..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro.159, Viernes, 19 de enero del 2007

Libro de visitas

 

ES QUE CUBA SIGUE ALLÍ
Por Francisco Henríquez

Publicar este poema es cumplir una deuda con nuestro entrañable amigo Francisco Henríquez, cubano de la otra orilla que defiende nuestra Patria día a día en listas de distribución, que ha sido amenazado por la mafia miamense, que detesta la agresión de Bush que le prohíbe como antaño, regresar cada año a recorrer sus amados lares. Valga como felicitación a Francisco en sus recién celebrados 79 años:

 

Poema premiado por el Círculo de Poetas y Escritores Iberoamericano de Nueva York.

I

Cuba no es ni un frenesí
ni un estado ultraterreno;
Cuba es un verde sereno
de San Antonio a Maisí.
Es que Cuba sigue allí
con su monte y su jutía.
Cuba es una canturía
que dura toda la noche,
¡y es poético derroche
de la puesta al otro día!

II

Cuba empina un bacardí
si le recitan los nombres,
del ejército sin hombres
que anda suelto por ahí.
Es que Cuba sigue allí
y resiste al mundo terco.
Cuba sacrifica un puerco
por un motivo cualquiera,
mientras otro puerco espera
su muerte detrás del cerco.

III

Cuba es miel y daiquirí,
carnaval, parranda y son,
y es también desolación
si queremos verla así.
Es que Cuba sigue allí,
rumba, salsa y zapateo,
y no le falta un torneo
para una tarde guajira
¡cosa que su gente mira
como su mejor recreo!

IV

Cuba es álamo o jiquí
y es fogón de pura leña,
y es una noche pequeña
sobre el vuelo de un totí.
Es que Cuba sigue allí:
desveladora en La Habana ,
bullanguera en Tropicana,
romántica en la Marina.. .,
¡"mientras la luna declina"
dentro del Copacabana!

V

Cuba es ajiaco y congrí,
en casi todas las cenas,
por eso las Nochebuenas
no son iguales que aquí.
Es que Cuba sigue allí
con sus ríos y sus playas,
y tiene sus guardarrayas
–caminos de palmas bellas–
y un cielo lleno de estrellas
por dondequiera que vayas.

VI

Cuba no está muerta ni
padece mortal amnesia,
aunque ya, sin anestesia,
le han clavado el bisturí.
Es que Cuba sigue allí,
con su panorama bello...
Para lo triste de aquello
canta la voz del aljibe,
y la hamaca del Caribe
la columpia en un destello.

VII

Cuba es pan de ajonjolí
para endulzar un guateque,
y fuego en el bajareque
del tostador de maní.
Es que Cuba sigue allí:
es  Oriente y sus chiquillas;
es Matanzas y es Las Villas;
es La Habana , Camagüey,
Pinar del Río... –Yarey
bajo el sol de Las Antillas–.

VIII

Cuba, porque a verla fui
para que nadie me cuente,
no es igual ni es diferente
que aquella en que yo nací.
Es que Cuba sigue allí,
soñando un sol venidero.
Con el alma al resistero
de la más ardiente arena,
tiene el don de una sirena
que suspira en Varadero.




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938