Una novedosa edición ilustrada de la Historia de la Nueva España de Hernán Cortés

Por Olga Vega García, investigadora auxiliar de la BNCJM

Una de las obras más preciosas que se atesoran en la llamada Colección América de impresos del siglo XVIII ubicada en el depósito de libros antiguos de la Biblioteca Nacional José Martí es la Historia de Nueva-España escrita por Hernán Cortés y complementada por don Francisco Antonio de Lorenzana, que constituye un clásico en su género por tratarse de una edición en la cual tipografía y grabado se combinan con excelentes resultados, obteniéndose un libro muy atractivo para lectores de cualquier época o país.

CORTÉS, HERNÁN, 1485-1547. Historia de Nueva-España / escrita por su esclarecido conquistador..., aumentada con otros documentos, y notas, por... Don Francisco Antonio Lorenzana. – En México: En la imprenta del Superior Gobierno... Joseph Antonio de Hogal en la calle de Tiburcio, 1770. -- [22], XVI, 400, [18] p.  : il.  ; 26,5 cm.

Hernán Cortés es una personalidad muy conocida por lectores cubanos y extranjeros, existiendo amplísimas biografías en las que se narran sus aventuras, crueldades e intrigas propias de la época; se analiza el valor literario de su obra escrita y se ataca o defiende el papel jugado por él en los acontecimientos que se sucedieron. No así Francisco Antonio Lorenzana, cuya labor como coleccionista no ha sido divulgada como se debiera entre los interesados en el estudio de las bibliotecas en Iberoamérica. Sobre ambos hay referencias suficientes en papel o soporte electrónico, para que los estudiosos puedan ampliar en su vida y obra, de forma tal que en esta oportunidad se hará una síntesis de los aspectos más relevantes en ambos casos, y en particular en aquellos relacionados con el libro seleccionado, enfatizándose el papel jugado por Lorenzana como editor, bibliotecario y coleccionista de antigüedades.

Otros estudios sobre personajes citados en este artículo, como Moctezuma II (1466-1520), llamado también Moctezuma Xocoyotzin, Huey Tlatoani de los Mexicas entre 1502-1520, y el Emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico (1500-1558), aparecen en monografías, artículos y sitios en Internet, por lo que se recomienda su lectura para ampliar los conocimientos sobre este fascinante pasaje de la historia americana que conllevó el encuentro entre las dos culturas. Igualmente resulta de gran importancia adentrarse en detalles sobre la cultura precolombina y el desarrollo alcanzado por el libro y la escritura en tierras americanas a partir de los finales del siglo XV, pero ello quedará para posteriores artículos de “Tesoros”.

Hernán Cortés

Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano, considerado como el  conquistador español del imperio azteca, fue nombrado marqués del Valle de Oaxaca y gobernador y Capitán General de la Nueva España.  Nació en Medellín en 1485  y estudió leyes en Salamanca pero no logró graduarse, de manera que en 1504 con sólo 19 años se embarcó hacia la isla La Española en busca de fortuna, pasando a Cuba en 1511.

Diego Velázquez (1465-1524), adelantado y primer gobernador de la isla de Cuba, lo designó para dirigir una expedición a México en busca de riquezas y nuevos territorios a conquistar, debido a los conocimientos que se tenían acerca de aquella región inexplorada como fuente de incalculables tesoros. En febrero de 1519, luego de algunos desacuerdos entre ellos, parten sin aviso las naves cargadas de soldados españoles e  indios hacia lo que después se denominó la Nueva España.

Cortés pasó por la isla de Cozumel donde rescató a un marino español que le sirvió luego de intérprete, y en Yucatán tuvo un enfrentamiento con los indígenas; allí junto con otras esclavas le fue entregada la famosa doña Marina o Malinche, joven azteca hija de un cacique, a la que hizo su amante y la utilizó como traductora de la lengua náhuatl.  Las armas de fuego y los caballos que usaban los españoles atemorizaban a los aborígenes armados de flechas y lanzas; una de estas tribus era la de los tlaxcaltecas, sometidos a los aztecas a los cuales debían pagar fuerte tributos, que  finalmente se aliaron a las tropas españolas.

