..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.142, Viernes, 22 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

UNICEF, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), constituido en 1946, ha sido galardonado este miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006.

UNICEF obtiene el Príncipe de Asturias de la Concordia por '60 años de generoso esfuerzo con la infancia'

Este organismo se impuso a los otros seis finalistas: la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Nacional de Ciegos (ONCE), la Organización Nacional de Trasplantes, los Bomberos de Nueva York, la cantante Miriam Makeba y la candidatura conjunta de Paul Newman y Aaron E. Hotchner.

Otros candidatos eran la Unión Astronómica Internacional, el Movimiento de las Abuelas de Africa, la neuróloga danesa Inge Genefke, que creó un centro de investigación de las víctimas de la tortura, y la cantante Miriam Makeba 'Mamá Africa', dedicada a la lucha por los derechos humanos en Africa.

Además, el Parque Transfronterizo Gran Limpopo de Africa, iniciativa conjunta de Mozambique, Sudáfrica y Zimbabwe; la maestra y enfermera suiza Elisabeth Eidenbenz, que ayudó a los niños exiliados españoles durante la guerra civil, y el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, dirigido por el músico venezolano José Antonio Abreu.

La candidatura de Paul Newman [foto] era conjunta con el escritor estadounidense Aaron E. Hotchner, por colaborar ambos en iniciativas filantrópicas.

Éste es el último de los ocho galardones internacionales que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias y que este año alcanzan su XXVI edición.

El Premio de la Concordia es concedido a aquella persona o personas o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres, a la lucha contra la injusticia o que haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado, también de manera extraordinaria, en la conservación y protección del patrimonio de la humanidad.

El Premio está dotado con 50.000 euros, la escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para estos galardones, un diploma y una insignia acreditativos.

Este año han sido otorgados ya los premios Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional a Bill y Melinda Gates; el de Comunicación y Humanidades, a la National Geographic Society; el de las Artes, a Pedro Almodóvar; el de Investigación Científica y Técnica, a Juan Ignacio Cirac; el de las Letras, a Paul Auster; el de Ciencias Sociales, a la ex presidenta de la República de Irlanda Mary Robinson, y el de los Deportes, a la selección española de baloncesto.

El Jurado de este premio estuvo integrado por miembros de los Patronatos de la Fundación.

El premio de la Concordia lo obtuvieron el año pasado las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl 'por su excepcional labor social y humanitaria en apoyo a los desfavorecidos, desarrollada de una manera ejemplar durante cerca de cuatro siglos y por su promoción de los valores de la justicia, la paz y la solidaridad'.

**

PREMIO DE LA CONCORDIA 2006
Unicef recibe el Príncipe de Asturias por su lucha contra la «pobreza y la enfermedad»
La organización humanitaria, que este año cumple seis décadas protegiendo a la infancia, está presente en 191 países y cuenta con más de 7.200 empleados en todo el mundo

ROBERT BASIC/BILBAO

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006 por su «generoso esfuerzo» en favor de los niños y por su incansable lucha contra la «ignorancia, la pobreza y la enfermedad» en el continente africano. La organización humanitaria, que cumple este año seis décadas de buena salud desde su fundación en 1946, se impuso ayer en Oviedo en la última votación a la Organización Internacional del Trabajo y la Organización Nacional de Trasplantes. Un total de 57 candidaturas de 24 países, entre ellos España, optaban a esta prestigiosa distinción, que en su edición anterior recayó en la congregación religiosa Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

La historia de Unicef empezó a escribirse en clave de ayuda y solidaridad urgente para atender al sector más desprotegido de la Humanidad: los niños. Un año después de terminar la sangría de la II Guerra Mundial, en la que murieron cerca de 60 millones de personas, la Asamblea General de las Naciones Unidas puso en pie el Fondo Internacional de la ONU de Auxilio a la Infancia, embrión de una organización humanitaria que hoy en día cuenta con más de 7.200 trabajadores presentes en 191 países de todo el mundo.

Premio Nobel de la Paz

Desde el día de su constitución, Unicef se propuso desplegar un escudo protector en torno al indefenso universo infantil. En 1953, se convirtió en una entidad permanente dentro del organigrama de la ONU y forjó su filosofía de compromiso incondicional con los más pequeños, que ha sido su brújula durante todo este tiempo. ¿Su razón de ser? «La protección de todos los niños y niñas sin distinción de raza, credo, nacionalidad y religión». Su labor humanitaria, en permanente expansión, recibió el espaldarazo definitivo en 1965, cuando fue distinguido con el Premio Nobel de la Paz.

La organización, que ha tenido seis directores en toda su historia -desde el 1 de mayo de 2005, la estadounidense Ann M. Veneman lleva las riendas de la entidad-, cuenta con una junta ejecutiva compuesta por delegados de los 36 países miembros que se encargan, entre otras cosas, de aprobar los presupuestos. Para que cuadren las cuentas, Unicef cuenta con el apoyo financiero -siempre voluntario- de los gobiernos, organizaciones gubernamentales, grupos independientes y particulares. Al margen de su lucha por proteger a los niños de la explotación, las guerras, los malos tratos y la discriminación, Unicef también busca una transformación social a través de sus cientos de proyectos solidarios en los países más desfavorecidos. En estos momentos, según se especifica en su página web, participa en programas de inmunizaciones, yoduración de la sal, terapias de rehidratación oral, agua potable y saneamiento, maternidad sin riesgo, promoción de la lactancia materna, desarrollo de la mujer y la expansión de la educación.

Pero para llevar a cabo estas iniciativas se necesita dinero. Es aquí donde entra en juego la conciencia de los Estados. Entre los principales donantes, según los datos de 2005, figuran EE UU, Noruega, Japón, Reino Unido y Suecia. España, por su parte, ocupa el número 18 en la lista de los 'colaboradores' financieros. El año pasado, el total de las contribuciones ascendió a 2.200 millones de euros.

Conscientes del poder de la imagen y la comunicación, los responsables de la entidad crearon la figura de 'Embajador de buena voluntad' para llamar la atención sobre los problemas más acuciantes del planeta. Famosos de la talla de David Beckham, Fernando Alonso, Angelina Jolie, Shakira, Ricky Martin, Whoopi Goldberg, Jessica Lange y Roger Moore, entre otros, figuran en una lista de los más de 300 'vips' que prestan su 'cara' en favor de los niños más necesitados.

http://servicios.elcorreodigital.com/vizcaya/pg060914/prensa/noticias/
Portada_VIZ/200609/14/VIZ-ACT-314.html




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938