..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.141, Viernes, 15 de septiembre del 2006

Libro de visitas


La deuda de los Colonizados

 

Aniversario 45 de los NOAL: Agenda inconclusa
Por Arnaldo Musa

Expresión inequívoca de la eclosión de liberación nacional de gran número de pueblos, particularmente africanos, que dejaron de ser colonias, el Movimiento de los Países No Alineados (NOAL) surgió el primero de septiembre de 1961 en Belgrado.

El núcleo fundador, de 25 naciones, percibió entonces el empuje y el protagonismo que en lo adelante tendrían los NOAL en defensa de los intereses de los que aún no se denominaban países del Sur subdesarrollado en su lucha contra el colonialismo, el imperialismo, el racismo, el apartheid y todas las formas de opresión y dominación, así como en los esfuerzos por el establecimiento de un orden económico internacional más justo, un mundo de paz, igualdad, cooperación y bienestar para todos los pueblos del orbe, sin excepción.

El presidente Osvaldo Dorticós representó a Cuba en Belgrado, en la Cumbre inaugural.

Los fundadores estaban en lo cierto. A partir de aquel impulso, los NOAL se fueron nutriendo con más y más miembros, y hoy, 45 años después, con 116 integrantes, constituye un factor de influencia e importancia en el acontecer de la política internacional.

Y es que aquellos principios que sirvieron de basamento a la creación del Movimiento no solo se correspondían, sino que se corresponden hoy con las aspiraciones más justas y legítimas de tres cuartos de la población del planeta que habitan en el mundo subdesarrollado.

En estos 45 años, cada Cumbre (Belgrado, El Cairo, Lusaka, Argel, Colombo, La Habana, Nueva Delhi, Harare, de nuevo Belgrado, Jakarta, Cartagena de Indias, Durban y Kuala Lumpur), cada reunión ministerial o cada una de las decenas de conferencias específicas sobre los disímiles problemas abordados por los NOAL, han intentado contribuir de manera efectiva a la defensa de los intereses de las naciones pobres frente a la voracidad de las potencias industriales del Norte.

Actualmente, es muy vasto aún el espectro de problemas cruciales para el Tercer Mundo por el que debe batallar el Movimiento. Dicho en otras palabras, los NOAL tienen una agenda sin terminar, con muchos puntos o acápites claves no solucionados.

Baste recordar que la autodeterminación de los pueblos, un principio central del Movimiento, no se asume por completo. Asimismo ocurre con la eliminación del racismo, el sionismo, las bases militares que atentan contra la soberanía en diversas naciones y las relaciones económicas injustas entre el Norte y el Sur.

Hay necesidad de democratizar la ONU y el logro de una paz no solo entre los países ricos, sino también para los pobres, que excluya la injerencia y la no agresión o amenaza de esta, y que se destine al Sur buena parte de los recursos ahorrados en cualquier proceso de desarme.

Estos y otros muchos son asuntos sin resolver que los NOAL tienen por delante y que se tornan cada vez más dramáticos.

Este aniversario 45 encuentra un mundo que el imperialismo norteamericano pretende sea unipolar, con guerras desatadas en Afganistán e Iraq o amparadas, como en el Líbano y Palestina, por citar los más nombrados, mientras se mantienen otras menos divulgadas, como aquellas en África para esquilmar sus riquezas; o las continuas amenazas contra naciones que ejercen su soberanía; todo un ciclo deleznable bajo la bandera antiterrorista del principal Estado terrorista.

En la esfera económica, por ejemplo, se agudiza la crisis de la deuda externa, empeora el intercambio desigual, se incrementa el proteccionismo y se mantienen los obstáculos al financiamiento para el desarrollo de las naciones más pobres.

Corresponde a la XIV Cumbre del Movimiento, dentro de algunos días aquí, en Cuba, insertarse en la actual coyuntura internacional para actuar consecuentemente con los principios de los NOAL, y desempeñar un papel que gravite de forma concreta en una escena mundial que se torna más desfavorable al Tercer Mundo, a pocos años de iniciado un nuevo siglo.

http://granma.co.cu/2006/09/01/interna/artic05.html


Reunión en La Habana. La deuda de los Colonizados
Por Lisandro Otero

En los próximos días se efectuará en La Habana una nueva reunión de los Países No Alineados. Una vez más se planteará la deuda histórica de aquellos que cortaron sus cadenas políticas pero aún no han conquistado la justa distribución de la riqueza nacional. Quedan muchas rebeldías que animar, restan muchos compromisos pendientes. Si el ex colonizado cede, si se degrada, ya no será un hombre porque la vergüenza y el miedo lo deshonrarán y abandonará su condición humana. Así se expresaba Jean Paul Sartre en el prólogo a la obra canónica “Los condenados de la tierra”, del siquiatra martiniqueño Frantz Fanon.

Si la neocolonización avanza es porque falta capacidad de resistencia. Sartre afirma que los europeos arrancaron el oro y el petróleo a los países conquistados con el cual construyeron sus palacios y sus catedrales, por tanto todos los europeos son cómplices de la explotación colonial. Y Sartre concluye que solo la violencia puede cicatrizar las heridas que ella misma causó y por eso hay que canalizar que el odio siga siendo el mayor tesoro de los colonizados.

Esto es complementado por Fanon cuando afirma que el colonialismo vacía el cerebro del colonizado de toda forma y contenido, desvaloriza su historia y sus tradiciones y siembra la noción que la ausencia del colono será la causa de un retorno a la barbarie, de la animalización y el encanallamiento del colonizado. Solo ellos se ven como los portadores de la antorcha civilizadora.

En la década del sesenta el libro de Fanon constituyó la Biblia de muchos revolucionarios. Discípulo de Aimé Cesaire y de Merleau Ponty, fue el primero en ver el papel de la violencia y de la cultura en las luchas de liberación nacional. Pero mucho antes de Fanon hubo ideólogos como Padmore, N´Krumah, Kenyatta, Du Bois, que facilitaron el camino a seguir.

En 1928, durante el VI congreso del Comintern, Stalin impuso la tesis de que la voluntad de liberación de los revolucionarios africanos era una actitud contrarrevolucionaria. La construcción del estado soviético debía disfrutar de una prioridad absoluta, esa era la tesis. Siendo el colonialismo una prolongación del estado capitalista, la lucha del proletariado en Europa occidental haría desaparecer, a largo plazo, el colonialismo en África. La Tercera Internacional rehusó favorecer la lucha armada en territorio africano y utilizó a los revolucionarios negros en organizaciones filiales del Comintern. Uno de ellos, George Padmore, militante comunista de las Antillas inglesas, que había sido miembro del Comintern, rompió con esa organización en 1934, cuando Stalin subordinó todas las luchas anticoloniales al enfrentamiento al nazismo.

El movimiento de liberación en el continente negro tenía una tradición de contradicciones con el movimiento comunista internacional ortodoxo. Las élites africanas solían decir que si enviaban a sus hijos a estudiar a Moscú regresaban conservadores pero si los encaminaban a París, volvían revolucionarios.

