..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.150, Viernes, 17 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Los dos mayores bancos suizos cesan todas las transacciones con Cuba

Recuerdo desde mi más tierna infancia, etapa superada desde hace ya muchos años, que Suiza era “adorada” como la tierra de la neutralidad, del buen hacer, del bien “equipartir”… es por ello más estremecedora aún esta noticia, probatoria de cuán larga y poderosa puede ser la mano del imperio en su nefasta e injusta batalla contra Cuba:

Los dos mayores bancos de Suiza, Union Bank of Switzerland (UBS) [en la foto la recepción del Banco. N. del E.] y Credit Suisse, cesaron todas las transacciones con Cuba, informaron el domingo ambas instituciones.

La isla es desde ahora considerada como un país "sensible", indicaron portavoces de ambos bancos, al confirmar la noticia publicada por el semanario suizo alemán del domingo "Sontags Zeitung".

En realidad, desde el 2005, la (UBS) cesó el servicio que prestaba de cuenta corriente en dólares y francos suizos al sistema bancario cubano y comenzaron a rechazar todas las operaciones con los Bancos del país, después de recibir amenazas de sanciones del gobierno estadounidense.

El portavoz de UBS, Christopher Meier, indicó que el primer banco suizo también se retiró de los negocios con clientes cubanos, sean empresas o personas domiciliadas en Cuba.

Meier achacó la decisión a los costos demasiado elevados de vigilar el respeto a las reglas financieras y legales, sin detallar que detrás de esta medida se encuentran las nuevas regulaciones adoptadas por la Oficina de Activos Extranjeros (OFAC), adscrita al Departamento del Tesoro norteamericano, que desde inicios del 2006 incrementaron el acoso financiero a los activos cubanos y se ha estandarizado a través de los órganos reguladores bancarios de los Estados Unidos la aplicación de sanciones a terceros que violen sus disposiciones.

Para UBS, Cuba pasó a formar parte del club de países "sensibles" -junto a Irán, Birmania, Sudán, Corea del Norte y Siria- con las cuales no mantiene relaciones de negocios, aseguró AFP.

En un informe enviado por la OFAC al Congreso de los EE.UU., se informa que en el 2005 el monto de los bienes cubanos congelados en bancos norteamericanos, como consecuencia del bloqueo, ascendió a 268 millones 300 mil dólares.

En un informe de Cuba, presentado el pasado 8 de noviembre ante la Asamblea General de la ONU, que adoptó por abrumadora mayoría la resolución cubana contra el bloqueo al pronunciarse a favor 183 naciones, se registran además otros casos de acoso fnanciero contra la Isla de Caribe:

