..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.146, Viernes, 20 de octubre del 2006

Libro de visitas

 

La bibliotecología y documentación en Iberoamérica desde un enfoque empírico: una revisión de los principales estudios sobre la disciplina
Por Gustavo Liberatore

Una ciencia [o disciplina científica]
se define por los problemas que estudia
y por los métodos que elige para resolverlos.
(Saracevic, 1992)

Resumen:

Se establece un abordaje sobre la Bibliotecología y Documentación como disciplina científica desde un enfoque empírico, en contraposición a los postulados teóricos tradicionales. Para ello se recurre a un análisis y exposición de los principales estudios existentes dentro de la región iberoamericana. Se detallan los resultados de estas investigaciones con el objeto de establecer una configuración del campo de conocimiento cercana a la realidad.

Introducción

Los innumerables abordajes y ensayos teóricos sobre la Bibliotecología y Documentación[1] (en adelante ByD) como disciplina y su relación con otros campos científicos harían suponer a cualquier iniciado en la materia que la misma cuenta en la actualidad con sólidos e indiscutidos fundamentos[2]. Sin embargo, si analizáramos detenidamente esta literatura y sobre todo la publicada en castellano, comenzaríamos a transitar en un terreno complejo en donde abundan, salvo honrosas excepciones, las contradicciones, la superficialidad, las vaguedades y en algunos casos el delirio teórico. Muy pocos libros o artículos consagrados a bucear en los fundamentos teóricos de la ByD logran responder a las cuestiones básicas que plantea la frase de Saracevic, aplicable a cualquier disciplina científica. En esencia, lo que afirma este autor es que cualquier campo científico se define por la investigación que genera. Los temas seleccionados y la manera en que son estudiados manifiestan la organización básica, los intereses y la madurez de dicho campo (Delgado, 2002).

Desde esta postura, el carácter científico de una disciplina es directamente proporcional al ejercicio de la investigación. Este principio es el que ha regido desde hace algunos años los numerosos estudios empíricos realizados en muchos campos de la ciencia y la técnica y muy especialmente en el área de la ByD. Básicamente esta corriente se sustenta en el análisis de la investigación de un campo determinado a partir de los productos intelectuales que ésta genera (artículos, actas de congresos, tesis, informes) a través de los cuales puede establecerse con algún grado de certeza el comportamiento real y las características que presenta una disciplina. Cantidad y calidad de la investigación, así como también las fuentes por medio de las cuales es comunicada constituyen indicadores centrales para establecer las fronteras internas y externas de una disciplina a la vez que su evolución y progreso en el tiempo.

Los estudios empíricos en ByD

Desde hace más de una década se han intensificado a nivel internacional los estudios disciplinares en el campo de la ByD basados mayoritariamente en el análisis de su producción científica. En su gran mayoría estos estudios se basan en la aplicación de técnicas cuantitativas derivadas del método bibliométrico a través de la obtención de indicadores de corte bibliográfico.

Esta tendencia no es aislada ya que similares estudios se realizan en casi todos los campos del conocimiento, aplicando los más variados métodos de análisis. Sin embargo, pese al menor tamaño y desarrollo de la disciplina en comparación con otras áreas científicas, la ByD registra un número muy alto de este tipo de investigaciones. Este hecho se justifica probablemente en la adopción temprana del método bibliométrico y su aplicación directa a la producción intelectual del propio campo.

Por lo general, el análisis de la literatura científica se ha centrado en la obtención de indicadores bibliométricos orientados a estudiar entre otros: la actividad científica (productividad de los autores), visibilidad o impacto (estudios de citación), invenciones (patentes), citas a patentes (vínculo entre ciencia y tecnología) e indicadores relacionales, basados en la co-ocurrencia de autores, publicaciones, citas y palabras (Sancho, 2001). Dentro de esta clasificación, necesariamente incompleta, se encuentra abarcada además la tipología de estudios bibliométricos que hoy en día se aplican, desde los tradicionales estudios univariantes y bivariantes, hasta otros más complejos, de naturaleza multivariante. Estos últimos, en opinión de varios autores (White & McCain, 1998; Moya & Herrero, 2001), son los que permiten una visualización sistemática de la producción bibliográfica en un campo específico, permitiendo determinar con mayor claridad su estructura y conformación intelectual. Hjorland & Albrechtsen (1995) fueron quienes establecieron las bases conceptuales de lo que se denominó análisis de dominio y de los posibles abordajes holísticos dentro de la ByD (Hjorland, 2002), caracterizado por el uso de técnicas multivariantes aplicadas a un campo de conocimiento.

