Nancy Morejón  Imagen tomada de https://afrofeminas.com/2020/06/18/nancy-morejon-todavia-huelo-la-espuma-del-mar-que-me-hicieron-atravesar/

Nombrar las cosas

La danza y la literatura como parte de la identidad cultural cubana en la poesía de Nancy Morejón

Por: Coralia de las Mercedes Hernández Herrera

ancy Morejón es una figura de imprescindible estudio en el panorama de la cultura cubana posterior al triunfo de la Revolución.

Esta poetisa goza de renombre y prestigio tanto en el ámbito nacional como internacional. La crítica la aprecia como una de las voces poéticas más originales de la literatura cubana después de 1959. Su trayectoria como escritora es muy rica, desde muy temprano su trabajo intelectual recibió el reconocimiento de muchas figuras e instituciones importantes. Nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén, supo reconocer y valorar precozmente la poesía de esta fémina y sus palabras acerca de la obra de ella son de obligada cita para todo aquel que se aproxime o estudie su obra. Esta creadora, con orgullo, colocó en el centro de su poesía los problemas del hombre y la mujer negros entre otros asuntos. Por ello, con mucha razón Nicolás Guillén recalcaba: “Pienso que su poesía es negra como su piel, cuando la tomamos en su esencia íntima y sonámbula. Es también cubana (por eso mismo) con la raíz enterrada muy hondo hasta salir por el otro lado del planeta donde se la puede ver sólo en el instante en que la Tierra se detiene” (Guillén, 1974: 281) y vitoreaba a favor de la joven creadora. 

El trabajo desplegado por Nancy Morejón en instituciones culturales como la Uneac, la Casa de las Américas y el Teatro Nacional, entre otras, ha posibilitado el enriquecimiento de su labor intelectual desempeñándolo en varios campos: traducción, poesía, periodismo, investigación, crítica literaria y de arte. En su obra en general aborda una gama de temas que van desde: el mestizaje, la insalubridad, los cultos religiosos de origen africano, la mitología cubana y caribeña, las tradiciones orales, la discriminación racial, la labor desempeñada por artistas y escritores universales, caribeños y cubanos como: Paul Eluard (1895-1952), Jacques Rumian (1907-1944), Aimé Cesaire (1913-2008), René Depestre (1926), Cirilo Villaverde (1812-1894), Nicolás Guillén (1902-1989), Manuel Mendive (1944), por citar algunos; hasta la vida y la cultura popular respirada en el barrio Los Sitios. 

En sus libros se aprecia el gusto por la cultura nacional y el reconocimiento y admiración por aquellas figuras que la defienden, ya sea dentro del campo de la literatura, la plástica, la música o la danza; por ello motivan sus versos intelectuales y artistas como: Camila Henríquez Ureña, Mirta Aguirre, J. Lezama Lima, Marcelo Pogolotti, René Portocarrero, Richard Egües, Ela O´Farrill, César Portillo de la Luz, Jorge Esquivel. El placer que le provoca a la poetisa la cultura nacional como parte de nuestra identidad cultural y la admiración por aquellos que la defienden motivan estas páginas. 

En la obra de Nancy Morejón se reflejan múltiples aspectos de nuestra vida, ya sea individual o social. Por las páginas de sus libros aparecen desde obreros e intelectuales hasta el acontecer en el interior del seno de una humilde familia o los sucesos que pueden conmover a todo el país. Cada uno de los temas y aspectos que nos ofrece la autora en sus obras los aborda desde una óptica profunda y con un lenguaje elaborado artísticamente que permite valorar el hecho integralmente desde el punto de vista ideoestético. Dentro del catálogo lírico de Morejón un poemario poco estudiado es Elogio y paisaje (1997) el cual surge de la fusión de dos hermosos poemarios: Elogio de la danza (1982), publicado en la UNAM y Paisaje célebre (1993) primera mención, en el Premio Internacional de Poesía “Antonio Pérez Bonalde” Venezuela. Esta compilación, premio de la crítica 1997, fue realizada por el crítico y dramaturgo Gerardo Fulleda León. El libro es hermoso, la poetisa recrea en las composiciones la temática de la danza, los instrumentos musicales y el paisaje de manera amplia. En estos aspectos, altamente admirados por la creadora, descubre la belleza que le servirá de motivo para sus composiciones. 