• El Banco HSBC de Londres, decidió unilateralmente en septiembre del 2005 cerrar la cuenta en dólares que el Banco Metropolitano mantenía con ellos. La sucursal de dicho banco en Canadá, devolvió los pagos por montos de un millón de dólares canadienses y 819 mil 900 euros enviados a través del Banco Internacional de Comercio S.A. (BICSA), alegando las regulaciones anticubanas de OFAC. Este mismo Banco no procesó, en febrero de 2006, una transferencia de 15 mil 500 dólares canadienses hacia Cuba por las mismas razones.
• El 7 de noviembre del 2005, el Natexis Banques Populaires, de Francia, informó al Banco Internacional de Comercio S.A (BICSA) que no estaba en disposición de avisar una carta de crédito no confirmada por un importe de 903 mil 900 dólares, pagadera en euros, que trajo consigo la cancelación del crédito y su traslado a otro banco.
• El Republic Bank, cuya casa matriz se encuentra en Trinidad y Tobago, informó mediante llamada telefónica al BICSA que no estaba dispuesto a continuar tramitando los pagos que Cuba realiza a agricultores de los Estados Unidos, producto de las ventas de ese país hacia la Isla, lo cual afecta las transferencias que realiza la empresa importadora cubana ALIMPORT a exportadores norteamericanos bajo pagos debidamente autorizados por licencia.
• El 21 de febrero del 2006, el Deutsche Bank Trust Company Americas de Nueva York, confiscó un envío de 330 dólares depositados en el Union National Bank de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, a favor de una ciudadana cubana, con el objetivo de realizar trámites de solicitud de pasaporte en la Embajada de Cuba en Egipto, alegando las disposiciones del bloqueo.
• En febrero del 2006, la compañía argentina FURBIA INTERNATIONAL S.A. (Exportación-Importación) se vio obligada a cerrar sus cuentas bancarias en Discount Bank en Uruguay, así como las existentes en los EE.UU., mediante las cuales había operado durante más de 35 años. Esto ocurrió por órdenes instruidas a la entidad bancaria desde la casa central ubicada en los EE.UU. Se alegó que el nombre del Presidente de la compañía estaba registrado en la Lista de Nacionales Especialmente Designados, como resultado de sus tradicionales vínculos comerciales con Cuba.
• En marzo del 2006, la sucursal jamaicana del Banco de Nueva Escocia de Canadá, comunicó a la Embajada de Cuba en Jamaica que no podría mantener la cuenta de esa Misión ni realizar transferencias de fondos en dólares estadounidenses, en franca violación de la legislación jamaicana y la de Canadá. En este último país está en vigor la Ley sobre Medidas Extraterritoriales Extranjeras (FEMA), dirigida a proteger a las compañías canadienses de las disposiciones extraterritoriales de la Ley Helms-Burton.
• Una transferencia bancaria ascendente a 2 mil 154 euros, realizada por el NEDBANK (Banco namibio-sudafricano) a nombre de la empresa cubana PESPORT, del Ministerio de la Industria Pesquera, en virtud de las operaciones realizadas con la empresa Namibia DRAGNAM, fue retenida por un banco norteamericano.
• El colectivo de investigación “Grupo de Ecología de Aves”, de la Facultad de Biología, de la Universidad de la Habana, no pudo recibir el financiamiento que otorgaba la Whitley Fund for Nature, ONG del Reino Unido, por un monto de 30 mil libras esterlinas, que habrían sido utilizados para la continuación de un proyecto en curso. La primera transferencia bancaria por 15 mil libras esterlinas se hizo utilizando el HSBC Bank PLC de Londres, el cual envió los fondos vía Nueva York y no llegaron a su destino. El banco informó a la ONG que los mismos fueron retenidos por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.
• Las contribuciones de Cuba a los organismos multilaterales también han sido sometidas a la enfermiza cacería. Durante el primer semestre del año 2006, Cuba no ha podido pagar sus cuotas a dos organismos internacionales con sede en Ginebra: la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM), debido a la negativa del Banco suizo UBS, que acoge las cuentas de ambas organizaciones internacionales, a recibir transferencias desde Cuba.
• Asimismo, varios funcionarios internacionales de nacionalidad cubana han recibido cartas solicitándoles el cierre de sus cuentas en dólares estadounidenses bajo la amenaza de que las mismas les serían embargadas. Tal fue el caso de funcionarios contratados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de Salud (OPS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, entre otras.

Cubadebate, con información de la Agencia AFP

**

Nota de prensa del Banco Central de Cuba

La Habana, 16 nov (AIN) Como es ampliamente conocido, a finales del año 2004 Cuba tuvo que tomar medidas para sustituir el dólar por el peso cubano convertible en la circulación monetaria, a fin de frustrar la pérfida intención del gobierno de los EE.UU. de impedir que los dólares en efectivo que llegaban a Cuba por vías totalmente legales, fueran utilizados para pagar parte de nuestras importaciones de bienes y servicios.

Por aquellos días se divulgó ampliamente las presiones ejercidas por el gobierno de EE.UU. sobre el Banco Suizo UBS para prohibirle sus normales negocios con Cuba. Tal pretensión se basaba exclusivamente en el terror que EE.UU. infunde en el mundo con su proclamada política de "quien no está con nosotros, está contra nosotros"

Como ha sucedido a lo largo de todos estos años, también en aquella oportunidad la acción de nuestros enemigos fue derrotada: el dólar, símbolo de su poder imperial, fue humillantemente expulsado de Cuba; nuestras relaciones comerciales y financieras continuaron ampliándose y la credibilidad y el respeto por nuestro país y sus instituciones financieras son cada día mayores.

Habría que añadir que a partir de esa experiencia, la previsora política del país ha sido incrementar sustancialmente el uso de otras monedas en nuestras transacciones internacionales, en tanto estamos persuadidos de que la irresponsable Política consumista de EE.UU., que lo ha llevado a incurrir en déficits fiscales y comerciales insostenibles, ha puesto en crisis a su propia moneda, y la tendencia a su gradual depreciación es ya irreversible.

