado usó mecanismos de competencia para otorgar otros $8 millones a otros cuatro programas, indicó la GAO.

La entidad realizó ''inspecciones limitadas'' de 10 programas y encontró ''gastos dudosos'' y ''significativas debilidades en el control'' en tres de ellos. Ninguno de los 36 programas que recibieron fondos de la USAID y del Departamento de Estado fueron identificados en el reporte.

Uno de ellos, indicó la GAO, usó fondos para comprar artículos como una sierra de motor, juegos de Nintendo y Playstations de Sony, una bicicleta de montaña, abrigos de piel, suéteres de casimir, carne de cangrejos y chocolates Godiva.

Juan Carlos Acosta, director ejecutivo de Acción Democrática Cubana, con sede en Miami, declaró a The Miami Herald en una entrevista ayer que, excepto por la sierra [por la que reembolsó a USAID], compró esos artículos y los envió a la gente en Cuba.

Agregó que compró la sierra para cortar una rama que había caído cerca de la puerta de su oficina después de un huracán. Compró ''cinco o seis'' latas de masas de cangrejo y algunas cajas de chocolate Godiva para enviar a Cuba.

''Esta gente se está muriendo de hambre. Allí no tienen chocolate'', comentó a The Miami Herald.

Acosta agregó que también compró una docena de chaquetas de piel y suéteres de casimir --en venta en Costco-- para enviar a disidentes en Cuba.

''Ellos [los auditores de GAO] se creen que allí no hace frío'', prosiguió Acosta. “Un suéter de casimir de $30 es una ganga porque el casimir es costoso. En Cuba estaban pidiendo suéteres''. (The Miami Herald no advierte que Cuba goza de un clima subtropical todo el año, con promedio anual de 25 ºC de temperatura y 330 días de abrasador sol al año)

Acosta señaló que ISAID nunca le dijo lo que podía, o no podía, enviar y que reembolsó a la USAID por la sierra.

Frank Hernández Trujillo, director ejecutivo de Grupo de Apoyo a la Democracia, que ha recibido más de $7 millones de USAID, afirmó que envió unos juegos de Nintendo a Cuba. Acosta agregó que él también lo hizo.

''Defenderé esa decisión hasta que muera'', subrayó Hernández Trujillo. “Es parte de nuestro trabajo: demostrarle al pueblo cubano lo que podría conseguir si no estuviera viviendo bajo el sistema [comunista]''.

La USAID está investigando los tres casos que reveló la GAO, señaló la agencia congresional en su informe.

El estudio fue solicitado por los representantes Jeff Flake (republicano por Arizona) y Bill Delahunt (demócrata por Massachusetts), ambos opuestos a las sanciones de Estados Unidos contra Cuba. Los dos tienen programada para hoy una conferencia de prensa para hablar sobre el informe.

La administración Bush ha convertido la ayuda adicional para la democracia en Cuba en una parte fundamental de sus esfuerzos para subvertir el gobierno de Fidel Castro, y es muy probable que el informe alimente aun más el debate sobre la efectividad de esta ayuda, dice The Miami Herald.

<< Marta Beatriz Roque disfruta de los dolares de Bush

En el 2004, en un informe que realizó la Comisión para Asistencia a una Cuba Libre, ésta recomendó entregar $36 millones a la USAID y a otras agencias gubernamentales que trabajan a favor de Cuba. En julio, un informe de seguimiento recomendó entregar $80 millones adicionales durante un período de dos años y $20 millones anuales hasta "el fin del régimen de Castro''.

''Durante mucho tiempo, este programa ha tenido la reputación de ser políticamente efectivo en Miami, tener poco impacto en Cuba, y estar deficientemente administrado'', declaró Philip Peters, un severo crítico de la política del gobierno de Bush hacia Cuba, quien trabaja en el Lexington Institute, en Arlington, Virginia. ``Ha hecho falta durante mucho tiempo la supervisión del Congreso''.

David Snider, portavoz de la USAID, no quiso hacer comentarios al Herald, ya que la agencia todavía no ha visto una copia final del informe.

Refrigerador de Marta Beatriz Roque (ampliar imagen)>>

Investigadores de la GAO señalaron que entrevistaron a varios disidentes en La Habana, y que éstos dijeron que agradecían el respaldo norteamericano, al tiempo que la ayuda ''no hacía sino demostrar el compromiso del gobierno de Estados Unidos con la democracia en Cuba'', según el informe.

<< Marta Beatriz Roque votando por Bush en Oficinas de Intereses de USA en Cuba

La GAO señaló que después del 2004 tanto la USAID como el Departamento de Estado utilizaron ''competencia formal para seleccionar a los destinatarios [de los fondos]'', y que recientemente el Departamento de Estado y la USAID tomaron medidas con el fin de mejorar la supervisión del programa.

