..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro.160, Viernes, 26 de enero del 2007

Libro de visitas

 

¿Periodistas independientes?
Por Jesús Dueñas Becerra*

 “No hay tormento mayor que escribir
contra el alma, o sin ella”...
 José Martí

 Los denominados periodistas independientes sufrieron un golpe demoledor que les “desnudó” el alma delante de la opinión pública e internacional: se abrió la Caja de Pandora, cuya pestilencia reveló la proverbial falta de ética y profesionalidad que yace detrás de los furibundos ataques que esos asalariados del gobierno estadounidense lanzan contra las conquistas sociales de la Revolución Cubana, y dólares mediante tratan infructuosamente de ridiculizar la abnegada labor de los científicos, artistas e intelectuales cubanos que fieles a la patria que los viera nacer y crecer desoyen los "cantos de sirena" procedentes del Norte revuelto y brutal que nos desprecia.

¿Y qué decir de las saetas envenenadas que los "defensores" de la libertad, la democracia y los derechos humanos (¿?) disparan sin piedad alguna contra los periodistas que vivimos en la mayor de las Antillas y hemos hecho causa común con el socialismo caribeño. Nos califican de "oficialistas", dependientes del gobierno, etc., etc., pero, al parecer, desconocen el significado de esos vocablos que le endilgan a cualquiera que no perciba el mundo de acuerdo con la interpretación "divina" hecha por el presidente George W. Bush, quien les paga por su trabajo sucio y maloliente.

El Diccionario de la Lengua Española Larousee registra tres acepciones del término oficialista: "que es propuesto por el equipo dirigente de un partido o gobierno, partidario del gobierno, servidor incondicional del gobierno"; dos de dependiente: "que depende [de]..., persona que sirve a otra o es subalterna de una autoridad"; y tres de independiente: "que tiene independencia, que se comporta con independencia, que [defiende] sus derechos y sostiene [sus] opiniones [libremente]". Vale la pena aclarar el hecho de que sólo me he servido de las acepciones íntima y estrechamente relacionadas con el tema que nos ocupa.

Una vez delimitados los campos semánticos que cubren esos vocablos, manipulados a diestra y siniestra por  los "dueños y señores de la prensa" en el paraíso del terrorismo anticubano, cabría preguntar: quiénes son más oficialistas y más dependientes: los periodistas que reciben cifras astronómicas del gobierno norteamericano por atacar a la isla caribeña o aquellos que amamos nuestra noble profesión, a la que nos entregamos en cuerpo, mente y espíritu, porque llevamos en el centro mismo de nuestro yo periodístico un sueño de justicia y solidaridad, sabemos "[...] mirar a través del alma", como el Apóstol y con él vamos "[...] en el bando de los que aman y fundan", ya que, según la herencia intelectual y espiritual legada por Félix Varela y José Martí al periodismo revolucionario hispano-cubano-americano, su recto ejercicio es fuente inagotable de ética y humanismo.

Quienes se enlodan en la  "cloaca" periodística miamense ignoran que la verdadera función de un genuino comunicador es reflejar la realidad política, social, científico-técnica y cultural del país donde vive, y describirla de forma tal que estimule la inteligencia y alimente el alma del lector, y en consecuencia, lo invite a crecer... desde todo punto de vista, porque vive para escribir, que es dar lo mejor de sí NO a cambio de estímulo material o moral alguno, sino del inmenso placer de servir.

El único objetivo de esos "chupa tinta" o "cambia letras" es engrosar sus cuentas bancarias particulares..., no importa que sean dólares sucios y ensangrentados, porque ellos le rinden culto al tener, no al ser. 

Esos papagayos que le venden su pluma y su alma a quien les pague mejor son roedores de la inteligencia y el talento ajenos..., que viven de las migajas con que los engorda el amo yanqui para que puedan morder el cuerpo, la mente y el espíritu de las mujeres y los hombres virtuosos que vivimos en el indomable caimán caribeño.

 * Crítico y periodista.

 





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938