..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.140, Viernes, 8 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

De cómo se evidencia por dónde le entra el agua al coco

Por supuesto, para los cubanos no hay nada asombroso en esta noticia recién publicada en el Miami Herald. Conocemos perfectamente, las “motivaciones morales”, el “acendrado amor patrio”, que induce a lo más recalcitrante de los grupúsculos de origen cubano en Miami, a “luchar por la independencia de Cuba”… Tal vez muchos empiecen a darse cuenta, con noticias como estas, por dónde verdaderamente le entra el “agua” al “coco” de la mafia miamense:

Conflicto de intereses en pagos a periodistas locales
OSCAR CORRAL
The Miami Herald

Al menos 10 influyentes periodistas del sur de la Florida, entre ellos tres de El Nuevo Herald, recibieron con regularidad pagos del gobierno federal por comparecer en programas de radio y televisión en Radio y TV Martí, dos medios cuyo fin es socavar el gobierno comunista de Fidel Castro. Los pagos totalizaron miles de dólares durante varios años.

Los dos que más pagos recibieron fueron reporteros veteranos y una colaboradora de El Nuevo Herald, publicado por la matriz corporativa de The Miami Herald.

Pablo Alfonso, quien reporta sobre Cuba y escribe una columna de opinión, recibió casi $175,000 desde el 2001 por conducir programas en Radio y TV Martí.

La reportera independiente de El Nuevo Olga Connor recibió unos $71,000, y el reportero Wilfredo Cancio Isla, quien cubre temas relacionados con la comunidad exiliada y políticos, recibió casi $15,000 en los últimos cinco años.

Alfonso y Cancio fueron despedidos inmediatamente después de que The Miami Herald cuestionó a los editores del diario en español sobre esos pagos.

La relación de Connor con el rotativo como reportera fue terminada también.

Alfonso y Cancio no quisieron hacer comentarios.

No se pudo contactar a Connor para escuchar los suyos.

Jesús Díaz Jr., presidente y editor de The Miami Herald Media Co., que también supervisa las operaciones de El Nuevo Herald, se manifestó decepcionado y declaró que esos pagos recibidos violaron ''la sagrada confianza'' entre los periodistas y el público.

''Ni siquiera la apariencia de que la objetividad o integridad de alguien pueda haberse visto comprometida se puede tolerar en nuestro trabajo'', comentó Díaz. ``Personalmente, no creo que podamos garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad que hayan cubierto, pero especialmente si se trata de una agencia de gobierno''.

Otros reporteros que recibieron pagos de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba, que opera Radio y TV Martí son: Helen Aguirre Ferré, editora de la página de opiniones del Diario Las Américas; el columnista y reportero Ariel Remos; Miguel Cossío, director de noticias del Canal 41; y el columnista sindicado Carlos Alberto Montaner, cuyas opiniones se publican en El Nuevo Herald y en The Miami Herald.

Radio y TV Martí son programas del gobierno de EEUU y creados para promover la democracia y libertad en Cuba.

Su programación no puede transmitirse dentro de EEUU debido a leyes contra la propagandísticas.

Este año, Radio y TV Martí han recibido $37 millones.

Los pagos fueron descubiertos en documentos obtenidos recientemente por The Miami Herald tras una solicitud, el 15 de agosto, amparada en la Ley de Libertad de Información.

Pedro Roig, director de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba desde el 2003, declaró que ha tratado de mejorar la calidad de las noticias, entre otras cosas, contratando a más periodistas exiliados cubanos.

Según Roig, es la responsabilidad de cada uno adherirse a su propia ética y sus normas.

''Los consideramos buenos periodistas, y los que se formaron dentro de ese sistema y salieron de Cuba, se adaptaron y les fue bien'', señaló Roig. ``En realidad, me siento muy satisfecho''.

Expertos en ética periodística consideraron que los pagos mencionados son un conflicto fundamental de intereses.

Esas violaciones horadan la credibilidad de los reporteros para cubrir objetivamente cuestiones claves que afectan la política de EEUU hacia Cuba, consideraron.

Iván Román, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, declaró que los pagos de TV y Radio Martí plantean un claro conflicto de intereses para los periodistas.

