África en la cultura de Cuba: Fernando Ortiz y sus documentos sobre el tema

Por María del Rosario Díaz Rodríguez, investigadora de la BNCJM

<< Fotografía de un íreme abakuá. Fondo Fernando Ortiz del Instituto de Literatura y Lingüística.

Desde 1501 comenzaron a llegar esclavos negros a las islas españolas del Caribe, traídos por los conquistadores. Desde entonces y hasta finales del siglo XIX, cientos de miles de africanos llegaron a Cuba para trabajar en las plantaciones y a pesar de las terribles condiciones en que vivieron, nos legaron gran parte de su cultura que se fundió con la española, francesa, china y de otros lugres del mundo, formando nuestra identidad histórico-cultural. La variante cubana del español que hablamos, la música, la cocina, las fiestas tradicionales, las distintas manifestaciones religiosas y otros elementos etnológicos nacionales, tienen el inconfundible sello originario del África Subsahariana. “Sin el negro Cuba no sería Cuba”, dijo el antropólogo e investigador cubano Fernando Ortiz, el iniciador de los estudios socio-culturales del componente africano en nuestro país. 

Aunque nació en La Habana en 1881, Fernando Ortiz vivió y se educó durante los primeros 15 años de su vida en Ciutadella de Menorca, Islas Baleares, con su familia materna. Estudió Derecho en las universidades de La Habana, de Barcelona y la Central de Madrid. En el Museo de Ultramar de la capital española tropezó a inicios del siglo XX y por primera vez, con los atributos de una misteriosa sociedad secreta masculina transplantada a Cuba, poseedora de un marcado carácter socio-religioso: los ñáñigos o abakuás, de ascendencia efik y originarios del Calabar (territorio situado entre las actuales Nigeria y Camerún). Decidió estudiar este y otros asuntos relacionados con la presencia africana en la Isla y a lo cual dedicó gran parte de su labor científica. Entre sus libros más importantes se encuentran Los Negros Brujos (1906), prologada por el célebre médico y criminalista italiano Cesare Lombroso; Los negros esclavos (1916), Glosario de afronegrismos (1924), Proyecto de código criminal cubano (1928), Contrapunteo cubano del azúcar y el tabaco (1940), El engaño de las razas (1946), La africanía de la música folklórica de Cuba (1950), El baile y el teatro de los negros en el folklore de Cuba (1951), Los Instrumentos de la música afrocubana (1952-55) y, publicados póstumamente, Nuevo catauro de cubanismos (1974), Los negros curros (1986), La santería y la brujería de los blancos (2001) y Brujas e inquisidores (2004).

Con sólo catorce años publicó, en 1895, su primer libro sobre folklore, escrito en menorquín: Principi i Prostes. Por esa época redactó también un pequeño glosario, también en dialecto menorquín, titulado Culecció d'els mal noms de Ciutadella (1). El pequeño cuaderno fue el primer documento conservado de lo que se convirtió con el tiempo en un voluminoso y sorprendente archivo personal.

El antropólogo e investigador dejó a su muerte un extraordinario fondo documental con los resultados de sus investigaciones acumulados en más de 50 años de vida intelectual. En la actualidad se encuentra dividido entre la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, el Archivo Literario del Instituto de Literatura y Lingüística “Dr. José Antonio Portuondo”, en La Habana, y el fondo familiar que posee en Madrid su hija María Fernanda Ortiz Herrera.

Este trabajo presenta un breve recorrido por los documentos relacionados con África y con la afrocubana, pertenecientes al fondo Fernando Ortiz atesorado en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí.

