..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.144, Viernes, 6 de octubre del 2006

Libro de visitas

 

Una misión de honor y de historia
La búsqueda de los guerrilleros huesos

Por Teresa Valdés

“Y si en el camino se interpone el hierro
Pedimos un sudario de cubanas lágrimas
Para que se cubran los guerrilleros huesos
En el tránsito a la historia americana.
Nada más.”
Che, México, 1956

Con el testimonio excepcional de la doctora María del Carmen Ariet García, coordinadora científica del Centro de Estudios Che Guevara, Tricontinental devela nuevos detalles sobre el descubrimiento, en la pista del aeropuerto de Valle Grande, de los restos mortales de los integrantes de la guerrilla en Bolivia y de su jefe, el Che Guevara

“Los restos del Che Guevara están sepultados en el aeropuerto de Valle Grande”, dice el 9 de noviembre de 1995, el General retirado Mario Vargas Salinas, en un testimonio decisivo para el posterior hallazgo de los restos del Guerrillero Heroico y el resto de sus compañeros de lucha en la guerrilla boliviana. Al confirmar de manera oficial antiguas versiones sobre posibles sitios de enterramiento, sus declaraciones abren espacio a las investigaciones forenses y desatan en la prensa internacional un boom similar al ocurrido en 1967. Sólo faltaba encontrar las vías para comenzar a trabajar en la vieja pista del aeropuerto.

A instancias de la Asociación de Familiares de Mártires y Desaparecidos de Bolivia (ASOFAMD) y de la presión internacional, el gobierno de Gonzalo Sánchez aprueba, el 25 de noviembre, una Resolución Suprema, autorizando el inicio de las investigaciones que confirmen la certeza de las declaraciones. Inicialmente se solicita la colaboración de un equipo de antropología forense de Argentina y ése es el primer grupo que llega a Bolivia el 29 de noviembre del 95, para comenzar la búsqueda, en un área de 2 000 metros cuadrados del lugar identificado.

En Cuba, donde las investigaciones sobre el tema habían comenzado desde el mismo 1967, tras las declaraciones de Vargas Salinas se define una estrategia de participación en la búsqueda y en ese objetivo el primero que marcha a Bolivia es el doctor Jorge González Pérez (Popy), director del Instituto de Medicina Legal, como representante de los familiares cubanos del Che y Tamara Bunke (Tania).

Entre diciembre del 95 y marzo del 96 se encuentran los cuatro primeros restos humanos: de Jaime Arana Campero, Octavio de la Concepción y de la Pedraja, Edelberto Lucio Galván Hidalgo y Francisco Huanca Flores. El hallazgo es sobredimensionado por la prensa, porque tiene lugar en Cañada del Arroyo, a cinco kilómetros en las afueras de Valle Grande y no se encuentran los restos del Che. En realidad ninguno de los cuatro cadáveres pertenecía a los combatientes de La Higuera ni de Ñancahuazú. Todos habían caído en el combate de Cajones el 14 de octubre de 1967.

Tras ese descubrimiento se detiene la búsqueda oficial y el equipo de antropología forense argentino se retira por carecer de recursos para continuar con las excavaciones de forma independiente, pero elaboran un informe del resultado de sus trabajos que facilita nuestra entrada como equipo, ya que desde marzo de 1996, ellos contaban con la colaboración de geofísicos cubanos.

El gobierno de Cuba había precisado ya que su objetivo era el hallazgo de todos los restos posibles, sin definir prioridades, y solicita a su homólogo boliviano el permiso correspondiente, el cual es otorgado.

La historia en la búsqueda

Desde 1984, yo trabajaba en el Archivo Personal del Che, investigando su vida y obra, fundamentalmente todo lo referido a su pensamiento político, sobre el que ya había publicado un libro, y en los momentos de la declaración de Vargas Salinas estaba en Argentina estudiando su juvenil, pero desde el inicio de la búsqueda formaba parte del equipo organizado por el doctor Jorge González Pérez (Popy), integrado con un criterio muy amplio, por geofísicos, geólogos, arqueólogos, antropólogos, especialistas de topografía, y yo como investigadora histórico-social, porque era importante rastrear la historia y estudiar el ambiente social.

