Se considera que la Colección de Carteles perteneciente a la Sala de Arte Wifredo Lam de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, contiene 14 mil ejemplares

Imaginarios

La infancia del mundo en Carteles cubanos: Un repertorio con la mirada puesta en el futuro

Por: Jorge Luis Montesinos Grandía

Se considera que la Colección de Carteles perteneciente a la Sala de Arte Wifredo Lam de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, contiene 14 mil ejemplares todos impresos en diferentes técnicas (Offset, Silk-screen, impresión digital, etc.), formatos, fechas, temas y autores los cuales ofrecen una panorámica sobre diversas esferas y acontecimientos de la vida social, económica, política, educacional, científica, artística y deportiva en el contexto de la Revolución Cubana. Incluso se conservan obras que cubren la primera mitad del siglo XX. Gracias a la colaboración oportuna y eficaz de Javier García Ramírez, especialista de dicha Sala, ponemos a disposición del lector una selección de afiches que ilustran la riqueza gráfica y visual de esta colección.  

Dentro de este inestimable repertorio, uno de los más voluminosos y variados producidos y conservados en nuestro país, destaca el universo de la infancia en Cuba y el resto del mundo, con énfasis en la representación del llamado Tercer mundo. Así han sido recreados la Educación, la Educación Formal, La Educación Física y Recreación de los Centros de Reeducación de Menores, Encuentros-Talleres de promoción cultural para niños y adolescentes, los Círculos de Interés, la Salud, los Juegos Escolares y los Juveniles, los Festivales Deportivos y de Juegos, la Jornada y el Día Internacional de la Infancia que celebramos entre finales de mayo e inicios de junio, el Teatro y la Literatura para niños y jóvenes.

Año Internacional del niño. Eduardo Muñoz Bachs, Silk screen. 76 x 51 cm.fondos sala de Arte Wifredo Lam.

Entre los diseñadores que abordaron la niñez vinculada con los temas anteriores mencionamos a Eduardo Muñoz Bachs, Reinaldo Bello Morera, Luis Zangroniz, Nelson Gonzalo Méndez, Luis Álvarez Olavarri, Miguel Ángel Nin Chacón, Luis Rodríguez García-Casariego, Guillermo Benítez Pereira, Roger Aguilar Labrada, Humberto Trujillo Pardo, Jorge Armando Hernández Fernández, César Leal Jiménez, Ñico, Alberto Cancio Fors, entre otros. De igual forma instituciones productoras como la Dirección de Propaganda del Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER), la Federación de Mujeres de Cuba, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), la Comisión de Orientación Revolucionaria (COR), el Consejo Nacional de Cultura (CNC), el Consejo Nacional de Educación (CNE), la Editora de Propaganda Gráfica, la Unidad de Propaganda Gráfica del PCC, etc. Autores y carteles de países del Bloque Socialista y de Asia ?como la URSS, Japón, China? integran el repertorio. Este apartado de la Colección de Carteles de la BNCJM nos acerca e ilustra parte de los complejos procesos culturales que distinguieron una época en el mundo percibido desde Cuba.    

El diseño gráfico cubano movilizado estilística y socialmente en los años 1960 experimentó y amplificó también, como parte de aquella movida, su incidencia geo-política en una doble línea de reflujo: absorbiendo aportes del lenguaje gráfico europeo y norteamericano a la vez que militando en el tratamiento de problemáticas de justicia social para los países y sectores desposeídos. En el tema de la infancia enriqueció el universo temático y las funciones de la comunicación social para la sociedad cubana en Revolución y contribuyó a levantar la conciencia sobre la niñez con preferencia en los países de Asia, África y América Latina.

Enséñame. Comisión de Orientación Revolucionaria. Offset. 68 x 43 cm. fondos sala de Arte Wifredo Lam.

La presencia del niño en la vida cotidiana alcanzó altos niveles de promoción y visualización con el objetivo de expandir su instrucción y educación mirando al futuro. Lo cual caracteriza este tópico respecto a su tratamiento social que en Cuba se remonta a finales del siglo XVIII, con importantes hitos en la literatura y las políticas escolares durante 1800 y la primera mitad del XX, periodos en los cuales germinaron productos editoriales y colegiales como publicidad y revistas orientadas a la niñez y a su entorno familiar y social.

Los diseñadores cubanos colocaron en primer plano la alegría, el juego, la diversión, la felicidad, del mismo modo el estudio, la educación, la creación, el trabajo, la salud, la responsabilidad, la solidaridad, entre otros valores. Sus niños y ellos parecieran divertirse eternamente mientras nos miran viéndolos transformar el mundo. 

Vistos a la distancia de las décadas transcurridas un universo queda concentrado en dichos Carteles, en los cuales sobrevive una visión particular del futuro.