Referido al mundo de la danza apreciamos la fascinación y el respeto de la autora por ese universo. La belleza da las imágenes que aparecen en el poemario son de gran plasticidad; con maestría describe el movimiento escénico de los bailarines, el impacto que produce en el público la elegancia y el virtuosismo de sus pasos. El sujeto lírico desborda sus sentimientos ante la hermosura del espectáculo y la conmoción profunda que le provoca. Sabe desentrañar la poesía que emana de la danza y la traduce al lenguaje de las palabras. En Elogio y paisaje se unen lo clásico y lo popular, el conocimiento de la poetisa sobre el mundo de la danza: desde lo etéreo e insólito en la danza clásica hasta lo terrenal y religioso de la popular. Con este poemario Nancy Morejón hizo un espacio a esa cultura popular aprendida en el barrio de Los Sitios. 

En el poemario del año 1982, Elogio de la danza y con posterioridad en Elogio y paisaje (1997) exalta la figura de dos reconocidas representantes del mundo danzario: Alicia Alonso y Nieves Fresneda, fallecidas en 1981 y 2019 respectivamente; ambas constituyen emblemas dentro de la cultura cubana, clásicos en esta manifestación artística; la primera dentro del Ballet Nacional de Cuba (1959) como fundadora y primera figura al igual que la segunda, dentro del Conjunto Folclórico Nacional (1962). La autora del poemario dedica sendos poemas a estas grandes figuras: Elogio de Nieves Fresneda y Alicia Alonso. 

La figura de Nieves Fresneda es muy amada y recordada dentro de la cultura popular. No tuvo una formación profesional, pero bebió del caudal cultural y espiritual de su familia y del barrio Los Sitios. Cantó y bailó en la comparsa La Bollera, sus cantos y manera de bailar son recordados con admiración por personas que la conocieron y la vieron bailar en el carnaval habanero, también por aquellos que pudieron verla danzar en los espectáculos del Conjunto Folklórico, en las salas teatrales y plazas del país y fuera de él. 

En el poema priman los versos de arte menor con diferente cantidad de sílabas métricas; estos se encuentran distribuidos en cinco estrofas de diferente cantidad de versos, la más pequeña con dos y la mayor con un total de 11. La rima es libre. El tema de la composición está relacionado con el famoso baile de Yemayá que ejecutaba la bailadora. El hablante lírico se sensibiliza ante la prodigiosa danza de Nieves Fresneda que es capaz de condensar en la actuación la presencia del mar y la historia de sus antepasados; allí en el baile se encuentra la fuerza de la orisha que emerge de las profundidades marinas. La composición comienza con un gran símil en el que se compara a la ejecutante con un pez volador, como algo insólito y bello que surge inesperadamente de las aguas. De los pies de la bailarina renace la historia de cómo fueron traídos aquí los africanos: de Benin, a través del mar, dentro de los galeotes. En el poema se parte de la historia pasada al presente, del hecho real de la trata negrera a la recreación artística del mismo en el momento del espectáculo teatral al cual asiste el público para disfrutar de un hecho poco común y extraordinario en el cual de manera increíble, al compás de la danza vertiginosa de la excepcional bailarina surgen otros elementos maravillosos que contextualizan su baile, realzan la belleza y la vida del espectáculo: 

“Allí están /  sus culebras, / sus círculos, / sus cauris, / sus sayas, sus pies buscando la manigua, / abriendo rutas desconocidas / hacia Olókun.” (Morejón, 2005:134). 