De igual modo, el informe de la GAO revela nueva información acerca de la naturaleza de los programas para la "democracia" en Cuba.

Gran parte de los materiales enviados a Cuba fueron entregados por diplomáticos estadounidenses en La Habana que a menudo no sabían qué era lo que se había enviado. En algunas ocasiones, algunos libros fueron considerados ''inapropiados'' y fueron rechazados, agregó el informe, sin dar más detalles.

Durante mucho tiempo el gobierno cubano ha criticado a la misión diplomática de EEUU en La Habana, argumentando que pretende derrocar al gobierno, dice The Miami Herald. Bajo las leyes de Cuba, los ciudadanos cubanos pueden ser condenados a penas de cárcel de hasta 20 años por recibir ayuda norteamericana.

De acuerdo con la información dada por la USAID a la GAO, desde 1996 el gobierno de EEUU ha entregado 385,000 libras de medicinas, alimentos y ropa y más de 23,000 radios de onda corta, entre muchos otros materiales. El informe amplió que algún material fue objeto de ''robo y confiscación'' por parte de las autoridades cubanas.

Funcionarios norteamericanos dijeron que la GAO tiene planeado emitir una versión clasificada del informe con información extra sobre cómo la ayuda de EEUU se entrega en Cuba, así como los pasos que deben darse para “reducir las pérdidas de la asistencia que se envía a la isla''.

(El artículo de The Miami Herald se titula "Cuestionan uso de fondos para democracia en Cuba", y está firmado por Oscar Corral y Pablo Bachelet)


EE.UU. cuestiona gastos para Cuba

<< Foto: Según el informe, el dinero fue utilizado para comprar chocolates Godiva y otras cosas cuestionables.

El dinero que EE.UU. destinó para "promover la democracia" en Cuba no tuvo la supervisión adecuada y se llevaron a cabo "gastos dudosos" como la compra de chocolates Godiva, una sierra eléctrica, suéteres de cachemir e incluso juegos Nintendo, según informó este miércoles la Oficina de la Contaduría del Congreso.

"Debe haber un cambio en la política hacia Cuba. EE.UU. ha gastado millones de dólares para ayudar a la democracia en la isla con pocos o ningún resultado", señaló Jeff Flake (un republicano de Arizona) que solicitó el estudio.

"El hecho de que estamos mandando dinero a Cuba, que trastorna el embargo impuesto por nosotros, es una ironía", especificó este congresista.

Al igual que Flake, el demócrata William D. Delhaunt, aboga por un cambio de la política de EE.UU. hacia Cuba. "Quizá esto sea el lanzamiento de una amplia revisión de toda las políticas, particularmente de la políticas de toda esta administración, vis a vis Cuba", le dijo a los periodistas el representante demócrata.

Ahora que la cámara baja estará controlada por demócratas, Delahunt declaró que se buscarán "formas más efectivas" de ayuda a la transición en Cuba y advirtió que habrá más auditorias sobre cómo se gastó el dinero de los contribuyentes.

"Gastos cuestionables"

El informe publicado el miércoles señala que entre 1996 y 2005, Washington destinó a programas para "el cambio democrático pacífico en Cuba", casi US$74 millones a través de USAID, la Agencia para el Desarrollo Internacional.

Este dinero, sin embargo, se destinó en su gran mayoría a programas que no tuvieron que pasar por un proceso de licitación.

No hay suficientes controles -tanto sobre la concesión de donaciones y supervisión de los recipientes- para asegurarse de que los fondos serán usados apropiadamente y que los recipientes cumplen con las leyes y regulaciones pertinentes

"No hay suficientes controles -tanto sobre la concesión de donaciones y supervisión de los recipientes- para asegurarse de que los fondos serán usados apropiadamente y que los recipientes cumplen con las leyes y regulaciones pertinentes", señaló la Oficina de Contaduría.
Oficina de Contaduría del Congreso

Pero lo que más ha llamado la atención de los congresistas son los "gastos cuestionables" en tres programas de los diez que revisó la Oficina de Contaduría.

Según el informe, el dinero de USAID fue utilizado para financiar chocolates Godiva, carne de cangrejo, Nintendo Gameboys, Sony Playstations, una bicicleta todo terreno, un abrigo de cuero y suéteres de cachemir.

Debate

En una entrevista con el Miami Herald, el director ejecutivo de Acción Democrática Cuba, Juan Carlos Acosta, dijo que él compró algunas latas de la carne de cangrejo y las cajas de chocolate Godiva para enviar a los disidentes en Cuba "porque esa gente se está muriendo de hambre y allí no tienen chocolate".

