..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.151, Viernes, 24 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

La batalla es entre Chávez y Bush, entre América Latina e Imperialismo
Por Fernando Bossi, Secretario de Organización del Congreso Bolivariano de los Pueblos

El 3 de diciembre de este año se llevarán a cabo en Venezuela elecciones presidenciales. El comandante Hugo Chávez se presenta como candidato por las fuerzas bolivarianas, siendo esta su primera reelección.

Hay que considerar que el comandante Chávez fue elegido presidente en las elecciones del 6 de diciembre de 1998 (56% de los votos). Tras la aprobación en 1999 de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el 2000 surgió un nuevo proceso electoral de acuerdo a lo establecido en la flamante Constitución, y allí el pueblo venezolano nuevamente se inclinó contundentemente por la candidatura de Chávez (60% de los votos). Por lo tanto, constitucionalmente, Chávez termina ahora su primer mandato y se presenta como candidato para el 3 de diciembre para ser reelecto si la voluntad popular así lo reclama.

Todo indica que este 3 de diciembre el triunfo bolivariano será aún más categórico que en las anteriores elecciones. El pueblo venezolano así lo demuestra en cada movilización y acto donde el candidato de la Revolución se presenta. El clima de victoria, optimismo y tranquilidad en las filas chavistas, es una clara muestra de lo que se avecina: un aluvión rojo de votos avalando al líder popular.

Y esto se explica porque en casi ocho años de gobierno revolucionario y pese a los intentos desestabilizadores de la oposición fascista, Venezuela cambió para bien de las mayorías populares.

No vamos aquí a enumerar los logros de la Revolución, porque para esto se necesitaría muchas páginas, pero sí afirmaremos que la Venezuela de hoy es un país que ha alcanzado su plena soberanía, una de las democracias más avanzadas del mundo y una participación y protagonismo popular pocas veces vista en esta región del planeta. Con más aciertos que errores, la Revolución Bolivariana avanza con paso firme hacia un nuevo modelo socialista, humanitario y latinoamericano.

Estas virtudes del proceso venezolano han conquistado la simpatía de otros pueblos hermanos, que ven en la figura del Comandante Chávez y en el bolivarianismo un ejemplo de dignidad, coraje y justicia.

Es por esto que, junto al respeto y la admiración que legítimamente Chávez se ha ganado entre los pueblos de América Latina y el Caribe, también haya sumado el odio del imperialismo yanqui y sus aliados nativos. No es casual que para el gobierno estadounidense Venezuela sea una “preocupación”, un “mal ejemplo”.

Fiel representante del pensamiento bolivariano, el Comandante Chávez ha sido, en los últimos años, quien más ha bregado por la integración de nuestros pueblos. Los éxitos están a la vista. El derrumbe de la propuesta neocolonizadora del ALCA también. Y esto la administración Bush no lo perdona.

La conspiración imperialista y oligárquica esta en el tapete todos los días en Venezuela. Los enemigos de la Revolución no descansan ni un minuto en su perversa tarea de desestabilizar al gobierno democrático. La descalabrada oposición presenta hoy a un candidato que no puede entusiasmar ni a sus propios familiares. La vía electoral, por lo tanto, aparece como una vía muerta para los representantes de la contrarrevolución. Esa oligarquía entonces, mira de manera indisimulada hacia el Norte pidiendo ayuda y el Norte imperialista generosamente ofrece su apoyo.

La insignificancia de la candidatura de la oposición, a través del Gobernador del Estado Zulia, Manuel Rosales y la enorme y creciente figura del candidato de la Revolución, el comandante Hugo Chávez, nos hace pensar inmediatamente en una pelea de box entre un peso pluma y un peso pesado. El resultado es más que previsible. Es ahí donde la contrarrevolución apela a un “peso pesado” que pueda contrarrestar al “huracán” Chávez: el imperialismo norteamericano.

El 3 de diciembre por lo tanto, no es la confrontación entre Chávez y Rosales, sino que es la confrontación entre Chávez y Bush, entre Venezuela y el imperialismo.

Inclusive, proyectándonos al escenario latinoamericano y teniendo en cuenta que es Chávez quien lidera hoy el proceso integrador, podemos afirmar que el 3 de diciembre en Venezuela, se dará una nueva batalla entre la Unidad Latinoamericana Caribeña y el imperialismo yanqui.

Es por esto que, desde el Congreso Bolivariano de los Pueblos y desde la Secretaría de Organización de este espacio de confluencia de organizaciones que luchan por la Unidad de Nuestra América, que convocamos a todas las fuerzas populares del continente a expresar su solidaridad con el Comandante Hugo Chávez y el pueblo venezolano, en esta nueva batalla contra las pretensiones imperialistas del gobierno estadounidense.

A fines de noviembre de este año, y días antes de la trascendente elección en Venezuela, las organizaciones patrióticas, revolucionarias, populares y democráticas del continente, estaremos realizando actos y movilizaciones en apoyo al comandante Chávez, entendiendo que los pueblos de Nuestra América necesitan de su ejemplo, constancia y conducción, y que la batalla en Venezuela es entre la América Latina y Caribeña y el Imperialismo yanqui.

COLOMBIA-NUESTRA AMÉRICA:
DECLARACIÓN DE BARRANQUILLA EN APOYO A LA REELECCIÓN DEL PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ

Leída en la Plaza de la Paz durante el paro estatal del 9/11 por el miembro de la Comisión Política de la Gran Coalición del Atlántico y presidente de la Casa Bolívar Anfictiónica, Agustín Contreras Salerno.