El fondo Fernando Ortiz y sus documentos africanos y afrocubanos

Fernando Ortiz. >>

Tras la muerte de Ortiz en 1969 y el establecimiento de su viuda, su hija y demás familiares en el extranjero, se realizaron los trámites para la preservación de su biblioteca y archivo en varias instituciones de información. La Biblioteca Nacional José Martí adquirió su biblioteca personal más otra sección del fondo original con la correspondencia, los documentos de las numerosas instituciones fundadas o integradas por el polígrafo y otros bloques de papelería (2). La sección que atesoró la Biblioteca Nacional cubana es impresionante por su volumen y riqueza. A continuación examinaremos algunas de sus secciones:

Correspondencia

Una gran parte de los documentos contenidos en el Fondo Ortiz está integrada por la correspondencia que sostuvo don Fernando con entidades y personas vinculadas con sus labores profesionales. Sus destinatarios fueron figuras destacadas de la ciencia, las artes y la política en diversas partes de Cuba y del mundo. Los principales remitentes de las cartas son grandes figuras de la cultura cubana y mundial que se vincularon a África o a las cultura afrocubana y afroamericana, como la investigadora cubana Lydia Cabrera; los antropólogos norteamericanos Vera Rubin, Melville Herkovitz y su discípulo William Bascom;  los franceses Pierre Verger, Roger Bastide y el encargado del departamento de Etnomusicología del Museo del Hombre en París, André Schaeffner; y el antropólogo Gonzalo Aguirre Beltrán, investigador de la presencia africana en  México.

Instituciones y organizaciones

En su vida estudiantil y profesional, Ortiz integró numerosas instituciones y asociaciones nacionales e internacionales y fundó importantes organizaciones en Cuba. Entre estos se encuentran los siguientes: African Music Society, International Institute of African Languages and Cultures, Instituto Cubano de Etnología y Folklore, The International Society of Ethnology and Geography, International Institute of African Languages and Cultures, International African Institute, L’ Institut International des Civilisations Différentes, Societé Africaine de Culture, Sociedad Internacional de Estudios Afroamericanos, Sociedad de Estudios Afrocubanos

Trabajos de / sobre Fernando Ortiz

Carpeta 337. Homenaje nacional a Fernando Ortiz.

La carpeta contiene aproximadamente un total de 110 documentos, divididos en:

  1. El programa del homenaje por los 60 años de su primera publicación, celebrado en el Palacio de Bellas Artes en la noche del 28 de noviembre de 1955.
  1. Cartas y telegramas dirigidos a la Comisión Organizadora del homenaje, presidido por Antonio María Eligio de la Puente, con la adhesión al homenaje de personalidades de la cultura, la ciencia y de diferentes instituciones (por ejemplo: Ramiro Guerra, Regino Pedroso, Francisco Prat Puig, Asociación Cubana de Bibliotecarios, Sociedad Religiosa Africana “Hijos de la luna”, Círculo de Amigos de la Cultura Francesa, Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling”, Centre Catalá, Sociedad Cultural “Nuestro Tiempo” (Director Harold Gramatges), Isaac Barreal, Felipe Pichardo Moya, Gustavo Pittaluga, Conchita Fernández, Israel Castellanos, Diego Martínez Báez (Presidente de la República Española en el destierro)  y Félix Gordon Ordaz (Presidente del Gobierno), Luis Gómez Wangüemert, Sociedad Cultural de Beneficencia y Recreo “Unión Fraternal” (fundada en 1886, Secretario, José Antonio Aponte), Sociedad Artística y Literaria del Progreso, de Sancti Spíritus).

 

Entre el grupo de documentos hay dos cartas de especial interés, porque reflejan el sentir de los practicantes de las religiones afrocubanas, en su mayor parte pertenecientes al sector más humilde de la población cubana, que encontraron en el sabio un respetuoso investigador. Son estas la carta del Oba Babalao Pedro Ruiz (Luyanó, noviembre 29, 1955) y la dirigida por los decanos y miembros del grupo de tamboreros yoruba en Cuba (noviembre 19,1955), firmadas por personas muy entrañables para Ortiz, como Miguel Somodevilla, Pablo Roche, Raúl Díaz, Trinidad Torregrosa, Quintín Angulo y Gabino Felloves.

