Alicia Alonso (Imagen tomada del libro Alicia Alonso First Lady of the Ballet. Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)

Desde adentro

Alicia Alonso o Giselle en sus papeles: Memoria de una bailarina universal en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Por: Jorge Luis Montesino Grandías.

Alicia Alonso es la cubana más universal. Tan liviana en la escena durante décadas flota en el recuerdo y hoy yace en la memoria, en sus papeles; dígase respecto a sus pródigas interpretaciones como también aquellos pliegos que las archivan impresa. Lo dicho sucede con las personas que trascienden el ritmo rutinario del día a día. El diario de Alicia-Giselle tiene maravillosas páginas en su representación bio-bibliográfica en Cuba y en numerosos países.  

Estas líneas hacen a un lado la relación de datos archiconocidos de tan nutricia vida y obra dedicados al ballet y la danza en general –al alcance en diferentes soportes y medios– para engrosar aquellos ofreciendo fuentes primarias de alto valor testimonial referidas a los aportes artísticos de la "prima ballerina", las cuales cuentan en una muy valiosa colección de documentos atesorados por la Biblioteca Nacional de Cuba. Una vida consagrada al ballet y a otras muchas actividades relacionadas con la danza y el ámbito de las ciencias, pueden ser reconstruidas a través de la menoría documental conservada en dicha institución.  

Corresponde a la Sala de Arte Wifredo Lam gestionar, procesar, otorgar un espacio físico y preservar cuanta producción bibliográfica aparezca relativa al surgimiento y desarrollo del ballet y la danza en sus perfiles artísticos y pedagógicos tanto en Cuba como fuera de ella. Alicia Alonso es el punto de conexión artística, estética, geográfica y generacional. En este sentido existen expedientes abiertos sobre las más altas figuras de este arte en la mayor de las Antillas, cabe mencionar a las cuatro joyas del ballet cubano. Ellas son: Loipa Araujo, Mirta Pla, Aurora Boch y Josefina Méndez. 

Corolarios de su labor interpretativa, creativa y siendo directora de diversas instituciones danzarías, –como la Asociación Alicia Alonso, el Ballet y Escuela homónimos, y después de 1959 del Ballet Nacional de Cuba– destacan programas de presentación, folletos, recortes de prensa y libros de autores cubanos y extranjeros. Los mismos cubren un periodo que va de finales de los años cuarenta del siglo XX hasta las primeras décadas del XXI. Fuentes que manifiestan diversas aristas, épocas y contribuciones estéticas de la artista al desarrollo del ballet mundial.

Entre los libros señalamos: Alicia Alonso, de Joaquín Baquero, de la Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1984; El legado de Alicia Alonso, de Olga Maynard, Ediciones Gran Teatro. Gran Teatro de La Habana. 1988. Asimismo: Alicia Alonso. First Lady of the Ballet, escrito por Sandra Martín Arnold. Walker and company. New York. E. U. 1993; y Alicia Alonso. Reto del devenir, gracias a José M. Maragoto. Editora Política, La Habana, 2009. 

Referencia especial merece un folleto (1993?) que reúne dos textos independientes escritos uno en 1949 y el otro en 1973 por el inefable José Lezama Lima. Ambos bajo el enunciado de Alicia Alonso; así. Estuvo a cargo de Ediciones Gran Teatro. Mayormente desconocido, este breviario compila la crónica Cómo usted, Alicia Alonso pudo…?, y el escrito Fiesta de Alicia Alonso, ilustrados para la ocasión con dibujos y viñetas del pintor y dibujante René Portocarrero, trazos evocadores de la prestigiosa bailarina y del arte danzario. Ivette Fuentes de la Paz escribió la introducción con lezamiano título de Fiesta innombrable de la danza y la poesía. 

Entre los documentos atesorados por la BNCJM sobresale un volumen considerable de programas de presentación de Alicia Alonso ya solista, integrante del Ballet homónimo o del Ballet Nacional de Cuba en disímiles escenarios de su Isla y en otras latitudes, épocas en las cuales exhibía su maestría en sazón. Completan este catauro ejemplares y recortes de revistas y periódicos cubanos y foráneos.  

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, falleció el 17 de octubre de 2019 en su ciudad de particular y memorable ritmo cotidiano; dos años más le hubieran abierto las puertas de una existencia física centenaria; pero, en cuanto a la excelsa bailarina, la materia es ajuste cronológico trascendido en símbolo de la Creación. Para entonces y ahora transfigurada ya en Alicia, Giselle o willi: la siempre joven campesina universal.


  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)  Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM    Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)     Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)