''Definitivamente, esa línea no la deben cruzar los periodistas'', subrayó Román, ex periodista de El Nuevo Herald. ``Es obvio que el medio tiene una agenda específica. Si ellos cubren asuntos cubanos, se puede percibir un conflicto''.

Humberto Castelló, director ejecutivo de El Nuevo Herald, declaró que no estaba al tanto de que el gobierno federal les estuviera pagando a los tres periodistas.

''Lamento mucho que ellos no me hayan informado'', aseguró Castelló. ``Discutimos la situación con ellos y fueron cesanteados de inmediato''.

Los periodistas mencionados se cuentan entre los más populares del sur de la Florida, y muchos reportaban para sus organizaciones respectivas sobre asuntos relacionados con Radio y TV Martí.

Juan Manuel Cao, un reportero del Canal 41 que recibió $11,400 de TV Martí este año, fue noticia en julio cuando confrontó a Fidel Castro en Argentina, presionando al gobernante cubano para que explicara por qué su gobierno no le ha permitido a la conocida médico y disidente Hilda Molina que salga de la isla para visitar a su hijo en Argentina.

Durante la discusión, Castro le preguntó abiertamente a Cao si alguien le estaba pagando para que hiciera esa pregunta.

El gobierno cubano ha repetido por mucho tiempo que algunos periodistas de medios en español del sur de la Florida reciben pagos del gobierno federal de EEUU.

''No hay nada sospechoso en esto'', aseguró Cao. ``Yo lo haría de gratis. Pero las regulaciones no lo permiten. Cobro simbólicamente, por debajo de los precios de mercado''.

Ferré, editora de la página de opiniones del Diario Las Américas, recibió $4,325 entre el 2001 y el 2005. Subrayó que esos pagos no comprometieron su integridad periodística. Le pagaron por comparecer en programas de TV Martí, y amplió que nunca limitaron su punto de vista.

''A los invitados se les paga por el tiempo que emplean para salir en el programa'', explicó.

Expertos en ética indicaron que es común la compensación a periodistas por parte de otros organismos de información, pero no por el gobierno, basado en los principios de la Primera Enmienda, que respaldan una prensa independiente.

''Este es un caso obvio, para libros de texto'', declaró Jon Roosenraad, profesor de Periodismo de la Universidad de la Florida.

'Es exactamente como si un reportero de negocios trabajara también a tiempo parcial como agente [de relaciones públicas] para una compañía local en sus horas extra, y que regresara a su periódico al día siguiente y escribiera sobre `su' compañía'', agregó.

Los pagos totales desde el 2001 abarcan desde $1,550 a Ninoska Pérez-Castellón, locutora de Radio Mambí, hasta $174,753 a Alfonso, de El Nuevo Herald.

Esos pagos, que fluctúan entre $75 y $100 por comparecencia, fueron para actuar como presentadores o simplemente invitados en programas producidos por el gobierno.

En la revisión por parte de The Miami Herald de docenas de artículos de periodistas de El Nuevo Herald, incluyendo varios sobre TV o Radio Martí, no se encontraron casos en los que reporteros o columnistas hubieran revelado que recibieron pagos.

Dos expertos en ética comparan esto con el caso de Armstrong Williams en el 2005, cuando se reveló que el gobierno de Bush le había pagado al prominente analista por promover su ley de reformas de educación en su programa de televisión transmitido de costa a costa.

Los redactores Jasmine Kripalani, Luisa Yanez, Casey Woods y Alfonso Chardy contribuyeron a este reportaje.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/15465964.htm

*
Versión en inglés

10 Miami journalists take U.S. pay
At least 10 local journalists accepted U.S. government pay for programs on Radio Martí or TV Martí. El Nuevo Herald fired two of them Thursday for conflict of interest.

BY OSCAR CORRAL
ocorral@MiamiHerald.com
AT LEAST 10: The list of local journalists includes El Nuevo Herald's columnist Pablo Alfonso, freelancer Olga Connor, and staff reporter Wilfredo Cancio.
AT LEAST 10: The list of local journalists includes El Nuevo Herald's columnist Pablo Alfonso, freelancer Olga Connor, and staff reporter Wilfredo Cancio.

