..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro.160, Viernes, 26 de enero del 2007

Libro de visitas

 

Magia milenaria entre líneas
Por: MERCEDES ALONSO ROMERO

Latinoamérica cuenta con un libro que resume los períodos históricos, terminologías y símbolos en la evolución del arte de la porcelana

Cuando la entrevisté hace algunos años, el libro era solo eso: un posible sueño. La encontré entre las inmensas paredes de la antigua casa de estilo neo-morisco, en la calle José Reyes número 6, en la zona colonial de Santo Domingo, la capital dominicana, donde actualmente radica el Museo de la Porcelana, legado en usufructo a la Fundación por la familia Vicini Cabral.

Violeta Martínez Bosch ha dedicado décadas de su vida a difundir el arte de la porcelana     >>

Me pareció entonces lo que ahora, una gigantesca mujer araña laboriosa, dedicada día y noche a lograr que se difunda y prevalezca el arte de la porcelana. Así es doña Violeta Martínez Bosch, esta artista de larga historia revolucionaria, que regresó a su país luego de permanecer en el exilio debido a su espíritu opositor al régimen de Trujillo e integración al Movimiento de Liberación Dominicano.

Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico estuvieron entre las tierras que cobijaron a Violeta, quien fue, además, amiga incondicional de Minerva Mirabal, la entrañable patriota de la historia dominicana, fundadora del Movimiento 14 de Junio, asesinada, junto a sus dos hermanas, por la dictadura trujillista.

Entonces y ahora

Cuando conversamos por primera vez, Violeta me habló de su afán por escribir un libro que resultara fuente de consulta para amantes y estudiosos noveles del arte cerámico. Y como que los seres que sueñan y luchan, finalmente hacen realidad sus propósitos, hace unos meses la autora puso en mis manos, entre sonriente y nerviosa, un ejemplar de El arte de la porcelana, resultado de la impresión de la Editorial Arte, de Caracas, Venezuela.

El libro resume las etapas que involucran el surgimiento de la porcelana china en el año 960, su descubrimiento por Japón en 1606 y la manera en que Europa logra reproducirla en 1710

Doscientas sesenta y cinco páginas, reúnen ocho largos capítulos y lo que es mejor aún, una colección de preciosas fotos de las obras expuestas en el Museo de la Porcelana de Santo Domingo. De China, se vislumbran muestras de las diferentes dinastías. De Japón y Europa se exhibe una representación majestuosa de este arte, ampliada, en particular, la de los países germánicos. También Austria, Hungría, Prusia, Bavaria, Italia, España, Dinamarca, Francia, Inglaterra, Irlanda y los Estados Unidos. Todo ello precedido de una explicación exhaustiva del Arte Cerámico, su prehistoria y período histórico. Acerca de si este libro había reforzado su vocación literaria y artística, sin obviar, por supuesto, las largas décadas de estudios y búsquedas, la restauradora respondió:

"En realidad, pongo piedrecitas en el largo camino de un arte en desarrollo. Enseño, doy cursos y tengo fe en que los nuevos grupos que entreno sigan adelante la obra. En verdad, no estoy sola en esto. La Fundación me apoya".

Es cierto que el Museo de la Porcelana ha sido posible gracias, en primer lugar, a la donación de la colección propiedad de la entrevistada, y a los aportes de familias y amigos, cuyas finas muestras enriquecen las galerías. De una cubana, la también luchadora revolucionaria Natalia Revuelta, se exhiben en el museo dominicano dos bellas muestras.

Testimonio de excepción

Figura fabricada en Japón entre 1945 y 1952, en la zona ocupada por los Estados Unidos   

Desde 1950, comenzó el andar de Violeta por tierras extrañas. En Nueva York estuvo desde esa fecha hasta 1955, cuando residió en Cuba y fue luego de su regreso a Estados Unidos, en 1958, que se convirtió en alumna de Ceceil Bannett, experta restauradora de porcelana en la ciudad neoyorquina,

Allí, no solo aprendió la dominicana la técnica de la restauración, sino que adquirió todos los conocimientos posibles acerca del arte cerámico y, en particular, sobre la porcelana. Todo esto le permitió ganar el respeto de muchos y, luego de la vuelta a su tierra natal, en la década del 80, Violeta inició una labor de acercamiento entre las personas interesadas en difundir el tema. En diciembre de 1989, nació, como colofón de esfuerzos y voluntades, el Museo de la Porcelana, primero de su tipo en las Antillas.

Del período de producción de la Fundación, homónima del museo y el requerimiento de un libro de este tipo, se refirió el arquitecto César Iván Feris Iglesias, quien habló de las conferencias, mesas redondas, eventos sociales, programas televisivos y exposiciones temporales que se han extendido a otras ciudades de la República Dominicana, como Santiago de los Caballeros, San Pedro de Macorís, la Universidad Central del Este, entre otras. "El público motivado exige algo más (...) Estos cursos y sus primeros estudiantes han solicitado un libro de texto que sirva de apoyo a las lecciones (...) Una vez más, Violeta Martínez satisface con este libro las necesidades de sus estudiantes y cumple con su vocación fundamental: amar y difundir el arte de la porcelana."

En este edificio, de principios del siglo XX, radica el Museo de la Porcelana en la zona colonial de la capital dominicana

El libro resume, pues, años de estudios y búsquedas que describen el surgimiento de la porcelana china en el año 960, la manera en que fue guardado el invento hasta que Japón la descubre en 1606 y Europa logra reproducirla en 1710.

Para la autora, el arte de la porcelana "está muy vinculado como testimonio de excepción a la historia, cultura y civilización de los pueblos". Afirma, además, que en el campo arqueológico tiene inmenso valor, pues permite estudiar el desarrollo y progreso del intelecto y la inclinación artística del hombre en determinado momento y lugar.

Otros sueños por cumplir...

"Sí, hice el Museo de Minerva Mirabal en Salcedo. Diseñé la biblioteca. Ahora quiero terminar un libro acerca del pensamiento de Minerva. Eso se lo debo a su memoria, el pueblo dominicano tiene que conocer más de ella y su obra."

¿Y la porcelana?, pregunto. "Eso –responde- permanecerá como algo a lo que debo continuar dedicando mi vida." Magia milenaria entre líneas.

cultura@bohemia.co.cu
http://www.bohemia.cu/2006/12/05/cultura/museo-porcelana.html





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938