Con la noticia de que estaban a punto de aparecer los restos del Che, se agilizan los trámites para el viaje del equipo y pasé de Argentina a Bolivia el 30 de marzo de 1996... A fines de ese año, geofísicos y geólogos comienzan la búsqueda en sito, como lo habían hecho junto con los antropólogos forenses argentinos, a partir de un minucioso estudio del suelo, desde su formación, para precisar con exactitud, si se podían emplear equipos más modernos, que lograban penetrar el suelo hasta 30 metros de profundidad.

Hay que tener en cuenta que no existe un instrumento que rastree huesos si no se determinan las fallas geológicas, naturales o antrópicas, hechas por los seres humanos. Cuando se está en presencia de una ruptura detectada por los equipos geofísicos, se comienzan las excavaciones apoyadas en técnicas arqueológicas.

Las investigaciones geofísicas determinan los pozos con susceptibilidad magnética y las anomalías que provocan los movimientos de tierra en épocas diferentes.

Mi papel como historiadora era aproximar los lugares donde hacer las excavaciones y las pruebas, estableciendo un orden de prioridad a partir de las versiones obtenidas de las entrevistas, testimonios y declaraciones, así como otras documentaciones existentes sobre lo ocurrido exactamente en 1967.

Por ejemplo, de 50 versiones sobre posibles sitios de enterramientos, cinco podían ser importantes, a partir del estudio de la zona, y era conveniente precisar el lugar donde con más posibilidades podían haber ocurrido los hechos para, con un enfoque sistémico, apoyar el trabajo en cada uno de los puntos de medición de las otras especialidades.

El total de guerrilleros caídos en la epopeya boliviana era 36 (38 si se añaden Inti Peredo y David Adriazola, quienes mueren en 1969), de los cuales 23 estaban enterrados en Valle Grande y 13 en otras zonas. Nuestra misión era trabajar en la búsqueda de todos, sin distinción.

Lo más difícil eran los enterramientos aislados, porque el guerrillero podía haber caído en un lugar y las Fuerzas Armadas llevarlo a enterrar a otro sitio muy distante, que posiblemente nunca se había revisado.

Era un trabajo muy colectivo y multidisciplinario, donde se coordinaban las acciones de todas las otras especialidades con los resultados de las investigaciones histórico-sociales. El topógrafo, el geólogo, el antropólogo, el forense, la historiadora, todos teníamos una responsabilidad, por eso se dice que el resultado fue una hazaña de la ciencia.

El doctor Jorge (Popy) y yo hemos permanecido todo el tiempo. Los otros integrantes del grupo de Cuba podían moverse, rotar, pero nosotros teníamos la visión integral del trabajo y las relaciones con todos los especialistas.

Aparecen los restos del che

Para junio de 1997 estábamos en un momento muy especial. Ya se sabía que no iba a ganar las elecciones Gonzalo Sánchez de Losada, quien nos había dado las facilidades para las investigaciones, sino Hugo Bánzer, un dictador y asesino, participante activo en el enfrentamiento contra la guerrilla.

Si el Che no aparecía, no sabíamos si podríamos permanecer en el país. Afortunadamente, el hallazgo decisivo se produce el 28 de ese mes, en una fosa común situada en la pista auxiliar del aeropuerto de Valle Grande, junto con seis cuerpos más: Alberto Fernández Montes de Oca (Pacho), René Martínez Tamayo (Arturo), Orlando Pantoja Tamayo (Olo), Aniceto Reinaga (Aniceto), Simeón Cuba (Willy) y Juan Pablo Chang (El Chino).

Todos los caídos en el combate de La Higuera aparecieron, aunque no todos cayeron en combate. Algunos fueron heridos y luego asesinados, como ocurrió con el Che.