Compañeras y compañeros trabajadores:

¡Qué momentos históricos se viven en el mundo!

El imperio ha querido derrotar al MERCOSUR y éste salió fortalecido con el triunfo aplastante de Lula en la segunda vuelta.

Estados Unidos amenazó e hizo de todo para impedir el triunfo de Daniel Ortega en Nicaragua y Daniel Ortega triunfo para bien de los pueblos latinoamericanos y del Caribe.
El gobierno norteamericano quería ayer aislar a nuestra querida Cuba en las Naciones Unidas y perdió por 183 contra cuatro pronunciándose categóricamente por la liquidación del bloqueo y la aplicación de las leyes extraterritoriales.

Australia se prestó como un país mercenario de Estados Unidos con una enmienda contra Cuba y fueron también derrotados el día de ayer en Naciones Unidas.

Y en las elecciones de Estados Unidos el gobierno del gobierno Bush recibió el voto castigo de su pueblo por la injusta guerra de Irak, por la indiferencia gubernamental frente al Huracán Katrina, por su apoyo a Israel contra Palestina y el Líbano, por sus amenazas a Irán y Corea del Norte, a Cuba, Venezuela y Bolivia que sembraron la semilla del ALBA en nuestro continente.

Y en Uruguay se condenó al gobierno imperial de Estados Unidos por el muro que están construyendo en la frontera con México, porque son concientes que allí ellos metieron la mano para hacer fraude y lograr que gane Calderón pero el pueblo mexicano no aceptará hoy ese robo como ayer se vio obligado a aceptar el robo de gran parte de su territorio.
¡Qué paliza le estamos dando al imperio en todo el mundo y los trabajadores y excluidos de Colombia no seremos menos que nadie y estaremos a la altura de las circunstancias!
Los trabajadores y el pueblo de la Costa Caribe Colombiana reunidos en esta histórica manifestación que se repite en todo el territorio colombiano, sumamos todas nuestras fuerzas y voluntades a las movilizaciones que en apoyo al presidente Chávez y contra Bush se realizan del 12 al 19 de noviembre en todos los países de América Latina y el mundo.

Somos concientes de que el próximo 3 de diciembre la batalla es entre Chávez y Bush y no esa triste marioneta de rosales que solamente cumple los dictados de Washington, la CIA y el FBI.

En estas elecciones del 3 de diciembre, en la República Bolivariana de Venezuela el desdibujado gobierno de Bush jugará todas sus cartas, las buenas y las malas para impedir que el pueblo venezolano y Chávez, su gobierno revolucionario y democrático participativo continúen con éxito sus batallas sociales a favor de los pobres y a favor de la unidad de todos nuestros pueblos.

El 3 de diciembre serán nuevamente derrotados como lo han sido en todas las elecciones en que el pueblo venezolano ha sido fiel a Chávez y a la Revolución Bolivariana.

Serán derrotados como lo fueron el 12 de abril del 2002 cuando el golpe de estado de Carmona que hoy vive tranquilamente en nuestro país.

Serán derrotados nuevamente como lo fueron durante el paro petrolero.

Serán derrotados como cuando usaron paramilitares colombianos que ahora están presos en Venezuela no solamente por querer desestabilizar el país con los crimines y masacres a las que no tienen acostumbrados sino también por el intento de magnicidio contra el presidente Chávez.

El pueblo patriota de Venezuela, sus fuerzas armadas patrióticas, unidos, han logrado echar por tierra con todos los planes de desestabilización y agresión de Estados Unidos.

El imperio sabe bien que lo que esta en juego el próximo 3 de diciembre no solo es la suerte de Venezuela, es también la suerte de toda América latina por ser Chávez el líder natural de cambios que se vive hoy como un aire fresco y renovador por todo el continente. Los trabajadores colombianos tenemos bien claro que la confrontación es Chávez o Bush, es patria o colonia, es liberación o dependencia.

Desde esta histórica Plaza de la Paz, escenario de grandes movilizaciones y batallas de ideas, le hacemos llegar al presidente Chávez, al gobierno, al pueblo y a sus fuerzas armadas nuestro saludo solidario, de unidad y movilización y hacemos un llamado al pueblo colombiano y a todos los pueblos del mundo a cerrar filas y a luchar sin desmayo por la unidad y por la organización de nuestros pueblos, por la verdadera integración, si de verdad anhelamos la victoria de las causas populares.

Nunca olvidemos unir nuestras luchas y reivindicaciones locales y nacionales, contra el imperio más sanguinario, mentiroso y criminal de todos los tiempos y de sus lacayos nacionales que aquí en Colombia, los mismos que apoyan las injusticias sociales contra nuestro pueblo son los mismos que apoyan la desestabilización en el hermano país de Venezuela.

Entre vencer y morir es necesario vencer, les decía el General Ribas a sus soldados en la lucha por la independencia de Venezuela.

Desde aquí, sus hermanos colombianos les dicen que también venceremos y que el triunfo de Chávez y su pueblo será también nuestro triunfo, aunque llores Bush, aunque llores, aunque se ahogue en lágrimas el imperio.

Firman la presente declaración las organizaciones integrantes del Comando Unitario del Atlántico, la Gran Coalición Democrática, la Casa Bolívar Anfictiónica y el Polo Democrático,

Sí compañeras y compañeros: Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina.

http://www.congresobolivariano.org/modules.php?name=News&file=article&sid=2851




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938