Éramos pocos y… parió la abuela

Por Argelio Santisteban

La gente anda hirviendo en santa cólera, con toda la razón del mundo.

El descontento se puede percibir lo mismo entre el vecindario de un remoto villorrio que proveniente de quienes ocupan las sillas curules en la Academia Cubana de la Lengua.

¿Cuál fue el detonante que desató el estallido de indignación?

Pues que las autoridades competentes han decidido que el examen de Español no esté incluido entre los que nuestros muchachos deben aprobar para acceder a los Institutos Preuniversitarios Vocacionales.

... ampliar +