..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.147, Viernes, 27 de octubre del 2006

Libro de visitas

 

El Proceso, más allá de Kafka y de lo contado
Por Cecilia Crespo

Al enterarme de la existencia del documental El proceso, la historia no contada, de inmediato tuve la necesidad de indagar sobre él, por ser una de los tantos sensibilizados en el mundo con el tema que aborda. En sus 120 minutos de duración no solo cautiva por el “que” sino por el “cómo”, ya que muestra una arista diferente del caso de los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio.

Todo comienza cuando Cuba, convertida en la manzana de la discordia, asediada y bloqueada por los Estados Unidos, tiene que protegerse de alguna forma del terrorismo, uno de sus peores rostros del Imperio. Nuestro país necesitaba tener ojos en todas las organizaciones amenazantes por lo que estos cinco jóvenes, que pudimos ser cualquiera de nosotros comprometidos con nuestra realidad histórica, asumieron monitorear desde bien cerca hasta armar un enjundioso expediente para demostrarle al gobierno estadounidense la existencia de un solidificado terrorismo amparado por sus administraciones. Gobierno que en vez de pasar la información al FBI para darle el tratamiento legal correspondiente, salieron a indagar acerca de la fuente. De esta forma dan con los Cinco y comienza este largo proceso de enjuiciamiento y condena del que hemos sido testigos oculares en la distancia.

Para mayor información me propuse conversar con el “máximo responsable” del documental, el realizador Rolando Almirante, y convertí lo que comenzó en uno de los ascensores del ICAIC y fluyó tan armónicamente que casi no me di cuenta que tenía que encender la grabadora, en la primera entrevista que concede sobre el material. Entusiasmado y expectante, como todo creador cuando ama y habla satisfecho de su obra, me dejó con las ganas de ejercer mi cuestionario al superarlo con sus espontáneos comentarios devenidos en respuestas. Entrevistador al fin, graduado de Periodismo en la antigua Unión Soviética, comprendió mis inquietudes de inquisidora y fue a lo esencial, sin revelar todos los “detalles” que descubriremos en la premiere a finales de este mes.


¿Cómo llegas al documental?

“Siempre me han inquietado las nuevas formas de realización y es precisamente en el documental donde el periodista haya su espacio en el cine. Me interesaron desde un principio los temas políticos y socioculturales por lo que a la convocatoria del ICAIC a los realizadores a la presentación de proyectos relacionados con los Cinco no dudé en sumarme con esta idea hoy materializada. Estuvimos en un período de tres o cuatro meses en seminarios, escuchando argumentos, sostuvimos encuentros con el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón, con los familiares y los abogados. Quedaron cinco proyectos finalistas entre todos los propuestos. De ellos han salido a la luz dos incluyendo al mío.”

¿Qué podrías comentarme de El proceso, la historia no contada desde tu importante perspectiva de director y guionista?

“Es un documental muy complejo, por su duración pudiéramos calificarlo en un largo documental. Lo trabajamos desde la óptica personal del que ignora el caso de los Cinco. Empezamos de cero con la historia narrándola desde la perspectiva de aquellos que participaron como testigos de la defensa en el turbio proceso judicial. Buena parte de estos son las otras caras del asunto. Entre los casi treinta testimoniantes aparecen los fiscales que pidieron las condenas, importantes figuras de la vida jurídica estadounidense como los presidentes de la Unión de Libertades Civiles de la Florida y abogados que aunque no tienen ninguna implicación directa con la causa, opinan sobre ella. También emiten sus criterios personalidades fuera del caso que apoyan la narración desde su punto de vista. Comenzamos con una entrevista al terrorista salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León. La voz del actor Sergio Corrieri es la encargada de narrar la historia matizada con una excelente banda sonora especialmente para la ocasión por Aldo López Gavilán y un grupo de talentosos integrantes de la Orquesta Sinfónica Juvenil.

La música es en realidad conmovedora y profunda, logra transmitir el mensaje de una forma muy adecuada, funciona dramáticamente en los momentos decisivos. A Aldo le vino la inspiración de un tirón solo con ver uno de los cortes y captó la esencia dramática del material. Otro de los factores determinantes en toda producción cinematográfica es la dirección e fotografía, en El proceso… contamos con el experimentado Pepe Riera, reconocido por su última entrega en El Benny la que estaba culminando cuando comenzó con nosotros en este empeño.

