Eliades Acosta Matos, director de la Biblioteca Nacional de 1997-2007, fundador de la revista digital Librínsula (archivo del Dpto. Publicaciones BNCJM)

Imaginarios

Librínsula: La Isla Infinita

Por: Eliades Acosta Matos

Nadie hubiese podido prever que una publicación electrónica de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, surgida de las estrecheces del período especial, y para enfrentar la campaña feroz que desde el gobierno de George W. Bush se hacía contra la humanidad y Cuba, tras los sucesos del 11 de septiembre del 2001, iba a alcanzar su edición número 400 en este año de pandemia y desastres, y que 16 años después de su nacimiento estaríamos tan orgullosos de ella. Por algo surgió a la sombra de una frase del Quijote dirigida a Sancho, que puede leerse entre los consejos que le prodigó antes de tomar esta posesión de la Ínsula Barataria: “Lo que puedo dar os doy, que es una ínsula hecha y derecha, redonda y bien proporcionada”.

El viernes 9 de enero del 2004 se publicaba el primer número de Librínsula, por entonces una publicación semanal, que luego se espació a quincenal y hoy es mensual. Eran momentos de urgencia. Habíamos tenido una reunión organizativa con la inolvidable Rosa Cristina Báez Valdés, lamentablemente fallecida, Fernando Martínez y Maribel Duarte, a los que luego se fueron sumando compañeros y compañeras muy valiosos, de dentro y de fuera de la institución. No hubo dilación: la publicación comenzó a salir de inmediato.

Las secciones iniciales en las que se dividía, y los textos publicados permiten a cualquier historiador reconstruir un momento de peligro creciente para la nación, con invasiones y amenazas de invasiones por parte del imperialismo a países soberanos, y donde el papel de la cultura y las ideas, como tantas veces antes, y tantas después, se agigantaba hasta erigirse en valladar de la patria contra cualquier aventura en ciernes. También contra los intentos de aislarnos y satanizarnos, promoviendo aquel peregrino proyecto propagandístico de las “bibliotecas independientes”, de corta vida y nula huella.

 En aquel primer número histórico se incluyeron textos de Pedro de la Hoz, sobre el “Año Carpentier”; de Omar Perdomo, sobre el otorgamiento del Premio Nacional de Ciencias Sociales a la Dra. . María del Carmen Barcia Zequeira; de José Daniel Fierro, Marcia Medina, Rosita Báez, María Esther Padilla, Percy Alvarado y Enrique Ubieta; entrevistas de Jorge Halperin y Carlos Liendro a Noam Chomsky, de Marc Cooper a Gore Vidal y de Elson Concepción a la entonces ministra Martha Lomas. Es curioso e ilustrativo que, entre los documentos publicados a texto completo se encuentren , uno sobre los instrumentos jurídicos internacionales para garantizar los derechos individuales y sociales y otro, desclasificado del Pentágono, fechado el 13 de marzo de 1962, acerca de cómo fabricar incidentes para “justificar” una agresión militar, a gran escala, contra Cuba.

Los tiempos han cambiado y en estos 16 años hay varios vacíos a nuestro alrededor, el de aquellos que ya no están, pero estuvieron cuando se les necesitó. Otros han partido más recientemente. Todos merecen nuestro recuerdo, porque supieron estar a la altura del momento.

Viendo online el número 399 de Librínsula es apreciable que son otras las prioridades, y así debe ser. Nada es estático, mucho menos una publicación cultural, nacida en el seno de una biblioteca como la nuestra. Me alegra encontrar aquí el magnífico dossier sobre Manuel Moreno Fraginals, visita frecuente de nuestra institución y uno de los grandes historiadores cubanos. Son otras las circunstancias, es otro el tono, pero las sombras no se han ido del todo.

 Como hace 16 años Librínsula sigue en pie, y nos seguirá acompañando en el futuro.

 Un día, cuando los que vengan después hallen en los archivos digitales sus números primeros y se asombren de que aún sigue existiendo, como estoy seguro sucederá; cuando no seamos más que polvo revuelto en el suelo patrio y nuestros nombres la evocación de tiempos duros, pero gloriosos, solo pedimos que la sostengan y piensen en  los que le dieron vida propia; en los que continuaron la obra; en los que han contribuido a lo largo de todos estos años a su esplendor y sobrevida, con la frase de José Martí: “Todo el que sirvió merece honor”

  • Foto de Rosa Cristina Baez Valvez (1952-2016) primera jefa de redacción de Librínsula (ver en http://rompiendomurosxlos5.blogspot.com/2016/05/desde-neuquen-un-homenaje-rosa-cristina.html Rosa Cristina Baez Valvez (1952-2016) primera jefa de redacción de Librínsula (ver en http://rompiendomurosxlos5.blogspot.com/2016/05/desde-neuquen-un-homenaje-rosa-cristina.html
  • Foto de Página de Librínsula en Facebook ver en https://www.facebook.com/Librinsula Página de Librínsula en Facebook ver en https://www.facebook.com/Librinsula
  • Foto de Antigua versión HTML de Librínsula. Antigua versión HTML de Librínsula.
  • El autor con los miembros de equipo de trabajo de Librínsula en la Biblioteca Nacional de Cuba izquierda a derecha: Gilma García Niubó, editora; Elvira Castillo; Producción) y Yesenia Isaac,  Digitalización y OCR  (Foto del autor)
    Librínsula, entre el recuerdo y la complicidad
    Por: Carlos L. Zamora

  • Elda González Mesa, Jefa de Dpto. de Publicaciones 2002-2014
    Librínsula, un desafío al tiempo
    Por: Elda González Mesa

  • Imagen promocional de Librínsula (archivo del Dpto. Publicaciones BNCJM)
    La Isla de los Libros
    Por: Hilda Pérez Sousa

  • Revista digital Librínsula ver en http://librinsula.bnjm.cu/399/inicio.html
    Librínsula: Un reservorio de imaginarios visuales
    Por: Jorge Luis Montesino Grandías