Padmore conoció a Kwameh N`Krumah en Manchester, en 1955, y le trasladó sus experiencias y apreciaciones teóricas. Allí se desarrolló el Congreso Panafricano presidido por Jomo Kenyatta. N`Krumah se convirtió en el teórico más desarrollado de la liberación africana y junto a Nasser y Lumumba constituyó la tríada de los dirigentes continentales que más aportaron a la ruptura con el orden colonial. La base de la ideología de N`Krumah era la fraternidad combativa. Había dicho que jamás habría libertad para ningún pueblo del continente mientras no fuesen liberados todos los pueblos africanos. Para Jean Ziegler el panafricanismo de N`Krumah era de un idealismo puro, porque calificar la personalidad africana de ahistórica, transclasista, no contingente y universal mostraba una irrealidad total.

Accra, a partir de 1957, cuando N`Krumah tomó el poder en Ghana, se convirtió en una meca de insurgentes; los campamentos de entrenamiento guerrillero proliferaban, en los vestíbulos de los hoteles los exiliados discutían de tácticas sediciosas. La historia africana, las teorías revolucionarias, eran enfocadas nuevamente a la luz de las nuevas tendencias políticas de los movimientos de liberación. Era la culminación de un proceso que ya iba teniendo su historia.

El fin de la II Guerra Mundial marcó la conclusión de los grandes imperios coloniales. La India y Pakistán se liberaron de la tutela británica, Indonesia de los holandeses, Indochina de los franceses, la revolución socialista triunfó en China, en Egipto tuvo éxito la rebelión de los oficiales nacionalistas y antimonárquicos. El movimiento panafricano se fortaleció: después de ser fundado por el Dr. Du Bois en 1921 y al comenzar su declinación el empuje de N`Krumah le devolvió su vigor.

Sukarno, presidente de Indonesia, realizó una misión exploratoria para conocer la respuesta potencial a una conferencia de los países afroasiáticos. La respuesta sobrepasó todas las expectativas. En 1955 veintinueve países de Asia y África se reunieron en Bandung. Sukarno, Nehru, Chou en Lai y Nasser se convirtieron en los cuatro grandes del afroasiatismo. Se produjo una toma de conciencia significativa que impulsó las luchas de liberación nacional. Las nuevas palabras de orden eran independencia, anticolonialismo, coexistencia, antirracismo, autodeterminación, antimperialismo.

En la Conferencia la idea motriz fue la del no alineamiento, la equidistancia entre el Este y el Oeste. Fue Nehru quien influyó para situar paralelos a los países socialistas y a los capitalistas y evitó que el “socialismo real” fuese una guía para la acción de los No Alineados.

El renovado hegemonismo de Estados Unidos, las campañas neocoloniales en el Oriente Medio, la agresividad creciente de los grandes consorcios petroleros y sus agentes en la Casa Blanca son las nuevas preocupaciones que hoy deben enfrentar los No Alineados. “La conciencia nacional -que no es el nacionalismo-, es la forma más elaborada de la cultura” dijo Fanon, a lo cual añadió: “La tarea más urgente para el intelectual colonizado es la construcción de la nación”.

Fuente: www.defensahumanidad.cult.cu/artic.php?item=860


NOAL: alineados con la historia
Por Pastor Guzmán Castro

XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), 11 al 16 de septiembre, La Habana : El Movimiento de Países No Alineados (NOAL), surgido en los años 50 del pasado siglo en respuesta al deseo de las naciones emergentes de asumir una tercera posición ante el conflicto Este-Oeste, cobra hoy una importancia capital frente a los desafíos de un mundo unipolar, amenazado además por cataclismos naturales y sociales.

Cuando entre 1989 y 1991 desapareció el socialismo europeo, esa “tercera posición” se quedó de segunda en una situación que se hizo crítica, pues el Presidente de los EE.UU., a raíz de los sucesos del 11 de septiembre de 2001, conminó a la comunidad internacional en los términos más violentos, al expresar: “Quien no esté hoy con nosotros, está con los terroristas”.

Tal amenaza proveniente de la superpotencia que devino única en el escenario mundial, en un momento en que la cúpula dirigente en Washington -de inocultable ideología neofascista- se lanzaba a la primera guerra de conquista tras el derribo de las Torres Gemelas, hizo vacilar a muchos y sacudió los cimientos del propio NOAL.

Porque es un hecho que esas presiones, las cuales Cuba, China, Corea del Norte, Vietnam, Irán y otras naciones rechazaron tajantemente con éxito, hicieron mella en algunos que, incluso, se sumaron a las coaliciones que intervinieron en Afganistán e Iraq o prestaron sus territorios para nuevas bases militares norteamericanas.

No se puede olvidar que en 1955 cuando tuvo lugar la Conferencia de Bandung, en Indonesia, y más aún en 1961, año en que se efectuó la de Belgrado, Yugoslavia, que consolida la flamante agrupación, la orientación ideológica era netamente de izquierda o centro-izquierda con propósitos bien definidos de defensa de la soberanía, la autodeterminación, el derecho al desarrollo y la cooperación entre los pueblos.

Esto salta a la vista si se analiza la lista de los líderes fundadores, entre los cuales figuraron los comunistas Chou En Lai, de China, y Josif Broz Tito, de Yugoslavia, así como los nacionalistas y progresistas Ahmed Sukarno, de Indonesia; Gamal Abdel Nasser, de Egipto; Kwame Nkrumah, de Ghana; Jawaharlal Nehru, de la India, y Ahmed Sekou Touré, de Guinea.

A ellos se sumaría en 1961 en la capital yugoslava, la Cuba revolucionaria, que le aportó al NOAL un contenido antiimperialista y un perfil latinoamericanista, guiado por el internacionalismo proletario, dentro de su concepción marxista-leninista asumida públicamente el 16 de abril del propio año ante la inminencia de la invasión mercenaria.

Cuba ha librado incontables tareas en favor de los NOAL

Desde entonces, el papel de la isla antillana, a despecho de su extensión territorial y su escasa población, ha sido extraordinario. Acosada ella misma por el omnipotente imperialismo estadounidense, que nunca renunció a destruirla, Cuba libró incontables batallas en defensa de los principios del Movimiento No Alineado en Asia, África y América Latina.

Nadie condenó con más fuerza el asesinato del líder congolés Patricio Lumumba en 1960, ni prestó mayor apoyo a los pueblos africanos en su lucha por la independencia y contra las tiranías nativas al servicio de los antiguos amos, en un esfuerzo que llegó al clímax con las batallas que fructificaron en la preservación de la independencia angolana, la liberación de Namibia y la caída del apartheid en Sudáfrica.

Es un hecho que en el NOAL coexisten países de diferente orientación ideológica e incluso algunos conocidos peones de Washington que se han prestado para condenar a Cuba en la recién desaparecida Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Es cierto también que durante un tiempo prolongado las reuniones del Movimiento no han escapado a la tónica de las grandes citas internacionales, de convertirse en un ejercicio retórico sin resultados prácticos para los pueblos.

Pero, por fortuna, la XIV Cumbre de los No Alineados, a celebrarse del 11 al 16 de septiembre próximo en La Habana, apunta en la dirección correcta y en el momento preciso. Aquí estarán presentes 116 naciones en las personas de sus jefes de Estado o Gobierno -o sus cancilleres- para discutir una agenda caracterizada por propuestas concretas de utilidad máxima para los países miembros.

