..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.151, Viernes, 24 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Crónicas de la lucha revolucionaria_ preparando la guerra III
Por William Gálvez:

30 DE NOVIEMBRE

“Radiograma Oficial
AG EME Cdad Mtar. 23 Nov 956

Al JRgto 1 GR C de H
Santiago de Cuba

CMWQD TSKFN FLEAQ HBOHS UPIGY IGQUD LBHNO GHZSG VJCZS ULTPN UQTPJ GXNOS OKXVT MZFZE SYGYZ JUPSI3 UPRFE UONUI VJWZR TBOVJ WHHMZ NEGTD MRQNA IERCP - QBRKS PMPBB EQPXR TBRIV WVOHG RALOX ZRVNK HVXEF PUNTO INFORME UNA VEZ CUMPLIMENTADO LO DISPUESTO PUNTO (40): 32 SOpn=667C-956

RODRÍGUEZ ÁVILA”.

(DESCIFRADO: ORDENE ARRESTO Y CONDUCCIÓN ANTE EL CORONEL ORLANDO PIEDRA JEFE DIPN CIVIL FRANK PAIS GARCÍA VECINO DE GENERAL BANDERA NUMERO DOSCIENTOS VEINTISÉIS ENTRE HABANA Y MACEO. SANTIAGO DE CUBA XZ. (Fondo Zona Opns. Exp. No. 667C/956.)

LA VALEROSA ACCIÓN DE SANTIAGO DE CUBA

"El 23 de noviembre, la dirección del Movimiento encargó a cada jefe de grupo que estudiara y rindiera el informe definitivo de su objetivo militar. Tres días después quedó decidido que los puntos básicos eran la Policía Marítima, la Policía Nacional y el cuartel Moncada." FRANK PAIS.

¿Por qué ordenaron el "arresto y conducción" de Frank? ¿Cuáles fueron los instrucciones que él recibió del máximo Jefe del Movimiento Revolucionario 26 de Julio para iniciar un escrito con el párrafo anterior?

Entre el 15 y el 20 de septiembre, Manuel Echavarría llegó a Cuba con dos cartas de Fidel Castro, una para el director de la revista Bohemia, en La Habano y otra para Frank. Esta última parece respuesta a la que le enviara el 11 de ese propio mes. Consideramos que lo mandó a buscar lo cual motivó el segundo viaje de Frank a la capital azteca, el 23 de octubre. El alto sentido de responsabilidad y honestidad del joven, santiaguero hizo que expusiera su punto de vista con relación a las condiciones que su provincia presentaba para el apoyo al desembarco de los expedicionarios en su costa sur: aún no contaban con las armas suficientes para las acciones previstas --estaban en trámites de comprarse en leí Base Naval--. Consideraba que la expedición debía posponerse hasta principios del próximo año. Además, dio su criterio en cuanto a la preparación del Movimiento: "No creo en la organización existente en Cuba en el trabajo obrero realizado para la Huelga General ni en la eficacia de los cuadros de acción, pues están indefensos, impreparados [sic.] y sin acoplar."

Aunque Fidel comprendió sus planteamientos, no pudo posponer la fecha, pues era imprescindible cumplir el compromiso de comenzar la lucha armada antes de finalizar 1956. Por otro lado, se corría el peligro de perder las armas, más todo el arduo trabajo realizado hasta el momento, pues la Policía Federal estaba al tanto de los movimientos de los revolucionarios cubanos, debido a la traición de Rafael del Pino --quien demostraba ser hombre de confianza de Fidel, incluso en México le manejaba el auto-- y nuevamente podía actuar contra ellos, pagada además por los agentes de Batista en esa nación. Este razonamiento convenció a Frank. El máximo dirigente del Movimiento 26 de Julio lo designó Jefe de Acción en toda Cuba, cargo de la mayor jerarquía dentro del país.