Por su parte, en declaraciones a la BBC Frank Hernández Trujillo, director ejecutivo de Grupo de Apoyo a la Democracia, defendió su decisión de enviar juegos Nintendo a Cuba.

"Los juegos de Nintendo, por ejemplo, son para las bibliotecas independientes que están hechas para libros, videos y juegos para atraer a los muchachos, y así que no estén en los lugares dónde sólo se les da propaganda", señaló a la BBC Hernández Trujillo, quién aseguró que condenar un proyecto por un caso específico sería un error.

"No estamos hablando de que se gastó un millón de dólares en chocolates, además todos esos productos son enviados a Cuba", enfatizó.

Por su parte, Francisco José Hernández, el presidente de la Asociación Cubano-Americana quiso dejar en claro que el principal problema son las regulaciones impuestas por las propias leyes estadounidenses.

"Nosotros hemos venido pidiendo que se cambien las regulaciones por las cuales se prohíbe dar efectivo a los disidentes. Siempre pensamos que es mejor mandar el dinero a los opositores de Castro, que ellos pueden saber cómo se pueden utilizar mejor", señaló.

Además de las regulaciones estadounidenses, bajo las leyes de Cuba también los ciudadanos cubanos pueden ser condenados hasta a 20 años de prisión por recibir ayuda de EE.UU.

Pero ahora la gran pregunta es si este tipo de informes van a provocar un cambio de política del gobierno de Bush hacia Cuba.

Según explicó a BBC Mundo, Philip Peters, especialista en Cuba del Instituto Lexington, hasta ahora hay tres pilares para intentar cambiar el régimen de Fidel Castro: las sanciones, el embargo y este tipo de programas.

Por lo que se ha visto, no han logrado su objetivo y por eso podemos ahora esperar que el Congreso tenga una mayor influencia en la toma de decisiones sobre cómo se va a llevar a cabo la política estadounidense hacia la isla

"Por lo que se ha visto, no han logrado su objetivo y por eso podemos ahora esperar que el Congreso tenga una mayor influencia en la toma de decisiones sobre cómo se va a llevar a cabo la política estadounidense hacia la isla", señaló Peters.
Philip Peters, especialista en Cuba del Instituto Lexington

Lo que no hay que esperar, enfatizó, es que haya un cambio inmediato, sino más bien más preguntas sobre cómo y a dónde se va el dinero destinado a ayudar a la transición.

Por ejemplo, tan sólo hace cuatro meses, la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre, propuso una ayuda de unos US$80 millones. Antes de dar esos fondos, seguramente el Congreso hará muchas más preguntas.

Asimismo, habrá un gran debate sobre el cambio de algunas normas. Para aquellos que abogan por un cambio, el primer paso es el permitir que los ciudadanos estadounidenses puedan viajar, lo que no pueden hacer ahora.

http://www.totalnews.com.ar/detalle_noticia.asp?cod_noticia=14147&fecha=20061116


The Guardian: Disidentes dilapidaron en lujos millones de la “ayuda” estadounidense para Cuba
Richard Luscombe

Los llamados disidentes cubanos a quienes el gobierno dio millones de dólares para apoyar la "democracia" en su tierra natal, lo gastaron sin embargo en juegos computarizados, suéteres de cachemira, carne de cangrejo y chocolates, que fue lo que enviaron a la isla.

Una mordaz auditoría que hizo el congreso a los programas de ayuda a la "democracia", encontró “gastos cuestionables” que hicieron varios grupos fundados por Washington para oponerse al presidente Fidel Castro en la comunista isla caribeña.

La Acción Democrática Cubana con sede en Miami gastó dinero en una sierra eléctrica, juegos de Nintendo y Sony PlayStations, bicicletas de montaña, abrigos de piel y chocolates Godiva, que según el grupo se enviaron a Cuba. “Estas personas están pasando hambre. Nunca comen chocolate allí”, dijo al Miami Herald Juan Carlos Acosta, director ejecutivo del grupo.

También defendió la compra de una sierra eléctrica por haberla necesitado para cortar un árbol que había bloqueado el acceso a su oficina tras el paso de un huracán, y declaró que compró los abrigos de piel y los suéteres de cachemira en una rebaja. "Ellos (los auditores) piensan que no hay frío allí," dijo el señor Acosta. “En $30 dólares, son una baratija porque la cachemira es costoso, ellos necesitaban abrigos”.