Paralelamente se han desarrollado otra clase de estudios tendientes, también, a determinar las particularidades de esta disciplina en torno a su estatus científico. Para ello se han adoptado técnicas de análisis de contenido aplicadas a las publicaciones especializadas, intentando por este medio develar interrogantes sobre algunos aspectos clave tales como métodos de investigación utilizados, calidad de la investigación, temáticas prioritarias, etc.

A pesar de que algunos de los métodos aplicados a este tipo de análisis han merecido críticas en cuanto a su rigor científico (Cano, 1999; Delgado, 2002), los resultados de su aplicación constituyen una base importante desde donde evaluar la ByD. Dentro de esta línea de investigación se destacan particularmente los estudios realizados por Feehan (Feehan et. al., 1987), Jarvelin & Vakkari (1990 y 1993) y Rochester & Vakkari (1998) basados en diseños metodológicos que a la postre fueron tomados como base para trabajos similares. Los estudios empíricos desarrollados por estos autores se basan en la aplicación de esquemas de clasificación que permiten caracterizar temáticamente la disciplina y a la investigación generada en ella, tomando como unidad de análisis los productos intelectuales resultantes: artículos de publicaciones, tesis doctorales y actas de congresos.

Por lo general, este tipo de estudios se complementan con análisis bibliométricos tradicionales, observando variables relativas a la autoría y citación. Cada una de las variantes de análisis referidas son coincidentes en su objeto de estudio, es decir, lo que genéricamente se denomina "producción científica". Aunque este concepto puede resultar algo difuso en el campo de la ByD en términos de "productos de investigación", atendiendo a la opiniones mayoritarias de catalogarla como disciplina "en formación", constituye igualmente un elemento objetivo a partir del cual se puede establecer una imagen real de la misma. Como opina Delgado (2002), a través del análisis de los productos intelectuales generados en la ByD será posible determinar más claramente su naturaleza y perspectiva científica, su coherencia y sus contornos.

Panorama iberoamericano

Una revisión de los estudios empíricos en ByD desarrollados en Iberoamérica[3] debe estar mediada por un análisis de contexto en función de las diferentes realidades existentes dentro de la región. Resultaría muy difícil y aventurado establecer algún patrón o definición generalizada acerca del grado de desarrollo de la disciplina en términos de investigación o producción intelectual. Son pocos los estudios que permiten obtener de manera concluyente una visión abarcadora del estado de situación de la ByD en algún país o región de Iberoamérica. Por lo general, se advierte que las investigaciones de este tipo resultan poco representativas o aisladas en términos de una visión amplia del desarrollo alcanzado en la disciplina. La selección de trabajos que se reseñan a continuación son los más abarcativos e importantes y constituyen sólo una parte de un conjunto mayor.

El problema de analizar la literatura producida en ByD en Iberoamérica, con especial alusión a Latinoamérica, es que gran parte de las fuentes que recogen la producción científica no son relevadas por las principales bases de datos internacionales de la especialidad. Algunas inclusive son de difícil localización y, por lo general, no se atienen a las normas internacionales de calidad básicas. Las razones de esta situación, a pesar de la tradición bibliotecológica que poseen muchos países latinoamericanos, debe buscarse en la propia evolución que ha tenido la disciplina, mostrando en la actualidad un mosaico de realidades muy diferentes.

Delgado (2002) citando a Whitley (1984) intenta una aproximación a esta problemática sobre el argumento de que el nivel de consolidación de una ciencia o campo científico dependerá estrechamente del grado de institucionalización que posea. Así, la estructura de una comunidad científica podrá ser visualizada de acuerdo a las dos dimensiones existentes en todo proceso de institucionalización: una de carácter social y otra de carácter cognitivo.

