napoleon.jpg

Tesoros

Napoleón Bonaparte, incansable lector y bibliófilo

Por: Olga Vega García
Investigadora BNCJM

La Colección de impresos raros y valiosos del Depto. de Colección Cubana de la BNCJM conserva un curioso ítem con estuche que agrupa dos títulos diferentes publicados en el siglo XVII, encuadernados en piel, cada uno de los cuales tiene grabada en la tapa una inscripción manuscrita que indica que perteneció a la biblioteca de Napoleón I Bonaparte (1769-1821), emperador de los franceses (1804-1815) radicada en su Palacio de Saint Claude. La encuadernación de cada ítem es idéntica y presenta además reborde fileteado en oro y cantos amarillos. Su lomo está decorado con grabados en oro de acuerdo al estilo neoclásico propio de la época. Sus bellas guardas de papel jaspeado eran entonces de uso común.

La anteportada en ambos volúmenes ostenta una nota manuscrita, “This vol. belonged to Bonapartis Library at St. Cloud…1815”, que indica que el libro perteneció efectivamente a su biblioteca imperial en el llamado Château de Saint-Cloud, segunda residencia real e imperial, situada en las afueras de Paris, y lugar en el que se celebraron importantes eventos durante la etapa napoleónica.

Sobre el contenido de cada obra y sus autores no se dedicará especial atención puesto que de acuerdo con el objetivo del articulo lo que interesa fundamentalmente es el hecho de que Napoleón fue un amante de los libros y un coleccionista que llevaba su biblioteca adondequiera que partiese. Baste saber que estos dos librillos se produjeron en una época de fuertes conflictos políticos y religiosos que traían consigo cambios sustanciales en la estabilidad de los países europeos y daban lugar a guerras que se sucedían afectando de hecho al continente europeo y al Nuevo Mundo, y son ediciones de la decimoséptima centuria lo que acrecienta su rareza bibliográfica y valor comercial. El tema de Carlos I, rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda (1625-1649), depuesto y ejecutado durante la Guerra Civil inglesa, y la presencia de un autor importante como John Milton es otro aspecto a destacar.

Sobre Napoleón como coleccionista, amante de la lectura y de las buenas ediciones hay muchas anécdotas, algunas repetitivas, en las que se enfatiza sus ansias de leer sobre diversos temas y autores, de todas las épocas. Es conocido que se hacía acompañar en sus campañas de una colección portátil que contenía un incalculable número de volúmenes, y conforme a las leyes militares entonces en uso practicó el saqueo de las bibliotecas de los países conquistados, llevándoselos como botín de guerra, pasando muchos de ellos a la Biblioteca Nacional. A la caída de Napoleón, conforme a las cláusulas del Tratado de Viena, en 1815 Francia se vio obligada a restituir esos fondos; a ello se debe el que mucho de los ejemplares regresaron a las bibliotecas de donde habían sido saqueados, con escudos en encuadernaciones y cuños de la antes citada biblioteca, o de otras instituciones francesas adonde se habían remitido.

El primero de los ahora seleccionados, titulado Eikon Basilikê : Le Pourtraict du roy de la Gran Bretagne fait de sa propre main, durant sa solitude & ses souffrances... fue producido en París, en la Chez Louys Vendosme en el año 1649, en edición revisada, corregida y aumentada. La obra original se atribuye al clérigo ingles John Gauden, (1605-1662), obispo de Exeter y más tarde de Worcester, que a la muerte del rey publicó sus escritos, contando la obra con decenas de ediciones. Fue traducida por un tal Jonas Porree. Consta de 50 hojas y 464 p. y mide 14 cm. Se trata de una defensa de la conducta del monarca, relatando sus desgracias desde 1640 a 1648, incluyendo además oraciones y meditaciones.

La portada está precedida por grabado plegable en el que se representa el difunto rey Carlos I, rey de Gran Bretaña e Irlanda, 1600-1649; cuenta además con letras capitales y viñetas.

La segunda obra guardada en el estuche es Eikonoklastês, ou, Réponse au livre intitulé Eikon Basilikê, ou, Le Pourtrait de sa Sacrée Majesté durant sa solitude & ses souffrances / par le Sr Jean Milton. Traduite de l´anglois sur la seconde & plus ample edition; & revue par l´autheur... publicada Par Guill. Du Gard, Imprimeur du Conseil d¨Etat ; et se vend par Nicolas Bourne en Londres en 1652. Consta de [32], 451, [29] p. ; 14 cm. Consta de 50 hojas, 464 p. y 29 hojas mas y mide igualmente 14 cm.

John Milton (1608-1674) fue uno de los poetas y ensayistas más importantes de la literatura inglesa. Su obra más popular e internacionalmente reconocida, el poema épico El paraíso perdido (1667), se basa en el pasaje bíblico que narra la expulsión de los humanos del Paraíso, y su continuación, el Paraíso recuperado (1671), se refiere a cómo Cristo vence a Satán y recupera el Paraíso perdido por Adán y Eva.

La educación de Milton fue variada; con conocimiento e idiomas: latín, griego y hebreo, francés, español e italiano, en inglés antiguo y holandés. Su cultura se incremento con sucesivos viajes por el continente, en especial a Francia e Italia, lo que se refleja en su bibliografía.

En octubre de 1649, publico el Eikonoklastes, uno de sus tratados más relevantes, como defensa el regicidio y en respuesta al Eikon Basilike, obra atribuida a Carlos I, en la que se retrata al monarca como un inocente mártir cristiano.

El ejemplar ostenta cuño de BR, iníciales de Biblioteca Recuperada, que indica que provino de de una colección no siempre identificada, y que fue depositada en colección de Fondos Raros de la BNCJM, teniendo en cuenta su grado de valor o rareza bibliográfica.

Una vez más ponemos a disposición de los lectores de Tesoros una de las joyas bibliográficas conservadas celosamente en el área de Fondos Raros y Valiosos como una muestra más de cómo se enlazan autores, editores, impresores o poseedores de un determinado ejemplar, convirtiéndolo en ejemplares excepcionalmente atractivos e irrepetibles.














Bibliografía consultada