..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.141, Viernes, 15 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

Volver a Paradiso
Por Mercedes Santos Moray*

En este año se cumplen ya cuatro décadas de la publicación de la primera novela escrita por el poeta José Lezama Lima, su monumental Paradiso, y también treinta años de la muerte de su autor, a quien además se le rinde tributo durante este 2006 como lo que es, una de las más universales figuras en la historia de la cultura cubana.

Recuerdo otros tiempos, menos amables, cuando leer esa novela era un verdadero desafío entre nosotros, mientras los dogmas y los prejuicios se alzaban, ante la risa y la humorada del argentino Julio Cortázar quien escribiera una introducción memorable para la edición príncipe, al tiempo que cultivaba la amistad de Lezama, en su casa habanera de Trocadero y llegaba, siempre salvador, con los nebulizadores para el asma, mal recurrente que padecía aquel habanero universal.

Afortunadamente son otros días, y tanto el autor como la obra han vencido a los fantasmas, y la inmortalidad les pertenece, a José Lezama Lima y a su Paradiso. Recordemos que en una encuesta realizada en Europa, al concluir el pasado siglo, sólo dos libros escritos por autores cubanos ingresarían en la nómina de las mejores 100 obras literarias de la centuria, según el criterio de escritores, periodistas, críticos e investigadores literarios.

El primero de los escritores de la Isla que ingresarían a esa suerte de élite, lo sería José Lezama Lima con su Paradiso y el segundo lo fue Alejo Carpentier, con El siglo de las luces. Parece que los consejos de don Quijote a Sancho son verdades indiscutibles, y que el tiempo, el implacable siempre coloca el agua en su lugar, y limpia desde la montaña el cauce de los ríos, así como las entrañas de la tierra.

Ahora volvemos a Paradiso, quizás con una lectura más mesurada, menos cuajada de polémica y de apasionamiento, de aqueos y troyanos, y desde lenguajes académicos reconocemos los méritos de una poética trascendente que, libre de mentiras, iluminó el corpus narrativo, superando los canones, y cualquier vertiente de la preceptiva, para adueñarse de las transgresiones, no sólo temáticas y sexuales, sino en la propia concepción y estructura del relato, vivo el mismo como una suerte de metavida, o de metapoesía, superador de esquemas y dogmas, de géneros.

Aparecerán nuevas ediciones, como la que ya anuncia la editorial Letras Cubanas con el título de Paradiso, 40 años, y otros textos lezamianos inundarán el mercado y las librerías, pienso sobre todo en los jóvenes que no tuvieron el privilegio de conocer al poeta, ni de escuchar la respiración entrecortada y el flujo de sus ideas y reflexiones, mientras se desbordaba locuaz desde el sillón y el humo de su noble Habano.

Me alegra que Lezama retorne y con él sus criaturas, las utopías que nos entregó, dueño de las eras imaginarias, para invitarnos al reino de la imago, como sustancia de la suprarrealidad que se manifiesta en su poética, porque esta novela va más allá de todo canon, y es en sí misma, una expresión de libertad y de juego lúdrico, imantado por la luz y cuajado de cubanísima ironía, la misma que lo llevaba a recorrer los espacios infinitos, desde su memorable y anciano sillón, mientras a unas cuadras, el mar reverdecía las oquedades de la bahía de La Habana.

• La autora es periodista, escritora y biógrafa de José Martí.

http://www.cmbfjazz.cu/cmbf/literatura/literatura_000030.html

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938