La auditoría analizó $65 millones de dólares de gastos que hizo la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) entre 1996 y 2005 y concluyó que la culpa de los gastos la tenía la débil dirección de la misma. “Hubo debilidad en las políticas de la agencia y en el programa de supervisión de oficinas, así como también deficiencias en el control interno”, dictamina el informe.

Ninguno de los 36 grupos que recibe dinero se identificó en el informe, pero otros admitieron ante el Miami Herald antes de su publicación del miércoles, que habían sido investigados.

Frank Hernández Trujillo, director ejecutivo del Grupo de Apoyo para la Democracia, dijo que su organización recibió más de 7 millones de la USAID, un programa que se ha convertido en el eje de la política del presidente George Bush hacia Cuba.

“Defenderé eso hasta mi muerte”, dijo el señor Trujillo refiriéndose a su decisión de emplear parte del dinero que se asignó a su grupo para comprar cajas con juegos computarizados. “Eso forma parte de nuestro trabajo, mostrarle a la gente en Cuba todo lo que podrían tener si no estuvieran bajo ese sistema”

La mayoría de los artículos fueron distribuidos a los disidentes en Cuba por los diplomáticos estadounidenses en La Habana, que algunas veces desconocían el contenido de los embarques. El gobierno estadounidense, sin embargo, ha hecho acusaciones al cubano de interceptar mercancías que se han enviado en su misión.

Publicado en The Guardian, el 16 de noviembre de 2006
Traducido para Cubadebate por Geleny Ramos.


US funds for democracy in Cuba spent on cashmere
Congressional audit finds most money goes to enrich Miami emigres

WASHINGTON, Nov 15 - U.S. funds intended to promote democracy in Cuba have been used to buy crab meat, cashmere sweaters, computer games and chocolates, according to a U.S. congressional audit published on Wednesday.

The survey by the Government Accountability Office found little oversight and accountability in the program, which paid out $76 million between 1996 and 2005 to support Cuban dissidents, independent journalists, academics and others.

It also found that 95 percent of the grants were issued without competitive tenders.

To protect recipients from prosecution, none of the money from the U.S. Agency for International Development or State Department is paid in cash to people in Cuba. A Cuban law sends citizens to jail for receiving money from the U.S. government.

Instead, the funds are distributed to Cuban-American groups in Miami, the heartland of opposition to Cuban President Fidel Castro, and in Washington, and used to buy medicines, books, shortwave radios and other goods that are smuggled into Cuba.

President George W. Bush has proposed increasing spending on Cuba-related programs, including propaganda transmissions by Radio and TV Marti, by $80 million over the next two years.

Critics have long charged the grants are aimed more at winning votes in Miami than triggering political change on the communist island, where the now-ailing Castro has ruled since his 1959 revolution.

Out of 10 recipients of public money reviewed by the auditors, three failed to keep adequate financial records, the Government Accountability Office said. A lot of the money was used to pay smugglers, or "mules, to avoid U.S. restrictions on taking goods to Cuba.

'THEY THINK IT'S NOT COLD THERE'

The auditors questioned checks written out to some staff members, questionable travel expenses and payments to a manager's family. One group acknowledged selling books it was supposed to distribute under the democracy-promoting program.

One grantee "could not justify some purchases made with USAID funds, including a gas chain saw, computer gaming equipment and software (including Nintendo Game Boys and Sony PlayStations), a mountain bike, leather coats, cashmere sweaters, crab meat and Godiva chocolates," the report said.

The auditors did not identify the recipients.

Juan Carlos Acosta, executive director of Miami-based anti-Castro group Cuban Democratic Action, told the Miami Herald he sent those items to Cuba, apart from the chain saw.

"These people are going hungry. They never get any chocolate there," Acosta said, according to the newspaper.

He said he bought the jackets and sweaters at a sale.

"They (the auditors) think it's not cold there (in Cuba)," Acosta said. "At $30 it's a bargain because cashmere is expensive. They were asking for sweaters, from Cuba."

Acosta did not immediately return a phone call from Reuters.

The audit was ordered by U.S lawmakers opposed to the 44-year-old U.S. economic embargo on Cuba, and they said the findings confirmed the need for a thorough review of U.S. policy.

"Let me just say that, to continue a current level of funding, given the results and given the disarray this program seems to be in, would be a tremendous waste of taxpayer dollars," Rep. Jeff Flake, a Republican from Arizona, told reporters in Washington.

http://www.alertnet.org/thenews/newsdesk/N15480870.htm


Cuba aid program poorly managed, report says
From the Chicago Tribune

WASHINGTON — A $74-million program to encourage democracy in Cuba was beset with questionable spending that included purchases of computer gaming equipment, Godiva chocolates and cashmere sweaters, according to a report released Wednesday by the Government Accountability Office.

