..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.145, Viernes, 13 de octubre del 2006

Libro de visitas

 

VIH/SIDA en el centro de trabajo
Por Carmen R. Alfonso

Uno de los aspectos en que amigos y enemigos tienen que coincidir, es en el desarrollo de la medicina en Cuba. Uno de los aspectos que causa más admiración es la atención que se brinda en nuestro país a los pacientes y portadores de VIH/SIDA. Hoy les traemos este artículo que abunda sobare dicho tema:

Hablar de VIH/SIDA en el lugar de trabajo constituye un elemento importante tanto para la prevención de la enfermedad como en el mejoramiento de la calidad de vida de aquellos que viven con el virus, analizó el Licenciado Juan Raúl Valdés Triguero en conversación con Trabajadores. Como coordinador del área Familia y Sociedad, del Centro Nacional de Prevención de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH/SIDA, nos traslada sus consideraciones y experiencias.

Foto: Cerca de los puestos de trabajo puede existir un sistema de murales, mediante los cuales puedan verse mensajes educativos.

¿Y POR QUÉ TRATAR ESE TEMA?

En el centro laboral se crean actitudes sociales, existe una escala de valores y también se intercambian información y experiencias sobre comportamientos sexuales.

En estos centros hay personal que se ocupa de la Protección y Seguridad del Trabajo, existen el sindicato y personal de salud por lo que a través de ellos puede fomentarse la educación a la población laboral, tomando en cuenta que las edades más afectadas por la epidemia corresponden a la juventud.

¿QUÉ OPINIÓN EXISTE EN EL MUNDO AL RESPECTO?

La Organización Internacional de Trabajo (OIT), de la cual Cuba es miembro y forma parte activa, ha establecido estrategias para velar por los portadores del VIH/SIDA en el lugar de trabajo.

Propuso algunos principios a los gobiernos, que ya nuestro Ministerio de Trabajo y Seguridad Social tiene como norma, y desde el pasado mes de febrero se reunió con los especialistas de seguridad y salud en el trabajo, para disponer lineamientos en sus planes anuales, a fin de garantizar estas políticas.

¿CUALES SON ESOS PRINCIPIOS?

El primero es que el VIH/SIDA es un problema social. Mucha gente lo ve alejado, ajeno, y se preguntan qué relación puede haber entre el virus y la plomería, la música, la gastronomía o el magisterio, por ejemplo. Lo cierto es que algunos trabajadores pueden estar infectados con VIH/SIDA, o encontrarse dentro de lo que consideramos como grupos vulnerables por sus comportamientos sexuales o por su actitud ante este fenómeno. Es decir, sí tiene que ver. Por eso hay que llevar ese convencimiento a los directivos, a los sindicatos, a los especialistas de recursos humanos, que tienen que velar por el cumplimiento de esa política, ya que si se incrementa el número de casos en todos los sectores puede tener implicaciones en la economía.

El segundo principio está basado en la importancia de la educación sobre VIH/SIDA en el lugar de trabajo, como espacio para fomentar el diálogo, motivar a los compañeros para que se formen como promotores y realizar acciones de promoción de salud y prevención de enfermedades.

La atención y el apoyo a las personas que se identifican o develan su diagnóstico como VIH positivo es otro de los principios. Es importante hacer cumplir la política que tiene establecida el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, como es la resolución 13 de 1997 (relacionada con el sistema de atención ambulatoria para las personas que viven con el virus), y demás disposiciones legales emitidas, pues aunque no sean específicas del VIH/SIDA, la incluyen como enfermedad infecto contagiosa o como enfermedad ocupacional.

Otro principio plantea que el VIH/SIDA debe ser considerado como una enfermedad ocupacional. En muchos países no lo tienen estimado como tal, pero en Cuba sí se reconoce. Deben aplicarse prácticas de empleo justas, algo que los cubanos tenemos ganado como derecho.

¿Y CUÁL ES EL PLAN DE ACCIÓN EN ESTOS CASOS?