La institucionalización social de una disciplina se configura a partir de su organización interna medida en términos de la existencia de sociedades científicas, asociaciones profesionales e inserción en la comunidad universitaria a nivel de la formación del grado y posgrado.

La institucionalización cognitiva se manifiesta sobre el grado de consenso alcanzado por una comunidad científica en lo referente a las líneas teóricas que guíen la investigación, los problemas centrales y los métodos que permitan abordar dichos problemas.

Estas consideraciones resultan de utilidad teniendo en cuenta que las disparidades que presentan los distintos países que conforman este bloque geográfico en cuanto a los niveles de institucionalización alcanzados son, en muchos casos, notables. Particularmente se advierte una diferencia sustancial entre España y el resto de Latinoamérica.

España

En este país el proceso de institucionalización de la ByD ha sido muy acelerado. Mientras que en España la formación universitaria en este campo en el grado y posgrado es de reciente data (comienzos de la década del ochenta), en Latinoamérica existen países que comenzaron su formación universitaria en esta disciplina mucho antes (Argentina, Brasil o Colombia por mencionar algunos ejemplos). Sin embargo, el grado de desarrollo de la ByD española es mayor respecto de la latinoamericana, a juzgar por la calidad y cantidad de sus fuentes, visibilidad de sus investigadores y el nivel alcanzado en la formación universitaria.

Así lo demuestra en parte el estudio realizado por Moya y Herrero (2002) en donde se analiza la visibilidad internacional de la producción iberoamericana (en este caso, Latinoamérica + España y Portugal) en ByD en el lapso 1991-2000. Los datos se extrajeron del SSCI, dentro del conjunto de revistas que se agrupan en la categoría L&IS. Dado que ninguna de las publicaciones de ByD Iberoamericanas son relevadas por el SSCI, los resultados obtenidos se refieren a los autores que poseen una filiación geográfica en la región y cuyas investigaciones han sido homologadas internacionalmente.

El análisis de la producción por países revela que España es, con mucho, el que más presencia tiene, seguido por Brasil y México (tabla 1). Argentina ocupa, dentro del ranking, un lugar marginal. También en las instituciones más productivas, las que provienen de España se imponen por amplia mayoría. De las 19 listadas, 9 son de origen español (47%) y, entre las cinco más productivas, cuatro son del mismo origen.

País

Producción

Porcentaje

España

136

47,5

Brasil

41

14,3

México

33

11,5

Chile

15

5,2

Portugal

14

4,9

Venezuela

12

4,2

Cuba

8

2,8

Puerto Rico

6

2,1

Argentina

5

1,7

Colombia

4

1,4

Uruguay

4

1,4

Perú

1

0,3

Costa Rica

1

0,3

Ecuador

1

0,3

Tabla 1. Presencia de los países iberoamericanos en la revistas de ByD recogidas
por el SSCI de acuerdo a la cantidad de artículos publicados en el período 1991-2000.
(Moya y Herrero, 2002).
 

        Respecto de las producciones locales y enfocando especialmente el caso español, es prioritario hacer referencia al estudio llevado a cabo por Moya Anegón, Jiménez Contreras y Moneda Corrochano (1998) acerca de la estructura y composición de la investigación de la ByD en España. Estos autores analizan las principales fuentes[4] de la disciplina en ese país en el lapso 1984-1994 utilizando como método la co-citación de autores (ACA), basándose en el marco conceptual de la teoría que Price propuso a mediados de los sesenta acerca de los frentes de investigación. En ella se describe la posibilidad de determinar la estructura de un campo científico a través del estudio de las relaciones existentes entre las referencias y citas que los científicos utilizan en sus publicaciones.

Uno de los resultados aportados por este estudio es un mapa de co-citación en donde pueden observarse los principales frentes de investigación de la ByD española. Se detectan cuatro zonas o grupos circunscriptos a las áreas de "bibliotecas", "bibliometría", "universidad 1" y "universidad 2".

