Alicia Alonso (Imagen tomada del libro Alicia Alonso First Lady of the Ballet. Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)

Desde adentro

Alicia Alonso o Giselle en sus papeles: Memoria de una bailarina universal en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Por: Jorge Luis Montesino Grandías.

Alicia Alonso es la cubana más universal. Tan liviana en la escena durante décadas flota en el recuerdo y hoy yace en la memoria, en sus papeles; dígase respecto a sus pródigas interpretaciones como también aquellos pliegos que las archivan impresa. Lo dicho sucede con las personas que trascienden el ritmo rutinario del día a día. El diario de Alicia-Giselle tiene maravillosas páginas en su representación bio-bibliográfica en Cuba y en numerosos países.  

Estas líneas hacen a un lado la relación de datos archiconocidos de tan nutricia vida y obra dedicados al ballet y la danza en general –al alcance en diferentes soportes y medios– para engrosar aquellos ofreciendo fuentes primarias de alto valor testimonial referidas a los aportes artísticos de la "prima ballerina", las cuales cuentan en una muy valiosa colección de documentos atesorados por la Biblioteca Nacional de Cuba. Una vida consagrada al ballet y a otras muchas actividades relacionadas con la danza y el ámbito de las ciencias, pueden ser reconstruidas a través de la menoría documental conservada en dicha institución.  

Corresponde a la Sala de Arte Wifredo Lam gestionar, procesar, otorgar un espacio físico y preservar cuanta producción bibliográfica aparezca relativa al surgimiento y desarrollo del ballet y la danza en sus perfiles artísticos y pedagógicos tanto en Cuba como fuera de ella. Alicia Alonso es el punto de conexión artística, estética, geográfica y generacional. En este sentido existen expedientes abiertos sobre las más altas figuras de este arte en la mayor de las Antillas, cabe mencionar a las cuatro joyas del ballet cubano. Ellas son: Loipa Araujo, Mirta Pla, Aurora Boch y Josefina Méndez. 

Corolarios de su labor interpretativa, creativa y siendo directora de diversas instituciones danzarías, –como la Asociación Alicia Alonso, el Ballet y Escuela homónimos, y después de 1959 del Ballet Nacional de Cuba– destacan programas de presentación, folletos, recortes de prensa y libros de autores cubanos y extranjeros. Los mismos cubren un periodo que va de finales de los años cuarenta del siglo XX hasta las primeras décadas del XXI. Fuentes que manifiestan diversas aristas, épocas y contribuciones estéticas de la artista al desarrollo del ballet mundial.

Entre los libros señalamos: Alicia Alonso, de Joaquín Baquero, de la Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1984; El legado de Alicia Alonso, de Olga Maynard, Ediciones Gran Teatro. Gran Teatro de La Habana. 1988. Asimismo: Alicia Alonso. First Lady of the Ballet, escrito por Sandra Martín Arnold. Walker and company. New York. E. U. 1993; y Alicia Alonso. Reto del devenir, gracias a José M. Maragoto. Editora Política, La Habana, 2009. 

Referencia especial merece un folleto (1993?) que reúne dos textos independientes escritos uno en 1949 y el otro en 1973 por el inefable José Lezama Lima. Ambos bajo el enunciado de Alicia Alonso; así. Estuvo a cargo de Ediciones Gran Teatro. Mayormente desconocido, este breviario compila la crónica Cómo usted, Alicia Alonso pudo…?, y el escrito Fiesta de Alicia Alonso, ilustrados para la ocasión con dibujos y viñetas del pintor y dibujante René Portocarrero, trazos evocadores de la prestigiosa bailarina y del arte danzario. Ivette Fuentes de la Paz escribió la introducción con lezamiano título de Fiesta innombrable de la danza y la poesía. 

Entre los documentos atesorados por la BNCJM sobresale un volumen considerable de programas de presentación de Alicia Alonso ya solista, integrante del Ballet homónimo o del Ballet Nacional de Cuba en disímiles escenarios de su Isla y en otras latitudes, épocas en las cuales exhibía su maestría en sazón. Completan este catauro ejemplares y recortes de revistas y periódicos cubanos y foráneos.  

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, falleció el 17 de octubre de 2019 en su ciudad de particular y memorable ritmo cotidiano; dos años más le hubieran abierto las puertas de una existencia física centenaria; pero, en cuanto a la excelsa bailarina, la materia es ajuste cronológico trascendido en símbolo de la Creación. Para entonces y ahora transfigurada ya en Alicia, Giselle o willi: la siempre joven campesina universal.


  • Foto de Zodiaco de la BNCJM Zodiaco de la BNCJM
  • Foto de Auguste Labouret  Imagen tomada de http://www.lyc-mariecurie-sceaux.ac-versailles.fr/les-mosaiques-de-labouret/ Auguste Labouret Imagen tomada de http://www.lyc-mariecurie-sceaux.ac-versailles.fr/les-mosaiques-de-labouret/
  • Foto de Detalle de la firma de Auguste Labouret en el zodiaco de la BNCJM (foto del autor) Detalle de la firma de Auguste Labouret en el zodiaco de la BNCJM (foto del autor)
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)  Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM    Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM
  • Foto de Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)     Fondos Bibliográficos Sala de Arte. BNCJM)
  • Lucernario de la BNCJM (fotos del autor)
    Auguste Labouret (1871-1964), artífice del Lucernario y el Zodiaco de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí
    Por: Johan Moya Ramis

  • Librínsula 2.0
    La impronta de una revista cultural
    Por: Astrid Barnet

  • Edificio de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (imagen del archivo del Dpto. Publicaciones BNCJM)
    La Biblioteca Nacional de Cuba. Una cultura organizacional revolucionaria
    Por: Ana Margarita Bestard Echevarría