El Presidente Fidel Castro y el canciller Felipe Pérez Roque se han referido, en fecha reciente y en diferentes ámbitos, a la voluntad de llevar a la magna cita un grupo de iniciativas, entre las que figuran un programa de alfabetización por el método cubano "Yo sí puedo", otro para la formación emergente de médicos y un tercero para extender las experiencias de la Revolución Energética que Cuba lleva a cabo a otros países.

A estos tres proyectos de eficacia ya probada en Cuba o en otras tierras se sumaría la "Operación Milagro", que ha devuelto la vista a cientos de miles de latinoamericanos y caribeños de bajos ingresos, y otras ideas que puedan surgir con la presencia del Presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, máximo propulsor de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

La Cumbre, en la cual Cuba asumirá la presidencia del Movimiento de Países No Alineados para un período de tres años, y su celebración en La Habana, constituyen de por sí un espaldarazo a la línea seguida por Cuba, de apego indeclinable a los principios del Derecho internacional y la colaboración entre los pueblos.

Por iguales razones, la magna cita equivaldrá a una sonora cachetada en la mejilla del imperio prepotente y sus planes descabellados de conquista y dominación sobre un país que representa un valladar en el camino del gigante revuelto y brutal que lo desprecia, pero lo codicia.

Fuente: Escambray

http://www.lahaine.org/index.php?blog=3&p=16723


NO ALINEADOS: DE BELGRADO A LA HABANA
Por Jorge Gómez Barata

El sistema de seguridad colectiva creado al concluir la II Guerra Mundial no aseguró la paz, no favoreció el desarrollo de los estados surgidos del derrumbe del colonialismo ni evitó las pugnas asociadas a la Guerra Fría.

A la OTAN y el Pacto de Varsovia, se sumaron alianzas militares regionales que convirtieron a excolonias y países dependientes, en escenarios para disputas geopolíticas y enfrentamientos entre las superpotencias. La partición de Palestina, la Guerra de Corea y la invasión anglo-francesa-israelí a Egipto fueron ejemplos.

El mundo se convirtió en un campamento y se llenó de bases militares, el océano mundial fue surcado por destructores y portaaviones. Las armas nucleares podían destruir cientos de veces el planeta; los aviones de gran radio de acción no aterrizaban y los submarinos nucleares no emergían. La coheteria estratégica puso a tiro todos los rincones.

En aquel asfixiante ambiente donde la guerra era la única opción política, desde pueblos sometidos a siglos de explotación colonial, se alzaron las voces magníficas de Nehru, Nasser Sukarno y otros que llamaron a desmarcarse de tan absurda carrera.

El no alineamiento, adelantado en la Conferencia de Bandung en 1955, fue la única iniciativa internacional que durante la Guerra Fría presentó una alternativa real a las pretensiones hegemónicas de las superpotencias. Washington, Moscú y Europa Occidental quedaron perplejos ante la audacia y la lucidez de aquel proyecto, que lejos de conformarse con la retórica pacifista, proponía un curso de acción positivo.

En 1961, los jefes de Estado o gobierno de veinticinco excolonias afroasiáticas, más Yugoslavia y Cuba, se reunieron por su cuenta y con una agenda propia para crear el Movimiento de Países No Alineados. Por primera vez, en un acontecimiento político mundial, las viejas y nuevas metrópolis miraron los toros desde la barrera.

A diferencia de la Conferencia de Bandung, exclusivamente afroasiática, en Belgrado participó Yugoslavia, un país europeo que aunque afiliado a la opción socialista, tenía serias diferencias con la Unión Soviética y confrontaba a los Estados Unidos.

Al sumarse al Movimiento No Alineado y adquirir relevancia internacional, Yugoslavia se protegió del aislamiento que suponía la posición equidistante de las superpotencias, que pudo conducirla a una doble confrontación que no podía asumir sola.

Uno de los hechos decisivos de aquel feliz alumbramiento fue la presencia de Cuba. Cuando, el 18 de abril de 1955 los países afroasiáticos iniciaron su reunión en Bandung, Fidel y Raúl Castro cumplían penas de cárcel por el asalto al cuartel Moncada y todavía el 19 de julio de 1956, cuando Nehru y Nasser visitaron a Tito en Brioni, en México Fidel Castro preparaba el desembarco del yate Granma que realizarían en diciembre de aquel año.

El hecho de que Cuba había sido una neocolonia de los Estados Unidos motivó la agresividad norteamericana frente a la Isla y aceleró la radicalización del proceso. La confrontación de la revolución con el imperio estadounidense y la alianza con la Unión Soviética, aportaron madurez política, consistencia antineocolonialista y perspectiva antiimperialistas al Movimiento de países No Alineados.

La influencia de la Revolución cubana en el Movimiento No Alineado se asentó en el protagonismo internacional de la Isla que propuso un modelo de sociedad, aunque inspirado en el socialismo, autóctono, ajeno a cualquier hegemonismo y comprometido con el respaldo al movimiento de liberación nacional y la ayuda internacionalista a otros pueblos.

En aquel proceso fue decisivo el aporte del pensamiento y la práctica de Fidel Castro que en 1979, durante la VI Conferencia Cumbre efectuada en La Habana, asumió la presidencia de los NOAL y que, mientras se restablece, parece estar listo para, en la medida de lo posible, cumplir otra vez ciertos deberes de anfitrión.

Fuente: Argenpress

Recibido por correo electrónico


VISION CUBANA DEL MOVIMIENTO DE PAISES NO ALINEADOS
• INTRODUCCION: LA SITUACIÓN ACTUAL
• LA REFORMA Y REVITALIZACION DEL MOVIMIENTO DE PAISES NO ALINEADOS: REALIDAD Y PERSPECTIVAS
• PRINCIPALES PROPUESTAS DE REFORMA Y POSICIÓN DE CUBA ANTE ELLAS
• POSIBLES ESFERAS DE COOPERACIÓN INMEDIATA ENTRE LOS PAÍSES NO ALINEADOS

I. INTRODUCCION: LA SITUACIÓN ACTUAL

A más de 40 años de la creación del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), los principios y objetivos que le dieron origen mantienen hoy su vigencia y validez. Así lo han demostrado los acontecimientos ocurridos en el mundo tras el fin de la llamada "Guerra Fría". Si resultaba difícil para nuestros países convivir frente a la pugna de dos superpotencias, se han hecho evidentes las crecientes dificultades que enfrenta el Mundo ante el unilateralismo hoy prevaleciente.

La situación internacional actual es crecientemente preocupante. Los problemas que nos aquejan, en lugar de aliviarse, se expresan cada vez con mayor rigor. Si en los años en que la Guerra Fría polarizaba a una parte considerable de la humanidad en dos bloques antagónicos, resultó necesario y posible potenciar el concepto de la no alineación, hoy el unipolarismo y el unilateralismo prevaleciente en las relaciones internacionales y el proceso de globalización en curso bajo patrones neoliberales, obligan a fortalecer los esfuerzos de los países del Sur para potenciar su unidad, solidaridad y cohesión.