La mayor civilización de la región era la de los aztecas, gobernados por Moctezuma II, el cual envió embajadores con obsequios para tratar de que Cortés desistiera de su empeño, pero no hizo más que aumentar la codicia de los recién llegados, y  luego de una jornada de tres meses arribaron a la capital Tenochtitlán, donde fueron recibidos pacíficamente por el gobernante pensando que se trataba de enviados de los dioses, aunque pronto las relaciones empeoraron; Cortés lo tomó preso y demandó un enorme rescate.

Después de algunos meses la matanza que se hizo de un grupo de nobles mexicanos, provocó la ira y el levantamiento de los aztecas. Los españoles fueron sitiados y se obligó a Moctezuma a que se dirigiera a su pueblo para calmarlo, pero debido a la cantidad de flechas y piedras que caían sobre ellos, hasta el mismo emperador fue herido de muerte.

Cortés alcanzó a huir, en la llamada Noche Triste y  sólo unos pocos españoles pudieron escapar. Después las tropas se reorganizaron con el apoyo de los tlaxcaltecas, y derrotaron a los aztecas en Tenochtitlán.  El extremeño ordenó enterrar los cadáveres y remover los escombros de lo que había quedado de la capital imperial. Sobre ese terreno trazó después los planos de la nueva ciudad que llamó México y distribuyó las tierras y riquezas para comenzar a edificarla, enviándose el quinto establecido al monarca español. Este recompensó al conquistador y lo nombró gobernador y capitán de la Nueva España.

En 1524 Hernán Cortés partió hacia el actual territorio de Honduras donde permaneció dos años, pero en 1528 ante la preocupación de que este asumiera un control cada vez mayor de las tierras americanas se le ordenó regresar a España. Luego de convencer al Monarca español, volvió a México en 1530 pero con menos prerrogativas que anteriormente. Logró explorar el noroeste de México, descubriendo la península de Baja California y la costa del Pacífico en una última gran expedición, retornó a España en 1539 y murió en Castilleja de la Cuesta, cerca de  Sevilla, en 1547.

Francisco Antonio de Lorenzana y Butron

Francisco Antonio de Lorenzana y Butrón (León, 22 de septiembre de 1722 - Roma, 17 de abril de 1804) fue un religioso, historiador, y humanista español cuya formación se llevó a cabo en el Colegio de San Salvador de Oviedo de la Universidad de Salamanca. De 1765 a 1766 fue ordenado obispo de Plasencia y desde 1766 a 1771 tuvo el cargo eclesiástico de arzobispo de México.

Desde los primeros momentos de su llegada al virreinato de Nueva España, mantuvo un permanente enfrentamiento con los jesuitas, que fueron expulsados de España y América por orden del rey Carlos III en 1767. Años después, en 1771, celebró el IV Concilio Provincial Mexicano y las actas resultantes de sus sesiones fueron enviadas a España para su aprobación, pero no consiguieron la autorización ni del rey ni del papa para ser publicadas. Entre los trabajos realizados durante el Concilio pueden citarse la redacción de catecismos destinados a los párrocos y los niños, y gramáticas para los indígenas, así como diferentes instrucciones para los maestros y pintores de temas religiosos.

A partir de 1769, inició a sus expensas la publicación de las actas de los concilios anteriormente celebrados en los años de 1555, 1565 y 1585. Por otra parte se dedicó a aspectos relacionados con el desarrollo científico y social del territorio a su cargo fundando un asilo y apoyando proyectos de urbanismo y excavaciones en busca de antigüedades. Ya en 1770 vio la luz la Historia de la Nueva España a que se hace referencia. 

Tras su regreso a España, motivado por su nombramiento en 1772 como arzobispo de Toledo, fundó una gran biblioteca que hizo pública y a la que dotó de un edificio especial, atesorando en ella incunables, manuscritos e impresos valiosos, y que forma parte hoy de la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Se preocupó además por la edición de otras obras de carácter religioso e inclusive de un misal mozárabe y por el establecimiento de hospicios, entre otros proyectos de tipo constructivo.
 
Nombrado por Pío VI cardenal a partir de 1789, fue designado como inquisidor general de 1794 a 1797. La severidad mantenida y, sobre todo, su enfrentamiento con el favorito y primer ministro Manuel Godoy (1767-1851), motivaron su destierro a Italia, donde falleció en 1804, en Roma, tras laborar directamente con el papa Pío VII.

