..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro. 205, Viernes, 7 de diciembre del 2007

Libro de visitas

 

Pasiones y diamantes
Por: Pedro de la Hoz  

El repertorio de cámara de Leo Brouwer suena en grande ante los oídos chilenos
SANTIAGO DE CHILE.— Para el maestro chileno Fernando García, la diferencia entre un autor académico, de oficio, que sabe plantear y resolver problemas, y otro que se aventura, innova, crece y logra que los intérpretes y el público se animen a explorar nuevos territorios de la imagen artística tiene en la América Latina de hoy la medida de un nombre: Leo Brouwer. "Sencillamente porque es un músico genial", afirmó uno de los más venerables compositores de esta tierra en el transcurso del homenaje que los artistas de la nación austral dedicaron al artista cubano la noche del último lunes.

Con transparencia diamantina y, a la vez, genuina pasión, una breve pero significativa parte del repertorio de cámara brouweriano sedujo al auditorio que rebasó la capacidad del teatro del Centro Cultural de España en la capital chilena, institución que honró a Leo con la Orden al Mérito Musical y Artístico.

Antes del concierto, la editorial Vicio Secreto presentó el libro Gajes del oficio, que reúne ensayos y reflexiones de Brouwer sobre la música, y un documental del realizador chileno Ernesto González sobre las facetas de director, compositor, pedagogo e intérprete que confluyen en la extraordinaria dimensión intelectual del artista caribeño.

Obviamente, uno de los núcleos sustantivos del programa se detuvo en la producción guitarrística del maestro, calificada aquí por la profesora Eugenia Rodríguez, jefa de Cátedra en la Escuela Moderna de Música como un parteaguas: "Conforme se ha dicho que la guitarra se divide en antes y después del brasileño Heitor Villa-Lobos, hoy sabemos que en las últimas décadas hay un antes y después de Leo Brouwer".

Luis Orlandini, uno de los intérpretes chilenos de mayor nombradía, abordó Elogio de la danza y La espiral eterna, piezas que condensan los rasgos conceptuales principales de la obra de Leo.

Pero si de plena comprensión y avasallador despliegue de esos argumentos se trata, la presencia del cubano Joaquín Clerch resultó decisiva, por la intensa interiorización estilística de El Decamerón negro y de la suite La ciudad de las columnas.

Ese mismo compromiso con la imagen artística en sus aspectos más lúdicros, impregnó la ejecución de Acerca del cielo, el aire y la sonrisa, por el Ensemble de Guitarras de Chile, que conduce con suma dedicación el maestro Javier Farías.

En la música de cámara de Leo sobresalen los aportes a otros instrumentos. En este caso la ilustración vino primero por cuenta del Cuarteto Recart, agrupación que en el Cuarteto de cuerdas no. 3 evidenció clase mundial. Y luego, por el costado de la flauta, mediante la intervención de la joven cubana Niurka González Núñez en La región más transparente (acompañada al piano por la chilena Amber Millar), obra que había grabado para el volumen Homo ludens y a la que en esta ocasión dotó de una dinámica mucho más suculenta.

Para el maestro cubano, la gran sorpresa sobrevino cuando un grupo de músicos chilenos de diversa procedencia se juntaron, bajo la conducción de Guillermo Riffo, para regalarle Los negros brujos se divierten, todo un manifiesto de su denominación cultural de origen y de la orientación estéticamente revolucionaria de su impronta creadora.

Tomado de: http://granma.co.cu/2007/12/05 





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938