..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro.160, Viernes, 26 de enero del 2007

Libro de visitas

 

Entrevista a Juan De Las Cuevas
Por Rosa C. Báez

El Licenciado Juan de las Cuevas Toraya, historiador de la construcción en Cuba, especializado en materiales de construcción, se encuentra en estos momentos realizando la revisión del archivo Iconográfico del Centro de Información de la Construcción, y nuestra Biblioteca realiza conjuntamente con él un trabajo del que queremos conversar en este número:

Estimado Juan:

  1. ¿Desde cuando se encuentra Usted ligado a la historia del desarrollo constructivo en Cuba? ¿Por qué su interés y cuáles son sus más importantes investigaciones y hallazgos sobre este tema?

Comencé a trabajar en la construcción en el mes de marzo de 1959 en el Distrito de Obras Públicas de Camagüey y desde 1960 estuve vinculado a los materiales de construcción, hasta mi jubilación en el año 1999.

Siempre me interesó la construcción, porque toda obra humana necesita de ella.

En el año 1993 publiqué un libro titulado “LA INDUSTRIA CUBANA DE MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN”, y en la investigación para ese libro, con la eficaz y valiosa cooperación de la compañera Obdulia Castillo (Yuya) de la Biblioteca Nacional, descubrimos que Cuba había sido el primer país de Iberoamérica en producir cemento Pórtland, el 7 de julio de 1895.  

  1. Conocemos que se está realizando conjuntamente con nuestro Laboratorio Digital, un trabajo conjunto con el MICONS, relativo a la digitalización de placas de vidrio, provenientes del antiguo Ministerio de Obras Públicas. ¿Podría Usted referir a nuestros lectores qué contienen dichas placas y qué las hace valiosas? ¿El trabajo incluye solamente placas de vidrio?

 

El 20 de Mayo de 1925 asumió la presidencia de la República Gerardo Machado Morales quien había basado su campaña presidencial en el lema “Agua, Caminos y Escuelas” y su plan de obras incluía algunas tan importantes como la Carretera Central, el Capitolio Nacional, la ampliación del acueducto de La Habana y la terminación de la Universidad.

Con el objetivo de controlar el avance de tan vasto plan y también con fines publicitarios, se adquirió para el Ministerio de Obras Públicas el más moderno y mejor laboratorio fotográfico existente en ese momento en el mercado.

Este equipamiento permitió obtener “copias de fotos” de imágenes de fechas muy anteriores, lo que dio lugar a que en ese Ministerio se conformara lo que bien pudiéramos denominar la memoria histórica de las construcciones en nuestro país. Otros ministerios y entidades también llevaban documentos importantes a Obras Públicas con ese fin, lo que enriquecía sus fondos.

En los primeros tiempos, los negativos eran cristales de 25.4 x 20.3 cm., de los cuales han llegado hasta nuestros días 15,331 y tienen fotos tan antiguas como cuatro tomadas el 26 de junio de 1878, a dos arcos de triunfo que se erigieron en Santiago de Cuba para recibir a Martínez Campos después de la Paz del Zanjón.

El contenido de dicho archivo, es muy variado y conserva, entre otras, fotos de:

  • Carretera Central,                                                   2,417
  • Escuelas                                                                2,463
  • Calles de poblaciones y ciudades                                2,423
  • Hospitales                                                              1,827
  • Acueductos                                                            1,799
  • Capitolio Nacional,                                                   1,130
  • Malecón habanero                                                      884
  • Edificios públicos                                                        826 
  • Iglesias                                                                    218
  • Documentos y cartas                                                  219

El arquitecto José San Martín, que fue Ministro de Obras Públicas entre 1944 y 1948, organizó los laboratorios fotográficos provinciales que enviaban copias al Departamento Nacional. Ello multiplicó los fondos, que contienen algo más de un millón de negativos.

No han sido pocas las vicisitudes confrontadas por el archivo en más de 80 años: cambios de locales, mudadas, calor y humedad han dañado unos 8,000 negativos de  cristales y algunos de celuloide por degradación y hongos.