En una nota que escribió a Arturo Duque de Estrada, quien desde hacía unos meses era el responsable de recibir y enviar toda su correspondencia, le dijo: "Tengo formidables noticias, conseguí todo lo que vine a buscar con excepción del viaje, hasta hoy estoy esperando una llamada telefónica. Conseguí también un ascenso, nada, que me están superestimando."

Ya en la capital mexicana se dirigió a la casa de Orquídea Pino, en la calle Fuego 100, en la zona del Pedregal de San Ángel. Casada con un rico comerciante mexicano, la cubana Orquídea colaboró en aquella época con los compatriotas revolucionarios y su espléndida mansión era punto de reuniones y contactos de exiliados y visitantes. Mientras esperaba que localizaran a Fidel, Frank se puso a tocar un pequeño piano lo que resultó una agradable sorpresa para la familia.

Más tarde lo trasladaron a Cuernavaca, al segundo encuentro con Fidel.

FAUSTINO PEREZ: “Yo participé en una reunión, porque vine del campamento y me fui muy rápido. Se trató todo el problema del viaje, la fecha aproximada, el lugar del desembarco y el planteamiento de Frank de posponer la expedición, de que no fuera en el 56, para preparar mejor en Cuba las condiciones."

Luego de dilucidar la cuestión principal de su viaje, conoció cómo marchaban los preparativos para la travesía. Supo que en septiembre, después de fracasar el intento de obtener en los Estados Unidos el barco para el viaje --lo que originó la pérdida de diez mil dólares--, encontraron en Tuxpan un yate nombrado "Granma" (que traducido al español significa Abuelita), que era posible utilizar, aunque con limitaciones, para navegar de México a Cuba. Su costo fue de quince mil dólares, más otros dos mil por una casa, sin la cual el dueño del yate no accedía a la venta, pero que era también necesaria para los trajines preparatorios de la salida hacia la patria. Frank se enteró de la llegada de otros, compañeros que se incorporaban a la expedición, lo que exigió buscar otro lugar, para su entrenamiento cerca del pueblo de Abasolo, estado de Tamaulipas. Serían los últimos, pues la decisión de Fidel, fue que por la proximidad de la partida no enviaran ya más.

En esa ciudad Frank conoció del atentado realizado contra varios altos oficiales, entre ellos el Jefe del odiado Servicio de Inteligencia Militar (SIM), coronel Antonio Blanco Rico, que resultó muerto. El comando lo integraban miembros del Directorio Revolucionario. Y dos días después también supo de lo masacre que cometió la policía en la Embajada de Haití, violando todas las leyes de respeto a los asilados, asesinando a diez revolucionarios que permanecían allí en espera de salir del país. Al frente del asalto y de la matanza estuvo personalmente el, general jefe de ese cuerpo represivo, Rafael Salas Cañizares, quien fue herido gravemente y murió dos días más tarde.

Frank hizo prácticas de tiro en uno de los campos de la ciudad y sostuvo animados conversaciones con sus viejos amigos. Cuando ultimaron los detalles correspondientes a su nueva responsabilidad, regresó vía Miami, donde, al parecer, fue a entrevistarse con alguna persona, o tal vez para encubrir su retorno desde la capital azteca.

Desde la, urbe floridano le llegaron dos tarjetas a América y una a su hermano Taras, firmadas con un seudónimo que nos hace pensar en el cariño que tenía a su entrañable hermano de ideales.

“Es algo maravilloso, sobre todo lo mucho que se adivina cuando se quiere ver.

PEPITO"


"Lo mismo que el de ayer que lo será siempre.

Te quiero igual que, siempre.

PEPITO"


¿Qué te parece? ¿No está mal, verdad? Si vinieras podrías encontrar algo así.

Te aprecio.

PEPE”

La primera tarjeta es una vista de la ciudad, la segunda un paisaje jamaicano y la tercera, la de Taras, representa a una hermosa mujer.

CONTINUARÁ


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938