..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.150, Viernes, 17 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Entrevista a Irma Othar
Por Rosa C. Báez

Nuevamente en Cuba, esta vez como paciente de la Misión Milagro, la argentina Irma Othar, ex diputada nacional constituyente, ha respondido un breve cuestionario para los lectores de Librínsula. Irma ha obsequiado a esta Biblioteca Nacional “José Martí” su obra dedicada a esclarecer a sus compatriotas la realidad de Cuba:

¿Quién es Irma Othar?

Bueno… Irma Othar es una trabajadora que nació en el seno de una familia muy pobre, en un rancho de paredes de barro y piso de tierra… como muchos otros trabajadores en mi país.

A los 12 años debí abandonar mis estudios primarios para trabajar en el servicio doméstico, hasta los 23 años. A esa edad partí del interior del país hacia Avellaneda, en Capital Federal, para trabajar en la Industria Frigorífica, junto a más de 3 500 obreros, durante 5 años. Me reincorporé al servicio doméstico, pero ya entonces formé junto a otros compañeros el Sindicato de Servicio Doméstico en mi pueblo, Tres Arroyos; fue una gran experiencia, que me sirvió cuando, muchos años después, fui miembro de la Federación Sindical Mundial. Miembro, además del Movimiento de Unidad y Coordinación Sindical (MUCS) y Secretaria General de la Unión de Mujeres de Argentina en ése carácter también integre la Federación Mundial de Mujeres. En 1957 fui Diputada Nacional Constituyente en la Argentina, donde, como Diputada y en nombre del Partido Comunista Argentino –al que estaba afiliada desde 1946- junto con Rodolfo Chioldi y Pedro Tallieri, compañeros de militancia, logramos la inclusión del artículo 14 Bis en la Constitución Nacional Argentina, vigente hoy, pero que hay que luchasr mucho. [La reforma de la Constitución Argentina de 1957 fue realizada durante el gobierno militar denominado Revolución Libertadora. Mediante dicha reforma la Argentina convalidó la derogación por proclama militar de las reformas constitucionales de 1949, e incorporó a la Constitución Argentina un artículo nuevo conocido como artículo 14 bis referido a los derechos del trabajo y la indicación de dictar un Código de Trabajo. N. del E.]

En el período de 1958 al 1961, fui Concejal del Municipio de Lanús. En 1975 y con motivo del Año Internacional de la Mujer proclamado por la ONU, recibí del Gobierno Soviético una condecoración por la Defensa de los Derechos de las Mujeres.

Tengo actualmente, te decía, 81 años, y soy miembro del Movimiento Nacional Argentino de Solidaridad con Cuba, en el Municipio Lanús, de Buenos Aires, y soy miembro también de la Central de Trabajadores, en mi carácter de jubilada.

Hemos culminado la lectura de su libro Cuba El farsante de Jorge W. Bush… un libro sencillo, pero escrito con mucha energía y también con mucho fundamento, con muchas pruebas para que sus compatriotas, fundamentalmente, conozcan realmente qué es la revolución Cubana. ¿Cuándo llega Cuba a ser parte indisoluble de Irma Othar?

Prácticamente, Cuba forma parte de mí desde el momento en que Fidel, Guevara y Camilo Cienfuegos embarcaron en el Granma: ¡antes aún! Cuando fueron arrestados en México. Ya yo era una militante política de envergadura en Argentina, así que todos los revolucionarios y patriotas progresistas de Argentina, seguimos este proceso con mucha pasión. Lo seguimos de cerca pro Radio Rebelde, que se reproducía en Argentina… ¡prácticamente desde el principio!!

Yo estuve en Cuba en 1961, con Fidel, con el Ché… ¡tengo una foto divina con Fidel que me está abrazando, que ha hecho sensación en la Argentina!! Y con el Che… son auténticos “bombones”, diríamos, que me ha dado la vida…

Pero lo más importante para mí es que la Revolución Cubana, en primer lugar como argentina y también a mis patriotas, nos ha dado la oportunidad de demostrar que otra forma de dirigir un país es posible; que otra forma de distribuir la riqueza es posible; que otra forma de resolver el hambre, la desocupación, la miseria, el analfabetismo, es posible, y que se realizó en Cuba. Y los pueblos van comprendiendo dialécticamente –aunque no sea tal vez con estas palabras- que ya el capitalismo cumplió su ciclo y como tal está condenado a desaparecer… Los que han vivido hasta ahora del privilegio, de la explotación, de las guerras y del hombre, encarnados hoy en ese energúmeno llamado George Bush, que continúa al frente de los Estados Unidos, no quieren reconocer que independientemente de ellos, como lo está demostrando América Latina, el mundo marcha hacia la izquierda, el mundo marcha hacia el socialismo, y nada ni nadie lo podrá detener jamás y que, a pesar de que los pueblos vamos a sufrir todavía ¡todavía! muchos problemas, porque es un enemigo muy malo, que ha estudiado a Hitler, y es peor que Hitler, nada ni nadie podrá, como ha dicho Fidel, detener el triunfo de los pueblos en el mundo, y que la razón y la justicia se va a imponer más temprano que tarde.

Para terminar quisiéramos saber, como paciente de la Misión Milagro, que le diría Ud. a sus compatriotas:

Como paciente de la Misión Milagro, puedo decirle a los compatriotas argentinos que esto es realmente eso: ¡¡un milagro en la Tierra, un milagro en la Tierra!! He venido aquí gratis, con pasaje gratis, alojamiento gratis, comida gratis… Estamos en un lugar p-a-r-a-d-i-s-í-a-c-o, tenemos a tres cuadras el mar… una pecera con peces de colores… parece un sueño… Quiero destacar, sobre todo, la atención de los médicos, de las enfermeras, de los trabajadores sociales, que nos tratan con un cariño tan grande, que no tiene precio todo esto.

Por eso le digo a los argentinos y especialmente a este Presidente de la Federación Oftalmológica [ver http://www.bnjm.cu/librinsula/2006/noviembre/149/dossier/dossier275.htm ], que tenga un poquito de vergüenza y que no mienta tan descaradamente. Decenas, casi miles de pacientes de Latinoamérica y de Cuba pueden testimoniar como yo qué es lo que nos ha regalado el pueblo cubano y el Presidente cubano Fidel Castro a nosotros los desprotegidos y marginados del mundo. Muchas gracias al pueblo cubano, gracias al gobierno y sobre todo, gracias a todas las enfermeras, médicos y asistentes sociales que nos han tratado con tanto cariño.

Muchas gracias a Usted, Irma, que es una voz que defiende a Cuba en el mundo y con la que Cuba sabe que puede contar siempre!




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938