The money was supposed to provide humanitarian assistance funneled from U.S. aid groups to Cuban dissidents. Although the program did provide some benefits, it also had high overhead and was badly coordinated between the State Department and the Agency for International Development, the report says.

The GAO also criticized USAID for awarding about 95% of the grants noncompetitively.

The agency sent its findings on at least three grant recipients, who received a total of $4.7 million, to the USAID inspector general for further investigation.

A leading congressional critic of Bush administration policy toward Cuba said he would hold hearings next year on the findings. "This program is a poorly administered part of a badly flawed policy," said Rep. Bill Delahunt (D-Mass.).

GAO investigators found that one U.S.-funded group spent taxpayer funds on a "gas chain saw, computer gaming equipment (including Nintendo Game Boys and Sony PlayStations) and software, a mountain bike, leather coats, cashmere sweaters, crab meat and Godiva chocolates."

Because of Cuba's opposition, USAID has no presence on the island and channels taxpayer money primarily through groups based in South Florida.

There, food, clothing, medicine, shortwave radios, digital cameras and other items are stockpiled, packed into duffel bags and carried by volunteers or professional smugglers into Cuba for distribution.

The money also has been used to train Cuba's independent journalists and bankroll websites and magazines critical of Fidel Castro's government.

Frank Hernandez of Support Group to Democracy, a Florida nonprofit that has received $11 million in USAID funds since 2000, said, "In spite of the sporadic problems, the fact remains that a very large amount of humanitarian aid has arrived in the proper hands."

http://www.latimes.com/news/nationworld/world/la-fg-
cuba16nov16,1,4901723.story?coll=la-headlines-world&ctrack=1&cset=true

A recently released GAO report titled U.S. Democracy Assistance for Cuba
Needs Better Management and Oversight mentions independent libraries 8
times, indicating that they are funded by both the State Dept. and USAID.
http://www.gao.gov/new.items/d07147.pdf


Dissidents blew American 'aid' millions on luxuries for Cuba
Por Richard Luscombe in Miami

The Guardian

Cuban dissidents who were given millions of dollars by the US government to support democracy in their homeland instead blew money on computer games, cashmere sweaters, crabmeat and chocolates, which were then sent to the island.

A scathing congressional audit of democracy assistance programmes found "questionable expenditure" by several groups funded by Washington in opposition to President Fidel Castro's rule on the communist Caribbean island.

The Miami-based Acción Democrática Cubana spent money on a chainsaw, Nintendo Game Boys and Sony PlayStations, mountain bikes, leather coats and Godiva chocolates, which the group says were all sent to Cuba. "These people are going hungry. They never get any chocolate there," Juan Carlos Acosta, the group's executive director, told the
Miami Herald.

He also defended the purchase of a chainsaw he said he needed to cut a tree that had blocked access to his office in a hurricane, and said the leather jackets and cashmere sweaters were bought in a sale. "They [the auditors] think it's not cold there," Mr Acosta said. "At $30 [£16] it's a bargain because cashmere is expensive. They were asking for sweaters."

The audit analysed $65m of spending by the US Agency for International Development (USAid) from 1996 to 2005 and concluded that poor management was to blame for the waste. "There were weaknesses in agency policies and in programme office oversight, and internal control deficiencies," the report states.

None of the 36 groups that received money were identified in the report, but others admitted to the Miami Herald in advance of its publication on Wednesday that they had been investigated.

Frank Hernández-Trujillo, executive director of Grupo de Apoyo a la Democracia (Group for the Support of Democracy), said his organisation received more than $7m from USAid, a programme that has been a central part of President George Bush's policy on Cuba.

"I'll defend that until I die," Mr Hernández-Trujillo said of his decision to spend part of his group's allocation on boxes of computer games. "That's part of our job, to show the people in Cuba what they could attain if they were not under that system."

Most of the items were distributed to dissidents in Cuba by US diplomats in Havana, who were sometimes unaware what was in the shipments. The US government, however, has previously accused the Cuban government of hijacking consignments sent to its mission.

http://www.guardian.co.uk/international/story/0,,1948671,00.html


GAO report criticizes program for development of Cuban democracy
Audit shows US funds were often spent on items like chocolate and cashmere sweaters.

By Tom Regan
csmonitor.com

A US Congressional report released on Wednesday showed that US funds that were targeted to promote democracy in Cuba have been used to buy items like crabmeat, computer games, chocolate, and cashmere sweaters.

