Desde adentro

Conservación en tiempos de la COVID-19: documentos manuscritos sobre la República Dominicana del fondo Bachiller de la Biblioteca Nacional de Cuba

Por: M.Sc Osdiel R. Ramírez Vila, restaurador de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Durante los meses de marzo, abril y mayo del 2020, una grave pandemia azota al mundo, el nuevo coronavirus SARS Cov-2, nos obliga a un aislamiento social, pero Cuba no se detiene y a la par de atender sanitariamente a toda la población, ha aplicado numerosas medidas para proteger los trabajadores. Iniciándose el trabajar a distancia, es decir en casa. Pero en mi cabeza una pregunta me da vueltas contantemente: ¿restaurar en casa? ¡Las condiciones no las tengo creadas! Es complicado ya restaurar documentos en soporte papel en el Departamento de Conservación y Restauración de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM) bajo la difícil situación que afrenta el país por el cruel bloqueo. Por lo que en casa unido a las tares propias del hogar… “! Bueno!”, asumimos el reto como una verdadera peripecia.

Al momento de concientizar e iniciar a cumplir con el aislamiento social, iniciaba a trabajar documentos del fondo Bachiller y Morales pertenecientes al Área de Manuscritos de la Sala Cubana. Estos relacionados con diferentes temas sobre la historia de la República Dominicana, redactadas hace más de 150 años. Habían sido digitalizados previamente pero, necesitaban ser conservados y sin pensarlo mucho se fueron a casa conmigo. La preservación es un término múltiple y complejo, abarcando todas aquellas operaciones encaminadas a mantener en las mejores condiciones posibles las colecciones documentales y sus contenidos intelectuales para asegurar su permanencia y facilitar el acceso a la información que trasmiten (Sánchez, 1999).

Pero no se puede ver tampoco la conservación como una disciplina rígida o como gusto decir: la conservación no es un fin en sí misma, sino un instrumento. Esto significa que debemos reflexionar sobre cómo utilizar y disfrutar las colecciones hoy en día y preservarlas para generaciones futura. Mucho más cuando se va a trabajar, manuscritos con tinta ferrogálica, entender la labor a realizar con estos documentos de forma rígida, es lo mismo que exponernos a no cumplir las medidas de prevención al coronavirus, no usando el nasobuco, abrazar a seres queridos o estar en la calle constantemente sin necesidad. La química de la tinta ferrogálica/ metaloácida y su efecto corrosivo en el papel ha sido un tema de estudio científico de más de 350 años. La necesidad de identificar y priorizar las necesidades debido a la escasez de recursos ha provocado en la comunidad del patrimonio cultural adoptar un enfoque predictivo de la evaluación de riesgos, en lugar de seguir solo el enfoque del proceso de conservación preventiva (Orlandini, 2019)

Estado de conservación de los manuscritos

Se continúa el trabajo con las 64 hojas manuscritas, ocupando un total de 9 sobres, algunos de los documentos en mejor estado de conservación que otros. Lo primero al retirar los manuscritos de sus estuches fue una limpieza mecánica de la suciedad poco adherida, realizada con pincel de cerdas suaves y gomas, realizado este trabajo sobre la mesa del comedor de casa (imagen 1). Compartiendo esta labor con el sonido de la olla a presión; la limpieza; Keni y sus juguetes porque en su cabecita perruna debe estar la idea, ¡si estás en casa es para jugar todo el tiempo!

Documento

Imagen 1: limpieza mecánica de la suciedad poco adherida.

De las 64 hojas manuscritas solo el 3.125% están en mal estado, ya que la tinta ferrogálica ha taladrado el papel, provocando lagunas pequeñas, sin interrumpir su lectura. El 6.25% tienen otra hoja o parte de una pegada con cola animal, las cuales no pudieron ser desprendidas, quedando en su estado original para no ocasionar mayores deterioros (imagen 2). El 90.625% está en un aceptable estado de conservación.

Documento

Imagen 2: manuscritos con otra hoja o parte de una, pegada con cola animal

Importante decir que el 38% del total de las hojas presentan Acidez (pH). Se refiere a la pérdida gradual de la reserva de agua (alcalinidad) que tiene el papel, ocasionado principalmente por la presencia de lignina, aditivos y aprestos en el proceso de fabricación. El impacto de la luz natural o artificial acelera la acidez, la cual se mide en términos de pH, es decir la concentración del ión hidrógeno (Palma, 2005). Cuando el fenómeno se produce, es fácil detectarlo por el amarillamiento y manchas en los papeles, al punto extremo de volverse quebradizo. Observándose poco en esta colección, una de las causas puede estar dada por la alta calidad del papel en cuanto a su fabricación. ¡La conferencia! Se interrumpe el trabajo, va a iniciar la conferencia de prensa del doctor Francisco Durán Gracia y esa creo que se la pierden muy pocos cubanos por estos días. Este doctor ha logrado un reconocimiento social solo comparado con la que tiene el meteorólogo José M. Rubiera Torres en tiempos de huracanes.

Proceso de intervención

Tratamientos realizados.

