..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.140, Viernes, 8 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

Una deuda de Cincuenta Años
Biblioteca Nacional: terminó el censo y registra 763 mil libros

Por María Luján Picabea

El director, Horacio González, dice que falta bibliografía contemporánea. Entre los hallazgos se destaca un libro de Thomas Mann dedicado al editor Losada.

Ni un millón ni ochocientos mil, el Inventario 2005 de la Biblioteca Nacional [en la foto] cerró la cifra de libros que componen su patrimonio en 763.000. El proyecto, que fue su deuda pendiente durante los últimos cincuenta años, comenzó en febrero de 2005, se realizó con el trabajo de cien pasantes de las facultades de Ciencias Sociales, Económicas y de Filosofía y Letras, y costó unos 800.000 pesos. Sus resultados dejan al descubierto una fuerte carencia de bibliografía contemporánea.

"Esta cantidad de libros no es mucha para la Biblioteca Nacional, se trata de una cifra exigua pero tiene su dimensión cualitativa perfectamente a la luz. Cada libro tiene valores específicos que muchas veces son la esencia misma del debate político y cultural argentino", señaló González enfatizando en los hallazgos del inventario, entre ellos varios libros del siglo XVII, algunos ejemplares con anotaciones de puño y letra de Borges, y también una dedicatoria de Thomas Mann a Gonzalo Losada en un ejemplar de Carlota en Weimar, que se sumarán al tesoro.

Para el director, la finalización del inventario de libros permite a la Biblioteca un profundo conocimiento de sí misma, conocimiento que se completará, según estima, en dos años cuando se finalicen los inventarios de partituras y hemerotecas todavía pendientes. "Hemos adelantado un paso fundamental en la unificación de una base de datos que nos permitirá, a partir de una sola entrada como puede ser la palabra Borges, acceder tanto a El Aleph, las partituras y los artículos de la revista Sur", ejemplificó González.

Hasta ahí todo bien, gran panorama. Pero ahora hablemos de lo que falta. González desmintió que en algún momento hubiera habido en la Biblioteca, como se dijo, un millón de libros: "Esas cifras se referían a piezas, no a libros, nuestro inventario cuenta sólo libros. Borges, de hecho, hablaba de 800.000 ".

—Quizá en aquel tiempo había 800.000 libros...

—No, no. No creo que nunca haya habido esa cantidad y lo que falta, lo que no está evidentemente no puede ser una cantidad tan grande. Lo que me parece es que el número siempre fue más bajo de lo que se esperaba. La Biblioteca del Califato de Córdoba en el año 1000 tenía la misma cantidad de libros que hay ahora en la Biblioteca Nacional. Eso quiere decir que el acopio de libros de la Biblioteca es algo que habrá que revisar porque siempre provino de escasas donaciones, del mal funcionamiento de la ley de depósito legal y de la imposibilidad de hacer compras justificadas en lo que realmente faltaba, porque se desconocía. Todo eso puede ser mejorado con el conocimiento que arroja el inventario.

—¿Hay libros que se esperaba encontrar y no aparecieron?

—Bueno, la Biblioteca sufrió las vicisitudes de su traslado pero eso no puede ser pensado como la fuente de su tragedia. Siempre hubo en la Biblioteca gente que amaba y cuidaba la colección. No se puede decir que sea una madeja de injurias y de incumplimientos porque no es así. Las deficiencias conocidas, y lamentablemente magnificadas, fueron el robo de Fervor de Buenos Aires, de Borges, que está en la Justicia y el robo de unos mapas muy valiosos de siglo XVI. Pero no fueron episodios corrientes. Hay una profunda conciencia social sobre el valor de la Biblioteca Nacional.

Aun así González afirmó que el inventario mostró que los grandes ausentes en el patrimonio de la Biblioteca son libros publicados en los últimos cuarenta años, "sobre todo lo que se ha editado en España sobre ciencias, artes y política". Para resolverlo, el subdirector de la Biblioteca, Horacio Tarcus se puso en contacto con las editoriales, las cuales estarían dispuestas a colaborar. Como sea, para González la clave está en el respeto de la ley de depósito legal (que estipula que de cada título que se edita se deben entregar tres copias, una de las cuales debe ir a la Biblioteca Nacional) e incluso su reforma. "Ese es un debate que la Biblioteca llevará pronto al Parlamento", concluyó.


Imagen TESORO. Del inventario de la biblioteca llegó este ejemplar autografiado de Thomas Mann al editor Losada.

http://www.clarin.com/diario/2006/08/31/sociedad/s-03801.htm

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938