Kyba: una revista cubana en lengua rusa

Nombrar las cosas

Kyba: una revista cubana en lengua rusa

Por: Vilma N. Ponce Suárez

Entre las revistas de los años sesenta del siglo XX conservadas en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí llama la atención la presencia de una publicación editada en idioma ruso. Con el nombre de Kyba circuló por primera vez el 15 de septiembre en la Unión Soviética, para que este pueblo conociera “(…) la belleza de la geografía cubana, el trabajo en las fábricas y el campo, las creaciones de los poetas y artistas, el valor de los soldados que defienden las costas de la Isla”. El contexto era propicio para su elaboración, pues en esa época Cuba y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (Urss) fortalecían con celeridad sus vínculos diplomáticos y comerciales. Estas relaciones se afianzaron con la primera visita que Fidel Castro realizó a ese país en abril de 1963. La prensa cubana reportó ampliamente el suceso; y en particular, la revista Cuba publicó un reportaje de 35 páginas, con anécdotas y numerosas fotografías que manifestaron la cordial bienvenida que le tributaron hombres, mujeres y niños soviéticos durante su recorrido por varias ciudades. En enero del siguiente año, el líder de la Revolución Cubana regresó a la Urss en un viaje sorpresivo, en el cual se firmaron importantes acuerdos comerciales y de colaboración entre las dos naciones. 

En esta coyuntura, el escritor y periodista Lisandro Otero, una vez que asumió la dirección de la revista Cuba, en enero de 1964, inauguró en Moscú las oficinas que se encargarían de la edición mensual en ruso de esta publicación. Un convenio con la Editorial Progreso de Moscú garantizó que un equipo de esa entidad se ocupara de las traducciones. 

El machón de Kyba reproducía los nombres del equipo editorial de su homóloga en español: Director: Lisandro Otero; Jefe de Redacción: Darío Carmona; Director de Diseño: José Gómez Fresquet (Frémez); Director de Fotografía: Federico Morales; Administrador: Roberto Pérez González y Jefe de Circulación: Raimundo Pérez. Sergio P. Alpízar, quien había sido hasta ese momento corresponsal de Cuba en Moscú, se designó como Jefe de Redacción de la edición en ruso, hasta febrero de 1965. A partir de marzo lo sustituyó Ernesto González Bermejo. Un tiempo después, en febrero de 1967, la responsabilidad pasó a manos de José Jorge Gómez, quien también llevaba varios años vinculado a la publicación. Junto a ellos estuvo Dulcila Cañizares, como coordinadora. Por la parte soviética, el redactor responsable fue Yuri Vasilevich Goloviatenko, jefe de Redacción de la Editorial Progreso. Colaboraron además como redactores-traductores Olga Dimitrieva Sushko, Elena Ivanova Yakubovich y Olga Borisovna Oljovskaya .

La revista se escribía y editaba en La Habana, y la impresión se realizaba en el poligráfico Kalinin. Lisandro Otero recordaba en su libro “Llover sobre mojado. (Una reflexión personal sobre la historia)” que al iniciar este trabajo editorial comprobaron la existencia en ese país de un evidente retraso en cuestiones tipográficas, lo cual provocó ciertas discrepancias entre el equipo de Cuba y los diseñadores soviéticos. Y añadió: “Era muy difícil lograr que se comprendieran los audaces diseños gráficos de la revista Cuba, nuestra manera novedosa de titular, emplanar, ampliar el material gráfico. (…) se argumentaba que derrochábamos espacio y el papel costaba caro (…)”. A pesar de esos desacuerdos, los cubanos lograron imponer con éxito su concepción de la revista.

Al igual que Cuba, Kyba tenía cuatro portadas y varias hojas interiores a color.  El número de páginas era menor, solo 36; mientras que en la edición en español por lo general fueron 76. La mayor parte de su contenido constituía una selección de los reportajes ya publicados. Los diseños de ambas revistas eran similares, aunque existieron diferencias. Así, por ejemplo, algunas portadas de Kyba fueron inéditas, como la de junio de 1965; mientras que otras eran reproducciones de Cuba. Tal fue el caso de la presentación de la primera edición, cuya fotografía de las muchachas de uniforme, de Alberto Korda, había sido publicada en abril de 1962. 

Hubo también ilustraciones que sólo aparecieron en la edición rusa, como “La modelo y la vietnamita”, de Frémez. Este dibujo se hizo famoso en 1967 por su mensaje político, al ser reconocido con una Mención Especial en el Concurso de Grabado, convocado por Casa de las Américas. Varios años después, el dibujante manifestó que la idea de contraponer la imagen de una mujer occidental, pintándose los labios con un creyón rojo, y el rostro ensangrentado de una vietnamita, nació de la urgencia por llenar una página en blanco de Kyba . 