Reuters reports that the Government Accounting Office found little oversight and accountablility in the program, which spent "$76 million between 1996 and 2005 to support Cuban dissidents, independent journalists, academics and others." It also found that 95 percent of the grants were issued without competitive bids.

Critics have long charged the grants are aimed more at winning votes in Miami than triggering political change on the communist island, where the now-ailing Castro has ruled since his 1959 revolution. Out of 10 recipients of public money reviewed by the auditors, three failed to keep adequate financial records, the Government Accountability Office said. A lot of the money was used to pay smugglers, or "mules, to avoid US restrictions on taking goods to Cuba.

The auditors questioned checks written out to staff members of groups that received funds, suspect travel expenses, and payments to a manager's family. One group acknowledged selling books it was supposed to distribute under the democracy-promoting program. One grantee "could not justify some purchases made with USAID funds, including a gas chain saw, computer gaming equipment and software (including Nintendo Game Boys and Sony PlayStations), a mountain bike, leather coats, cashmere sweaters, crab meat and Godiva chocolates," the report said.

Under the program, no money is paid directly to people in Cuba in order to protect them from prosecution by the Cuba government. Instead the funds are given to Cuban-American groups in Miami who pay smugglers to take the goods, such as medicine, books, and radios, into Cuba.

The Associated Press reports that Rep. William Delahunt (D) of Massachusetts, a longtime critic of US policy towards Cuba and one of the Congressmen who asked for the audit to be done, said the findings are "disturbing to say the least." Delahunt argues that it would be more efficient to get goods to Cuba by lifting government restrictions on family travel to Cuba. "This really cries for a more thorough review of policy as opposed to just simply focusing on the findings and looking at it as an auditing problem."

His view was supported by Rep. Jeff Flake (R) of Arizona, another adovocate of change in the US policy on Cuba. Mr. Flake said the audit's findings showed that to continue the current level of funding "would be a tremendous waste of taxpayer dollars."

The Miami Herald reports that Mr. Delahunt, who is in line to become the chairman of the Oversight and Investigations panel of the House Committee on International Relations when Congress reconvenes next year, said he understood that it was difficult to get materials that promote democracy into Cuba.

"But our concern is the program's efficacy," he said, "in terms of what is occurring here in the United States, both in Washington and in Miami."

Delahunt told a news conference Wednesday that he expected his subcommittee to convene hearings as soon as January and hoped to get testimony from US government officials as well as grant recipients.

Defenders of the program, however, said that the report may help improve the quality of the program.

"From what I understand, the report does not question our goal and overall policy to bring freedom and democracy to Cuba," said Miami Republican Rep. Ileana Ros-Lehtinen. "In fact, based on what I know of the report, I would argue it seeks to reinforce our efforts by providing recommendations on how to improve the process."

The Guardian reports that the Miami-based Acción Democrática Cubana, which spent the money on the items like computer games and chocolates, defended their actions.

"These people are going hungry. They never get any chocolate there," Juan Carlos Acosta, the group's executive director, told the Miami Herald. He also defended the purchase of a chainsaw he said he needed to cut a tree that had blocked access to his office in a hurricane, and said the leather jackets and cashmere sweaters were bought in a sale. "They [the auditors] think it's not cold there," Mr Acosta said. "At $30 [£16] it's a bargain because cashmere is expensive. They were asking for sweaters."

But the Chicago Tribune reported other critics questioned the efficacy of the program.

"The program delivers lots of money to Miami but it doesn't serve the taxpayer well and it has little impact in Cuba," said Philip Peters, a Cuba expert at the Lexington Institute, a Virginia-based think tank.

http://www.csmonitor.com/2006/1116/dailyUpdate.html?s=mesdu


Nuevo escándalo en Miami
Turbios manejos con millonarios fondos anticubanos

Por Ángel Rodríguez Álvarez

(Servicio Especial de la AIN)

De nuevo un turbio manejo de los fondos destinados por Washington para atacar a Cuba, ha salido a la luz pública en Estados Unidos. Esta vez el asunto está relacionado con los programas de abierto corte subversivo de la Agencia para el Desarrollo (USAID), y para lo cual ha dispuesto hasta la fecha de 73,6 millones de dólares.

Según revela el informe de 60 páginas confeccionado por la Oficina Fiscalizadora del Gobierno (GAO), órgano subordinado al Congreso, los gastos millonarios han tenido lugar sin supervisión y control alguno, lo que conllevó a la compra de diversas mercancías y productos de dudosa utilidad y destino.

Entre las irregularidades detectadas, consideradas por el informe "debilidades en las políticas y en los procesos administrativos de la agencia y en la supervisión de la oficina del programa", así como "deficiencias internas de control", se encuentra la falta de licitaciones públicas, con lo cual se violaron procedimientos competitivos establecidos por ley.