El primer grupo identifica claramente mucha de la producción proveniente del segmento profesional, mientras que el segundo, bibliometría (o informetrics como declaran los autores), se nutre especialmente de las investigaciones realizadas en instituciones como el CINDOC (Centro de Información y Documentación Científica), pionera en la aplicación de métodos bibliométricos en España. En el sector "universidad" se observan dos subgrupos (1 y 2). Ellos guardan un rasgo común en cuanto a que sus contribuciones son productos de la investigación universitaria, caracterizados por el abordaje teórico-conceptual de temáticas generales de la disciplina. Sin embargo, la distinción de ambos frentes obedece a razones relativas a la conformación y tradición de la formación universitaria en ByD en España. El primer grupo (universidad 1) representa al denominado "grupo de Madrid" más numeroso y representativo, mientras que el segundo (universidad 2) a la "escuela catalana", de menor volumen aunque con propia identidad.

Uno de los rasgos más marcados que ponen de manifiesto los autores en cuanto a la conformación de la disciplina es la ausencia de un núcleo reconocible de autores que se ubiquen como los principales referentes (comunes) de la investigación española en este campo. Este aspecto abre las puertas a la discusión sobre el verdadero estatus científico de la ByD en este país, dado que las agrupaciones obedecen más a patrones institucionales que temáticos, a excepción del sector bibliométrico.

A la visión aportada por la investigación anterior se suma un estudio realizado sobre los autores más citados en ByD de este país (Moya Anegón y Jiménez Contreras, 1999), agregando elementos de análisis sobre la estructura del campo intelectual. Para la selección de la unidad de análisis se procedió, en primer término, a calcular el factor de citación[5] (impacto) de las fuentes españolas de la especialidad (revistas y actas de congresos) de manera de establecer un core de publicaciones. Los tres primeros lugares fueron ocupados por la Revista española de documentación científica, Boletín de Anabad y Documentación de las ciencias de la información (con tasas de citación de 1.57, 1.26 y 1.03 respectivamente). A partir de este proceso se elaboró un ranking de citación de autores, interpretando por tal el impacto que cada uno de ellos ha tenido en el resto de la comunidad de investigadores (tabla 2). En el listado se excluyen los autores extranjeros más citados, que además representan un porcentaje bajo en todo el conjunto de citas. Esta última característica, en opinión de los autores, refleja un alto componente local en la investigación en ByD realizada por españoles.

Autores

Citas

Autocitas

C - A

López Yepes, José

170

7

163

Amat Noguera, Nuria

79

1

78

López Piñeiro, José María

74

0

74

Sagredo Fernández, Félix

69

2

67

Anglada I de Ferrer, Lluis M.

70

6

64

Carrión Gútiez, Manuel

64

0

64

Terrada Ferrandis, María Luz

77

13

64

Pérez Alvarez-Ossorio, José Ramón

86

25

61

Codina, Luis

72

17

55

García Gutiérrez, Antonio Luis

60

5

55

Tabla 2. Diez primeros lugares del ranking de citación de autores españoles en el
período 1985-1998. (Moya Anegón y Jiménez Contreras,1999)

         Si bien la mayor cantidad de trabajos empíricos sobre la producción intelectual en la ByD española se hacen "hacia adentro", es decir, analizando diversas variables en torno a fuentes y autores nacionales, también se investiga particularmente que ocurre "hacia fuera", esto es, autores españoles que publican en revistas extranjeras, especialmente en aquellas de corriente principal. Dentro de esta línea ya hemos citado el estudio de Moya y Herrero sobre visibilidad internacional en Iberoamérica en ByD. Jiménez Contreras (2002) también realiza aportaciones en este sentido, ciñéndose solamente a las publicaciones de los investigadores españoles en revistas internacionales (las recogidas en el ISI) en el lapso 1992-2001. Las publicaciones estudiadas son agrupadas en dos conjuntos: aquellas que componen la categoría L&IS (Library and Information Science) y, aquellas otras que, dentro de la misma base de datos, contienen artículos publicados por españoles sobre temáticas propias de la ByD.

A partir de los resultados obtenidos se observa que la revista Scientometrics es la más popular para los investigadores españoles en ByD desde el punto de vista de sus publicaciones, apareciendo en segundo lugar el Journal of The American Society for Information Science (JASIS) en orden de preferencias. Se detecta que Madrid es el lugar geográfico que concentra la mayor cantidad de la producción (70%)[6], seguida a mucha distancia por Granada y Barcelona. Se concluye además que la universidad es la institución que más autores aporta, seguida por el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Entre ambas aportan el 80% de las publicaciones. En cuanto a la producción española en ByD en otros campos, el área de la medicina (medicina general y clínica) es la especialidad que más publicaciones recibe, seguida por la psicología y la informática, entre otras.