Nos enfrentamos a un proceso que cada vez con mayor énfasis pretende quebrantar las bases fundacionales de la Organización de las Naciones Unidas y barrer con los principios consagrados en el Derecho Internacional, fundamentalmente los relativos a la independencia política, la soberanía e igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en sus asuntos internos, la no intervención, el no uso ni amenaza de uso de la fuerza y la solución pacífica de controversias.

Se mantiene estancado el proceso de reforma del Consejo de Seguridad y seguimos bajo la tiranía del veto y la falta de transparencia de sus métodos de trabajo, lo cual limita extraordinariamente la influencia de los países no alineados en el proceso de toma de decisiones en un órgano que no está diseñado sobre bases democráticas, sino para que se impongan los intereses de un muy reducido grupo de países poderosos.

Hoy más que nunca antes, los propósitos y principios de la Organización de las Naciones Unidas corren el riesgo de ser sustituidos por peligrosas doctrinas intervencionistas, en nombre de supuestas motivaciones humanitarias o del combate al terrorismo.

El MNOAL nació y se desarrolló sobre las bases del apoyo a la autodeterminación, la no-adhesión a pactos multilaterales militares, la lucha contra la dominación y el hegemonismo en todas sus formas y manifestaciones, el desarme, la no-injerencia en los asuntos internos de los Estados, el fortalecimiento de las Naciones Unidas, la democratización de las relaciones internacionales, el desarrollo socioeconómico y la búsqueda de un sistema económico internacional más justo.

La condición fundamental que dio origen a nuestro Movimiento, la no alineación a los bloques antagónicos, no lo ha hecho perder su vigencia con el fin de la Guerra Fría. La mera desaparición de uno de los bloques no ha disipado las viejas controversias. Por el contrario, renovadas manifestaciones de intereses estratégicos de dominación se agudizan e, incluso, adquieren nuevas y más peligrosas dimensiones contra los países en desarrollo.

Los nuevos conceptos ofensivos de la doctrina militar norteamericana y de la OTAN, que preconizan el derecho al uso y la amenaza del uso de la fuerza en las relaciones internacionales, incluso el uso de armas nucleares contra países del Tercer Mundo, son acontecimientos preocupantes para los países no alineados.

Los objetivos históricos del Movimiento que no han podido ser alcanzados son numerosos. La paz, el desarrollo, la cooperación económica, la democratización de las relaciones internacionales, por sólo mencionar algunos, son importantes metas para los países no alineados que aún hoy se ven muy lejanas.

Por otra parte, el MNOAL tiene ante sí importantes retos internos. Particularidades nacionales y coyunturas regionales muy concretas han reorientado las prioridades de sus miembros en materia de seguridad nacional e internacional, lo que ha hecho difícil la concertación de posiciones, y ante los cuales resulta urgente la búsqueda de soluciones novedosas para mantener la crucial unidad del Movimiento en medio de su diversidad, considerando, sobre todo, la identidad de problemas que enfrentamos.

Para enfrentar tales retos, será necesario continuar el proceso de revitalización del Movimiento y fortalecer o crear los mecanismos que nos permitan actuar en la nueva coyuntura internacional. El Movimiento no puede sustraerse a las nuevas condiciones. Debemos comprender, por ejemplo, que la metodología que durante décadas ha regido su funcionamiento, fue diseñada en otra época y bajo otras circunstancias. En consecuencia, se impone adaptar esa metodología a los nuevos tiempos, sin renunciar a sus principios fundacionales.

El MNOAL constituye una fuerza inestimable, no existe otro grupo de concertación que incluya a un número tan elevado de países. El Movimiento agrupa a la mayoría de la población mundial y a la inmensa mayoría de los pobres y desposeídos de nuestro planeta.

El MNOAL deberá unir sus fuerzas, reafirmar su credibilidad política y enfrentar con capacidad e identidad propias las complejas tendencias de las relaciones internacionales contemporáneas, para avanzar una agenda que nos permita enfrentar con éxito al hegemonismo y al unilateralismo que se pretende imponer en la arena internacional, que nos permita reactivar nuestras estructuras y mecanismos y utilizar todas las vías para preservar los principios fundacionales del no alineamiento.

Cuba ha reiterado su voluntad de acoger la sede de la XIV Cumbre en el año 2006, poniendo así a disposición del Movimiento y de los países en desarrollo en su conjunto, su modesta experiencia y su más sincero compromiso con las causas nobles y justas de este Mundo.

Igualmente, Cuba hará todo cuanto esté a su alcance para que la XIII Cumbre se convierta en escenario de reafirmación de los intereses legítimos de los pueblos de los 114 países que representan al Movimiento, en una plataforma de concertación renovada para seguir enfrentando los nuevos y viejos desafíos, y para continuar luchando por el establecimiento de un nuevo orden internacional verdaderamente democrático, sustentado en la dignidad plena del ser humano, en la solidaridad, la equidad, la justicia, el desarrollo, la paz y la prosperidad de todos los pueblos.

Para Cuba, el MNOAL mantiene, en las condiciones apuntadas, toda su vigencia.

Tiene su antecedente originario en la Conferencia Afro-Asiática de Bandung, Indonesia, en 1955, que reunió a 29 Jefes de Estado de la primera generación postcolonial de líderes de los dos continentes para identificar y evaluar los problemas mundiales del momento, a fin de desarrollar políticas conjuntas en las relaciones internacionales, y que fue en esa Conferencia que se enunciaron los principios que deberían gobernar las relaciones entre las naciones grandes y pequeñas, conocidos como los "Diez Principios de Bandung". Dichos principios fueron adoptados posteriormente como los principales fines y objetivos de la política de no alineamiento y los criterios centrales para la membresía del Movimiento, y si los analizamos hoy, a 47 años de efectuada dicha Conferencia, podemos claramente decir no sólo que los principios de Bandung mantienen plena validez, sino que su permanente violación en la actual coyuntura internacional más que justifica la existencia de un Movimiento destinado a velar por su cumplimiento.

Vale la pena, a los efectos de este análisis, rememorar los principios acordados en 1955 en Bandung.

Respeto de los derechos humanos fundamentales y los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas;

Respeto de la soberanía e integridad territorial de todas las naciones;

Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y la igualdad de todas las naciones, grandes y pequeñas;

La abstención de intervenir o de interferir en los asuntos internos de otro país;

El respeto del derecho a defenderse de cada nación, individual o colectivamente, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas;

(a) La abstención del uso de pactos de defensa colectiva en servicio de los intereses particulares de cualesquiera de las grandes potencias, (b) La abstención de todo país de ejercer presiones sobre otros países;

Abstenerse de realizar actos o amenazas de agresión, o de utilizar la fuerza en contra de la integridad territorial o independencia política de cualquier país;

La solución pacífica de todos los conflictos internacionales, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas;

La promoción de los intereses mutuos y de la cooperación; y

El respeto de la justicia y de las obligaciones internacionales.

Ante las complejidades del mundo actual y los desafíos que tiene ante sí el Movimiento, sus integrantes deben desplegar esfuerzos que, además de la necesaria voluntad política cohesionadora y unitaria que debe guiar nuestras acciones, introduzcan reformas en los métodos de operación y en las actividades del los No Alineados y que contribuyan a dinamizarlo, a hacerlo más efectivo y eficiente, y a que éste recupere el papel que legítimamente le corresponde en las relaciones internacionales.