El sujeto lírico se encuentra hechizado ante el espectáculo, elogia los pies de la ejecutante, los reconoce como si fueran maravillas hechas de mar, como “troncos de sal” que se perpetúan para representar a Yemayá. Del embrujo que le provoca observar la destreza de los pies de la artista durante la danza, se detiene en el cuerpo de Nieves girando sobre la espuma del mar como una realidad que no puede ser tal, es un sueño, como una especie de imagen transfigurada. La imagen creada por el sujeto lirico se caracteriza por trasmitirnos sensaciones de movimiento al hacer referencia a los giros y saltos de la artista, por otra parte, también trasmite el movimiento de las olas marinas y su olor, todo esto unido al color ya sea de los pétalos de las algas o el color de la espuma del mar y de los atributos que adornan a Nieves para representar artísticamente una deidad tan poderosa. Es como una especie de sueño, no puede ser real, de ahí la presencia de lo onírico. La imagen creada es una imagen compleja, hermosa que hace vivir al receptor el momento de la ejecución con gran poesía y emoción. Termina la hermosa composición con la vuelta firme a la realidad, Nieves danza en los mares de Cuba. El poema muestra de forma artística elementos que conforman nuestra identidad cultural manifestada en la unión del arte con nuestra historia, la autora convierte en materia artística lo religioso africano y lo popular dado a través de baile de una mujer que proviene de los estratos más marginados de la sociedad desde el punto de vista económico y social sumándole el sexo y el color de la piel. 

El poema dedicado a la Prima Ballerina Assoluta, Alicia Alonso al igual que el anterior es un homenaje que le rinde Morejón a la gran figura. La formación de Alicia Alonso es totalmente académica, el rigor en su trabajo y los éxitos alcanzados durante décadas como solista y al frente de su compañía la han convertido en la gran figura que admiramos hoy. 

El pequeño poema dedicado a la bailarina está conformado por veinte versos en los que se combinan el arte mayor y el arte menor, aunque predominan estos últimos. La rima es libre. El tema de la composición es la admiración por el baile de Alicia. La danza de nuestra Primerísima Bailarina es tan mágica como la de Nieves Fresneda. La autora de la composición se esfuerza por llevar a las palabras que conforman sus versos la plasticidad y la elegancia del baile de Alicia. 

El sujeto lírico crea una imagen de gran complejidad. Trata de llevar un mundo prácticamente irreal y fugaz, representado y observado en la escena, a una imagen literaria que capte y perpetúe lo que el receptor está observando desde su asiento. El sujeto lírico de forma emotiva y con gran poesía expresa “Asida entre la luz y el mundo, /leve y profunda/ se adelanta la cabeza gentil/ de Alicia Alonso/ ¡Qué sinsonte a sus pies! ¡Qué murmullo del pino! / Soñando junto al tiempo/ aclarado y feliz, / se adelanta su sombra, / como un suave noviembre, / como un suave noviembre después. /”

En la imagen aparecen dos elementos reales: la luz que rodea a la bailarina y el mundo que la contiene, ambos son diferentes, se encuentran separados pero forman un todo que es el arte y la gracia de Alicia cuando baila. La autora de la composición singulariza la levedad de su  movimiento en la escena que es a la vez profundo y en su sima podemos hallar sorpresas, pues la bailarina con su cuerpo hace maravillas capaces de desafiar al ejecutar los movimientos, cualquier elemento de la naturaleza. Al igual que en el poema dedicado a Nieves Fresneda, elogia los pies de la danzarina que bailan una música mágica, la cual podría causar envidia o superaría quizás el canto del sinsonte o el murmullo del pino, ambos inigualables. En el poema, con gran plasticidad, la imagen real de Alicia se desprende de ella misma de manera suave, lenta como una sombra que trascenderá y perdurará en el tiempo como un sueño. Alicia en su danza gira, gira como una brizna delicada,  por esos giros y la magia de su arte pasará a la eternidad. 

