..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 3, Nro.143, Viernes, 29 de septiembre del 2006

Libro de visitas

 

Cintio Vitier En los 85 años de Cintio Vitier
Por Mercedes Santos Moray

La Habana.- Reconocido por la obra de la vida, con el Premio Nacional de Literatura, laureado con el Premio Iberoamericano Juan Rulfo, que sólo otro cubano universal ha merecido, Eliseo Diego, poseedor de las máximas órdenes que se confieren en nuestro país, la Félix Varela, de Primer Grado y la Orden José Martí, el poeta, ensayista, narrador e investigador Cintio Vitier recibe, en estos 85 años de vida, también el agradecimiento de su pueblo, por ser como lo es, una de las figuras claves de nuestra cultura.

Maestro en las aulas y fuera de ellas, no sólo proyectó su magisterio con sus alumnos de la Escuela Normal de Maestros de La Habana y de la Universidad Central de Las Villas, sino que supo encontrar, en la palabra escrita, el medio para expresarse, desde su intrínseca voluntad de forjador de hombres y de mujeres, cultos, sensibles, inteligentes y, sobre todo, alimentados por el espíritu de la eticidad, en el amor a Cuba.

Porque Cintio quien nació en Cayo Hueso, en La Florida, es sin embargo una de las más genuinas expresiones de la cubanía, desde la semilla histórica de la patria, esa que siempre ha sido su brújula, desde la fe cristiana y la práctica de valores morales, que en él tomaron cuerpo en la poesía, para entregarnos el reino de la imago, entre metáforas y símbolos, inspirado por quien ha sido y es su maestro, el Apóstol José Martí.

Hijo de uno de los más prestigiosos pedagogos cubanos, del también ensayista Medardo Vitier, esposo y compañero en la obra y en la vida, de una mujer tan sensible y auténtica como Fina García Marruz, padre de dos de nuestros más virtuosos músicos, Sergio y José María, nos ha entregado desde la sustancia de su propio hogar ese sentido de laboriosidad y de vocación que se sobrepone a cualquier obstáculo, creativo y valeroso, consecuente con sus ideas, sus sueños y sus utopías.

A Martí se ha acercado Cintio desde la juventud, no sólo para estudiar la obra y la vida del mayor de los cubanos, sino para que el ideario martiano se multiplicara en el alma de los jóvenes, de los niños, de todo el pueblo al que también nos ha enriquecido con sus estudios e investigaciones, siempre con el amoroso empeño de descubrir lo cubano en la poesía y en la realidad, imantado como Lezama por las luces de este archipiélago y de este mar.

Hoy cuantos le amamos, y nos sentimos deudores de Cintio Vitier, celebramos sus 85 años, y contemplamos su obra, esa generosa enseñanza que es cada uno de sus libros, y le sabemos lúcido, inquieto, deslumbrante, como los arroyos en la sierra, entre la sencillez de la palabra, a la manera de los salmos, capaz de revelarnos todavía verdades profundas, locuaz como lo es, sincero e incansable, dueño de una voz que, desde los días de Orígenes, sembró en la cultura de esta tierra, fe y amor.

Fuente: Trabajadores Digital




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938