A partir del año 1998 el archivo pasó integrar los fondos del Centro de Información del Ministerio de la Construcción quien con el Fondo de Bienes Culturales, logró que el archivo en su totalidad fuera declarado “Patrimonio Nacional”. Además, ubicó los negativos en anaqueles en un local con aire acondicionado y un deshumificador pero era necesario volver a clasificar los negativos anteriores a 1945, pues el archivo a través de los años se había desordenado.

Desde el mes de octubre del 2002 con mi esposa, Florinda Loret de Mola  ─bibliotecaria jubilada─ [ver foto] comenzamos a ordenar y seleccionar las fotos con mayor importancia desde el punto de vista constructivo e histórico para digitalizarlas y de ese modo garantizar su conservación.

Desde los primeros momentos, nos dimos cuenta que la importancia del archivo superaba las expectativas. Desde el punto de vista histórico, por ejemplo, el negativo nº 667 es copia de un documento de 1930, autógrafo del Rey de España al Presidente de Cuba y el nº 1745 guarda la imagen de la pequeña casita que usó el Dr. Carlos J. Finlay para realizar los estudios que lo llevaron a descubrir que el mosquito Aedes Aegypti es el agente trasmisor de la fiebre amarilla.

Debido a que el Ministerio de la Construcción no tenía un “escaner” capaz de procesar negativos con la calidad necesaria, se coordinó con el compañero Eliades Acosta, Director de la Biblioteca Nacional, para digitalizar las imágenes seleccionadas y todas se asientan en una Base de Datos en el sistema Winisis. Se autorizó a la Biblioteca Nacional a poner en su red interna, tanto la Base de Datos como las imágenes digitalizadas.

  1. ¿En que estado se encuentra la realización del proyecto y cuáles considera Usted son los aspectos más importantes o de aplicación práctica del trabajo?  ¿Se encuentra satisfecho por haber podido contribuir a la salvaguarda de este importante material, que refleja de cierto modo la historia de nuestra nación?

Hasta diciembre de 2006 se han procesado 100 mil negativos y de ellos unos 14 mil se han digitalizado.  Ya en este momento estamos revisando las imágenes del año 1962. Podemos decir que nuestro pasado ha sido conservado.

La importancia de salvaguardar este archivo radica en que no sólo recoge testimonialmente el quehacer constructivo, sino que permite a los restauradores conocer lo que existía, a arquitectos e ingenieros realizar labores de reparaciones y reconstrucciones de puentes y otras obras, a estudiantes apreciar nuestras obras y  los historiadores conocer nuestro pasado.

La conservación y procesamiento de este archivo,  no sólo garantiza la conservación de nuestra historia constructiva, sino que guarda para futuras generaciones cómo eran nuestras ciudades y pueblos, los hospitales, las escuelas, parques, monumentos, iglesias y en general nuestro pasado histórico.

Fui dirigente del MICONS y de la Industria de Materiales de Construcción durante más de 40 años, y mi esposa del MINED del Municipio Playa y ambos estamos convencido que esta tarea es de lo más importante que hemos realizado en nuestras vidas y nos sentimos orgullosos de haber podido llevarla a cabo.

  1. ¿Algún otro trabajo conjunto en perspectiva? ¿Qué otros aspectos cree Usted que debían ser priorizados a la hora de contribuir a la conservación de nuestro patrimonio histórico?

Consideramos que a este trabajo debe imprimírsele una mayor celeridad, dedicándole más recursos a la digitalización y el pasar a la Base de Datos, concentrándonos nosotros en la selección de las imágenes.

Es importante que se divulgue la existencia del archivo, y que se sitúe en las provincias, para que pueda facilitársele el acceso a todos los profesionales del país. En ese sentido hemos preparado algunas conferencias monotemáticas en Power Point, las que he ofrecido en algunas provincias, en facultades de arquitectura e ingeniería y en la Oficina del Historiador. Pienso que algunas de ellas pudieran llevarse a Multimedias y comercializarse, en temas tan interesantes como La construcción de la Carretera Central, el Capitolio, la Plaza de la Revolución, el Malecón, los Hoteles en Cuba, la historia constructiva de Varadero, y otros muchos temas más. 

Agradecemos haya accedido a compartir con nosotros unos minutos de su tiempo y esperamos poder continuar contando con su valiosa ayuda y su interés.





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938