¡Le zumba, murió Zumbado!*

Por Duanys Hernández Torres

A Héctor Zumbado lo conocí por pura casualidad cuando una amiga me prestó hace algunos años dos de sus libros editados en décadas pasadas para que descubriera la vigencia del notable humorista. Leer sus textos escritos hace más de treinta años nos sitúa todavía hoy en la Cuba del peloteo, las incomodidades con la burocracia, el mal gusto y tanto más que pueda aparecer en la sociedad cubana.

... ampliar +