Imperio de un Ideal. Iconografía de КАРЛ МАРKС en Cuba.

Por Jorge Luis Montesino Grandías

“¡Las esculturas son mías! ¿Oíste? ¡Son mías, mías, son mías, son mías coño, son mías, son mías…!” Quien así grita posesivo es el escultor amigo de Diego en Fresa y chocolate, mientras desbarata la cabeza de Carlos Marx –entiéndase la escultura que reproduce su imagen no con martillo sino con maciza mandarria.

... ampliar +