..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.150, Viernes, 17 de noviembre del 2006

 

Entre especulaciones compulsivas…
Por Ingrid Storgen

…divagaciones, alucinaciones; transcurren los días a partir de la enfermedad que interrumpió por un tiempo la actividad de uno de los máximos exponentes de la historia contemporánea, totalmente revestidas de un terrible mal gusto y ausencia del mas mínimo respeto.

Resulta indignante leer o escuchar las declaraciones de los detractores de la Revolución Cubana y por supuesto de su líder el Comandante Fidel Castro.

Desde que la enfermedad atacó su cuerpo, batallador imparable durante tantos años, algo que de por si nadie puede asegurar que mañana no vaya a ocurrirle, no han dejado de especular con un frenesí compulsivo, sobre el “desenlace” de su dolencia.

Gente destructiva, que generalmente se desenvuelve en Miami y que durante mas de cuatro décadas buscó infructuosamente echar por tierra tantos años de libertad de un pueblo que tiene el derecho de gozarla luego de haberla sostenido con estoicismo y valentía, ahora hasta se animan a especular cuantos meses podría vivir el líder.
En una abyecta manipulación que se aleja absurdamente de la coherencia, lanzan continuamente noticias que hablan del estado de salud del Comandante, todas esas revestidas de un alto grado de desinformación que algunos sin dudas consumirán.

En un primer momento, cuando una gran parte del mundo se sintió despedazada frente a los titulares que anunciaban “MURIO CASTRO”, no faltaron cuatro o cinco gatos sueltos que salieron a las calles de Miami a festejar la supuesta muerte mientras otros comenzaron a hablar y no pararon.

Luego no les quedó otra que “resucitarlo”, fotos de Fidel recorrieron nuevamente el mundo para alegría de quienes estábamos esperando verlo nuevamente. Lo más prudente hubiera sido que luego de semejante “papelazo” al menos hubieran tenido la mínima cordura como para cerrar sus bocazas.

El destino les jugó una mala pasada, dando paso al infaltable clásico “los muerto que vos matáis, gozan de buena salud” o al menos en este caso en franca recuperación.

Pero es tanta la desesperación de estos adoradores de la muerte y es tan duro el fracaso, que ahora elucubran respecto a cuantos meses, días, horas, segundos, ha de vivir Fidel.

Lo mas lamentable es que se enganchan en las informaciones cargadas de alta dosis de morbosidad y elaboradas nada mas ni nada menos que por funcionarios del gobierno de EEUU, quienes con su característica soberbia aseguran que Fidel no vivirá mas allá del 2007, se olvidan de aclarar que por mas que quieran cuando se habla de vivir o dejar de hacerlo ello implica lo físico, ya que no existen dudas que muchos seres dejaron este mundo –tan agredido por su política vale aclarar- pero no parten de las conciencias ni mucho menos de la memoria o de la historia.

De hecho y efectivamente han muerto Jesús, Mahoma, Buda y sin embargo siguen vigentes hasta nuestros días el cristianismo, el Islam, el budismo.

Evidentemente la salud del Comandante es un tema sumamente caliente para el gobierno estadounidense, harto demostrada su incapacidad para derrocarlo a pesar de las cifras millonarias que han dedicado al proyecto, incluyendo atentados e intentos de asesinato.

Hoy apuntan a la muerte, algo tan puntual y que un poco antes o un poco después a todo ser vivo en el planeta ha de tocarlo con su mano fría, incluidos ellos, por supuesto.
Lo preocupante del caso es que las declaraciones especulativas esta vez parten de un gobierno que parece que hizo un pacto con los dioses del averno, que no se conmueve frente a la cantidad de ataúdes que le llegan de los soldados enviados a una guerra genocida, ridícula, aberrante y que es el causante de la muerte de miles de niños en el mundo por la miseria que sus intereses mezquinos diseminan a lo largo y ancho del la geografía terrestre.

Si Fidel vivirá 18, 25, 76 o 1500 meses más, nadie puede asegurarlo, ni sus médicos, porque es sabido que en medicina 2 + 2 no son cuatro, lo que sí podemos asegurar es que su recuerdo fue, es y será imborrable para aquellos a quienes mínimamente pensar en la muerte nos hace sentir un frío por la espalda en nuestro continuo apostar a la vida.

Y eso es lo que hizo Fidel, un culto de la vida, un culto de la esperanza, un culto del RESPETO.

Muchos en el mundo no cesamos de repetir cuan grande es Fidel y felices estamos ya que la magnitud de esa grandeza la corrobora el mismo estado norteamericano, ya que resulta evidente que cobijados en alguna sala del Pentágono o de la misma Casa Blanca estarán deshojando margaritas con una inmadurez cobarde tratando de que el último pétalo sea el que diga “se muere”.

Deberían tener mas cuidado, ser un poco mas cautos porque la realidad puede ser dura e históricamente les ha ido enrostrando que muchos anhelos se les han frustrado. Apostaron al “fin de la historia”, crearon un nuevo orden mundial pero fracasaron en el intento del fin de las luchas sociales. Abocaron todas sus fuerzas para hacer añicos Vietnam y no lograron su propósito, hoy mismo están sufriendo una gravísima conmoción por Irak, las resistencias mundiales avanzan, las elecciones en Latinoamérica les están presentando un revés inesperado, implementaron el Plan Colombia y no ha sido mas que una erogación de dinero y fuerzas increíbles además de inútiles.

Somos testigos de su propia contradicción cuando hoy vemos que se construyen muros para detener los flujos migratorios mientras ayer se celebraba el derrumbe de otro considerado un oprobio para la humanidad.

El gobierno de EEUU se está cavando su propia fosa, por ello estos intentos desesperados como manotazos de ahogado buscando como aliada a la muerte para luego festejar por lo que no pudieron conseguir sin su ayuda.

¿Puede ser que los modernos Jinetes del Apocalipsis algún día se detengan a pensar que se puede ser dueño de cualquier cosa pero nunca del destino?

Lo cierto hoy es que la muerte de Fidel es el sueño de algunos y ya sabemos que cuando de sueños se habla muchas veces éstos se convierten en pesadilla…

Recibido por correo electrónico




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938