Foto de Maricela Corvo

Desde adentro

Vocación

Por: Martha Wong Curbelo

Decía Martí: “Cada cual, al morir, enseña al cielo su obra acabada, su libro escrito. Su arado luciente, la espiga que segó, el árbol que sembró. Son los derechos al descanso”(1). Este pensamiento del apóstol nos describe con exactitud la obra de la investigadora Maricela Corvo de Armas, integrante del gremio bibliotecario fallecida recientemente.

Nacida en ese pueblo preñado de ilustres artistas, San Antonio de los Baños, como Eduardo Abela, René de la Nuez y Silvio Rodríguez, por mencionar nombres de algunos a los que le dedicó tiempo de compilación bibliográfica.

Esta profesional tenía como característica singular desarrollar sus proyectos de promoción cultural dirigidos al libro y la lectura, y posteriormente teorizar sobre los mismos, esta estrategia le permitía presentar sus trabajos nacional e internacionalmente, y por ello expuso sus experiencias en Canadá, Costa Rica, Suecia. Conjugó con estos logros profesionales una actitud como animadora social ocupando responsabilidades desde presidenta de la Filial de la Asociación Cubana de Bibliotecarios (Ascubi) en la otrora Provincia de La Habana hasta su deceso en la Provincia de Artemisa, compartió también la representación en el Comité Nacional del Sindicato de la Cultura en unos de sus mandatos, una activa militante. Hago esta referencia porque no es usual en nuestra actividad conjugar con éxito tantas labores, recuerdo cuando se iba ausentar por varios días del seno familiar pedirnos a lo más cercanos tenerla informada sobre su mamá y de hasta sus nietos.

Como afirmaba Jorge Luis Borges, cada país está representado por un libro, pienso que cada biblioteca tiene un bibliotecario que le incentiva a buscar su texto, al lector con más apego que otros, así lo observamos en el largo tiempo que dio servicios en la sala de adultos de su institución. No, hay dudas, que para las generaciones venideras y actuales en la biblioteca municipal de San Antonio de los Baños, la obra bibliográfica y promocional de la auxiliar de información, la técnica y posteriormente devenida en licenciada en que se convirtió esta mujer, será una lección de vida para conquistar en escuelas, fórums, conversatorios a niños y jóvenes, que el éxito de una profesión es como una escalera, cada peldaño tiene que acompañarlos como mínimo tres elementos: voluntad, imaginación y compromiso, y estamos plenamente seguros que la obra de Maricela Corvo, para estar en el Olimpo de los grandes no importa nacer en una aldea, pueblo o ciudad sino ver la vida como un libro abierto siempre buscando las palabras e imágenes más iluminadas.

(1) Martí, José. Obras Completas. Editorial Ciencias Sociales del Instituto Cubano del Libro. Vol. 9 , pág. 63

  • Archivo General de la República de Cuba
    Archivos, archiveros y Covid- 19
    Por: Yorlis Delgado López

  • Fotografías de esclavos realizadas por Dumont con el objetivo de estudiar las enfermedades que estos padecían
    Fotografía científica en Cuba, aliada de la Medicina en tiempos de pandemia
    Por: Mabiel Hidalgo Martínez

  • Foto de la revista INRA
    Remembranzas de la Biblioteca Nacional de Cuba en las páginas de INRA
    Por: Vilma N. Ponce Suárez