Ese día yo estaba en Santa Cruz, camino a La Paz, y el doctor Jorge González (Popy), me llama por celular para darme la noticia. Todos preguntaban por mí, porque durante dos largos años habíamos estado juntos en esa búsqueda. Recuerdo que eran las 9:30 de la mañana y yo pude llegar a Valle Grande por la tarde. Allí estaban los periodistas, que filmaron aquellos momentos emocionantes. Nada más llegar me abracé al doctor Popy.

Según iban apareciendo los cuerpos, sentía miedo. Estaba casi segura de que aquella era la fosa de los restos del Che, pero me martillaban todas las versiones: la incineración, el traslado a Panamá, y hasta de que le habían cortado las manos a otros compañeros para confundir las labores de identificación. Casi estaba segura, pero ante tantas versiones, guardaba reservas en mi corazón.

El Che fue el último en desenterrarse. Parte de sus restos estaban cubiertos por la chaqueta y al registrarla encontramos, en un bolsillo, la bolsita con picadura de su pipa. Después del análisis físico, realizado por el antropólogo Héctor Soto, se lograron definir los rasgos frontales, que identificaban a Ernesto Guevara de la Serna.

En ese momento, la parte cubana solicitó la presencia de los antropólogos forenses argentinos, por varias razones, la primera ética, porque fueron ellos quienes iniciaron las labores de búsqueda y también para evitar las tergiversaciones del enemigo. Después de dos años de trabajo ininterrumpido de los especialistas cubanos, los restos del Che y sus compañeros habían aparecido, precisamente en el 30 aniversario de su caída. La difamación llegó al colmo de decir que Fidel estaba inventando esa noticia.

Estábamos rodeados de periodistas, camarógrafos, fotógrafos, y de personas de las más diversas procedencias, sin olvidar el cordón de los militares que siempre nos acompañó. Pero en el momento en que se levantan los restos del Che, se produjo un silencio inolvidable.

De Valle Grande los restos se trasladan a Santa Cruz, donde son reverenciados por los pobladores más humildes. En el hospital de Santa Cruz se entregaron las fichas técnicas con los exámenes forenses. Y la búsqueda continuó.

Al frente de la pista, donde estuvo el comando del Este, apareció un verdadero cementerio de guerrilleros en el entorno de varios metros. Allí encontramos a los caídos en Quebrada del Batán, cuyos cuerpos fueron trasladados por el ejército para ese Comando. El 11 de febrero de 1998, aparecieron Manuel Hernández Osorio, Roberto Peredo Leigue, Mario Gutiérrez Ardaya. El 13 de febrero, Julio C. Méndez Korne, y el 19 de septiembre, Haydeé Tamara Bunke Bider (Tania).

En la historia, cuando ocurre la emboscada de Vado del Yeso, la gente de la Octava División penetra en la zona de la Cuarta, por eso no aparecen los datos del combate tal y como se produjo, porque ellos lo reportaron en otro lugar para que se correspondiera con su jurisdicción. Después, los jefes ordenaban trasladar los cuerpos al hospital de Valle Grande con el argumento de hacerles los estudios de identificación.

Un militar boliviano, hace un año aproximadamente, me explicaba con argumentos razonables, por qué los cuatro primeros cadáveres fueron hallados a cinco kilómetros de distancia de Valle Grande.

Los entierros se produjeron el 15 de octubre, cuando ya el mundo conocía lo que habían hecho con el Che. Primero declararon que había muerto en combate y después se supo que no fue así. En la prensa aparecían fuertes denuncias sobre el maltrato a detenidos y se esperaba la llegada de una comisión de los Derechos Humanos, que con sólo revisar los cuerpos podía confirmar el modo alevoso en que los asesinaron. Por eso los desaparecían prácticamente de la zona de los hechos.

De los otros guerrilleros

Continuamos las investigaciones para encontrar los restos de los demás guerrilleros. Y establecimos un área de operaciones en la zona sur. No contábamos con información amplia, porque en 1967 no había relaciones diplomáticas entre Cuba y Bolivia.

Como se sabe, el primer trabajo de aproximación histórica a estos hechos y los lugares de combate lo realizaron los compañeros Adys Cupulls y Froilán González. Existía ese antecedente que debíamos completar con testimonios y estudios de la zona. Sólo con esa integración logramos saber exactamente los lugares de enterramiento.