Debe resaltarse la vinculación de este eclesiástico  con el coleccionismo no solo de material bibliográfico; en México logró recopilar una interesante colección de objetos etnográficos procedentes de los indígenas de California, cuadros de mestizaje pintados en Puebla de los Ángeles, cerámicas de Guadalajara, entre otras piezas que trasladó a Toledo y que luego se difundieron por diferentes instituciones españolas.

Las Cartas de relación de Hernán Cortés

Las Cartas de relación son informes que Hernán Cortés enviaba al emperador español Carlos I de España y V de Alemania para que este avalara la legalidad de las conquistas llevadas a cabo por él en la Nueva España. Las cinco cartas fueron escritas entre 1519 y 1526,  año en que deja de fungir como gobernador y se inicia un juicio contra él. Un año después de reproducidas ya estaba prohibida la venta o impresión de estas, aunque de forma inevitable continuaron circulando hasta que finalmente se publicaron juntas en 1868, tal y como sucedía frecuentemente en estos casos. Sobre el contenido de estos documentos hay una rica bibliografía a la que puede remitirse el lector, por lo que no es objetivo de este trabajo detenerse a describirlas ni a criticarlas.

En síntesis, las Cartas de relación pueden considerarse como documentos históricos muy importantes, debido a que fueron escritas de puño y letra por un conquistador que participó directamente en los hechos que se narran. Aunque han sido valoradas de muy diversas formas, cuestionándose en ocasiones su veracidad, sin dudas constituyen obligadas fuentes de consulta para los investigadores. Se dice de ellas también que fueron hechas para justificar los actos de Cortés al desobedecer y traicionar a su superior, Diego Velázquez, gobernador de Cuba por aquel entonces.

Debe resaltarse el hecho de que las cartas de Cortés (la segunda, tercera y cuarta relación) en las que se define la ruta seguida por este para llegar a la Ciudad de México,  fueron  retomadas con una nueva visión por parte de un Lorenzana muy erudito y especialista en el tema el cual, dos siglos y medio después de escritas en su forma manuscrita, brinda una versión de la conquista como parte de un proyecto más ambicioso de redactar una historia general de España y del Nuevo Mundo, en la que se mezclaban obras contemporáneas con títulos ya conocidos, producidos siglos atrás.

Como puede observarse en la página que se muestra a continuación, el texto está dispuesto hacia la izquierda, quedando reservado el margen derecho para las glosas o notas marginales, con la adición de unas notas al pie de las páginas, más o menos extensas, debidas a la pluma de Lorenzana, que no siempre se encuentran en libros de esa época.

Por su contenido la obra brinda una mezcla de diversas informaciones sobre los indígenas y conquistadores, la flora y la fauna, aspectos históricos, geográficos y económicos, lo que la convierte en una importante fuente de información sobre uno de los mayores virreinatos de su época, independientemente del enfoque que dieron autor y editor al tema tratado.

No debe obviarse el hecho de que se trata de un libro producido en un país de América, México, que se corresponde no solamente al período de la Conquista, sino como se verá, a la etapa precolombina, y que despliega a la vista de sus lectores toda una iconografía excepcionalmente curiosa para aquellos que solicitan materiales gráficos de época, o al menos poco utilizados con anterioridad en obras impresas, ya que como se ha reiterado en números anteriores de “Tesoros”, es práctica muy generalizada apropiarse de grabados plasmados hasta la saciedad en algunos documentos en tanto otros permanecen ocultos, encerrados entre las dos tapas de las encuadernaciones, a la espera de ser redescubiertos y debidamente apreciados.

Joseph Sabin cita otras traducciones posteriores realizadas a partir de la presente edición, a lo que se une la existencia de ediciones facsimilares que se repiten en la actualidad o a copias en soporte digital disponibles en línea, lo que es un factor indicativo de que se trata de una obra sobre la cual crece la demanda en lugar de disminuir con el paso de los siglos.
Sobre su impresor, se conoce que fue hijo de José Antonio de Hogal, unespañol que estableció una imprenta en 1721, y en 1727 fue nombrado impresor mayor de la Ciudad por el Ayuntamiento de México. Falleció en 1741 y fue sucedido por su mujer, Teresa de Poveda y luego por sus herederos, manteniendo la práctica de establecer dinastías de impresores, tan común en el campo de la tipografía en aquella época. La calidad de las producciones del taller de José Antonio ha sido reconocida justamente, como puede apreciarse al revisar el ejemplar seleccionado.

