Consuma productos cubanos

Por Astrid Barnet

"Un motivo más para autoplantearnos hacer las cosas mejores, es cuando establecemos estados comparativos entre el desarrollo industrial de Cuba en 1959 con el existente en la época actual, especialmente en la industria básica".

Con estas palabras en entrevista exclusiva, recordó muy sucintamente el licenciado Amadeo Blanco Valdés-Fawly —primer presidente de la Cámara de Comercio de Cuba—, la situación económica del país durante el primer año del triunfo revolucionario.

Anécdotas y experiencias de antaño y actuales, intercambiadas entre un nutrido grupo de compañeras y compañeros, ex representantes y altos funcionarios durante años de la esfera comercial —o como se pudiera calificar en buen argot periodístico: Embajadores revolucionarios de la dignidad—, de la Mayor de las Antillas, distinguieron una emotiva reunión convocada por la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), con motivo de celebrarse este año el Aniversario 45 de la Fundación de la Cámara de Comercio de Cuba.

"En enero de 1959, cuando triunfa la Revolución, la población cubana era de seis millones de habitantes; no así de seis millones de consumidores de una semicolonia dependiente política, económica y comercialmente al vecino del Norte. Hoy, la cifra poblacional se eleva a casi doce millones de habitantes…todos consumidores, de una nación soberana e independiente", añadió para trasladar después su memoria al recuerdo de la Primera Exposición de Productos Cubanos. Y, de manera muy especial, al papel que tuvo el doctor Omar Fernández, ex dirigente estudiantil, colaborador del Comandante Ernesto Che Guevara, desde inicios del triunfo revolucionario y quien, años después ocupara, entre otros cargos, el de Ministro del Transporte.

Operación Industria Cubana

Con el advenimiento de la Revolución la primera exposición comercial de producciones cubanas tuvo lugar entre los días 5 y 17 de abril de1959, en los cuatro pisos y áreas aledañas del edificio que ocupaba la antigua Escuela de Medicina, sita en calles 25 entre J e I, en el capitalino barrio del Vedado.

Esta muestra expositiva fue visitada por miles de personas de la capital y fue considerada por un connotado ejecutivo de agencia publicitaria (Raúl Gutiérrez, presidente de OCLA), como la más grande que jamás hubiera visto.

"La recaudación de aquella exposición se empleó en la construcción de la que llegaría a ser después Escuela de Medicina de Oriente, que estaría ubicada en la provincia de Santiago de Cuba", explicó el doctor Omar Fernández quien en aquel entonces era Capitán del glorioso Ejército Rebelde.

Meses después (entre el 8 y 18 de mayo del propio año) y, por decisión del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, la muestra fue trasladada hacia el mismo centro de la ciudad de Manhattan, en Nueva York, Estados Unidos, donde fue visitada por miles de personas "con un éxito extraordinario".

"Ya en plena crisis las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se presentaron productos cubanos como: azúcar, tabaco, café, ron, cerámica…además de dos mil de plantas, entre ornamentales y medicinales", puntualizó Fernández.

Recordó que, en aquella ocasión, recibieron la visita del entonces presidente norteamericano Dwight Eisenhower, quien se marchó sumamente complacido de la exhibición luego de recibir “un estuche de habanos, los mejores del mundo”, de manos del Capitán del Ejército Rebelde.

"—Voy a despertar envidia a mis amigos, cuando me fume estos excelentes habanos," dijo Eisenhower.

Igualmente, y cumpliendo órdenes de Fidel, la exhibición comercial fue mostrada a todo el pueblo de Cuba… a través de un contexto inusual: transportada en ferrocarril. Para ello se dispusieron 62 vagones –de ellos 50 expositivos y un staff conformado por 90 personas—que, entre diciembre de 1959 y mayo1960, realizaron un recorrido por 90 lugares a todo lo largo y ancho de la Isla.

"Se partió de la ciudad pinareña de Isabel Rubio y, seis meses después de trabajo titánico y, de regreso a La Habana, la clausura la hizo el Comandante Ernesto Che Guevara…Unas 750 000 personas de otras provincias tuvieron la oportunidad de visitar la muestra, partir del tren más largo de Cuba", rememoró en esta oportunidad Amadeo Blanco, uno de los principales coordinadores de aquella Primera Exposición de Productos Cubanos en la Acción Ferrocarril.

En esa oportunidad, algunos industriales cubanos fueron abandonando poco a poco la muestra ferroviaria debido al proceso de nacionalización de industrias y empresas privadas que se estaba desarrollando en el país. La Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes ya no era una utopía… era un hecho su total radicalización.

"Fue una gran experiencia y el comienzo de lo que iba a ser la obra futura de la Revolución Cubana en su comercio exterior", acotó el doctor Omar Fernández para agregar seguidamente que su slogan preferido era y seguirá siendo el de: Consuma productos cubanos, a través del cual exhortaría también a todos aquellos hombres de negocios del mundo entero que tienen aspiraciones de comercializar con Cuba.

La Cámara de Comercio de Cuba (CCC), arriba a sus 45 años de creada con mejores alternativas para el desarrollo de la actividad empresarial a partir del perfeccionamiento de su objetivo principal: el intercambio y promoción entre sus miembros asociados de información en torno a las posibilidades de negocios a escala mundial.

Actualmente la CCC constituye un instrumento en la reinserción de la economía cubana dentro de las relaciones económicas internacionales, además de tener un compromiso social, al acometer acciones que responden al crecimiento de la sociedad.

En 2007 la CCC incrementó los servicios a sus más de 750 empresas asociadas. Un año en el que, según señaló a medios de prensa su presidente, Raúl Becerra, "se perfeccionó sustancialmente el sistema de información, la capacitación y labores de promoción de la entidad".