Si no fuera tan lamentable ver cómo un grupo de pillos se roban el dinero del contribuyente norteamericano tras el dudoso escudo de la lucha "por promover la democracia en Cuba", sería risible la forma en que lo hacen. De los 73,6 millones disponibles, 62 fueron asignados "en respuesta a proposiciones no solicitadas ", lo que significa compras no sujetas a licitación ni a capítulos definidos del presupuesto.

El extraño manejo permitió adquirir una sierra eléctrica destinada, según declaraciones de quien se apropió de ella, "para cortar una rama caída cerca de la puerta de la Oficina Fiscalizadora después de un huracán ", versión que de ser cierta, y en el mejor de los casos, denota un despilfarro irresponsable de los recursos.

Entre lo adquirido para enviar a los disidentes en la ínsula están "cinco o seis latas de masas de cangrejo y algunas cajas de chocolate Godiva" pues "allí no tienen chocolate", trató de explicar Juan Carlos Acosta, autoproclamado director de Acción Democrática Cubana, una de las organizaciones mafiosas encargadas de "administrar" en Miami los cuantiosos fondos para la subversión anticubana.

Pero hay otras justificaciones más fantasiosas aún. Como parte de los objetos adquiridos con los impuestos del contribuyente norteamericanos, supuestamente para "restablecer la democracia" en la tropical isla caribeña, figuran una docena de chaquetas de piel y abrigos de casimir. "En Cuba estaban pidiendo suéteres. Allí hay frío y ellos (los auditores del GAO) no lo quieren creer".

Acosta, en una mezcla de ingenuidad y cinismo, remató su defensa: "La USAID nunca me dijo lo que podía, o no podía enviar."
Por su parte, Frank Hernández Trujillo, director del Grupo de Apoyo a la Democracia, que ha recibido más de siete millones de dólares de la USAID, declaró a El Nuevo Herald que envió a Cuba varios videojuegos y una bicicleta de montaña.

"Defenderé esa decisión hasta que muera...es parte de nuestro trabajo", subrayó dramático. Además del dinero malversado o utilizado en pagar altos salarios injustifables, con similares propósitos existen otros 80 millones de dólares incluidos en el capítulo uno de la ampliación del Plan Bush, aprobado el 10 de julio pasado, y cuyo objetivo declarado es derrocar al gobierno de La Habana.

"Durante mucho tiempo este programa ha tenido reputación de ser políticamente efectivo en Miami, tener poco impacto en Cuba y estar deficientemente administrado", declaró Philip Peters, especialista del tema cubano en el Lexington Institute, en Arlington, Virginia, quien agregó, conclusivo: "Ha hecho falta durante mucho tiempo la supervisión del Congreso."

Este mal oliente episodio promete nuevas y más hilarantes revelaciones, que prueban como ha denunciado Cuba durante décadas, el vínculo político y financiero a los Estados Unidos de los supuestos "opositores" en la Isla.

http://www.adelante.cu/noticias/26/11/16/opinion.miami.php


Chocolates y videojuegos, armas que envían desde EU a disidentes en Cuba
Por Agencias

DAVID BROOKS CORRESPONSAL / NUEVA YORK. NOVIEMBRE 16, 2006 (LA JORNADA).-

Chocolates Godiva, suéteres de lana fina y videojuegos de Nintendo están entre las armas secretas para promover el cambio de régimen en Cuba.

Fondos estadounidenses para apoyar la "disidencia" en Cuba fueron empleados por los contratistas cubano estadounidenses para adquirir abrigos de piel, carne de cangrejo, suéteres de cashmere, videojuegos, bicicletas, chocolates finos y en generosos pagos a mulas para trasladar materiales a Cuba, y esto es lo poco que se conoce, ya que una investigación federal concluyó hoy que tanto por falta de registros de contabilidad como por las condiciones "adversas" en Cuba, es difícil rastrear el uso final de más de 76 millones de dólares que Washington ha destinado a las agrupaciones opositoras al gobierno cubano.

La Oficina General de Contabilidad (GAO), agencia de investigaciones del Congreso de Estados Unidos, concluyó que el programa de "promoción de democracia" en Cuba carece de supervisión y coordinación oficial en Washington al evaluar la distribución de fondos federales a través de la Agencia de Desarrollo Internacional (USAID) y el Departamento de Estado entre 1996 y 2004.

