..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4,Nro.164, Viernes, 23 de febrero del 2007

Libro de visitas

 

“No existe asincronía entre Raúl y Fidel”.
Por Yolanda Martínez

Para Miguel Luis Bonasso se equivocan quienes piensan que existen diferencias esenciales entre Fidel y Raúl Castro. No hay asincronía alguna entre el pragmatismo del menor de los Castro y la utopía igualitaria de Fidel. Ambos han podido establecer un equilibrio en esa referencia y se complementan, dijo.

Según el diputado argentino -tal vez el extranjero después de Hugo Chávez que más veces ha visto al Mandatario cubano en el lugar donde convalece- la lealtad de Raúl a Fidel es incuestionable y mientras el líder de la revolución siga con vida consultará con él todas las decisiones importantes de Gobierno.

Ayer, poco antes de abandonar La Habana, donde participó en el homenaje a su compatriota y compañero de militancia, el escritor y periodista, Rodolfo Walsh, Bonasso habló de su amistad con Fidel Castro, de su visión de la revolución cubana, de América Latina y de México:

  • ¿Qué opina de la forma de ejercer el poder de Fidel Castro durante casi medio siglo?

Fidel ha tenido un liderazgo solar, unipersonal, derivado de su propio genio político. Sin embargo, también se ha ocupado de formar cuadros de gran solvencia, dirigentes muy bien preparados para continuar la obra que él comenzó, hombres jóvenes como el Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque, quien fue por ocho años su secretario personal. El Canciller cubano es un político con enorme formación y experiencia.

  • Desde la cercanía que le proporciona su amistad con Castro ¿Cómo lo definiría en la actualidad?

Mi amistad con Fidel data de poco tiempo, hacia comienzos de 2003. Soy consciente de que es un privilegio al que no muchos tienen acceso y eso me ha permitido aprender muchísimo de quien considero un talento renacentista. Lo veo como un Leonardo, un genio. Y la personalidad de un genio si uno la sabe aprovechar te permite enriquecer mucho tu visión del mundo y de la política. He tenido charlas muy francas con él, en varios encuentros acá y en mi país. He podido ver su preocupación legítima por lo que pasa en Cuba y en el mundo.

  • ¿Lo ha visto en estos días?

No lo he podido ver ahora aunque tuve la alegría de saber por Raúl que se está recuperando y que trabaja un poco. Yo estuve con él a mediados de septiembre durante la cumbre de los NOAL (Países No Alineados), y lo vi muy bien. Después me invitó una segunda vez y conversamos mucho.

En viajes posteriores no lo he visto, aunque siempre recibo permanente atención y mensajes de su persona. Es un amigo fidelísimo, muy delicado. Me tocó vivir acá la enfermedad y la muerte de mi compañera Ana de Skalon y su actitud solidaria y la de todos me ha dejado en deuda eterna con Cuba. Así que no soy objetivo ni respecto a Fidel ni respeCto a Cuba. Estoy afectivamente comprometido con este pueblo y con este liderazgo.

  • Pero con ojos de analista político ¿cómo ve hoy la revolución cubana con su líder histórico enfermo y Raúl al mando del Gobierno provisional?

Esta no es una experiencia angélica y como toda obra humana es imperfecta, pero a mi juicio el Gobierno de la Revolución conserva un consenso muy alto. Ya fue un dato significativo que producida la implosión de la URSS y con las terribles privaciones que tuvo que soportar este pueblo en los 90 no se dañará la confianza de la mayoría en el liderazgo. Esto ha quedado demostrado una vez más ahora con la enfermedad de Fidel y es lo que ha desalentado una intervención de Estados Unidos para impedir la continuidad.

  • Los estilos de ambos hermanos son diferentes y hay quien opina que también la forma de entender la economía y la praxis de Gobierno ¿Qué piensa usted?

No creo que exista asincronía entre el pragmatismo de Raúl y las posiciones de Fidel que siempre está marcando la utopía igualitaria. Cuba ha podido establecer un equilibrio en esa referencia. Hay una frase creo que de Silvio Rodríguez que comparto. Dice que hace tiempo que quien manda en Cuba es Raúl y Fidel regresa cada tanto del futuro cuando hay algún problema. Creo que es un poco así como funcionan.

  • Sin embargo, se habla de discrepancias sustanciales entre ambos. Algunos analistas consideran que habrá cambios cuando Raúl gobierne sin Fidel.

Raúl admira profundamente a su hermano mayor. Considera a Fidel como un tipazo, le tiene un profundo cariño y una probada lealtad. Yo creo que se equivocan quienes piensan que hay grandes diferencias entre los dos.  Cuba está haciendo y hará lo que hizo siempre, que es adaptarse con gran inteligencia política a cada circunstancia nueva que se le va presentando incluidas las más dramáticas. Este país marcha y sigue siendo una sociedad articulada. Mientras siga así la continuidad de la revolución cubana es un hecho.

