..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.151, Viernes, 24 de noviembre del 2006

Libro de visitas

 

Educación y evaluación docente en Cuba

Héctor Valdés es director del Instituto de Ciencias Pedagógicas de Cuba, y estuvo unos días en Chile para hablar de las experiencias de evaluación del desempeño y carrera profesional docente de su país.

<<"En Cuba el sueño de la cantidad se logró en 1970, cuando se universalizó la enseñanza".

En los últimos tres años las autoridades se han enfrascado en la formación masiva de docentes con el objetivo de disminuir la cantidad de niños por aula.

La educación cubana ha sido motivo de atención en las últimas décadas por sus buenos resultados de aprendizaje. Durante el Encuentro Internacional sobre Evaluación, Carrera y Desarrollo Profesional Docente, celebrado recientemente en la Universidad Católica Cardenal Silva Henríquez, educarchile conversó con el representante cubano para acercarnos a la realidad pedagógica de la isla.

Héctor Valdés [en la foto] es, además de un eximio bailador de salsa, director del Instituto de Ciencias Pedagógicas de Cuba, y estuvo unos días en Chile para hablar de las experiencias de evaluación del desempeño y carrera profesional docente de su país. Cuba cuenta con una de las mayores tasas de docentes del mundo, exhibiendo cifras que alcanzan los 36 profesores por cada cien habitantes. Para asegurar niveles aceptables de calidad, las instituciones educativas locales han adoptado medidas dirigidas a disminuir la cantidad de alumnos por clase y profesionalizar a los docentes.

Según el profesor Valdés, Cuba dispone de 16 centros de formación docente: dos en la capital y uno en cada provincia. La carrera dura cinco años. Cada docente que egresa tiene una plaza de trabajo asegurada en la provincia donde reside o cumpliendo el servicio social en una provincia donde haya déficit de maestros.

En los años 70 primaba un escalafón por el rendimiento académico, los profesores eran ubicados en lugares de trabajo según sus preferencias y sus promedios de notas de la universidad. Esto, salvo los lugares donde había déficit, a los que se enviaban profesores a cumplir el servicio social por dos años. Pero la situación fue evolucionando, hasta llegar a la fórmula que se aplica desde hace unos diez años: se le pide a los mejores que vayan a los lugares más deficitarios, como una manera de elevar equitativamente la calidad de la educación a partir del desempeño profesional.

El sistema de evaluación

Diseñado especialmente para medir el trabajo en la sala de clases, el sistema de evaluación de desempeño docente cubano a través de cuatro categrías: MB (muy bien), B (bien), R (regular) y M (mal). Entre las funciones del sistema está la de incentivo por mérito.

En ese contexto, hay tres salarios que se otorgan por desempeño. Si un profesor es evaluado de B o MB, tiene derecho a saltar al próximo nivel de salario, pero no si es evaluado de R o M, o se mantiene si es R o es M. No es ni la única función ni la principal, la principal función del sistema nuestro es el desarrollo profesional.

¿Qué pasa con los malos profesores?

- Al docente evaluado con M en una ocasión se le da un año sabático durante el cual se va a estudiar y se le mantiene el sueldo completo, pero si no logra vencer el curso de recalificación, entonces se prescinde de sus servicios y se le ofrece una plaza de inferior categoría dentro del sistema educativo. Entre un 1 y un 3% son evaluados M y un porcentaje ínfimo sale del sistema.

Hacia la disminución de los alumnos por aula.

En los últimos tres años las autoridades se han enfrascado en la formación masiva de docentes con el objetivo de disminuir la cantidad de niños por aula. En la enseñanza primaria cubana sólo hay hasta 20 niños por aula, mientras que en la secundaria cada docente atiende a 15 alumnos. Para lograr eso hubo que formar a 60 mil docentes y se hizo con una convocatoria pública. Los aspirantes recibieron un uniforme, estudiaron en un centro de formación con régimen de internado para que se habilitaran rápidamente y en el segundo año estuvieran en condiciones de compartir su tiempo de formación con el ejercicio de la docencia.

Actualmente, el primer año es un intensivo y durante el segundo año van a la universidad por encuentros, al mismo tiempo que imparten clases guiados por un tutor.

Perfil del buen profesor

Héctor Valdés tiene una imagen muy clara del perfil del buen profesor: “estimamos muy altamente a un trabajador social” dice, entendiéndose por tal a una persona que “no abandone la tradicion de apopstolado que históricamente tuvo el maestro cubano. Fue una persona humilde, culta y un elevadísimo compromiso ético con su nación”. Da acuerdo al especialista, lo esencial es que eso sumado a un alto desempeño en su profesión, le permita contar con todas las herramientas para profesionalizar su labor.

• ¿Se debate sorbe la calidad de la educación en Cuba?

- Constantemente. En Cuba el sueño de la cantidad se logró en 1970, cuando se universalizó la enseñanza. Desde entonces la lucha enfática ha sido elevar la calidad de la educación, donde ha jugado un papel muy importante el sistema de investigación científico pedagógica que tiene el país. Tenemos centros de estudios en todos los institutos superiores pedagógicos; un rubro de la evaluación anual docente es la investigación, es parte de su desempeño, por lo tanto son docentes investigadores que tienen una actitud científica ante su práctica.

El Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, dirigido por Héctor valdés, juega un rol muy importante en la investigación educativa. Las ciencias pedagógicas cubanas se rigen por programas y proyectos, en cada territorio existe un banco de problemas identificados por los consejos científicos territoriales, a fin de que las investigaciones se pongan al servicio de estos problemas, y los recursos asignados apunten a la misma dirección.

Sistema de atención al talento en las escuelas

Para promover el talento deportivo, están las Escuelas de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) donde además de tener escolaridad practica un deporte, luego hay escuelas superiores de perfeccionamiento atlético y finalmente a centros de alto rendimiento. Eso explica que un país de apenas 11 millones de habitantes sea una potencia deportiva.

Para el talento artístico, están las EVA (Escuelas Vocacionales de Arte) donde las asignaturas normales se alternan con las artísticas, sirviendo de puente hacia una red de escuelas vocacionales.

También hay una red de escuelas de ciencias exactas, donde los alumnos egresan como bachiller de ciencias y letras pero con una marcada preferencia por las ciencias exactas.

http://www.educarchile.cl/Portal.Base/Web/VerContenido.aspx?GUID=1d8f78bc-
200c-4aa8-803e-8bbe6b19060a&ID=106595




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938