..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.139, Viernes, 1 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

El legado de Brecht en Zurich

Perseguido durante su vida y honrado después de su muerte

Sorprende que a los 50 años de la muerte de un dramaturgo sigan encontrándose textos importantes. Pero en el caso de Bertolt Brecht, todo es posible. Desde 1933, Bertolt Brecht tuvo que abandonar Alemania por oponerse al régimen nacionalsocialista junto a su mujer Helene Weigel. Pasaría por varias estaciones como Escandinavia, EEUU y Suiza hasta que volvió a Alemania en 1949. En el Berlín ocupado por la Unión Soviética llevó a la práctica sus teorías escénicas que llevaron a la fama mundial su compañía del Berliner Ensemble.

Tras ser expulsado de EEUU, Brecht hizo en Suiza un alto en su éxodo entre 1947 y 1948. Y allí se encontraron hace unos años manuscritos, cartas y material olvidado que pertenecían al autor. Mientras hasta entonces se creía que su legado estaba completo, las notas y documentos encontrados en Suiza arrojaron nueva luz sobre la personalidad de Brecht,

Todos estos documentos fueron legados a su amigo Victor N. Cohen antes de su partida hacia Berlín. A finales de los años 90, los hijos de éste repararon en el hallazgo. El director del Archivo Brecht, Erdmut Wizisla, conoce las circunstancias de tan valioso descubrimiento. “Hubo que desalojar el almacén donde las cosas estaban porque se terminaba un contrato de alquiler. Y allí también había cosas del legado de Víctor. Lo abrieron y… ¡Vaya! ¡Es todo de Brecht! Abrieron la siguiente caja y de nuevo: ¡Todo Brecht!”

El gran archivo de Brecht

En el contexto del 50 aniversario de su muerte, la Academia de las Artes de Berlín y su Archivo de Brecht publicaron que habían logrado comprar la colección. Las negociaciones duraron 8 años y hasta se necesitó cofinanciación de otros entes. Esas 2.500 hojas suponen la quinta parte de su legado literario y componen ahora la “Colección Bertolt Brecht de Víctor N. Cohen”.

Al parecer, Helene Weigel, responsable del legado tras la muerte de su marido, perdió de vista al suizo. Los documentos se remiten a la estancia de Brecht en Zurich, pero también al exilio en EEUU. Incluye por ejemplo dos versiones hasta ahora desconocidas de “El circulo de tiza caucásico”. También varios cuentos, un proyecto de novela y apuntes sobre prácticas teatrales, así como “Mi carácter más inolvidable”, un texto en prosa en el que Brecht caricaturiza a Hitler al igual que hizo en “La resistible ascensión de Arturo Ui”

Según la colección confirma, el autor era un activista del Consejo por una Alemania Democrática durante su exilio en EEUU. Esta asociación de emigrantes alemanes se fundó como reacción al Comité Nacional por una Alemania Libre fundado en la Unión soviética. El autor recopiló cartas y comentarios en los que quería conseguir el apoyo de personajes famosos como Alfred Döblin.

También muestra el trabajo de Brecht en Suiza para preparar sus obras en la Alemania de posguerra. Mantenía correspondencia con sus familiares en Alemania, con directores, actores y otras personalidades de la cultura. Quiso tratar de nuevo todas sus obras con la nueva situación originada tras la guerra. Tan solo el Arturo Ui parecía adaptado a los escenarios alemanes por su farsa del régimen nazi.

Con esta Colección Víctor N. Cohen, las investigaciones sobre el autor cobrarán impulso con material de dimensiones hasta ahora desconocidas. Ya han sido anunciadas nuevas publicaciones de libros. La editorial Suhrkamp sacará un suplemento de 150 páginas a la crónica de Werner Hecht que documentaba la vida de Brecht. Para el cronista, la investigación es una gran tarea tras la caída del muro: “Es algo especial que aporta cosas sobre la lucha interpretativa entre el este y oeste, que nos dibuja una imagen suya desde ambas partes. Y eso es lo bueno de estos descubrimientos. Ya es hora de que nos hagamos un retrato objetivo de Brecht.”

Imagen Carta de Brecht a Helene Weigel.

http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,2137482,00.html

 

50 años de Bertolt Brecht
Brecht: crítico y vanguardista hasta la actualidad.

Tachado de comunista, o revolucionario, y condenado al eterno exilio, la obra del dramaturgo y poeta continúa de plena actualidad en todo el mundo

El 14 de agosto de 1956 falleció de un infarto al corazón el escritor Bertolt Brecht. "Cambia el mundo, lo necesita", exigía el poeta y dramaturgo. Hoy, 50 años después de su muerte, la obra de Brecht no ha perdido vigencia. Según las estadísticas, Brecht es después de Shakespeare y los Hermanos Grimm el autor cuya obra ha sido más veces representada en el teatro alemán.

Lectura obligada para muchos, el autor no sólo fue un poeta excelente sino también un autor teatral de alto contenido político, como demuestran la antibelicista, "Madre coraje y sus hijos", la anticapitalista "Opera de los tres peniques", o antihitleriana "La resistible ascensión de Arturo Ui".

El genio rebelde de la literatura alemana.
Forja de un rebelde

Nacido el día 10 de febrero de 1898 en Augsburgo, la de Brecht es una de esas vidas de las que se podrían escribir muchas biografías: varios matrimonios, muchas amantes, y también un sinfín de exilios.

A los 19 años publicó su primer libro de poemas "Devocionario Poético" y en 1928 estrenó la "Ópera de los tres peniques" que le catapultó a la fama mundial. Posteriormente, su carrera se vio truncada durante el régimen nazi, donde algunas de sus obras que terminaron alimentando el fuego de la quema de libros.

A partir de ahí, su vida fue un largo peregrinar de exilio en exilio como tantos otros intelectuales pasando por Viena, Zurich o Dinamarca. A su paso por EEUU, terminó obligado a declarar en el Comité de Actividades Antiestadounidenses, y tuvo que escapar de nuevo a Suiza condenado al ostracismo.

La revolución del teatro

De vuelta en su Alemania natal, esta vez dividida después de la guerra, fundó junto a su compañera Helene Weigel el Berliner Ensemble. Pero pese al reconocimiento, Brecht nunca fue un personaje cómodo para la autoridad. Ni siquiera para el régimen de la Alemania comunista que en principio lo adoptó como el intelectual que encarnaba los ideales revolucionarios. En su última época sufrió problemas con la burocracia comunista que incluso le prohibió representar algunas de sus obras.

Siempre poeta del proletariado, la preocupación por la justicia fue tema central en toda su obra. Pero sobre todo notoria fue su concepción del teatro conocida como "teatro épico".

Contra la forma tradicional, Brecht prefería una forma narrativa libre con mecanismos que evitaban que el espectador se identificara con la escena. Brecht trataba esta "distanciación" como un elemento esencial para el proceso de aprendizaje del público evitando una respuesta emocional y obligándolo a pensar.

Tras su muerte, su concepción teatral y sus obras dieron la vuelta al mundo y fueron representadas en las más diversas culturas teatrales. Incluso "La opera de los tres peniques" fue adaptada por el premio Nobel de literatura nigeriano Wole Soyinka para retratar la sociedad rica en petróleo y el gobierno militar de su país en ese momento. Y todavía 50 años después, el poeta sigue con su función… Cambiar el mundo.

http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,2136400,00.html

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938