* The journalists' response
* El Nuevo Herald | Pablo Alfonso's column
* Blog | Oscar Corral's Miami's Cuban Connection

At least 10 South Florida journalists, including three from El Nuevo Herald, received regular payments from the U.S. government for programs on Radio Martí and TV Martí, two broadcasters aimed at undermining the communist government of Fidel Castro. The payments totaled thousands of dollars over several years.

Those who were paid the most were veteran reporters and a freelance contributor for El Nuevo Herald, the Spanish-language newspaper published by the corporate parent of The Miami Herald. Pablo Alfonso, who reports on Cuba and writes an opinion column, was paid almost $175,000 since 2001 to host shows on Radio Martí and TV Martí. El Nuevo Herald freelance reporter Olga Connor, who writes about Cuban culture, received about $71,000, and staff reporter Wilfredo Cancio Isla, who covers the Cuban exile community and politics, was paid almost $15,000 in the last five years.

Alfonso and Cancio were dismissed after The Miami Herald questioned editors at El Nuevo Herald about the payments. Connor's freelance relationship with the newspaper also was severed.

Alfonso and Cancio declined to comment. Connor was unavailable for comment.

Jesús Díaz Jr., president of the Miami Herald Media Co. and publisher of both newspapers, expressed disappointment, saying the payments violated a ''sacred trust'' between journalists and the public.

''Even the appearance that your objectivity or integrity might have been impaired is something we can't condone, not in our business,'' Díaz said. ``I personally don't believe that integrity and objectivity can be assured if any of our reporters receive monetary compensation from any entity that he or she may cover or have covered, but particularly if it's a government agency.''

Other journalists receiving payments from the U.S. Office of Cuba Broadcasting, which runs Radio and TV Martí, included: Diario Las Americas opinion page editor Helen Aguirre Ferre and reporter/columnist Ariel Remos; Channel 41 news director Miguel Cossio; and syndicated columnist Carlos Alberto Montaner, whose opinions appear in the pages of El Nuevo Herald and The Miami Herald.

GOVERNMENT PROJECT

Radio and TV Martí are U.S. government programs created to promote democracy and freedom in Cuba. Their programming cannot be broadcast within the United States because of anti-propaganda laws. Radio and TV Martí have received $37 million this year.

The payments to journalists were discovered in documents recently obtained by The Miami Herald as a result of a federal Freedom of Information Request filed on Aug. 15.

OWN RESPONSIBILITY

Pedro Roig, the director of the Office of Cuba Broadcasting since 2003, said he has sought to improve the quality of news by, among other things, hiring more Cuban exile journalists as contractors. He said it's each journalist's responsibility to adhere to their own ethics and rules.

''We consider them to be good journalists, and people who were formed inside that system who got out [of Cuba] and adapted and made good,'' Roig said. ``In reality, I feel very satisfied.''

Journalism ethics experts called the payments a fundamental conflict of interest. Such violations undermine the credibility of reporters to objectively cover key issues affecting U.S. policy toward Cuba, they said.

Iván Román, executive director of the National Association of Hispanic Journalists, said the payments from TV and Radio Martí posed a clear conflict of interest.

''It's definitely a line that journalists shouldn't be crossing,'' said Román, a former El Nuevo Herald journalist. ``It's clear the medium has a particular agenda. If they cover Cuban issues, it could be seen as a conflict.''

El Nuevo Herald Executive Editor Humberto Castelló said he hadn't been aware that the three writers were being paid by the federal government.

''I lament very much that I had not been informed before by them,'' Castelló said. ``We discussed the situation with them and they were both dismissed immediately.''

POPULAR FIGURES

The journalists involved are among the most popular in South Florida, and many were reporting on issues involving Radio or TV Martí for their news organizations.

Channel 41 reporter Juan Manuel Cao, who received $11,400 this year from TV Martí, made news in July when he confronted Castro during an appearance in Argentina by pressing the Cuban leader to explain why his government had not allowed a well-known doctor and dissident, Hilda Molina, to leave the island to visit her son in Argentina.