El sujeto lírico ha concebido la imagen con sencillez, deleite, delicadeza y ha captado la suavidad, ritmo y elegancia del baile de la Primerísima Bailarina de manera magistral.Concluye el poema con un acto de reafirmación del hablante lírico respecto a lo que ha plasmado y valorado en el poema respecto a la ejecución de Alicia, dio un voto por la eternidad del arte de la bailarina: “Vamos. Silencio. / Ella baila entre el don y la espuma, /entre la flor y el mito, / en el misterio, entre el mito y la flor, / en el misterio” (Morejón, 2005:138). Los versos conminan al respeto y homenaje al arte, a su belleza que no puede pasar inadvertido, hay que hacerle justicia.  

La obra de Nancy Morejón tributa a nuestra identidad cultural. Cada una de sus composiciones muestra el respeto que siente por nuestra cultura y su cubanía. La poetisa es capaz de integrar en sus composiciones aquellos aspectos que nos definen como cubanos. No desdeña nada, busca la belleza donde quiera que esté y convierte en materia artística al mundo que le rodea haciendo justicia con un sentido estético. 

El Elogio a Nieves Fresneda y Alicia Alonso constituyen dos hermosos poemas que se distinguen por su literaturidad y sentido estético. En la compleja imagen artística creada por la autora se funden elementos que caracterizan nuestra cultura; además en ambas composiciones, a través de recursos y tropos literarios muestra nuestra historia, influencias culturales, religión, la composición étnica del país, la presencia de elementos cultos y populares en el mundo de la danza y el hermoso trabajo de la mujer en este ámbito; la poetisa hace un homenaje también al cuerpo femenino que es capaz de expresar toda la belleza, el ritmo, la destreza y la magia del arte danzario como parte de nuestra identidad cultural. 

Nancy Morejón ha llevado a la literatura el mundo de la danza con arte y maestría demostrando su valía como poetisa y como crítica de arte que rinde tributo a la cultura cubana como parte de su identidad.  

  • Foto de Grafitti callejero con imágenes de Fidel Castro y José Martí Grafitti callejero con imágenes de Fidel Castro y José Martí
  • Foto de Grupo Arte Calle (foto del autor) Grupo Arte Calle (foto del autor)

Bibliografía consultada

Bolívar Aróstegui, Natalia.2014. Los Orishas en Cuba. Instituto Cubano del Libro. 

Editorial José Martí. Cuba. 

Cordones- Cook, Juanamaría.2009.Soltando amarras y memorias. Mundo y poesía de 

Nancy Morejón. Editorial Cuartopropio. Chile. 

 Grass Gallo, Élida.1999.Dos textos, dos análisis. En Taller de la palabra. Editorial 

Pueblo y Educación. 

Guillén, Nicolás. 1974.  Nicolás Guillén. Obra poética. Bolsilibros Unión. Unión de 

Escritores y Artistas de Cuba. 

Hernández Herrera Coralia de las M. La identidad cultural en la poesía de Nancy 

Morejón. (Inédito). 

 Morejón, Nancy. 2005. Cuerda veloz. Instituto Cubano del Libro. Editorial Letras 

Cubanas. 

Puentes, Zoraida y Domínguez, M.1999.El poemario Ismaelillo: muestra de asimilación 

creadora. En Taller de la palabra. Editorial Pueblo y Educación. 

  • Muerte de Sócrates por  Jean-François-Pierre Peyron (1744 – 1814) Statens Museum For Kunst (Copenhagen, Denmark)
    Elogio de la muerte del filósofo griego
    Por: Noel Alejandro Nápoles González

  • Graffiti en las calles de La Habana (foto del autor)
    Paredes cómplices: algunas consideraciones sobre el arte grafiti en la capital (parte I)
    Por: Alejandro Zamora Montes

  • Alejo Carpentier en la BNCM (archivo del Dpto. Publicaciones BNCJM)
    Presencia de España en la obra de Alejo Carpentier, más allá de sus grandes novelas (parte II)
    Por: Araceli García Carranza

  • magen de Bertha von Suttner y la edición original en lengua alemana de su novela ¡Abajo las Armas! (imagen tomada de Wikipedia)
    ¡Abajo las armas! Un llamado vigente, un libro para no olvidar.
    Por: Lisandra Leyva Ramírez