..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.141, Viernes, 15 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

José Martí, los no alineados y el equilibrio del mundo
Por Gustavo Robreño Dolz

Próximos a la celebración en nuestro país de la XIV Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, resulta oportuna la reflexión acerca de la idea martiana del equilibrio del mundo y las esencias que dieron origen a ese conjunto de países, que son fundamentalmente del Tercer Mundo y ya superan las dos terceras partes de las Naciones Unidas.

Examinado el curso de la historia reciente, cuando la desintegración de la URSS y la desaparición del campo socialista europeo parecían inclinar la balanza abrupta y definitivamente a favor del poder hegemónico imperialista, encabezado por Estados Unidos, se confirmó la urgencia y necesidad de fortalecer a los países No Alineados, robustecer su papel en el escenario internacional y no ceder en el empeño fundacional de independencia política, justicia social, solidaridad y paz.

Los cantos de sirena del "fin de la historia", presagiando una eternidad de explotación recrudecida, neoliberalismo, transnacionalización y pérdida de identidad cultural como consecuencia de la voracidad capitalista desenfrenada, no pudieron lograr sus objetivos y fracasaron estrepitosamente.

Es posible que sus promotores hayan sobreestimado las fuerzas propias y subestimado al contrario, pero el hecho es que no fueron capaces de arrastrar al mundo al cruel desenlace de sumisión y dominio total al que aspiraban.

El mundo resistió. Con dificultades iniciales, dudas de algunos y reveses momentáneos, pero resistió. Y en la primera línea de esa resistencia estuvo Cuba y, por tanto, está Martí guiando y alentando esa resistencia con su pensamiento, que es síntesis monumental de su vida y obra.

Dijo el Apóstol: "No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo al mundo, para, como la bandera rústica del juicio final, a un escuadrón de acorazados". Con razón pueden articularse armoniosamente las concepciones filosóficas y políticas martianas sobre el mejoramiento humano, la utilidad de la virtud y el equilibrio del mundo con ese horizonte mejor y más justo que persiguen en su conjunto los Países No Alineados. Más allá de lo heterogéneo y desigual, prevalecen los rasgos comunes, acercándolos inexorablemente a Martí como el gran pensador universal y conductor de masas que se proyecta hacia el futuro y nos enseña a unir para vencer como una cultura de hacer política.

Así lo definió: "La política en el arte de inventar un recurso a cada nuevo recurso de los contrarios, de convertir los reveses en fortuna; de adecuarse al momento presente, sin que la adecuación cueste el sacrificio, o la merma del ideal que se persigue; de ajar para tomar empuje, de caer sobre el enemigo, antes de que tenga sus ejércitos en fila, y su batalla preparada". Este fue su aporte más original a la historia de las ideas políticas; en él se resumen principios que son la clave de la política martiana, presentes en la Generación del Centenario y en todo el desarrollo de la Revolución que, bajo la dirección de Fidel Castro, lo tiene como autor intelectual.

¿Por qué no decir entonces que la Cumbre de los No Alineados de La Habana debe ser la Cumbre de Martí?

En su seno gravitará la idea martiana del equilibrio, que rige no solo para la política, sino también para la naturaleza, el espíritu, el arte, la ciencia, la ocasión, las relaciones sociales... Es de la integralidad de todos los aspectos de la realidad que surge esa síntesis brillante, solo posible de alcanzar a escala social, con ética y justicia estrechamente vinculadas y con el apoyo de los pueblos.

No sin razón el imperialismo y la reacción mundial, sabedores de que los principios contenidos en la Carta de Naciones Unidas y en sus instituciones son un elemento esencial para procurar hoy día el equilibrio del mundo se valen de las maniobras más sucias y pérfidas para desconocer o violar abiertamente las bases jurídicas del derecho internacional.

Visto desde los No Alineados, el pensamiento del más universal de los cubanos sirve para orientarse sobre el fundamento de la justicia y —como trasciende ampliamente su tiempo—, se convierte también en brújula indicadora del equilibrio del mundo para el siglo XXI.

http://granma.co.cu/secciones/noal-14/noti-noal/n028.html

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938