..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.143, Viernes, 29 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

Fernando Pérez Fernando Pérez entre lo artificioso y lo cotidiano
Por Cecilia Crespo

Más allá de cualquier alegoría y de la realidad misma Fernando Pérez vuelve a la carga. Esta vez Madrigal sirve de “pretexto” para transmitir sus sensaciones e inevitable necesidad de comunicar de una forma novedosa aunque siempre penetrada por su hálito indagador y quimérico.

Con sus ideas arriesgadas y algo quijotescas, el realizador propone una película bien distinta a todo lo expuesto en sus anteriores entregas, de la que afirma podrá desconcertar al espectador que aspire a encontrar alguna continuidad con Suite Habana.

Con un audaz guión escrito a cuatro manos con Eduardo del Llano estructurado en dos historias independientes, que escapa a los más conservadores cánones de la dramaturgia cinematográfica, Madrigal, salda cuentas en su primera parte con la historia de Luisita y Javier. Esta por razones de espacio no fue incluida en La vida es silbar, a la que correspondía en un inicio y se le añade La flecha rota en el carcaj de Eros para conformar el proyecto más arriesgado del cineasta. Producida por el ICAIC conjuntamente con la empresa española Wanda Visión y ambientada completamente en La Habana, sin convertirse esta en un personaje protagónico, la cinta invita a meditar sobre la relatividad y la ambivalencia de toda conducta humana.

Esta vez sin paracaídas, como afirmó lanzarse, con una propuesta subjetiva y metafórica que transita por la artificialidad y por el mundo del teatro que retoma, de cierto modo, el discurso estético de Madagascar. Fernando pretende confundir al espectador para que no pueda distinguir lo real de lo fantástico con Madrigal que sin estar abigarrada de acertijos y símbolos posee una fuerte carga conceptual y una mayor de emociones. El realizador vuelve a contar con su equipo fetiche, sus imprescindibles Raúl Pérez Ureta en la dirección de fotografía, la editora Julia Yip y la acertada banda sonora de Edesio Alejandro, para entregar la primera película cubana filmada en formato digital de alta definición. Muy ansioso, intrigado y expectante por lo que sucederá con su nuevo filme conversó con Librinsula sobre este nuevo reto o “salto al vacío” como define a cada desafío en el queda atrapado por el misterio de la creación.

“El filme se titula Madrigal inspirado en la conocida canción, la cual no pudimos incluir porque los derechos pertenen a una disquera norteamericana y poseen precios exorbitantes, tuvimos que crearnos otro Madrigal. Si obtuvimos los derechos de una canción norteamericana que podrá escucharse casi al final, Angel Standing By , cantada por Jewel, su autora”.

“Estoy bastante satisfecho por como han quedado las imágenes, la atmósfera y sobre todo las actuaciones.” La película parte de una realidad irreal, deliberadamente artificiosa que parece desarrollarse en otra dimensión, aunque estructurada con personajes de carne y hueso y se moviéndose en el terreno de los sentimientos y las sensaciones”.

“Javier, el protagonista de la primera historia es un joven actor que vive obsesionado con escribir algo que no sabemos de que va y comienza a relacionarse con Luisita, una muchacha obesa. Cuando esta parte concluye dramáticamente, comienza La Flecha rota en el carcaj de Eros, toda una suerte de delirio futurista, el erótico universo de Eros donde la única ley es el sexo obligatorio. Llega un momento en que en que se imbrican los puntos de vista y queda desdibujada la frontera entre la ficción y la vida real”
“Uno de los mayores retos, que afrontamos que aun no se si lo logramos ya que la última palabra la tienen el público y la crítica especializada, fue crear un mundo imaginario, con muy pocos antecedentes en el cine cubano sin querer hacer una clásica película de ciencia ficción”.

“Me gusta experimentar con actores jóvenes y con otros a los que estoy acostumbrado. En este caso fueron Liety Chaviano y Carlos Enrique Almirante los seleccionados luego de un riguroso proceso de casting. Había muchas parejas con grandes condiciones pero desgraciadamente la película es solo una. Creo que los que protagonizan por primera vez lo hacen con tantos deseos y se entregan tanto que sirve de materia inspiradora y de motivación al que los dirige.”

Este cinéfilo empedernido, como se autodefine, y al que le gustaría ser recordado por su público como un cineasta que nunca mintió, afirma que todo proceso creativo implica una gran dosis de duda, de muchas preguntas y pocas respuestas y no piensa si la flecha dará o no en el blanco mientras escribe o filma. “Me encuentro ahora volando con la flecha y me dejo guiar por la intuición, veamos donde cae esta vez”.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938