En un principio se pensó que el documental sería solo para la exhibición internacional por lo imbuidos en el tema que nos encontramos los cubanos pero de inmediato nos dimos cuenta de la trascendencia que tendría, por mostrar esa perspectiva nunca antes vista, la otra cara, la de los testigos que no habían declarado.”

¿Cuáles consideras que hayan sido los principales retos asumidos durante el rodaje?

“Para hacer un documental con estas características se necesita ante todo una gran voluntad y una inmensa energía. Cuando haces un largometraje de ficción, planificas tus llamados y lo haces es un mes o dos meses en dependencia de las especificidades del filme. Aquí fue difícil y agotador el rodaje porque las filmaciones estaban muy esparcidas y distantes en el tiempo. Necesitábamos las opiniones de muchos testigos, algunos aparecen más de una vez, otros se quedaron porque sus criterios no pesaban tanto con respecto a otros. El mayor desafío fue capturarlos a todos que se encontraban dispersos por el mundo. Llegar a la cantidad necesaria de declaraciones para demostrar una tesis, que creo que está bastante esclarecida, aunque eso lo dirá el espectador que es el que siempre tiene la última palabra. Este es un proceso judicial que se ha extendido demasiado en el tiempo por lo que fue muy difícil reunirlos a todos, hay algunos que se salieron del caso, otros que no existen físicamente y algunos que, sencillamente, no quisieron existir por negarse a participar. Ahí radica la dificultad de localizarlos, si un problema fue el de persuadirlos otro fue el de lograr que expresaran con sinceridad lo que sentían.

En términos matemáticos la filmación duró unos ocho meses con llamados esporádicos, lo que implicó una gran tensión para todo el equipo técnico y una mayor entrega y sacrificio. Lograr que no se nos escapara nada en las transcripciones, organizarlo todo para que a la hora de dar el resultado final quedara coherente y creíble fue otro de esos retos que asumimos y aun no sabemos si salvamos.

Me preguntas acerca de los retos del rodaje que para mí se minimizan al compararlos con el mayor de todos que es, sin dudas, la acogida que tendrá y la repercusión en el público, ése es siempre el mayor temor para todo realizador cuando está de cara a un estreno, y es el espectador el que dirá si logramos sobreponernos o no a los desafíos.”

¿Cómo lograr una arista novedosa para el espectador cubano en un tema tan conocido?

“Para los cubanos que vivimos en Cuba, la libertad de los Cinco alcanza todas las esferas de nuestras vidas, los tenemos en muchas partes, desde el anciano que los pintó en la pared de su bodega, hasta el cartel en la céntrica avenida. Conocemos bastante del proceso aunque creo que siempre hay un espacio para un tema que nos toca tan de cerca. Todos los testimonios que se presentan y la historia por si sola son subyugantes, él público es heterogéneo en cuanto a su percepción por lo que lo puede tomar de acuerdo a sus necesidades de conocimiento. Vamos a ver como reciben toda esta información que sin ser tan nueva está puesta en las verdaderas voces de sus testigos. Narrada de una manera que propone ser interesante, suministra muchos datos por lo que obliga a nuestros cerebros a prestar mayor atención. Al principio duraba más de las dos horas en la que lo dejamos por lo que desde el punto de vista dramatúrgico representó un reto para que no aburriera. Hasta donde hemos podido apreciar y sentir el material tiene buena imagen, la gráfica muy cuidada ya que todos los fragmentos concatenados fueron filmados para este documental con lo que logramos una gran autenticidad. Lo novedoso en el material es el “como”, la historia narrada desde el personal prisma de sus participantes a través de declaraciones inéditas.”

¿Sirvió el Proceso de Kafka de inspiración para el título?

“Este es un proceso judicial totalmente absurdo y aberrado por lo que Kafka fue solo una de las primeras inspiraciones al tener su obra cierta analogía con el tema. Su libro homónimo funcionó en un determinado momento como materia inspiradora para el título aunque no quisimos ser tan rebuscados para no desviar a las personas con significados subtextuales para que entren al documental por la vía directa, la del proceso de los cinco jóvenes injustamente encarcelados en Estados Unidos. Mucho se ha titulado acerca de los Cinco y creo que “El proceso, la historia no contada” es un titulo idóneo, por resumir la esencia del documental.”

Luego del estreno el ICAIC lanzará un DVD subtitulado en seis idiomas con el documental que incluirá además una entrevista exclusiva realizada por Almirante a Ricardo Alarcón y otro material referente al terrorismo.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938