..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro. 205, Viernes, 7 de diciembre del 2007

Ni una coma se le quitará al proyecto venezolano

Mensajes de Fidel al presidente de Venezuela Hugo Chávez

Lo felicita revolucionariamente por el discurso pronunciado por el mandatario bolivariano en la madrugada de este lunes tres de diciembre
 

Querido Hugo:

Te felicito revolucionariamente por tu discurso en la madrugada de hoy. Fue un veni, vidi, vinci de dignidad y ética.

Fidel Castro Ruz
Diciembre 3 de 2007
10:00 a.m.

Segundo mensaje

Querido Hugo:

Trato de ser lo más sintético posible en las reflexiones. Estas van dirigidas al público. Debo tomar en cuenta el espacio que las agencias noticiosas y la prensa internacional dedican a los sucesos que ocurren en el mundo cada 24 horas y el máximo de tiempo que cada persona presta a una idea entre miles de ellas. En su percepción influye, incluso, la velocidad con que un locutor lee en la radio o sigue el teleprompter de la televisión.

La cultura y el nivel de educación de cada país, así como su papel en la posible solución de los graves problemas que agobian al mundo, deben considerarse.

Se explica así que muchas veces escriba algo para informar a nuestro pueblo, que es también tuyo, como te demostró desde el primer contacto público.

Hoy lunes el pueblo cubano está ansioso de noticias sobre el de Venezuela y su líder, su destino y sus riesgos. Por ello, es mi deber recordar la reflexión “Un Pueblo bajo el Fuego”, que contiene argumentos y frases que preveían los acontecimientos. Igualmente expresé un criterio que ratifico: “un magnicidio o una guerra civil en Venezuela, por sus enormes reservas de hidrocarburos, harían estallar la economía mundial globalizada.”

Enviaré copia de este segundo mensaje, después de tu valiente y sabia decisión, a la Mesa Redonda de la Televisión nacional e internacional de Cuba.

¡Las ideas de Bolívar y Martí vencerán!

Un fuerte abrazo revolucionario,

Fidel Castro Ruz
3 de diciembre de 2007
2:37 p.m.

Tomado de: http://www.radiometropolitana.cu/2007/secciones/reflexiones

***

Un pueblo bajo el fuego

Fidel Castro

Alerta Fidel sobre la tensa situación que vive hoy Venezuela, amenazada por los intereses hegemónicos del imperio

Venezuela, cuyo pueblo heredó de Bolívar ideas que trascienden su época, enfrenta hoy la tiranía mundial mil veces más poderosa que la fuerza colonial de España sumada a la de la República recién nacida de los Estados Unidos, que a través de Monroe proclamó el derecho a la riqueza natural del continente y al sudor de sus pueblos.

Martí denunció el brutal sistema y lo calificó de monstruo, en cuyas entrañas vivió.   Su espíritu internacionalista brilló como nunca cuando, en carta inconclusa por su muerte en combate, develó públicamente el objetivo de su incesante batallar:  “...ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber ―puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo― de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América...”

No en vano, en un sencillo verso, expresó: “Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar”.  Más tarde proclamó con frase lapidaria: “Patria es humanidad”.  El Apóstol de nuestra independencia escribió un día:   “Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene  en mí un hijo”.

Los medios más sofisticados desarrollados por la tecnología, utilizados para matar seres humanos y someter a los pueblos o exterminarlos;  la siembra masiva  de reflejos condicionados en la mente;  el consumismo y todos los recursos disponibles, se emplean hoy contra los venezolanos, pretendiendo hacer trizas las ideas de Bolívar y Martí.

El imperio ha creado las condiciones propicias para la violencia y los conflictos internos. Con Chávez hablé muy seriamente en su última visita el pasado 21 de noviembre sobre los riesgos de magnicidio a los que estaba exponiéndose constantemente en vehículos descubiertos. Lo hice a partir de mi experiencia como combatiente entrenado en el uso de la mirilla telescópica y el fusil automático y a la vez, después del triunfo, como blanco de planes de atentados directamente ordenados o inducidos por casi todas las administraciones de los Estados Unidos desde 1959.

El gobierno irresponsable del imperio no se detiene un minuto a pensar que un magnicidio o una guerra civil en Venezuela, por sus enormes reservas de hidrocarburos, harían estallar la economía mundial  globalizada. Tales circunstancias no tienen precedente en la historia del hombre.

Cuba, en la fase más dura a que nos condujo la desaparición de la URSS y el recrudecimiento del bloqueo económico de los Estados Unidos, desarrolló estrechos vínculos con el gobierno bolivariano de Venezuela.  El intercambio de bienes y servicios, de casi cero, se elevó a más de 7 mil millones de dólares anuales, con grandes beneficios económicos y sociales para ambos pueblos.  De allí recibimos en la actualidad el suministro fundamental de combustible que consume el país, muy difícil de adquirir en otras fuentes dada la escasez de crudos ligeros, la insuficiente capacidad de refinación, el poder de Estados Unidos y las guerras que ha desatado para apropiarse de las reservas de petróleo y gas en el mundo.

A los elevados precios de la energía añádanse los de los alimentos, determinados por la política imperial de convertirlos en combustible para los voraces automóviles de Estados Unidos y otros países industrializados.

No bastaría el triunfo del Sí el 2 de diciembre.  Las semanas y meses posteriores a esa fecha pueden llegar a ser sumamente duros para muchos pueblos, entre ellos el de Cuba, si es que antes las aventuras del imperio no conducen al planeta a una guerra atómica, como han confesado sus propios jefes.