 

Libretas de informantes y notas sobre religión y cultura

Carpeta 26. Santería-Ñañiguismo-Ritos-Vocabulario-Música

Total: 10 documentos

Son joyas de gran valor para la cultura por constituir bienes del patrimonio intangible o inmaterial, donde sus informantes, entre ellos la legendaria babalocha de Regla, Pepa, así como Emilio O’Farril, Arcadio Calvo, etc., ofrecieron un prodigioso panorama de los sistemas mágico-religiosos afrocubanos como el Palo-Monte, la Regla de Ocha o Santería yoruba (lucumí) y los ñáñigos o abakuás, además de reseñar las fiestas, ceremonias y leyendas transmitidas en forma oral por los esclavos africanos a sus descendientes. Las libretas tienen sus títulos de acuerdo con los temas tratados, además de servir para diferenciarlas entre sí:

Libretas de firmas y de registro de ceremonias pertenecientes a la Regla de Ocha o Santería y de Abakuá, que constituyen testimonios de enorme valor correspondientes al patrimonio cultural intangible o inmaterial.

Carpeta 229. Libretas de Apuntes. Diario-Huracán-Negro-Mariología

Total de documentos: 4

Todos corresponden a sus estancias en Estados Unidos, en particular a su exilio de noviembre de 1930 a enero de 1934, durante el último período del gobierno de Gerardo Machado y los acontecimientos posteriores. La importancia que poseen estos documentos radica en que testimonian las investigaciones en las que se enfrascó durante ese período, para escribir sus libros sobre la Virgen de la Caridad, sobre la Mulatez, sobre Cristóbal Colón y la entrada del capitalismo en América y, probablemente, su libro sobre Bartolomé de las Casas, todos inéditos en la actualidad (3), además de adelantar el trabajo sobre los indios, en especial El Huracán, su mitología y sus símbolos (México: Fondo de Cultura Económica, 1947). En este período Ortiz ya se encontraba articulando su tesis sobre la cubanía o cubanidad, que lo llevará a universalizar sus conclusiones sobre los procesos de choque e integración de las culturas.

Además, aparece la tesis de grado de la antropóloga norteamericana Ellen Irene Diggs titulada “La vida y la obra de Fernando Ortiz” y defendida en la Universidad de La Habana, Facultad de Filosofía y Letras en 1944, cuya importancia radica en que fue el propio Ortiz quien le suministró a la autora sus propios datos biográficos y recuerdos familiares.

El Instituto de Literatura y Lingüística “Dr. José Antonio Portuondo Valdor” atesora la mayor parte de los documentos relacionados con la obra científica orticiana. Algunas de las secciones relacionadas con el tema son:

Brujos-Brujería: Entre otros materiales de gran interés, aparece una colección de recortes de prensa sobre los casos judiciales más importantes relacionados con secuestros de personas en Cuba para presuntos propósitos de brujería. Sobre el particular, una alumna de la carrera de Información Científica, Maylén Domínguez, realizó en 1997 un trabajo de curso cuyo título es “La brujería en algunos periódicos cubanos (1905-1942). Bibliografía”. (4)

España-Negros: En su interior se conservan materiales para un libro inconcluso sobre los negros en España, titulado “Los Negros en España antes y después de Cristóbal Colón” (5) que no llegó a redactar. Algunos de los sub-epígrafes de esas carpetas son:

Hispanoamérica-Negros: Aquí se encuentra información importante sobre el tema en el continente americano, sobre todo en aquellos países donde “se cree que no existieron negros”, como Argentina, Uruguay, México, parte de Colombia y Venezuela, Ecuador, Perú, las Guayanas, etc.

Mala Vida: Dentro del archivo se conservan las carpetas que él mismo tituló con el epígrafe “Mala Vida (Cuba)”; en ellas se encuentra el conjunto de documentos “Datos para la criminología cubana”, que resume el proyecto investigativo que inició en 1902 a su llegada a Cuba procedente de España, lamentablemente trunco, entre otras razones, por la incomprensión y el rechazo que el tema provocaba en el estrato social en que el joven científico se desenvolvió.

Mulatez: Dentro del epígrafe se encuentra un libro en fase de redacción que Ortiz tituló “La Epifanía de la mulatez”, donde analiza el concepto de la mulatez, vista como el resultado de un proceso singular de mezcla étnica y de culturas acordes con el fenómeno de la transculturación.

Música: Importante repositorio sobre el tema con un total de 15 carpetas con información acopiada en disímiles portadores, como fichas bibliográficas y de contenido, partituras musicales, recortes varios, dibujos, etc. Algunas de las carpetas más importantes son: Música Negra-Bailes; Música Afrocubana-Varios y Bailes; Música-Batá-Chekeré-Et al; Música Afrocubana (I); Música-Santería; La africanía de la música (...); Música Negra-Solfa.

