Nota Editorial

Estimados lectores, atendiendo la crisis global en la que nos encontramos con la expansión de la epidemia del Nuevo Coronavirus o la Covid 19, hemos visto como las medidas cuarentenales y de aislamiento en casi todo el orbe están cambiando las reglas de la vida en todos los aspectos. El mundo tal y como lo conocíamos se ha puesto “Patas Arriba”, como decía en su libro del mismo título el gran escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Uno de los síntomas de cambio que más ha marcado este momento tristemente excepcional –sobre todo para Cuba- es la eclosión de Internet como forma de comunicación vital. Queda superada la vieja pugna entre el universo analógico y el digital. El aislamiento humano y el distanciamiento físico al que ha llevado la Covid 19, nos ha conducido a vivir una existencia con la que muy pocos contaban: la vida supeditada al espacio virtual.

La comunicación profesional, política, económica, familiar y sentimental a través del espacio virtual de la Nube está removiendo y resignificando conceptos que teníamos por pilares inmutables, y lo más sorprendente es que esto está ocurriendo a la vertiginosa velocidad de un “clic” o el desplazamiento del pulgar sobre una pantalla, todo ello bajo la angustia de una peligrosa pandemia global.

El libro y la literatura no han sido la excepción de la regla. Hasta hace poco, la polémica acerca de si el libro digital suplantaría al libro físico, estaba al rojo vivo entre los degustadores del olor del libro recién sacado de la imprenta y los milenials hijos de la era internet. Pero a la sazón del día presente, solo hay que ver los anuncios de las librerías y las bibliotecas digitales realizando un marketing persuasivo, para que el cliente consuma productos digitales y así no tenga necesidad de exponerse a “tocar” el libro físicamente en una librería a riesgo de contagiarse con la Covid 19. No hay que ser un genio para ver a quienes la historia le ha dado la razón.

Pero todo no son malas noticias, dentro del mismo ámbito del libro y la literatura, han surgido múltiples iniciativas por parte de compañías gigantes del comercio electrónico que disponen de grandes librerías, tal es el caso de Amazon o Galaxia Gutemberg, que han brindado acceso gratuito a varios títulos en sus librerías para los lectores de todo el mundo en estado de confinamiento, que en otras circunstancias habría que pagar por ellos.

El Coronavirus también ha despertado el interés por la literatura sobre cuarentenas y estados de aislamiento, ya sean libros académicos o de ficción, el tema es tendencia en las actuales preferencias de lectura. Dentro la novelística vale señalar el boom de obras de autores de renombre como Albert Camus o Daniel Defoe, pero que no estaban entre las más frecuentadas por los lectores. En el caso de Camus, La Peste (1947) está siendo una de las novelas más leídas en estos momentos. En el caso del escritor británico, su inmortal novela Robinson Crusoe, está discutiendo popularidad con Diario del año de la peste (1722).

La literatura filosófica sobre la existencia humana y sus derroteros también está cobrando auge, al mismo tiempo, escritores, artistas y filósofos de distintos países están publicando libros y dando entrevistas de relevancia para el momento crucial que estamos viviendo, donde estamos asistiendo a la ruptura de paradigmas sociales, políticos, económicos y culturales. Está claro que el mundo está ante una nueva era, solo que aun nadie le ha puesto su correspondiente clasificación histórica.

Por ello, respondiendo al contexto de los días que corren, y al objeto social de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM) la revista digital Librínsula publicación mensual de la BNCJM, abre una etapa provisional de números especiales en tiempos de pandemia, para llevar a los lectores lo que está ocurriendo en el mundo en el ámbito de la literatura, las bibliotecas y el libro. Pretendemos, si las circunstancias nos lo permiten, salir con una frecuencia quincenal.

No queremos cerrar esta Nota Editorial sin dejar de mencionar a los colegas y amigos que están colaborando activamente desde sus competencias profesionales, para que estas ediciones especiales sean una realidad en medio del aislamiento sanitario por la Covid 19. Ellos son Débora Gil, Ivonne Cantero, Maribel Duarte, Víctor Fowler Calzada, Jorge Luis Montesinos Grandias, Amado del Pino, Javier García Ramírez, José Antonio Gonzales Baragaño, José Antonio Dolz, Emelinda Medina Expósito, Omar Valido Cedré y Jorge Mariano Estrada.

También queremos extender nuestro agradecimiento y apoyo a todo el personal de Salud, Orden Publico, Legislativo, Admirativo Estatal y Gubernamental, que en este momento tan difícil está trabajando por la seguridad y la salud de nuestro pueblo: A todos ellos llegue el sincero reconocimiento del equipo editorial de Librínsula.