II. LA REFORMA Y REVITALIZACION DEL MOVIMIENTO DE PAISES NO ALINEADOS: REALIDAD Y PERSPECTIVAS

COMO VE CUBA UN EVENTUAL PROCESO DE REVITALIZACION Y REFORMA DEL MOVIMIENTO DE PAISES NO ALINEADOS

A juicio de Cuba, hay tres elementos cruciales en cualquier proceso de modificación al interior del Movimiento:

Los cambios que se propongan deberán ser vistos por los Estados Miembros como parte de un proceso de "reestructuración" y "reorientación" del Movimiento.

Deberá comenzarse por algunas propuestas esenciales, no extremadamente ambiciosas o difíciles de implementar.

Garantizar el establecimiento de mecanismos sencillos y efectivos que permitan que estimulen a su membresía, que vería entonces al Movimiento como un mecanismo eficaz de representación de sus intereses concretos inmediatos.

Teniendo en cuenta el cúmulo de ideas y propuestas que se han generado en la búsqueda de fórmulas para avanzar hacia una revitalización y una mayor efectividad del Movimiento en el ámbito internacional, para Cuba sería esencial en lo inmediato comenzar a trabajar por modificaciones en tres vertientes fundamentales:

a. Establecimiento de estructuras permanentes de apoyo al Movimiento:

Creación de una Secretaría Permanente modesta, financiada por todos los Estados Miembros, y compuesta por personal en virtud del principio de distribución geográfica equitativa y con carácter rotativo. Esta Secretaría sería responsable de la memoria histórica del Movimiento y de dar seguimiento al cumplimiento de los acuerdos en las diferentes reuniones, no sólo al nivel de Conferencia Cumbre, sino también de las Ministeriales, reuniones del Buró de Coordinación y en general garantizar la continuidad y seguimiento del trabajo que deberán realizar las diferentes estructuras y mecanismos existentes y los nuevos que se creen en el marco del Movimiento.

Esta Secretaría deberá incluir una estructura que tendría a su cargo la elaboración de los proyectos de cooperación que desarrollaría el Movimiento y que describiremos posteriormente. Igualmente, daría seguimiento a su implementación.

Comités ad hoc al nivel de Jefes de Estado o Ministeriales para el tratamiento de temas de fondo de interés permanente del Movimiento, los cuales reportarían al Buró de Coordinación.

Fuerzas de tarea compuesta a nivel Ministerial para la atención de temas específicos que requieran acción inmediata, decididos por el Movimiento previamente o resultantes de circunstancias urgentes en las que el Movimiento debería actuar. Este mecanismo haría propuestas al Buró de Coordinación (BC) para su aprobación y tendría a su cargo su ejecución, reportando igualmente al BC con posterioridad.

b. Definición de los temas centrales de atención del Movimiento:

Sería necesario establecer prioridades en términos de los temas en los que centraría su atención el Movimiento. Como ya hemos señalado, el MNOAL debe concentrarse en grandes temas priorizados para sus Estados miembros en los que sea previsible alcanzar consenso.

Consideramos que algunos de estos temas podrían ser:

El Multilateralismo como vía idónea para la búsqueda de soluciones a los problemas fundamentales en materia de paz y seguridad internacionales. Este tema ha probado contar con amplio apoyo entre los miembros del Movimiento. Recientemente se logró adoptar en la Asamblea General de la ONU una resolución presentada a nombre del MNOAL sobre la "Promoción del multilateralismo en materia de desarme y no proliferación", con una excelente votación de 106 votos a favor (todos países miembros del Movimiento), sólo 12 votos en contra y 44 abstenciones.

La defensa y un mayor respaldo a los principios del derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, fundamentalmente el respeto a la soberanía, la integridad territorial y la independencia de los Estados, así como la no-injerencia o interferencia en los asuntos internos de estos. Se trata de un tema priorizado para el Movimiento, componente esencial de los principios fundacionales del mismo, y que en la coyuntura actual debe constituir un motor impulsor en el trabajo de NOAL. Deberá igualmente constituirse en un elemento de cohesión entre los miembros del Movimiento.

Democratización del orden económico y político internacional actual, que permita a los países en desarrollo participar en pie de igualdad en ambas esferas en el ámbito internacional.

La defensa del avance real y efectivo del proceso de reforma y democratización de las Naciones Unidas, incluido el Consejo de Seguridad.

Apoyo a la causa palestina y una mayor incidencia del Movimiento en la búsqueda de soluciones definitivas en el proceso de paz en el Medio Oriente.

Derechos humanos en su interrelación con desarrollo y democracia. El Movimiento deberá trabajar por presentar una posición concertada en defensa de un mayor balance entre la promoción y protección de los derechos políticos y civiles por una parte y la relativa a los derechos económicos, sociales y culturales por otra, así como la disparidad creciente entre la atención a los derechos individuales versus el tratamiento a los derechos colectivos (los derechos de los pueblos), con énfasis en las preocupaciones e intereses fundamentales de los países en desarrollo en este tema.

Si bien el tema de los derechos humanos en toda su complejidad y en sus diferentes particularidades, no siempre encuentra consenso al interior del Movimiento, deberá trabajarse por convertir, a largo plazo, la defensa y protección de los derechos humanos en un tema que sea percibido desde fuera como un interés del Movimiento, en el cual pueda presentarse una posición cohesionada y firme.

Hay subtemas que ofrecen espacio para ello, tales como el derecho al desarrollo, el derecho a la alimentación, a la salud, a la educación y otras cuestiones temáticas. En general hay consenso igualmente en la necesidad de aplicar la protección y promoción de los derechos humanos en virtud de los principios de objetividad, imparcialidad y no selectividad, evitando la politización del tema. La cuestión de los efectos negativos de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales sobre la realización plena de los derechos humanos de los países afectados por estas acciones, cuenta también con un fuerte apoyo dentro del Movimiento.

Avanzar hacia el desarrollo económico y social en el contexto de la cooperación internacional. La búsqueda de mecanismos efectivos de cooperación para lograr resultados concretos en este tema debe ser igualmente una prioridad para el Movimiento, tanto entre sus países miembros, reforzando el criterio de la cooperación Sur-Sur, como preparando bases más sólidas para la negociación y el intercambio con los países industrializados, en particular con el G-8. En este último aspecto temas como el incremento de la Asistencia Oficial al Desarrollo, la búsqueda de soluciones duraderas y efectivas al problema de la deuda externa, la necesidad de garantizar apropiadamente la transferencia de tecnologías de los países desarrollados a los países en desarrollo, las críticas condiciones de África y la necesidad de garantizar una participación en condiciones más justas de los países en desarrollo en las negociaciones y los mecanismos de comercio internacional, deben ser algunas de las prioridades fundamentales.

Toda vez que el Grupo de los 77 cumple esencialmente funciones de coordinación y elaboración de posiciones de los países en desarrollo en los temas económicos, el Movimiento no deberá solapar o intentar sustituir la actividad del G/77 en estos temas, sino más bien servir de mecanismo de apoyo y de definiciones políticas a las gestiones y a la labor de aquel Grupo.