A pesar de que el tratamiento se realiza en casa, donde no se cuenta con todas las condiciones, se aplicó una metodología dirigida a un proceso ordenado, sistemático, probado y avalado científicamente para la preservación de los bienes patrimoniales. Tomando como principios la resolución 41/2009 del CITMA que establece los lineamientos para la conservación de las fuentes documentales. Específicamente los puntos 1.3. Sobre los requerimientos para la restauración de documentos en los laboratorios y el 1.4. Procedimientos generales. Además del criterio de mínima intervención, término acuñado por Chistopher Clarkson que define: (…) a los intentos de preservar la integridad de un libro y su encuadernación, minimizando la cantidad de interferencia y la acción de materiales ajenos en los tratamientos de conservación y estabilización. Mínima intervención quiere decir mínima interferencia: como la limpieza mecánica, la inspección a la encuadernación; entiéndase estado de conservación de la costura, tapas, refuerzos, guardas, etc. (Sánchez, 2006)

Para la suciedad más adherida se le realizó tratamiento de lavado con agua en cubetas, significativo mencionar la tormenta mental en este momento, al no contar con cubeta. Por lo que después de pasar minutos revisando todas las posibles opciones presentes en la cocina, descubro la solución ¡la tapa de la lavadora! (imagen 3). Importante saber que no todos los documentos con tinta ferrogálica permite un tratamiento acuoso porque, este puede alterar la estabilidad de algunos de sus componentes, en otras palabras provocamos más deterioro al material, en estos casos las reparaciones se realizaran en seca.

Proceso de intervención

Imagen 3: lavado de los documentos

Con el lavado se trata de estabilizar la acidez presente en algunos de los documentos. Después de esto la aplicación de reapretó, en esta oportunidad metilcelulosa al 2%. Antes de comenzar la reparación sobre estos manuscritos se extrajo el exceso de agua, la que fue por secado al aire (imagen 4).

Secado

Imagen 4: secado al aire de los documentos en la terraza de casa.

Después de lo explicado anteriormente se realizó la restauración de los documentos, de esta forma recuperan enlaces entre las fibras del soporte papel y devolverle la flexibilidad a los mismos. Esto fue realizado con el uso de la espátula térmica o papel tisús gramaje 9 y metilcelulosa al 3%, según requerimiento de los propios documentos. Durante la restauración observamos a través de un microscopio digital USB como la tinta deteriora el soporte (imagen 5). Al terminar este proceso se les devolvió a sus sobre calidad de archivo (imagen 6).

Microscopio digital USB

Imagen 5: Microscopio digital USB, con el que se realizó la captura de lo observado.

Restauración

Imagen 6: algunos momentos de la restauración y colocación de los manuscritos en los sobres libre de ácido.

Llego el día en que los documentos salieron de casa para volver a la de ellos, la BNCJM. Quedando un intercambio entre documento y especialista, es cierto que algunos materiales restaurados anteriormente son como hijos, necesito ir al fondo donde están para verlos y saber como están, ¡puede ser cosa de restaurador! Pero, con estos manuscritos ha quedado un sentimiento familiar, los siento como un hermano mayor, ellos compartieron muchas restauraciones al mismo tiempo. Porque fue un trabajo compartido con la atención y preocupación por la familia y amigos a través del teléfono y las redes sociales.

La preocupación de Pedro por el estado de salud; los intercambio de variados temas con Vilma; los amigos aislados y solos, que se sentían abandonados; o aquéllos con los que solo mantenía intercambio de temas culturales; la colega restauradora con la que reía con sus bromas profesionales; mi madre con su mundo y temas propio de su edad avanzada. Me queda el sabor de que no solo se preservaron estos manuscritos, sino que se conservo una nueva forma de vida, donde el hogar estuvo muy presente. Pero la verdad del fuerte sentimiento con estos manuscritos, está en la relación que me une a la República Dominicana tierra que vio nacer estos documentos.

Referencias

  • Orlandini, Valeria. (2019) La humedad y las reparaciones de lagunas, roturas, faltantes, y pérdida de material de documentos con tintas ferrogálicas corroídas: Un método local con tisús re-humectables. Envió de la autora al correo electrónico
  • Palma, M. A. (2005). Algunas ideas para extender la vida de los materiales bibliográficos de las bibliotecas. Biblioteca Nacional de Chile. Santiago de Chile.
  • Resolución No. 41. (2009). Lineamientos para la conservación de las fuentes documentales. Cuba. Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).
  • Recuperado 6 de abril de 2015, a partir de http://www.gacetaoficial.cu/pp.193.
  • Sánchez Hernampérez, Arsenio. (1999) Políticas de Conservación en Bibliotecas.
  • Madrid: Arco/Libros.
  • Sánchez Hernampérez, Arsenio. (2006) El códice Breviario de Amor y el concepto de mínima intervención en la restauración de documentos. En: Roig Picazo, Pilar et al. (eds.), 16th International Meeting on Heritage Consevation: Preprints of the Papers to the Valencia Congress, Valencia: Universidad Politécnica. 2006, p.89-104
  • Cuando un amigo se va
    Por: Hilda Pérez Sousa

  • Una obligada consulta: Índice analítico 1864-1958 revista Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana
    Por: Manuel Paulino Linares Herrera, Mercedes Valero González, Alejandro Jiménez Pérez

  • Hallan mapa inédito de la Bahía de La Habana en Archivo General de Indias
    Por: Cubadebate

  • La biblioteca de Casa de las Américas ostenta el nombre de Roberto Fernández Retamar
    Por: Cubadebate