Cada ministerio, cada instituto puede llevar estos principios a medidas prácticas. Por ejemplo, en algunos centros se puede reducir la discriminación y el estigma, que se manifiesta en el trato diferente a favor o en detrimento, ya sea por compasión o por temor.

Otras veces al no dejar que realice las labores habituales, le estamos reforzando la diferencia, disminuyendo su autoestima y el único que lo puede impedir es el médico. Es decir, no dar ni más ni menos, dar justo lo que está establecido por esta condición de salud.

Es importante la igualdad entre hombres y mujeres, en un ambiente de trabajo sano, donde no medie el estrés sostenido, debe propiciarse un diálogo sobre el tema, hablar sobre VIH/SIDA sin temor, sin tabúes, sin prejuicios. Es decir establecer actividades de prevención, un sistema de murales, donde la gente pueda ver esos mensajes, los pueda asumir, y tenga también acceso a los condones.

Una medida que puede adoptarse en un plan de acción para prevenir el VIH/SIDA es que los trabajadores, con énfasis en aquellos que se movilizan (siempre están en campamentos de provincia en provincia), tengan accesibilidad a los condones y eso debe ser una responsabilidad de su administración.

Al igual que se les garantiza una dieta, o sábana limpia para que duerma, hay que darles accesibilidad a los condones, porque es una necesidad fisiológica, biológica, y lejos de su familia lo hará de forma segura. Esa protección laboral debe existir.

La confidencialidad es otro elemento importante. Por ejemplo, actualmente hay un grupo de trabajadores que están infectados con VIH/SIDA, y no se lo revelan a sus administraciones y pierden la posibilidad de acogerse a lo que establecen las normas jurídicas (que el día que vayan a la consulta médica se les pague como licencia retribuida, pongamos por caso). Si se oculta el diagnóstico, la administración no ejerce la Resolución 13/97. Cuando la persona informe su estado serológico positivo, la administración debe ser capaz de mantener la confidencialidad.

También dentro del plan de acción debe estar incluido el no despido ante un diagnóstico de VIH/SIDA, los servicios de asesoramiento y orientación para todos los trabajadores que lo necesiten ya sea si están viviendo con el virus o no, para conocer qué pueden hacer en caso de una exposición a riesgo ocupacional o no y de un accidente laboral, entre otros.

Sobre facilitar preservativos gratuitos, actualmente es un debate con los técnicos de recursos humanos. ¿Ellos no compran cascos para los trabajadores de la minería? Como está el puesto del extintor, debe haber en la enfermería o en la dirección de recursos humanos una disponibilidad de condones porque el VIH /SIDA también mata. La seguridad y salud del trabajo hay que verla no como un gasto, sino como una inversión.

¿EXPERIENCIAS?

Mira, es importante conocer cómo funciona el tener el virus: es una limitante para la persona, hay que verlo así.

Si prefiere que no lo sepa nadie, va a pasar más dificultades lo mismo para ir a la consulta médica y que no se le descuente, que para tomarse sus tabletas cuando almuerza ante sus compañeros, y no va a poder acceder a los beneficios y cuidados que le brinda la legislación laboral.

Por eso se trabaja mucho con la autoestima de los infectados. La persona viviendo con VIH, al ser diagnosticada, debe pasar un adiestramiento para que aprenda a vivir con el virus, y eso significa saber dar el diagnóstico, cómo cuidarse, cómo alimentarse, conocer realmente qué es el virus y qué hacer para enfrentar esa situación.

Aunque existe en el país un Programa Nacional de Prevención y Control del VIH/SIDA desde 1986, en este año estamos potenciando las acciones en el sitio laboral. Hay experiencias prácticas de trabajo y también resultados: varios ministerios como Educación, Construcción, de Trabajo y Seguridad Social, y Justicia, entre otros, tienen establecida una política de campañas sobre VIH/SIDA para sus trabajadores.

Hablar del tema es un elemento importante para la toma de decisiones, tanto para las personas que viven con el virus como para los que deben prevenirse de adquirirlo.

Foto René Pérez Massola

http://www.trabajadores.cubaweb.cu/SUPLEMENTO-SALUD/enfermedades-
trasmisibles/vih-sida.htm




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938