Nuestros compatriotas pueden estar seguros de que he tenido tiempo para pensar y meditar mucho sobre estos problemas.

Fidel Castro Ruz

Noviembre 29 de 2007

8 y 12 p.m.

Tomado de: http://www.trabajadores.cu/reflexiones-de-fidel-castro/un-pueblo

 ***

"Por ahora no pudimos, pero no retiro ni una coma de la reforma"
Por MARÍA LILIBETH DA CORTE

 

Hugo Chávez aseguró que esa "victoria pírrica no la hubiera querido"

Minutos después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciara que su propuesta de reforma constitucional fue rechazada por la mayoría de los venezolanos, el presidente de la República, Hugo Chávez, reconoció su descalabro y lo definió como "un final de fotografía".

No tomó el resultado adverso como "una derrota", sino un nuevo "por ahora", rememorando la frase que lo catapultó a la política cuando fue vencido el 4 de febrero de 1992 en el intento golpista que encabezó contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez. "Por ahora no pudimos", dijo esta vez en su intervención de menos de una hora, la cual fue transmitida a la 1:30 de la mañana en cadena de radio y televisión.

"Abran su corazón y entiendan el mío. No se sientan tristes. ¡No!, ni apesadumbrados", pidió a sus seguidores, al tiempo que les recordó: "En otras ocasiones hemos sabido convertir aparentes derrotas en victorias morales que después se convirtieron en victorias políticas".

A su juicio "es un gran salto político" que casi 4 millones de venezolanos hayan votado a favor de la construcción del socialismo. "Seguimos en la batalla construyendo el socialismo, en el marco que nos permite esta Constitución".

"Ni una sola coma de esta propuesta yo retiro. Continúo haciendo la propuesta al pueblo venezolano. Esta propuesta está viva, no está muerta. No se pudo por ahora, pero lo mantengo", insistió, al destacar los alcances de la rechazada reforma constitucional, entre ellos la reducción de la jornada laboral y la nueva geometría del poder.

Adelantó que "buscará la manera, seguro más lenta" para aplicar alcances de su propuesta como el sistema de seguridad social para los trabajadores por cuenta propia.

Recordó que en los últimos comicios lo ratificaron 7 millones 300 mil venezolanos y que en los de ayer 3 millones menos lo respaldaron. "Estoy seguro que la inmensa mayoría sigue con nosotros, no votaron por el No. Se abstuvieron por dudas, temores, faltó tiempo y capacidad para explicar, a lo mejor, pero allí hay bastantes elementos políticos y estadísticos que debemos tomar en cuenta para continuar en esta batalla", agregó, para luego sentenciar: "La abstención nos derrotó". Reconoció que es "prácticamente imposible que la diferencia de 1,4 puntos podamos superarla con las actas que faltan. así es mejor, reconocer esto de inmediato, felicitar a todos y no queda duda al respecto". "Espero que nadie salga a decir que nosotros sacamos 20 puntos y el No sacó 80. Somos transparentes y reconocemos el esfuerzo que todos hicimos: Nosotros y la oposición", señaló.

Este es el camino

"Se dan cuenta que sí es posible, que éste es el camino", dijo Chávez a sus adversarios, a quienes les recomendó olvidarse de planes desestabilizadores, como las guarimbas, llamados a la resistencia civil y al desconocimiento de las instituciones.

"Sepan administrar su victoria. No se desboquen ahora. Midan matemáticamente la victoria. Yo no la hubiera querido, más bien¿ no es que se las doy, ustedes se la ganaron y es de ustedes, pero yo esa victoria pírrica no la hubiera querido y menos en estas condiciones", puntualizó el mandatario.

Aseguró que desde las 9 de la noche de ayer debatió, con sus ministros, el dilema que se presentaría "si esas cifras no llegaban a la irreversibilidad" y se viera en la obligación de someter a la tensión que significaba esperar días por los resultados, en alusión a los ocurrido en Estados Unidos en el 2000.

"Ante el país y el mundo lo digo lo prefiero así. Venezuela no se merece una tensión como esta (...) Yo no hubiese, ni mi ética que vale más que todo, aguantado la duda, la grandísima duda que hubiera quedado que hubiera ganado el sí por 0,4% después de tres días y por unas actas que vinieron del exterior o que llegaron de Sabaneta o Elorza. No hubiera aguantado eso. Asi que yo voy a dormir tranquilo", aseguró.

Entre los logros del proceso destacó que la oposición reconoció la Constitución de 1999 "y hasta salieron a defenderlas". Espera que "no haya sido un recurso momentáneo y electorero. Vamos a construir la Venezuela que aquí está", invitó.

"Yo líder. Yo presidente de la nación he oído la voz del pueblo y siempre la voy a estar oyendo. Me la llevo en el corazón para nuestro análisis", concluyó

Lo dijo y cumplió

"Aquí se cumplirá la decisión popular respetando las regla elemental de la democracia: El que saque más votos, esa es la opción ganadora. Estoy seguro y así confío en que la otra parte acepte el resultado y lo acepte como un triunfo democrático de participación, de madurez política, democrática", advertía Chávez, luego de sufragar, en la Escuela Técnica Manuel Palacio Fajardo, del 23 de Enero.

Chávez arribó al centro de votación a las 12:43 del mediodía. Ya frente a la máquina de votación, antes de votar, el mandatario se hizo la señal de la cruz, para luego pulsar rápidamente el botón. "Somos expertos en votar, nunca en Venezuela se había votado tanto como en estos últimos 9 años de revolución democrática, pacífica, bolivariana", dijo el mandatario.

Tomado de: http://www.eluniversal.com/2007/12/03





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938