..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4, Nro.161, Viernes, 2 de febrero del 2007

Libro de visitas

 

Piedras para la historia: forjadas granito a granito
Por Carmen Cuní*

“Hoy, no nos cabe dudas, la Biblioteca […] ha cumplido con tan honrosos preceptos, por que habla con la voz del mundo y mira con los ojos de la humanidad.”

Hurgando en los expedientes del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional , que atesora una rica información, derivada de una generación de más de diez décadas de trabajo, se enaltece mi memoria con testimonios de primera mano: primeras manifestaciones culturales de una época de incesante batallar donde la intelectualidad cubana daba sus primeras muestras de rebeldía y de amor patrio, reprimido por más de medio siglo.

Es hermoso destacar que en la década de los años 50 del pasado siglo, tiempos víspera del Centenario del Natalicio del Apóstol, a 50 años de la gesta independentista de Cuba, se comenzaba a desarrollar el anhelo de gran parte de los intelectuales cubanos: en los terrenos de la Plaza Cívica un grupo de proyectistas de urbanismo se reunía junto a prestigiosas personalidades, para colocar la piedra angular de lo que sería el nuevo edificio de la Biblioteca Nacional , en el lugar que imaginaban futuro centro cultural de la Habana... ese día, después de incontables penurias e ingratitudes, comenzaría a germinar la flor: por más de 20 años, muchos de sus ilustres hijos, fervientes amantes de las ciencias, las letras y la cultura en general, padecieron las alternativas de una Junta que respondía a una minoría de la clase dominante y esta piedra tendría como destino ponerle fin a la destrucción y al vandalismo que sufrían todos aquellos documentos, toda aquella información en el Castillo de la Fuerza , donde todo el acervo producido por varias generaciones de cubanos se perdía entre ruinas, roedores y humedad, por la precarias condiciones de la instalación.

Sería injusto pasar por alto todos los esfuerzos de Domingo Figarola Caneda, su Primer Director, de cuyo natalicio se cumplieron el pasado 17 de enero 154 años, para desarrollar la prestigiosa Institución, a la cual incluso donó su colección privada, sentando las bases del Patrimonio colectivo.

Lilia Castro de Morales apuntaba:

“Tenemos que mirar con los ojos que ya no serán nuestros ojos. La Biblioteca Nacional de Cuba tiene que abrir sus ventanas hacia el resplandor del futuro, La Biblioteca Nacional será una antena del latido universal y responderá a todas las voces del mundo” [1]

Hoy, no nos cabe dudas, la Biblioteca ha cumplido con tan honrosos preceptos, por que habla con la voz del mundo y mira con los ojos de la humanidad.

Gloria a todos los que, de una manera u otra, han contribuido con su granito de arena a la digna tarea que hoy tiene continuidad en las nuevas generaciones, que la perpetúan con honor.

En estos momentos la BNJM sigue transformándose vertiginosamente, renovando estructuras y funciones, acordes con las necesidades y el desarrollo que impone un nuevo orden mundial, de integración de todos los pueblos de América y del Mundo.

Notas tomadas del archivo Histórico de la Biblioteca Nacional. Expediente No. 3 Actividades de la Biblioteca Nacional (1951-1952

*Carmen Cuni, trabajadora de la Biblioteca Nacional José Martí. Atiende desde hace algunos años el Archivo Central de la Biblioteca Nacional





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938