En cuanto a los contenidos y métodos utilizados en la investigación citaremos el trabajo realizado por Cano (1999) en donde se analiza la producción en ByD basándose en dos publicaciones españolas: Revista Española de Documentación Científica (REDC) y Documentación de las Ciencias de la Información (DCI). Los criterios de selección de estas revistas se fundan en el prestigio de las instituciones editoras (CINDOC y Universidad Complutense de Madrid respectivamente) y en indicadores tales como el arbitraje (peer review), registro (ISSN), regularidad de publicación y poseer índices acumulativos.

La autora basa su estudio en el modelo propuesto por Jarvelin y Vakkari (1990), orientado al análisis temático de la literatura en ByD y la aplicación de métodos de investigación. Los resultados arrojados muestran que los tópicos más tratados se concentran en las categorías servicios bibliotecarios (19,5%), recuperación de información (18,9 %) y comunicación científica y profesional (18,6 %). Esta distribución se ve alterada cuando se discriminan ambas revistas, en donde se observan diferencias significativas. Mientras que en la REDC se mantienen los porcentajes anteriores, en DCI son casi inversos, siendo las categorías otros temas de ByD y no ByD[7] los que más cantidad de artículos acumulan (26% y 23% respectivamente).

En lo relativo a los métodos de investigación más utilizados, el enfoque empírico[8] es el que prevalece por sobre otras metodologías, concentrándose en este bloque el 34% de los artículos observados. En segundo lugar, aparece la categoría otros métodos que engloba los estudios meramente descriptivos y que representa el 20% del total. Detrás, los artículos de discusión se sitúan con el 15%. Sobre estas tres variantes metodológicas se desarrolla casi el 70% de la investigación, al menos en el universo observado que, recordemos, peca de parcial o poco representativo dentro del concierto de revistas de ByD españolas (Delgado, 2002).

Uno de los productos intelectuales que también merecen atención en este tipo de estudios, como mencionáramos más arriba, son las tesis doctorales. En la ByD española este tipo de fuente ha tenido también una considerable atención en aspectos relativos a la importancia que tienen en la caracterización de la investigación en la disciplina y en los niveles de producción de las mismas a partir de la instalación de la formación de posgrado en España. López Yepes (2002) destaca particularmente la fuerte relación existente entre las líneas de investigación plasmadas en el desarrollo de las tesis y la consolidación de la ByD como disciplina científica. Enfoca este proceso a partir de los conceptos de focos de investigación y escuelas científicas como claves de interpretación en la evolución de un campo científico y que, para el caso español en ByD, lo contextualiza en el camino recorrido por el Departamento de Biblioteconomía y Documentación de Universidad Complutense de Madrid (UCM), pionero en la formación de doctores en este campo.

En relación a los niveles de producción y temáticas de las tesis doctorales en ByD en España, Delgado (2002) aporta datos contundentes en un estudio realizado sobre la base de datos TESEO en el lapso 1976-1998. En rigor de verdad, tal como aclara el autor, la primera tesis doctoral leída en un programa de posgrado en ByD en España fue en 1995. El estudio, sin embargo, indaga la producción de tesis cuyos contenidos pertenezcan al área de la ByD en dicho período, contabilizándose 270.

Se observa que la comunidad de Madrid es la principal productora de tesis en ByD, seguida inmediatamente por la de Valencia. En este sentido, Delgado advierte sobre la particularidad que presenta Valencia, ya que el alto número en la lectura de tesis proviene fundamentalmente del área médica o, más específicamente, de la documentación médica orientada sobre todo a la aplicación de métodos bibliométricos[9]. En cuanto a las áreas de conocimiento desde donde fueron leídas las tesis, las humanidades son las que tienen mayor presencia con el 35% de los casos, seguidas por aquellas provenientes de las ciencias de la salud (especialmente de medicina) con el 34%, las ciencias sociales (dentro de las cuales se cuentan las provenientes de la ByD) con el 26% y las leídas en ciencia y tecnología con apenas un 5%. Asimismo, la tendencia en la producción de tesis es notablemente ascendente. Baste con mencionar que en el cuatrienio 1976-80 fueron leídas solamente 11 tesis en ByD, mientras que en el cuatrienio 1993-96 la cantidad ascendía a 94.