Por otra parte, la búsqueda de elementos que puedan percibirse por parte de los miembros del Movimiento como proyectos concretos en áreas críticas de la vida de sus países, podría constituirse en un estímulo importante para la participación activa de los países miembros en el marco del MNOAL y que refuercen la validez y viabilidad de la cooperación Sur-Sur.

En este sentido, el Movimiento podría proponer proyectos de cooperación a implementarse entre países interesados, en un grupo de esferas (Ver Anexo 2), en un primer momento. Posteriormente, de corroborarse un resultado, esto podría extenderse a otras áreas:

b. Redefinición del alcance y contenido de los documentos a adoptar en las Conferencias Cumbres y Ministeriales

Resulta claro que hay conciencia en la mayoría de los miembros del Movimiento respecto a la necesidad de abreviar los documentos de trabajo del Movimiento y elaborarlos orientados a la acción, a manera de que sea factible el planteamiento de acciones concretas a partir de los acuerdos reflejados en dichos documentos.

Hasta el momento las reuniones Ministeriales y las reuniones al nivel de Conferencias Cumbres culminan con un extensísimo documento final que hace un recorrido por todos los temas de interés del Movimiento a nivel global, así como incluye las referencias a situaciones críticas o de mayor interés por regiones y por países.

En el caso de las Conferencias Cumbres la práctica ha sido producir, además del documento final descrito anteriormente, una Declaración Política más breve, que incluya los mensajes políticos del Movimiento en cada momento y llegue con mayor facilidad a los diferentes sectores de los diferentes países en el mundo.

Sin embargo, desde la reunión del Comité Ministerial de Metodología, reunido en Cartagena de Indias, Colombia, en mayo de 1996, se acordó que los documentos deberían ser concisos, sucintos y no repetitivos, así como incluir medidas de carácter práctico, orientadas a la acción y cuya ejecución sea factible. Se trataría entonces de implementar lo ya acordado.

Podrían, adicionalmente, y en aras de reducir el volumen de documentos que se producen, evaluarse la posibilidad de que se adopten documentos finales, sólo en las Conferencias Cumbres, en forma de Plan de Acción. Sería un documento enumerativo de acciones concretas a cumplimentar por los Estados Miembros, precedidos de una breve explicación, y cuyo seguimiento estaría a cargo de la Troika del Movimiento, con un peso fundamental en quién ostente la Presidencia y con el apoyo sustantivo de la Secretaría Permanente.

En dichas Cumbres se adoptaría además una Declaración Política. Sería un documento declarativo, reafirmando las posiciones del Movimiento en los temas fundamentales, que llevaría los mensajes y posiciones principales del MNOAL. Este sería el espacio para que los países y regiones incluyan de manera sucinta los temas de su particular interés.

En las Reuniones Ministeriales que se realicen entre dos Cumbres, se adoptaría un documento de evaluación del cumplimiento del Plan de Acción adoptado en la Cumbre anterior, y en el que se realizarían propuestas y recomendaciones. En ningún caso este documento deberá convertirse en una repetición del Plan adoptado o un simple documento declarativo.

Las Reuniones Ministeriales realizadas en Nueva York en el marco de la Asamblea General, podrían dedicarse en cada ocasión a uno o dos temas centrales de interés del Movimiento, de acuerdo con la coyuntura internacional en cada momento y de conformidad con los temas de mayor preponderancia en cada Asamblea. Ello permitiría centrar el pronunciamiento del Movimiento en cada una de esas Ministeriales en los temas seleccionados, sin necesidad de hacer un recorrido por todos los temas de atención del Movimiento.

Deberá igualmente estimularse la presentación de declaraciones y pronunciamientos sobre temas específicos, a nombre del Movimiento, tanto en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas como en otros órganos que funcionen en otras sedes. Siempre que sea posible se presentará una posición de consenso y sólida del Movimiento en un tema, luego de las necesarias consultas. Esta acción deberá potenciarse para mostrar una posición de concertación y fortalecer la presencia y cohesión del MNOAL.

CUÁLES SERÍAN PARA CUBA LOS OBJETIVOS ESENCIALES DE UN MNOAL RENOVADO Y FORTALECIDO:

Objetivos sustantivos y metodológicos:

• Reafirmar los principios fundacionales del MNOAL: el principio del respeto a la soberanía, a la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos, el principio de igualdad de todos los Estados, el derecho al desarrollo, la oposición al colonialismo y a todas las formas de ocupación extranjera.

• Ajustar el accionar del MNOAL y sus proyecciones a las nuevas circunstancias históricas y definir sus prioridades a la luz de dichas circunstancias.

• Activar el papel del MNOAL en las relaciones internacionales y en la defensa de los intereses de los países miembros del Movimiento, actuando como un mecanismo de concertación efectivo.

• Adoptar posiciones comunes sobre aquellos temas definidos como prioridades del Movimiento.

• Garantizar la continuidad en los trabajos del Movimiento, facilitar la aplicación de las decisiones adoptadas y buscar vías para apoyar a la Presidencia del Movimiento.

• En materia económica y social, contar con una estructura dedicada al tema de la cooperación y la asistencia que logre materializar proyectos concretos en esta esfera.

• Retomar la elaboración y adopción del Plan de Acción para la Cooperación Económica entre los Países No Alineados concebido en 1973 y propiciar su consistencia con la Declaración y Plan de Acción acordados en la Cumbre Sur en La Habana.

• Actuar de manera cohesionada y efectiva en el marco de las Naciones Unidas y los Organismos del Sistema, así como en el contexto del seguimiento y revisión de las diversas Convenciones internacionales en las cuales el MNOAL tenga un interés fundamental y no duplique el accionar del G-77.

• Lograr un mayor reconocimiento a nivel internacional de la validez e importancia de la cooperación internacional y el multilateralismo como vía más adecuada para buscar soluciones a los problemas que aquejan a la Humanidad, incluidos los relacionados con la paz y la seguridad internacionales, en contraposición con los intentos por avanzar un unilateralismo a ultranza.

• Concertar posiciones en materia de derechos humanos y democracia, oponiéndose a la deformación del concepto y su selectividad y politización, y a las acciones y conceptos impositivos de los países del Norte en esta esfera.

• Lograr una estrecha coordinación con el Caucus NOAL dentro del Consejo de Seguridad de la ONU para incidir de manera efectiva en las labores de este órgano, así como mantener un intercambio fluido de información respecto a lo que acontece en el Consejo.

• Lograr neutralizar los intentos de acuñar e imponer conceptos contrarios a los intereses de los países en desarrollo.

• Reforzar la atención a los problemas del Desarme y la Seguridad Internacional, en particular la reafirmación del objetivo del desarme general y completo, incluido el desarme nuclear.

• Lograr en cada Cumbre la adopción de una Declaración Política centrada en las prioridades del MNOAL, así como de un Plan de Acción concreto que permita materializar las mismas.

• Fortalecer el papel del Buró de Coordinación en la aplicación y continuidad de las decisiones del Movimiento, así como la actuación de sus Grupos de Trabajo en la promoción de las posiciones de los países No Alineados en los diferentes temas sobre la base de las decisiones ministeriales y de las Cumbres.

