..."Lo que os puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada..."
"Don Quijote de la Mancha". Capítulo XLII: " De los consejos que dió Don
Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula..."

ISSN: 1810-4479
Publicación Semanal. Año 4,Nro.165, Viernes, 2 de marzo del 2007

Libro de visitas

 

Los 195 años de la escarapela nacional
Por Paolo Deganutti, para InfoExtra Digital

Justo cuando homenajeamos, a través de la Feria del Libro, a la hermana República Argentina. La celeste y blanca fue creada el 18 de febrero de 1812. Pero el festejo oficial se realiza en mayo, y recuerda en realidad a la roja que usaron French y Beruti en el Cabildo. En esta nota, Ana María Bertolini ofrece los detalles más curiosos.

La escarapela nacional, creada el 18 de febrero de 1812, cumplirá el domingo 195 años; pero increíblemente, su festejo se hace otro día y responde a otra escarapela, la roja, que usaron Domingo French y Antonio Beruti frente al Cabildo Abierto.

El error deviene de los datos erróneos que vertió Bartolomé Mitre en sus escritos respecto a lo usado por los patriotas en mayo de 1810 (cintas celestes y blancas, dijo); los testimonios históricos hablaban de cintas blancas y escarapelas rojas.

Ante la duda, hasta 1935 no se festejó en el país ningún Día de la Escarapela. Y luego, como la fecha fue y vino cuatro veces (20 de mayo, 18 de mayo, 19 de mayo y otra vez 18 de mayo), la chispa popular inventó el dicho “el día de la escarapela” para significar que algo no se hará nunca o tardará demasiado.

Curiosidades

Entonces, ¿cuándo es el Día de la Escarapela? Hay dos respuestas posibles: a) el día de la oficial celeste y blanca, el 18 de febrero; b) el de la escarapela roja, el 18 de mayo.

En Memorias curiosas (Emecé), Juan Manuel Beruti —hermano mayor de Antonio y testigo directo del Cabildo Abierto— escribió que en mayo de 1810 los patriotas se reconocían en la plaza con “una cinta blanca” y “una escarapela encarnada”, es decir, roja.

Juan Manuel Beruti dixit: los patriotas usaban “una cinta blanca, que pendía de un ojal de la casaca, señal de la unión que reinaba, y en el sombrero un ramo de olivo por penachón y una escarapela encarnada, que lo uno era paz y el otro sangre contra alguna oposición que hubiera a favor del virrey”.

Confirmación

Su testimonio es reafirmado por la comunicación oficial del Triunvirato que creó la escarapela nacional a instancias de Manuel Belgrano, quien la pedía a gritos desde Rosario para distinguir a las tropas patrias de las españolas.

Triunvirato dixit: “El gobierno ha resuelto que se reconozca y se use por las tropas la Escarapela Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, que deberá componerse de dos colores, blanco y azul celeste, quedando abolida desde esta fecha la roja que antiguamente se distinguía. Buenos Aires, febrero 18, 1812”.

A despecho de esto, por iniciativa de una comisión de profesores, el 13 de mayo de 1935 el Consejo Nacional de Educación resolvió autorizar por primera vez el festejo del Día de la Escarapela.

A través del Expediente 9602-9-935 lo fijó en honor a French y Beruti el 20 de mayo, en vez de darle el mérito al Triunvirato.

Por entonces ya había tenido lugar la Revolución Bolchevique (1917) y El Capital de Marx circulaba desde 1850, de modo que a la comisión debe haberle parecido prudente silenciar que French y Beruti eran chisperos de armas llevar y que nunca repartieron escarapelas (ni siquiera rojas).

Fue así como surgió el mito de los señores de Mayo con la canastita de escarapelas celestes y blancas. Y los paraguas.

Idas y vueltas

Luego, por resolución del 4 de abril de 1941, según Expediente 33.193-1-940, el Consejo cambió sin dar razones el Día de la Escarapela y lo pasó del 20 al 18 de mayo.

El vaivén continuó: el 8 de enero de 1951, basado en el Expediente 294.282/950, el Ministerio de Educación resolvió elegir el 19 de mayo, a tono con un folleto titulado French y la divisa de Mayo, escrito por una Comisión de Antecedentes de los Símbolos Nacionales que el Círculo Militar había publicado diez años antes.

¿Finalmente?, el 12 de mayo de 1960 (Expediente 12.515/960), el Consejo restituyó la celebración “según los términos de la disposición del 4 de abril de 1941”, o sea, al 18 de mayo.

De acuerdo a la resolución de los triunviros, la escarapela que este domingo cumplirá 195 años era bicolor, no tricolor: su centro era celeste y el borde blanco. ¿Qué los llevó a elegirlos de entre otros? Eso aun continúa en penumbras.

Lo que sí ha quedado claro es que nueve días después, el 27 de febrero de 1812, Belgrano creó la bandera (también bicolor) en función de los colores de la escarapela y no del cielo.

Al enarbolarla por primera vez en Rosario, el general informó al Gobierno: “Siendo preciso enarbolar la bandera, y no teniéndola, la mandé hacer celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional”. De inmediato el Triunvirato le ordenó destruirla, pero esa es otra historia.

http://www.infoextradigital.com.ar/article.php?sid=30695&mode=thread&order=
0&thold=0





© Biblioteca Nacional "José Martí" Ave. Independencia y 20 de Mayo. Plaza de la Revolución.
Apartado Postal 6881. La Habana. Cuba. Teléfonos: (537) 555442 - 49 / Fax: 8812463 / 335938