During the exchange, Castro openly questioned Cao if anyone was paying him to ask that question. The Cuban government has long contended that some South Florida Spanish-language journalists were on the federal payroll.

''There is nothing suspect in this,'' Cao said. ``I would do it for free. But the regulations don't allow it. I charge symbolically, below market prices.''

DEFENDS ROLE

Ferre, the opinion page editor for Diario las Americas, was paid $4,325 from 2001 to 2005. She said the payments did not compromise her journalistic integrity. She was paid to be a guest on TV Martí shows and said her point of view was never suppressed.

''Guests are being paid for their time that they have to take in order to be able to accommodate the program,'' she said.

Ethicists say that it's common for journalists to be compensated by other media outlets but not by the government, built on principles that espouse an independent press.

''This is such an obvious textbook case,'' said University of Florida journalism professor Jon Roosenraad. 'This is exactly like a business reporter during the day going out and moonlighting as a PR [public relations] person for a local company at night and then going back to the paper the next day and writing about `his' company.''

Total payouts since 2001 range from $1,550 to Radio Mambi commentator Ninoska Perez-Castellón to $174,753 for El Nuevo Herald's Alfonso, the government payment records show. The payments -- which range from $75 to $100 per appearance -- are to host or appear on the government-produced shows.

The Miami Herald's review of dozens of articles by the El Nuevo Herald journalists -- including several about TV Martí or Radio Martí -- found no instance in which the reporters or columnists disclosed that they had received payment.

Two ethics experts compared it to the case of Armstrong Williams in 2005, when it was revealed that the Bush administration had paid the prominent pundit to promote its education policy, No Child Left Behind, on his nationally syndicated television show.

Herald staff writers Jasmine Kripalani, Luisa Yanez, Casey Woods and Alfonso Chardy contributed to this report.

http://www.miami.com/mld/miamiherald/15466239.htm


'The Miami Herald' despide periodistas por colaborar con TV Martí

Dos periodistas del periódico 'El Nuevo Herald' fueron despedidos con el argumento de que recibieron pagos del Gobierno de EEUU por sus colaboraciones con Radio y TV Martí, lo que supone un conflicto de intereses, informó hoy 'The Miami Herald'.

Los veteranos periodistas Pablo Alfonso y Wilfredo Cancio, quienes escribían en 'El Nuevo Herald' sobre temas relacionados con Cuba y el exilio en Miami, recibieron supuestamente pagos del Gobierno estadounidense por su participación en programas de Radio y TV Martí, según la fuente periodística.

El proyecto de Radio y TV Martí se creó mediante la Ley de Transmisiones Radiales para Cuba de 1983, durante la presidencia de Ronald Reagan, y Radio Martí comenzó a transmitir en mayo de 1985 desde Washington.

TV Martí empezó a principios de agosto las transmisiones televisivas diarias hacia Cuba desde un avión C-130, y, a manera de prueba, emitió un mensaje de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, al pueblo cubano para garantizarle que podía contar con el apoyo incondicional de Washington en su lucha por la democracia.

Asimismo, el grupo editorial 'The Miami Herald Publising Company' rompió su relación profesional con la periodista independiente Olga Connor, quien supuestamente habría aceptado también pagos del Gobierno de EEUU por sus colaboraciones con Radio y TV Martí.

Al aceptar estos pagos, transgredieron la 'sagrada confianza' que se establece 'entre los periodistas y los lectores', afirmó Jesús Díaz Jr., presidente y editor de 'The Miami Herald Media Corp.'.

'No creo que podamos garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros recibe compensación monetaria de cualquier entidad (...), pero especialmente si se trata de una agencia' del Gobierno de EEUU, comentó Díaz en una columna publicada hoy en 'The Miami Herald'.

Al menos diez periodistas del sur de Florida figuran en la lista de profesionales de los medios que supuestamente recibieron pagos por su asistencia a programas de Radio y TV Martí, un medio del Gobierno puesto en marcha para apoyar, en palabras del senador Mel Martínez, a los disidentes cubanos, que están realizando un papel esencial en la 'transición' hacia la democracia.

Terra Actualidad – EFE

http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/the_miami_herald_tv_marti_1076288.htm

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938