..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.140, Viernes, 8 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

Palabras de agradecimiento de la Dra Marta Terry, Cuba por el Otorgamiento de la Condición de miembro Honorario de IFLA el día 24 de agosto de 2006
72 Conferencia y Congreso Internacional de Bibliotecarios de IFLA, Seúl 2006

En 1954 cuando estudiaba organización y administración de bibliotecas en la Escuela de Bibliotecología de la Universidad de la Habana, por primera vez escuché el significado de la sigla IFLA, que en aquellos momentos se conocía en español como FIAB, y la labor que esa organización realizaba en favor del desarrollo de la bibliotecología en el mundo.

A partir de 1959, con el triunfo de la Revolución se comenzó a sembrar el país con nuevas ideas, nuevos modos de vida, nuevas escuelas, la campaña de alfabetización, la fundación de nuevas universidades, la cultura al alcance de todos…

Muy pronto comenzamos a sentir los efectos del cerco que se tendía al país, se cortaron las vías de información, por lo que nos vimos privados, entre muchas otras:

• del conocimiento sobre las tendencias del desarrollo de la Ciencia Bibliotecaria,
• las Reglas de Catalogación de la ALA,
• las versiones del Sistema Dewey,
• las nuevas formas de la citación bibliográfica,
• los métodos para hacer más atractivas y acogedoras las bibliotecas para niños y jóvenes,
• las vías y requisitos para el desarrollo de los servicios bibliotecarios para ciegos y débiles visuales,
• las nuevas concepciones y la dicotomía aparente entre bibliotecología y ciencia de la información.

Por otra parte ¿qué se sabia en el mundo bibliotecario de los bibliotecarios cubanos, de los retos que enfrentábamos, de los hallazgos que realizábamos? ¿qué se sabia de las circunstancias tan estresantes en las que realizábamos nuestros trabajos, tales como: invasión de la Bahía de Cochinos, Bombardeos a centros importantes del país, asesinatos a jóvenes alfabetizadotes, quema a nuestros cultivos, etc..? ¿Qué se sabía de que, mientras esas cosas ocurrían, los bibliotecarios cubanos continuábamos adelante con nuestros programas de desarrollo de la bibliotecología cubana: mini-bibliotecas, promoción de la lectura tanto en comunidades intrincadas en las montañas, en las prisiones y con los niños enfermos de larga estadía en los hospitales, entre tantos otros?

En 1981, Olinta Ariosa y yo durante la Conferencia de IFLA en Leipzig, llenamos la planilla de inscripción que Margaret Wimsjtrom nos dio para formalizar la participación de la Asociación Cubana de Bibliotecarios en IFLA. Allí se abrió una nueva época para los bibliotecarios cubanos. Bajo el manto de IFLA y gracias a IFLA se han sucedido amistad, intercambio, consejo, enfrentamientos, discusión de posiciones científico-técnicas, ideológicas, políticas… Bajo el manto de IFLA y gracias a IFLA, bibliotecarios cubanos y de todo el mundo nos hemos encontrado y conocido y hemos mostrado, creo yo, que la convivencia basada en el respeto mutuo de nuestros derechos y creencias es posible. Y que todos los bibliotecarios de buena voluntad del mundo somos parte del ideal de todos los cubanos de que un mundo mejor es posible.

Jueves, 24 de agosto de 2006


© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Tel*fonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938