La GAO realizó una auditoría a 10 de un total de 34 organizaciones no gubernamentales, centros de investigación académicos y otros grupos que han recibido fondos de los programas sobre Cuba de la USAID y el Departamento de Estado (otros han recibido dinero del Fondo Nacional por la Democracia o NED, la cual ha enviado casi un millón de dólares en los últimos años), aunque no fueron identificados por nombre. Sin embargo, algunos directivos de las organizaciones defendieron sus prácticas al revelar que están entre los aludidos en el informe.

"Defenderé eso hasta la muerte", afirmó Frank Hernández Trujillo, director de Grupo de Apoyo a la Democracia, al justificar la compra y el envío de los videojuegos a Cuba, donde fueron distribuidos a disidentes por diplomáticos estadunidenses. "Esa es parte de nuestra tarea, demostrarle a la gente en Cuba lo que podrían tener si no estuvieran sujetos a ese sistema", declaró al Miami Herald.

A su vez, Juan Carlos Acosta, director de Acción Democrática Cubana con sede en Miami, reveló que él compró las latas de carne de cangrejo y el chocolate para enviar a Cuba. "Esa gente está hambrienta. Nunca tienen chocolate ahí", afirmó en entrevista con el Herald. Los suéteres y las chamarras de cuero, añadió, también las compró en un Costco para enviar a la isla y se quejó que "ellos (los auditores) creen que no hace frío allá (en Cuba)".

El informe señaló que encontró más ejemplos de "gastos cuestionables" en los programas de asistencia, y detectó una serie de irregularidades y fallas de coordinación y supervisión entre agencias del gobierno estadunidense encargadas de esta iniciativa. Además, reveló otros pagos poco confiables, incluidos cheques para empleados de las organizaciones contratadas, viáticos y hasta pagos a sus familiares.

A la vez, se descubrió que entre los gastos más elevados de estos programas están el envió de computadoras, libros, medicinas y ropas ?entre otros materiales? a disidentes en Cuba, ya que se tienen que utilizar mulas para que esta asistencia llegue por los canales del contrabando. El informe de la GAO revela que el programa de Cuba de la USAID ha comprado y supuestamente enviado 385 mil libras de medicinas, alimentos y ropa, más de 23 mil radios de onda corta, millones de libros y otros materiales impresos, apoyado la publicación de 23 mil reportajes de periodistas cubanos sobre condiciones dentro de Cuba, visitas de más de 200 "expertos" para promover ONG independientes dentro de la isla, más miles de DVD, CD, linternas, cámaras y otros bienes.

Según una investigación del Miami Herald, casi la mitad de los gastos de los principales contratistas de la USAID (Grupo de Apoyo a la Democracia, entre otros) son en pagar por el envío de la asistencia, con costos hasta 20 veces más caros que para cualquier otro destino en el Caribe.

El informe oficial de la GAO presentado hoy, de 55 páginas, ofrece una amplia evaluación de la evolución e implementación del programa. Una de sus observaciones es que "los controles internos -tanto sobre el otorgamiento de los contratos del programa Cuba como la supervisión de los contratistas- no ofrecen garantías adecuadas de que los fondos de los contratos se están usando de manera apropiada ni que los contratistas estén cumpliendo con leyes y regulaciones aplicables".

El informe nutrirá aún más el debate sobre la "efectividad" de este esfuerzo, ya que el gobierno de George W. Bush ha propuesto incrementar el gasto público para programas relacionados a Cuba por unos 80 millones de dólares en los próximos dos años, y 20 millones anuales después de eso cada año hasta "el fin del régimen de Castro".

Críticos de estos programas (incluidos algunos ex altos funcionarios de la USAID y del gobierno de Bill Clinton) han repetido que este tipo de esfuerzo desperdicia fondos y no se ha comprobado su eficacia, o peor, ha generado retrocesos en los objetivos de Washington de promover un cambio de régimen "pacífico" en Cuba. A la vez, todos saben que casi todos los fondos destinados al apoyo de "disidentes" del régimen en Cuba se queda en manos de los grupos en el exilio en Miami y Washington, creando, como lo dice Oscar Corral en un reportaje en el Miami Herald, "una economía anticastrista que apoya una amplia gama de actividades, desde estudios universitarios al gasto de millones para enviar a escondidas bienes a Cuba".

Por eso, muchos consideran que esto tiene muy poco que ver con Cuba y mucho con los votos y el apoyo político de la comunidad cubanoestadunidense en Miami, Nueva Jersey y otras partes del país. Se puede suponer que los chocolates y los Nintendo nutren la "democracia" en otros países, pero aquí los fondos y el acceso al poder son el combustible de este sistema político.

http://srv2.vanguardia.com.mx/hub.cfm/FuseAction.Detalle/Nota.581830/
SecID.38/index.sal





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938