• Fortalecer y perfeccionar el mecanismo de los ex-Presidentes del Movimiento, instituido en Jakarta.

• Perfeccionar y hacer más transparente el mecanismo de coordinación entre la Troika del Movimiento y el G-8.

ANEXO I

PRINCIPALES PROPUESTAS DE REFORMA Y POSICIÓN DE CUBA ANTE ELLAS

a. El Consenso como vía fundamental para la toma de decisiones en NOAL:

Estudiar soluciones para eliminar la contradicción entre la necesidad del principio del consenso para mantener la cohesión del MNOAL y su carácter obstruccionista de acciones colectivas en ocasiones cuando uno o muy pocos países se niegan a unirse al consenso con una voz diferente. Si bien algunas delegaciones han indicado que deberían definirse aquellas cuestiones esenciales sobre las cuales trabajar sobre la base del consenso y buscar nuevos mecanismos para temas de naturaleza no primordial para el Movimiento, debe señalarse que no ha habido un fuerte cuestionamiento al consenso como mecanismo para la toma de decisiones. Cuba favorece el consenso y coincide en que su aplicación debe ser objeto de ulteriores estudios,

Para alcanzar consenso, el MNOAL se debe centrar en los temas que unen a sus miembros, no en los que los dividen. Así, debería focalizar en los problemas globales y no de países o regiones que podrían exacerbar las contradicciones entre los países miembros. Cuba coincide con esta posición.

b. Establecimiento de un mecanismo permanente de apoyo al Movimiento: una Secretaría NOAL

Establecer una Secretaría permanente o un mecanismo de apoyo que sustente el proceso de toma de decisiones del MNOAL. Las funciones de este órgano serían constituirse en una especie de memoria institucional de la organización que pondría a disposición del Movimiento toda la información confiable para el proceso de toma de decisiones, asistiría al país que ostente la Presidencia en la preparación de los informes o minutas para la conducción de las reuniones. Debería ser un mecanismo similar al que tiene el G-77. Sería un modesto equipo compuesto por profesionales altamente calificados provenientes de los países miembros, con arreglo al principio de distribución geográfica equitativa y rotación regular. Este mecanismo sería financiado por los Estados miembros. Cuba coincide con esta propuesta.

c. Reuniones:

La reunión ministerial anual en Nueva York debe evitar convertirse en un mini-debate general. Debería erigirse en un intercambio interactivo sobre ciertos temas de la agenda. El Presidente presentaría un sumario en lugar de la declaración tradicional. Cuba coincide con esta propuesta.

Los discursos en las Cumbres deberían limitarse al Presidente entrante y saliente, el Secretario General de la ONU, los representantes de los grupos regionales, el Presidente del G-77 y algún huésped que el Movimiento quiera honrar, el resto de los debates deben ser interactivos, en sesiones plenarias o mesas redondas, en torno a temas seleccionados como priorizados en cada foro, con vista a centrar el debate y garantizar que no sólo haya riqueza en los planteamientos sino posibilidad de encauzar propuestas de acción concretas para los problemas fundamentales planteados. Cuba considera que si bien los trabajos de las Cumbres deben dinamizarse, debe darse oportunidad a los Jefes de Estado o Gobierno que así lo deseen, de dirigirse al Plenario del Movimiento.
Los intervalos entre las Cumbres deben reducirse a dos años para permitir al Movimiento un análisis más actualizado de los acontecimientos mundiales. Cuba considera que esta propuesta se debe examinar con mayor profundidad. Si bien es cierto que permitiría una mayor actualización, el lapso de tres años permite al Presidente del Movimiento una mayor consolidación en sus actuaciones y le brinda a los NOAL una mayor continuidad.

Estudiar la posibilidad de introducir mecanismos de concertación del Movimiento en otras sedes de los organismos internacionales más allá de Nueva York, que actúen con fuerza y dinamismo sobre temas esenciales, tales como la Organización Mundial de Comercio y otros. Cuba coincide con esta propuesta.

d. Documentos:

Deben ser concisos, actualizando los asuntos tratados previamente de los cuales se hará referencia. Deberán contener planes de acción, marcos de tiempo y metas específicas a ser alcanzadas, así como la entidad responsable de aplicar las decisiones. Cuba coincide con esta propuesta.

Temas a debatir:

El Movimiento deberá centrar su atención en aquellos temas que sirvan al objetivo de unir y no dividir al Movimiento, con énfasis en cuestiones globales más que en aquellas específicas de países o regiones. Cuba coincide con esta propuesta.

Focalizar las áreas donde el MNOAL tenga ventajas comparativas como paz, seguridad, desarme, prevención, resolución y manejo de conflictos, autodeterminación y lucha contra la ocupación extranjera, reforma de ONU, la lucha por la democratización del orden internacional actual y otros temas políticos relevantes. En este contexto, el Movimiento deberá continuar impulsando y reforzando el multilateralismo como la base de su accionar. Cuba coincide con esta propuesta.

El Movimiento deberá igualmente dedicar importante atención a temas económicos globales de interés priorizado para los países en desarrollo, tales como: trazar una estrategia para avanzar realmente en el incremento de la Asistencia Oficial al Desarrollo por parte de los países industrializados; lograr un incremento sostenido de los flujos de capital en inversión extranjera directa; soluciones efectivas y duraderas al problema de la deuda externa; búsqueda de mayor acceso a los mercados; mecanismos para garantizar una justa y apropiada transferencia de tecnología; mecanismos para garantizar que los dividendos de la globalización sean compartidos con equidad entre países industrializados y países en desarrollo, a manera de reducir la enorme brecha que divide a ambas categorías. Cuba coincide con esta propuesta.

El Movimiento deberá dedicar importante atención a la cooperación Sur-Sur. Establecimiento de estrategias y mecanismos efectivos y permanentes en los que los diferentes países miembros aportarían o bien capital financiero, o infraestructura o capital humano profesional y capacitado. En el caso de la cooperación, los esfuerzos deberían centrarse en áreas fundamentales para avanzar hacia el desarrollo social y el desarrollo sostenible de los Estados Miembros, tales como el desarrollo de proyectos en educación, salud, alimentación, servicios de agua potable, y vivienda, entre otros. Cuba coincide con esta propuesta.

La agenda de cada Cumbre debe centrarse en pocos temas de relevancia y actualidad en las relaciones internacionales y las regiones y subregiones del Movimiento. La Troika podría recomendar, después de hacer consultas, dos temas a discutir por los Jefes de Estado en mesas redondas. Cuba coincide con esta propuesta siempre que no incida negativamente en la necesidad de que el Movimiento aborde en sus Cumbres todos aquellos elementos de importancia para sus integrantes y defina las medidas para la acción que deberá adoptar el MNOAL.

Hasta que el sistema de Naciones Unidas haya sido adecuadamente reformado, el Movimiento debería hacer más énfasis en las organizaciones regionales. Cuba considera que, si bien el Movimiento debe hacer un énfasis adecuado en las organizaciones regionales, es esencial que también participe en la reforma del sistema de las Naciones Unidas de acuerdo a sus intereses.

Debatir y alcanzar un enfoque amplio y consensuado de la globalización, de cuales son sus consecuencias positivas y cuales las negativas para los países en desarrollo con vistas a actuar con unidad en los foros económicos y monetarios internacionales dominados por posiciones unificadas de los países desarrollados. Cuba coincide con esta propuesta.