En el caso, por ejemplo, de Eliseo Reyes (San Luis), después de tres años buscándolo, por los testimonios de Harry Villegas y de Urbano, donde explicaban que el río estaba rodeado de árboles, los estudios confirman que, con las crecidas, sólo fueron quedando arenas en las riberas.

En determinado momento le propuse al doctor Jorge una visita a una comunidad distante a 14 kilómetros de nosotros para buscar a un posible conocedor de algunos datos pendientes en mi investigación. Su nombre, Abel Medrano, jamás lo olvidaré.

Cuando llegué a su casa no demoré ni dos minutos en explicarle quién era yo y que él me respondiera:

— El guerrillero que ustedes están buscando está enterrado a 700 metros de aquí, yo los llevo.

Perdí el habla. El compañero Hector Soto, que iba conmigo, se había quedado buscando gasolina y a mí no me salían las palabras para llamarlo. Entretanto el campesino me explicaba:

—Yo los llevo a ustedes porque han hecho una labor muy humanitaria, no han negociado, ni han politizado este asunto.

No estaba a 700 metros sino a mil, es decir, a un kilómetro. Pero si no hubiéramos ido a conversar con ese hombre, nos habríamos tardado mucho más, porque el tiempo histórico es diferente. La investigación socio-histórica contribuye a conocer mejor la mentalidad del campesino boliviano, primero nos estudiaban, y después de algún tiempo en esos alrededores, nos conocían, saludaban y hasta nos brindaban Chicha, su bebida tradicional.

Durante esos años de trabajo, el grupo convivía con los habitantes de la zona y entre nosotros se logró una comunicación y afectividad muy especial en las labores cotidianas, en nuestras casas de campaña, porque no se puede negar que las condiciones resultaban muy difíciles, especialmente para mí, que era la única mujer del grupo.

Haciendo un balance de estos cinco años, la realidad de Cuba destruye las calumnias que pretendieron levantarse entonces contra nuestras investigaciones y la búsqueda de los restos del Che y de los demás compañeros. Recibidos con profundas muestras de respeto y emocionado tributo por ciento de miles de personas de todas las edades, a su paso por poblados y ciudades, rumbo a la ciudad de Santa Clara, que se ha convertido en un lugar de peregrinación, ellos regresaron convertidos en nuestro “destacamento de refuerzo”, como los definió Fidel en el acto en el Memorial.

Y es que sus guerrilleros huesos portan una carga extraordinaria de valores, una gigantesca lección de entrega a la causa universal de los humildes, a la solidaridad como sentimiento de amor entre los pueblos y en esa batalla dejaron una huella en la historia latinoamericana y mundial.

Nuestro grupo, independientemente de las especialidades, vivió esa página de gloria, consagrado a cumplir la sagrada misión de búsqueda de todos los restos, considerándolo como un momento irrepetible de nuestras vidas. La historia nos brindó ese privilegio y ese honor.

Toda obra grande necesita pasión

El Centro de Estudios Che Guevara, radicado en La Habana, ha definido como objetivo esencial de trabajo el estudio y divulgación de su vida y obra, especialmente el análisis de la evolución de su pensamiento, en estrecha vinculación con el desarrollo de su propia existencia.

Esta institución, que dirige Aleida March, compila materiales inéditos para conformar los fondos bibliográficos del Archivo Personal del Che y en ese camino ha logrado publicar un conjunto de textos originales, escritos en diferentes circunstancias de su quehacer revolucionario, entre los que se destacan “Notas de Viaje” y “Otra vez”, donde narra sus experiencias juveniles en el amplio recorrido por América Latina, así como “Pasajes de la guerra revolucionaria: Congo”, a través de cuyas páginas se destruyen tergiversaciones y se amplía el conocimiento de la lucha internacionalista en África.