Una muestra de cómo han cambiado los tiempos para el dólar, es que en la actualidad basta con una simple declaración del Presidente del Banco Central de China sobre la composición por tipo de moneda de sus reservas, para que el dólar se deprecie, como sucedió muy recientemente.

No hay que olvidar que China posee hoy las reservas monetarias mayores del planeta (más de 1 millón de millones de dólares), las cuales son 4 veces superiores que las de EE.UU. de manera que cualquier comentario del Banco Central Chino que sea interpretado como una intención de reducir la proporción de dólares en sus reservas, puede tener efectos negativos para esa moneda.

Para desasosiego de los EE.UU. la suerte de su moneda depende ahora, entre otros factores, de lo que se diga en China. Tal es hoy la fragilidad del dólar.

En el caso específico del Banco Suizo UBS y posteriormente de otro banco de igual nacionalidad, el Credit Suisse, se produjo una lastimosa subordinación a las órdenes del imperio, dando así un irrefutable ejemplo de cómo los EE.UU. imponen sus leyes extraterritorialmente y deciden con quién pueden o no realizar negocios las instituciones de otras naciones que se supone sean libres y soberanas.

Con el UBS, pudieran también estar presentes la coacción y el chantaje, pues según un cable de la Agencia EFE del 29 de octubre del 2005, sucursales de ese banco participaron en el programa de Naciones Unidas impuesto a Iraq, de "Petróleo por Alimentos" y de acuerdo con las investigaciones realizadas al menos cinco empresas suizas pagaron al gobierno iraquí alrededor de 1 millón de dólares cada una para conseguir contratos en ese país dentro de este programa.

Esto lo expone ante las autoridades norteamericanas, que son las que conducen dichas investigaciones, y debilita extraordinariamente su capacidad de actuar con independencia de EE.UU., aún cuando se vean obligados a sacrificar su ética profesional e incluso mentir.

Hay que añadir que, según se reportó en la prensa internacional, el UBS fue un generoso donante de la campaña electoral tanto de Bush, como de su contrincante John Kerry, lo cual confirma su deseo de ganar la complacencia del gobierno de EE.UU. con independencia del partido que esté en el poder.

Más recientemente, el periódico suizo "Sonntagszeitung", publicó el pasado domingo un artículo en el cual señalaba justamente, que en el caso de Cuba no existen sanciones internacionales y sin embargo, los dos bancos suizos ya señalados habían roto sus negocios con nuestro país.

Decía, este artículo entre otras cosas: "En el caso de Cuba que no tiene sanciones internacionales ni está en conflicto con las organizaciones de las Naciones Unidas, lo cubanos son boicoteados sólo por un país; los Estados Unidos de América".

Cuestionados por la prensa, el día 14 de noviembre, ambos bancos ofrecieron la siguiente explicación al periódico suizo "Le Temps": "El UBS explica su decisión por los elevados costos de vigilancia del respeto y la conformidad de las reglas para tratar con clientes de la isla comunista. Para el Credit Suisse, "Cuba forma parte de los países sensibles", explica su vocero, sin extenderse en lo que esto significa".

En ese mismo artículo aparecen declaraciones de Carlo Lombardini, abogado de negocios del Colegio de Abogados de Ginebra en las que expone: ..."ambos bancos suizos están influenciados por la visión estadounidense del mundo. El cese de las transacciones con Cuba es una de las consecuencias".

Finalmente tendríamos que preguntar ¿quién decide cuáles son los países "sensibles" y cuáles no? y ¿en qué parámetros se basa esa clasificación?

¿O es que acaso no se sabe que del total de dinero que se lava en el mundo el 50% se hace en EE.UU.? ¿No debería esto ser tomado en cuenta por los citados bancos para considerar a los EE.UU. un país verdaderamente "sensible" en lo referido al apego a la legalidad de su sistema financiero?

La respuesta es bien sencilla: las acciones de estos dos bancos suizos no tienen nada que ver con el respeto a la ley o al cuidado de sus transacciones bancarias. Es simplemente un acto de sumisión ante EE.UU. que no se atreven a confesar.

Afortunadamente, son escasas las instituciones que como el UBS o el Credit Suisse se subordinan humillantemente a los EE.UU., y existe un creciente número de entidades y países que no están dispuestos a aliarse ciegamente con un imperio cuyos constantes fracasos en las últimas semanas son apenas la punta del iceberg de su irreversible decadencia.

http://www.adelante.cu/noticias/26/11/16/politica_bloqueo_2.Banco.php

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938