  • ¿Ve a Raúl Castro al frente de Cuba negociando con EE.UU.?

Creo que el discurso de diciembre de Raúl fue muy inteligente y le planteó a Estados Unidos desde una posición muy digna que siempre estaba abierta la puerta de la negociación. Ha sido destacado así por casi todos los observadores a nivel mundial. Esas cosas Raúl no las dice si no hay un acuerdo con Fidel, además conozco un poco el pensamiento de Fidel y sé que piensa lo mismo.

  • La oposición opina que es el aparato de la seguridad del Estado lo que sostiene al Gobierno ¿qué opina usted?

Estoy en completo desacuerdo. En Cuba el Gobierno se sostiene porque cuenta con el apoyo de la mayoría. Entre otras cosas porque acá los dirigentes no disfrutan los privilegios que tienen en cualquier otro país. Te pongo un ejemplo, Abel Prieto, el Ministro de Cultura, vive en un cuarto piso sin ascensor y todos los días sube las escaleras medio a oscuras y padece las mismas vicisitudes del resto de la gente y sus vecinos todo eso lo ven... Eso se repite en el caso del Canciller y el resto de los Ministros. Y la gente los ve.

  • ¿Qué opina del proyecto de Hugo Chávez para Venezuela del cual desconfían tantos sectores de la comunidad internacional?

En la Venezuela de Chávez impera una economía mixta donde hay una fuerte participación del Estado y social a través del movimiento cooperativo y también de la empresa privada. Creo que los caminos de América Latina hoy van por ese lado y por una palabra que tiene mucha miga y que es: integración.

  • ¿Es viable la integración latinoamericana?

América Latina está especialmente dotada para esa integración, política, económica, comercial y cultural. En esta época de globalización ninguno de nuestros países se salva solo. La única posibilidad que tenemos de sentarnos a discutir en plano de igualdad con las potencias mundiales es constituir un bloque regional unido, poderoso, coherente, no sólo económico sino esencialmente político, porque siempre se ha hecho el camino inverso y hemos fracasado.

De guerrillero montonero a político

Activista, guerrillero montonero en la década de los 70, condenado a muerte por los grupos de tareas de la dictadura militar argentina y uno de los 30 proscritos más buscados por la Triple A, Miguel Luis Bonasso vivió en la clandestinidad hasta su exilio en 1977. En Roma integró el Consejo Superior del Movimiento Peronista Montonero, del cual se distanció más tarde, y luego, durante 14 años, residió en México donde se dedicó al periodismo y a la literatura.

A sus 67 años, sin embargo, ha decidido dedicar todo su tiempo a la política. Es presidente del Partido de la Revolución Democrática, grupo político que le permitió en 2003 ganar una banca en la Cámara de Diputados de Argentina.  Aspira ahora a Edil. Miguel Luis Bonasso, que preside el argentino Partido de la Revolución Democrática, al que representa como diputado nacional, prepara ahora su candidatura para la jefatura del Gobierno bonaerense:

  • ¿Decidió dedicarse a la política?

Indudablemente el militante político está ganando la carrera al periodista y al escritor porque en este momento me estoy presentando como candidato a presidente del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Una batalla dura porque hay varios candidatos fuertes y no soy el tapado del Presidente, como dirían en México.

  • ¿Qué opción política representa su partido?

Creo que la única forma de derrotar a la derecha cómplice de la dictadura y del menemismo es precisamente, con un gran frente de centro izquierdo. En este sentido, nuestro discurso puede parecerse bastante al de la social democracia europea porque nosotros en Buenos Aires estamos intentando armar un gran frente de centro izquierda y de reunir al electorado progresista que ya se expresó victoriosamente en las elecciones el año 2000 donde Aníbal Ibarra se impuso al máximo exponente del neoliberalismo que fue Ministro de Economía dos veces, Domingo Felipe Cavallo, y luego a un empresario fraudulento cuya fortuna se hizo al calor de la dictadura militar, Mauricio Macli, que sigue siendo un rival, un peligroso antagonista para estas elecciones.

  • ¿Cómo valora la labor del Presidente Néstor Kirchner?

Tengo el mayor respeto por la obra desarrollada por Néstor Kirchner. Con él, la economía pasó a segundo plano, la política ocupó el primero, y así la sociedad entendió que podía volver a discutir su destino, que las cosas se pueden cambiar.

Reflexivamente de una manera racional se puede decir que Kirchner ha hecho cosas importantes muy buenas tanto en relación con la deuda externa como en el campo de los derechos humanos y la recuperación de la memoria histórica.  Ha sido muy valiente en las reformas de carácter institucional, ha removido jefes de Policía y de la cúpula de las Fuerzas Armadas. En nombre del Estado en un acto en la Escuela de Mecánica de la Armada pidió perdón a las familias de las víctimas del genocidio, algo que ningún Presidente de la democracia había hecho.

Recibido por correo electrónico

 




© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938