Merecen especial atención en estos resultados, la elaboración y ejecución del proyecto de investigación socio-histórica para la búsqueda de los restos del Che y demás combatientes caídos en la guerrilla de Bolivia, donde participó la doctora María del Carmen Ariet García, Coordinadora Científica del Centro.

Bien puede atribuírsele a los trabajos que desarrolla el colectivo del Centro de Estudios Che Guevara, lo que afirmara el inolvidable Guerrillero en carta a su familia: “Para toda obra grande se necesita pasión y para la revolución se necesita pasión, audacia en grandes dosis, cosas que tenemos como conjunto humano”.

Para conocer más detalles comunicarse por E Mail: centroche@enet.cu

Sitio: http://www.cubasi.cu/che/index.htm

Cronología de los hallazgos
• 12, 13, 17 de diciembre de 1995 y 15 de marzo del 1996

Jaime Arana Campero
Octavio de la Concepción y de la Pedraja
Lucio Galván Hidalgo
Francisco Huanca Flores

Caídos en el Combate de Cajones, 14 de octubre de 1967

• 21 de junio de 1996
Carlos Coello Coello (Tuma)

Caído en el combate de Alto Seco 26 de junio de 1967

28 de junio de 1997

Ernesto Guevara de la Serna
Rene Martínez Tamayo
Alberto Fernández Montes de Oca
Juan Pablo Chang Navarro
Aniceto Reinaga Gordillo
Simeón Cuba Sanabria
Orlando Pantoja Tamayo

Caídos en el combate de La Higuera. 8 de octubre de 1967

• 11 de febrero de 1998

Roberto Peredo Leigue (Coco)
Mario Gutiérrez Ardaya
Manuel Hernández Osorio

Caídos en Quebrada del Batán, 26 de septiembre de 1967

• 13 de febrero de 1998

Julio Méndez Corne

Caído en el combate de Mataral, 15 de noviembre de 1967

• 19 de septiembre de 1998

Haydeé Tamara Bunker Bide (Tania)

Caída en Vado del Yeso, 31 de agosto de 1967

• 7 de junio de 1999
Juan Vitalio Acuña Núñez (Joaquín)
Israel Reyes Zayas
Gustavo Machín Hoed de Beche
Walter Arancibia Ayala
Moisés Guevara Rodríguez
Apolinar Aquino Quispe
Fredy Maimura Hurtado

Caídos en el combate de Vado del Yeso, 31 de agosto de 1967

• 1999

José María Martínez Tamayo

Caído en el combate de Río Rosita, el 30 de julio de 1967

• 9 de febrero de 2000

Serapio Aquino Tudela

Caído en Equira, el 9 de julio de 1967

• 2 de marzo de 2000

Restituto Cabrera Flores

Caído en Palmarito, el 13 de septiembre de 1967

• 11 de abril de 2000

Antonio Sánchez Díaz (Pinares)
Casildo Condori Vargas

Caídos en Bellavista, el 2 de junio de 1967

• 16 de abril del 2000

Eliseo Reyes (Rolando)

Cayó en El Mesón, el 25 de abril de 1967

• Sin fecha precisa

Antonio Jiménez Tardio

• Otros caídos posteriormente

Guido Peredo Leigue (Inti), asesinado en La Paz, el 9 de septiembre de 1969, enterrado en Beni, Bolivia, por su familia.

David Adriazola Beizaga, muere el 31 de diciembre de 1969 en La Paz, Bolivia

• Faltan por encontrar

Jesús Suárez Gayol, cayó en Iripiti, el 10 de abril de 1967
Jorge Vázquez Viaña, asesinado en Camiri, después de apresado el 29 de abril de 1967
Lorgio Vaca, Marchete, se ahogó en el Río Grande, el 16 de marzo de 1967
Raúl Quispaya, caído en combate en Río la Rosita, el 30 de julio de 1967
Benjamín Coronado Córdova, ahogado en Río Grande, 26 de febrero de 1967

La búsqueda continúa...

En la foto el Profesor Roberto Rodríguez, que participó en las excavaciones [N. del E.]

http://www.tricontinental.cubaweb.cu/che/texto19.htm


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938