Nombrar las cosas

El orgasmógrafo

Por: Karen Fowler Berenguer

Dentro de poco se cumplen tres meses desde que declaré en mi canal de Youtube que me interesaba leer El orgasmógrafo. En su momento prometí volver al canal con una video-reseña, pero obviamente no me ha sido posible. En este mundo hay tantos libros y películas sobre los cuales hablar -y un horario tan apretado cuando se trata de grabar, editar y subir videos- que he tenido que tomar decisiones fuertes y dolorosas, como la de organizar los libros que me leo en 3 listas diferentes: los del canal, los de reseñas escritas y los que no creo que vaya a compartir con nadie porque aún no los he terminado de procesar (sí, Lolita, es contigo). De esta forma llegamos a este texto donde pretendo darle el espacio que tanto se merece esta joyita de la literatura mexicana.

Primero que todo, quiero dejar claro que nunca (o al menos no, que yo recuerde) había escuchado hablar de Enrique Serna (el autor), así que he tenido que hacer una pequeña investigación, en la cual descubrí que:

1- Nació, en Ciudad de México, el 11 de enero de 1959.

2- Antes de dedicarse -por completo- a la literatura, trabajó como guionista   de telenovelas mexicanas, escribió biografías de personalidades mexicanas populares y en la industria de la publicidad.

3- Ha ganado premios como el Premio de Mazatlán (por El seductor de la patria, en el año 2000); el Premio de Narrativa Colima (por Ángeles del abismo, en el año 2004) y el Premio Antonin Artaud (por La sangre erguida, en el año 2010.)

4- Su cuento Hombre con minotauro en el pecho fue incluído por Gabriel García Márquez en la antología de los mejores cuentos mexicanos del siglo XX que preparara para la revista Cambio. 

5- Su novela El seductor de la patria fue elegida, en votación organizada por la revista Nexos, como una de las diez mejores novelas publicadas en México en los últimos treinta años.

6- La Feria Internacional del Libro de Yucatán le otorgó, por el conjunto de su obra, el Premio José Emilio Pacheco en el año 2019.

   Entonces, ¿cómo es que nunca había escuchado hablar de este señor hasta que tuve El Orgasmógrafo en mis manos?  Ni idea, pero eso no es lo que importa ahora mismo. En la sinopsis del libro me dicen que es: “un libro de cuentos crueles”, donde el humor negro y las observaciones afiladas de la condición humana se van a unir para explorar “las cárceles imaginarias del hombre contemporáneo”. Luego, en la misma sinopsis, me describen brevemente algunos de los personajes que encontraré en esta obra literaria. Por alguna razón (tan incomprensible como el hecho de que no conociera previamente la obra de Serna) pensé que todos los personajes iban a estar relacionados entre sí, como si contaran -entre cuento y cuento-  una misma gran historia, o que todos los relatos iban a ser narrados en primera persona. En ambos casos me equivoqué. Tenemos siete cuentos:

Vacaciones pagadas - Un comediante que alcanza “el sueño” y se ve atrapado en unas vacaciones totalmente pagadas de las cuales no puede escapar. Poco a poco el dinero lo va arruinando en todos los sentidos.

Tesoro viviente - Una escritora francesa se encuentra en un bloqueo creativo total, su vida en París la agobia. A través de un amante de una amiga le llega una oportunidad laboral en Tekendogo (un país africano y tercermundista) que sería perfecta para poder dedicarse de a lleno al disfrute y la escritura.

El matadito - El peor día de cumpleaños que puedas imaginar. Guillermo cae en una soberana depresión el día de su cumpleaños. Todo comienza a ir de mal a peor y su visión pesimista del mundo y de sí mismo no ayuda.

El orgasmógrafo -  En un futuro distópico la población es presa de una “maquinaria de promiscuidad institucional”. El gobierno exige una cuota mínima de seis orgasmos semanales.  Laura, de diecinueve años, se niega a caer en bestialismos y se mantiene virgen. Para escapar al control gubernamental interviene su orgasmógrafo, pero esto es descubierto.

La fuga de Tadeo -  Tadeo es un escritor apasionado, un genio incomprendido por todos. Tras su supuesta muerte - y la desaparición misteriosa de su cuerpo – comienzan a circular una serie de “malignos rumores”. Su amigo se da la tarea de desmentir dichos rumores y es de esa forma que conoceremos la vida y las interioridades de Tadeo y su escritura.

La palma de oro – Un director de arte se ve forzado por las circunstancias a dirigir telenovelas. Veremos cómo, prontamente, es consumido por el medio. Este es el cuento más extenso de todo el libro.

Tía Nela – Es la historia de Efrién (un travesti que se dedica a la prostitución y que, posteriormente, hace su transición a una mujer llamada Fuensanta) y su tía Nela. Vemos a través de los ojos de Nela (quien es una católica extremista) toda la vida de él desde que sus padres mueren -y ella queda a su cargo- hasta el presente, que es más perturbador de lo que uno pudiera esperar. 

   El orgasmógrafo es, posiblemente, de las mejores recopilaciones de cuentos que he leído este año. Su maestría, en mi opinión, no radica en la cuidadosa elaboración de la trama o en la decadencia (que al parecer es algo característico en Serna) de sus personajes, ni en el patetismo de la condición humana reflejada tan bien en sus conflictos. Si me tocara definir qué hace la narrativa de Enrique Serna exquisita y adictiva diría que es su sencillez: no busca historias tan imposibles (hay que llegar al año 2084 para ver qué tan probables serían los acontecimientos de El orgasmógrafo) y siempre terminas pensativo porque los verdaderos antagonistas de los personajes principales no son sino ellos mismos. En este libro se cumple la máxima de que desde afuera todo se ve más claro y, rápidamente, notas que lo que define las acciones en su casi totalidad no es una fuente externa, ni son las malditas circunstancias: es la tendencia humana a la autodestrucción y…bueno, en la vida real funciona así ¿no?

 Los dejo con una invitación para adentrarse en este universo de ficción transgresora y sórdida. 

Serna, Enrique. El orgasmógrafo. México D.F.: Editorial Planeta Mexicana, 2014.



Otros artículos