Varios hechos corroboraban el respaldo gubernamental otorgado a Kyba, y su repercusión positiva en las relaciones entre los dos países. En el mes de septiembre, en ambas ediciones, se publicó un mensaje de saludo del Presidente de la República de Cuba Osvaldo Dorticós con motivo del primer número en idioma ruso . Por la misma razón, se organizaron recepciones en sus respectivas embajadas, a las que asistieron personalidades políticas, de la prensa y la cultura soviéticas y cubanas . Igualmente, el Comandante Raúl Castro envió desde las páginas de Kyba una nota fraternal al pueblo soviético durante su estancia en ese país en marzo de 1965, la cual se reprodujo en la edición en español de junio . 

Entre los números mejor recibidos por los lectores soviéticos estuvo el especial de julio de 1965, confeccionado en homenaje al XII Aniversario del Ataque al Cuartel Moncada. El mismo tuvo el doble de la cantidad de páginas habituales, e incluyó 150 cuartillas mecanografiadas, con trabajos de Raúl Castro, Jesús Montané, Pedro Miret, Haydée Santamaría y Melba Hernández; además de fragmentos de “La Historia me Absolverá”. A Kyba, la Televisión Central de la Urss le dedicó el programa “Cuba, la revista de la amistad”. Fue invitado Ernesto González Bermejo, Jefe de Redacción en ese momento, quien abordó aspectos relacionados con la preparación y objetivos de la publicación. En la edición en español de agosto se divulgó el acontecimiento bajo el título “Kyba: 26 de Julio”, donde indicaron: “(…) Diarios y revistas soviéticos han empezado a publicar reproducciones de la portada y un amplio resumen del ejemplar especial y Radio Moscú realiza entrevistas callejeras entre los lectores para conocer su opinión” . La celebración de esa importante efeméride cubana incluyó la inauguración en la prestigiosa Biblioteca Lenin de la exposición “Cuba, una revista que habla dos idiomas”. 

Otra de las ediciones de Kyba elogiadas por la prensa soviética fue la dedicada al séptimo aniversario del triunfo de la Revolución Cubana (enero 1966). En ella se incluyó un impresionante encarte fotográfico de 73 imágenes. El diario Izvestia, órgano oficial del Gobierno soviético, y con una amplia circulación en el país, publicó una favorable reseña del número. Informó, además, sobre el concurso convocado por Kyba con preguntas sobre la historia de la Revolución Cubana, cuyo ganador recibiría como premio un viaje de quince días a la Isla de la Libertad . Unos meses después, la edición en español comunicó a los lectores que habían participado cerca de 3000 concursantes. La cifra denotaba que la revista era leída por los soviéticos, y que muchos tenían el interés por conocer de primera mano la realidad cubana. Una mujer, Zoya Sokolova, fue la ganadora del primer premio. También seleccionaron un segundo y tercer lugar, y se distinguieron otros 60 trabajos. El acto fue televisado para todo el país y se efectuó en la Casa de la Amistad Cubano-Soviética. Entre los invitados estuvieron el cosmonauta Yuri Gagarin y el embajador de Cuba en la URSS, Carlos Olivares. En representación de la dirección de la revista participaron Ernesto González Bermejo y Roberto Pérez, su administrador. 

Kyba llegó a tener una tirada de 80000 ejemplares mensuales y en su séptima edición ya contaba con 40000 suscriptores . Aunque poco conocida en Cuba, esta revista tuvo el valor de contribuir a la divulgación de la realidad cubana en las repúblicas soviéticas y favorecer los lazos de amistad entre estos pueblos. 



Bibliografía consultada

 Notas Bibliográficas

Kyba se editó hasta 1990.

  Cuba - Kyba. Una revista que habla dos idiomas. (junio 1965). Cuba, 38, 46.

  Carmona, D. y Enero, B., seud. [de Gómez Fernández, José Jorge]. (junio 1963). En la patria de Lenin: Fidel con el pueblo. Cuba, 14, 4-37. 

  Fidel Castro en la URSS. (febrero 1964). Cuba, 22, 70-71.

  La revista Cuba en ruso. (septiembre 1964). Cuba, 29, 30-31.

  Otero, L. (1999). Llover sobre mojado. (Una reflexión personal sobre la historia). Madrid: Ediciones Libertarias-Prodhufi, S.A., p.100.

  Ponce Suárez, V. N. (5 noviembre 2008). Dos entrevistas a Frémez en tiempos diferentes. Librínsula, 223. http://librinsula.bnjm.cu/223_entrevistas_1.html

  Dorticós, O. (septiembre 1964). Un mensaje del Presidente de Cuba. Cuba, 29, 31.

  Saludan a Cuba en ruso. (octubre 1964). Cuba, 30, 74.

  Cuba - Kyba. Una revista que habla dos idiomas. (junio 1965). Cuba, 38, 46-47.

  Kyba: 26 de Julio. (agosto 1965). Cuba, 40, 74.

  Izvestia y Kyba. (marzo 1966). Cuba, 47, 58.

  Por Kyba a Cuba. (octubre 1966). Cuba, 54, 52-53.

  Fuentes, N. (enero 1980). 20 años en Cuba. Cuba Internacional, 122, III, V, VII, IX, XI, XIII.