Debatir internamente temas como derechos humanos, democracia y buen gobierno con el fin de encontrar y promover los valores comunes de los países en desarrollo y romper la tendencia del Movimiento a mantener una "postura defensiva" en el análisis de estos temas. Cuba coincide con esta propuesta.

El tema de la asistencia humanitaria debe seguir siendo objeto de atención para evitar que la asistencia al desarrollo sea afectada por la primera. Desarrollar un régimen jurídico internacional para diplomacia preventiva e intervención humanitaria. Cuba coincide con esta propuesta.

Estructuras:

Los coordinadores de los grupos de trabajo deben rotar sobre una base predecible para dar oportunidades a otros miembros atendiendo al principio de igualdad y efectividad. El mandato debe ser por tres años. Cuba coincide con esta propuesta, y considera que las rotaciones deben ser simultáneas con las de los Presidentes del Movimiento.

Establecer Comités Ministeriales y de Jefes de Estado y de Gobierno de no más de diez miembros para discutir sobre temas específicos de interés prioritario del Movimiento. Deben ser transparentes en su trabajo con representación geográfica balanceada y membresía rotativa. Cuba coincide en principio con esta propuesta, pero considera que se debe examinar más profundamente en lo que atañe a su membresía.

Convocar un foro ministerial dedicado a la reforma de la ONU para debatir y actualizar las posiciones del Movimiento. Cuba coincide con esta propuesta.

Fortalecer la Troika del MNOAL, establecida en 1997, específicamente para promover el diálogo Norte-Sur. Deberá trabajar estrechamente con la Troika del G-77 para evitar desorientación en el proceso de diálogo de los grupos representantes del Sur con los países del G-8. La Troika debe tener al menos dos reuniones regulares entre Cumbres. Cuba coincide con esta propuesta.

Establecer un "tanque pensante" del MNOAL sobre bases permanentes y no sólo para las Cumbres y evitar posible duplicación con las funciones del Centro Sur. Desarrollar una red informal de personas eminentes del Movimiento. Cuba coincide en principio con esta propuesta y considera que se debe profundizar en ella, sobre todo en lo que atañe a su integración y mandato.

Institucionalizar un mecanismo permanente de coordinación entre los miembros del Caucus NOAL del Consejo de Seguridad y el Buró de Coordinación para garantizar a todos los miembros información, oral o escrita, con el fin de incidir más efectivamente en los acontecimientos mundiales. Cuba coincide con esta propuesta.

Fortalecer la coordinación entre el Movimiento de Países No Alineados y el G-77 a través del Comité de Coordinación Conjunta (JCC), sin duplicar sus funciones, sino centrarse en problemas sistémicos globales. La realización de reuniones ministeriales de estas dos estructuras con carácter permanente y no limitado al marco de la Asamblea General en Nueva York podría ser un mecanismo útil. Cuba coincide con esta propuesta.

Búsqueda de fórmulas novedosas que incentiven que el Movimiento tome en cuenta los temas o preocupaciones específicas legítimas de sus miembros en el contexto regional y subregional. Esto garantizaría que los miembros verían sus problemas en dicho contexto canalizados en el marco de NOAL y estimularía su participación en el Movimiento vs su inserción de manera alternativa en los marcos regionales para la búsqueda de soluciones a los problemas que más les interesan. Cuba coincide con esta propuesta, y piensa que se deben concebir mecanismos concretos para esta función.

Arreglo pacífico de controversias:

Promover el establecimiento de grupos de tareas, enviados especiales, misiones de fomento de la confianza, servicios de consultoría y buenos oficios, grupos de contacto u otros mecanismos que contribuyan a la solución de problemas internacionales, especialmente que involucren a países no alineados. Cuba coincide con esta propuesta.

Promover el establecimiento de un mecanismo de arreglo pacífico de controversias entre los miembros del Movimiento. Cuba coincide en principio con esta propuesta y considera que el Presidente del Movimiento debe realizar consultas con todos sus miembros para garantizar que exista un acuerdo pleno y expreso al establecimiento de este mecanismo.

Otras propuestas:

• El MNOAL debe imitar a la OUA en no permitir la representación de Estados donde hayan tenido lugar cambios inconstitucionales o por la fuerza. Cuba podría apoyar esta propuesta.

• Estimular a sus miembros a contribuir con el funcionamiento del Fondo Mundial de Solidaridad. Cuba apoya esta propuesta.

• Perseguir medidas que promuevan la cancelación de la deuda bilateral oficial. Cuba apoya esta propuesta.

ANEXO II

POSIBLES ESFERAS DE COOPERACIÓN INMEDIATA ENTRE LOS PAÍSES NO ALINEADOS

a. Salud:

Intercambio de profesionales de la salud para ejercer en diferentes países miembros con déficit en esta área;

Formación de médicos y otro personal de la salud, así como entrenamientos y perfeccionamiento en técnicas y procedimientos modernos que no están al alcance de todos los países.

Construcción de infraestructura material y organizativa de soporte para el desarrollo de sistemas de salud eficaces, que cubran grandes grupos poblacionales en los países miembros.

Establecimiento de un sistema de precios preferenciales para los medicamentos y equipos médicos entre los países miembros del Movimiento.

b. Educación:

Intercambio de Profesionales de la Educación en los diferentes niveles educacionales de enseñanza general, con énfasis en la enseñanza primaria. Podría evaluarse la posibilidad de establecer un proyecto de alfabetización para personas adultas en los países de índice de analfabetismo más elevado.

Formación de maestros y profesores en los diferentes niveles de enseñanza general, con énfasis en enseñanza primaria.

Formación de jóvenes en técnicas de computación y comunicaciones.

Intercambio de equipos y tecnologías de comunicaciones

Construcción de infraestructura material y organizativa de soporte para el desarrollo de sistemas de educación eficaces, que cubran grandes grupos poblacionales en los países miembros.

c. Alimentación y Agua potable:

Intercambio de tecnologías y materias primas para la elaboración de alimentos básicos para la población.

Elaboración de proyectos de distribución de alimentos, buscando cubrir las necesidades mínimas de los sectores poblacionales con mayores dificultades para acceder a medios de alimentación.

Proyectos para potabilizar el agua y construcción de infraestructura para llevar agua potable a regiones donde no existe o escasea este preciado líquido.

Para el desarrollo de proyectos en las áreas descritas en los incisos a, b y c, sería necesario la evaluación previa de los países más necesitados en las diferentes áreas. Igualmente sería necesario crear una bolsa de países que podrían aportar recursos financieros para estos proyectos; una bolsa de países que podrían aportar personal capacitado y otra bolsa de países que podrían aportar tecnologías y otra clase de infraestructura técnica. Toda esta labor deberá ser ejecutada por la estructura de cooperación que se crearía como parte de la Secretaría Permanente del Movimiento, tal y como se comentó en el cuerpo de este trabajo.

http://www.cubaminrex.cu/Multilaterales/politicos/vision%20cubana%20del%
20MNoal.htm

Véase además http://granma.co.cu/secciones/noal-14/noti-noal/n028.html




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938