En cuanto a los encuentros científicos y profesionales, congresos y jornadas, desarrollados en España en el área de la ByD también se advierte un marcado crecimiento, existiendo en la actualidad casi una veintena. Particularmente para la ByD, muy recostada sobre la práctica profesional en algunas regiones, este tipo de reuniones marcan a menudo el pulso y desarrollo de la disciplina.

López Gijón et. al. (1994) analiza puntualmente una de las jornadas más importantes que se celebra en la ByD española, las Jornadas Bibliotecarias de Andalucía (JBA). El estudio se basa en siete capítulos de estas jornadas, extrayéndose de ellos una serie de indicadores que trazan un panorama bastante completo de las mismas, aunque la fiabilidad de los datos está condicionada por el escaso rigor metodológico aplicado por los autores.

Entre los resultados más importantes que se exponen figuran las temáticas prioritarias de la contribuciones a este evento. Así los tópicos política bibliotecaria, experiencia bibliotecarias y formación profesional figuran entre las de mayor presencia[10], comunes además en este ámbito. En cuanto a la procedencia de los autores, podría concluirse que estas jornadas tienen una ascendencia marcadamente regional, ya que el mayor porcentaje de participantes proviene de la región de Andalucía (alrededor del 80%), siendo Granada la ciudad de esta comunidad que más ponencias aporta. En la filiación institucional, la universidad y las bibliotecas universitarias son los centros que más comunicaciones presentan.

notas al pie

[1] La denominación "Bibliotecología y Documentación" en el contexto de este artículo responde a la manera en que la disciplina es nombrada en ámbitos académicos en la Argentina. Así, dentro del bloque MERCOSUR, del cual Argentina es parte, se adopta el nombre de "Bibliotecología y Ciencia de la Información" o, en el caso español, "Biblioteconomía y Documentación".

[2] Exceptuamos de estas afirmaciones el Tratado de documentación publicado por Otlet en 1934 ya que sigue siendo para quienes se formaron bajo la corriente francesa (también llamada europea) una obra fundamental en la conceptualización y demarcación teórica de la disciplina y cuyos principios han sido rescatados incluso por autores provenientes de la vertiente anglosajona.

[3] La designación "Iberoamérica" abarca a toda Latinoamérica (incluyendo El Caribe) y España. Exceptuamos de este grupo a Portugal. Brasil, a pesar de conformar una comunidad lingüística distinta al resto de los países de la región, se lo toma en cuenta en función del grado de integración que posee este país en el continente, especialmente desde la creación del Mercosur.

[4] Revistas: Revista Española de Documentación Científica, Boletín de la Anabad, Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, Ítem, Documentación de las Ciencias de la Información y Revista General de Información y documentación. Actas: Jornadas Españolas de Documentación Automatizada, Jornadas Bibliotecarias de Andalucía y Jornadas Catalanas de Documentació.

[5] El cálculo se baso en la relación existente entre los trabajos publicados y las citas recibidas por cada publicación en el período 1985-1998.

[6] Aquí se encuentra una relación con la lógica de división en los frentes "Universidad" que realizaron Moya, Contreras y Corrochano.

[7] Temas ajenos a la ByD o relacionados.

[8] Los métodos o estrategias empíricas en ByD se basan fundamentalmente en: método histórico, encuestas, método cualitativo, método evaluativo, investigación para la acción, análisis de contenido, método bibliométrico e investigación experimental, entre otros.

[9] El autor señala que los promotores de esta línea son los profesores José María López Piñeiro y María Luz Terrada Ferrandis, introductores además de los estudios métricos en España.

[10] La clasificación temática que presentan los autores resulta un tanto ecléctica, carente de una estructura o un enfoque más sistémico de la disciplina.


siguiente >>


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938