Negros: Voluminosa sección con un total de 75 carpetas. Ortiz utilizó mucha de la información contenida en ellas para escribir sus trabajos y con propósitos docentes. En su interior se hallan las fichas y otros documentos colectados para escribir Los Negros Horros, además de nutrida información para una historia del negro en el mundo.

Ñáñigos: Constituye un gran repositorio en 32 carpetas, dos de las cuales contienen fotos y libretas de informantes, de enorme importancia, pues son registros del patrimonio cultural intangible en el que se recogen firmas, ceremonias, fiestas, leyendas y otras cuestiones que entonces sólo se transmitían de forma oral

Virgen de la Caridad: El libro –inédito hasta 2008– Estudio Cubano de la Virgen de la Caridad del Cobre fue iniciado originalmente por Ortiz como un artículo que escribiría en1927 para la revista Archivos del Folklore Cubano, titulado “La semiluna de la Virgen de la Caridad del Cobre” (6). En él su autor insistió en que era ese un “estudio etnográfico y no de dogma religioso”, ya que su propósito era sólo investigar nuestra principal advocación mariana como símbolo de la cubanía en su proceso de transculturación, desde sus orígenes hispanos hasta los amulatados de la isla antillana. El epígrafe tiene 15 carpetas, algunas de las cuales son: Virgen de la Caridad-Introducción-Tradición; Virgen de la Caridad-Cinta; Virgen de la Caridad-Española; Virgen de la Caridad-Indios; Virgen de la Caridad- Afrocubanos; Virgen de la Caridad-Cristianos; Virgen de la Caridad-Paganos;  Virgen de la Caridad Cubana.

Algunas valoraciones finales

Como el patrimonio documental constituye una parte importante de la memoria colectiva de los pueblos en la preservación de la identidad, y resulta de importancia mundial en la medida en que se relacione con la vida y la obra de una persona o de un grupo de personas que han realizado alguna contribución relevante a la historia y la cultura del mundo (7), en un futuro próximo se aspira a inscribir el fondo personal del sabio cubano en la lista del programa Memoria del Mundo que auspicia la UNESCO, con el fin de obtener fondos para su restauración general, pues constituye parte importante del patrimonio cultural de Cuba y del mundo.

Esta es una breve descripción del contenido de algunas secciones relacionadas con África y con la presencia africana en Cuba de los documentos de Fernando Ortiz, valiosa fuente de información para que los investigadores puedan hallar en él los datos precisos, el manuscrito importante, la huella del paso de Fernando Ortiz por la historia de la ciencia y la cultura nacional.

Notas

(1) Ortiz, Fernando. Culecció d’els mal noms de Ciutadella . La Habana: Fundación Fernando Ortiz, 2000.

(2) Para más información, consultar la conferencia de Araceli García-Carranza “Colecciones de grandes figurasde la cultura cubana. Adquisición y bibliografía”, ofrecida en la biblioteca “José Antonio Echeverría” de la Casa de las Américas por el 45 aniversario de su fundación en octubre de 2004.

(3) Carpeta 229 Libretas de apuntes- Diarios, etc. Fondo Ortiz, BNCJM.

(4) Publicado en la revista Catauro (año 4, no.6, jul-dic de 2002), con el  título “El archivo personal de Fernando Ortiz y su recortería de prensa sobre brujería: compilación bibliográfica”. pp.196-206.

(5) Carta al folklorista de origen catalán radicado en Venezuela Pedro Grases, con fecha diciembre 17 de 1947. Fondo Fernando Ortiz, BNCJM

(6) Archivos del Folklore Cubano. La Habana, v. IV, no. 2, abr.- jun., 1929, pp. [161]-163

(7) UNESCO. Memoria del Mundo. Directrices para la salvaguardia del patrimonio documental. Preparado para la UNESCO en nombre de la IFLA por Stephen Foster, Roslyn Russell, Jan Lyall y Duncan Marshall. Noviembre de 1995.