La Historia de la Nueva-España posee una bella portada a dos tintas que ostenta un grabado calcográfico con una firma al pie: En la imprenta de Hogal, Emmanuel Villavicencio, inv et sc, lo que significa que Villavicencio fue el que diseñó y grabó ese florón. El frontispicio, que da inicio al artículo, es eminentemente alegórico, con un Hernán Cortés entregando de rodillas al emperador Carlos I de España y V de Alemania  un inmenso territorio ante la presencia de indígenas y españoles.

Las láminas en cobre insertas en la obra son asombrosas. Un primer grabado plegable representa el grande Templo de México [sic], grabado por Navarro en la Calle de los Donzeles [sic], 1769,  en el que no puede faltar, por supuesto, el hombre sacrificado al dios que es lanzado por las largas escaleras de 120 gradas del templo; al pie se anexa la explicación de cada detalle contenido en la imagen. 

 

El segundo grabado es un precioso calendario firmado por Manuel Villavicencio, que dice al pie; “los Meses de el Año Mexicano eran diez, i ocho: cada uno se componia de 2 o dias, q´ todos eran trecientos,  i sesenta dias q´con los cinco dias aciagos q´no contaban, son nro. Año de 365 dias, q´reconocían los Mexican para el Computo Chronologico, i no para las Obserbaciones Astronómicas” [sic]. Resulta muy interesante la explicación que se anexa con los nombres de los días de cada mes.
  
Hay también en el libro letras capitales calcográficas y viñetas hechas por medio del grabado en madera.

Letra capital >>

 

 

 

 

 

 

 


                      
Viñeta                                                                                   

Se incluyen dos mapas plegables, el primero (del cual se entresacan detalles) se titula: Plano de la Nueva España en que se señalan los Viages [sic] que hizo el Capitán Hernán Cortés assí antes como después de conquistado el Imperio Mexicano, dispuesto por Dn Jph. Anto. de Alzate y Ramírez”, 1769.

Obsérvese como parte de la leyenda colocada en el extremo inferior izquierdo, la forma en que el grabador firma el material cartográfico: se despliega un papel o pergamino con nombres de lugares, complementado con libros, reglas y otros rollos y es en uno de esos volúmenes que se inscribe que Navarro “delin i sculpio en México año 1770”. Hay prácticamente que adivinar dónde está esa información, y por supuesto, emplear una lupa para poder apreciar inscripciones tan minúsculas, de especial importancia para el catalogador.

   

El segundo está basado según dice en el “original que para en el Estado de el marqués de el Valle” y representa parte de la costa del Pacífico,  esto es, el Oeste de México y Baja California. Se ubica el icono correspondiente a la ciudad de México y a otra denominada Quivira (o Cibola, ciudad mítica que se suponía estaba ubicada al norte de la Nueva España). En su cartela aparece como cartógrafo Domingo del Castillo y señala que se hizo en México en 1541 y en el pie ostenta la firma de Navarro, Sc. Mex. y el año de 1769. (Se trata del ilustrador y encuadernador mexicano José Mariano Navarro, 1769-1774).

31 hojas de láminas calcográficas antecedidas de una portada con el título genérico de Cordillera de los pueblos que antes de la conquista pagaban tributo a El Emperador Muctezuma [sic] y en que especie y cantidad. Si se detallan las figurillas que componen estas magníficas páginas, impresas por primera vez, asombra encontrar en ellas representaciones de animales, plantas, vestuarios y muchos otros objetos entregados como tributos al monarca y que resultan muy gratos a la vista del lector actual porque recrean facetas muy curiosas del México precolombino.

     

Por ejemplo, en este detalle se dibuja un vestido de plumas de medio cuerpo hacia abajo, así como uno con conchas.

     

En otros, el algodón procesado aparece junto con otros muchos productos propios del lugar, como las plumas de variados colores o las sartas de piedras finas.

   

Pieles de animales y fardos de cacao, o “diez aguilas que trahian [sic]  vivas los de Xilotepec a Mexico” son solamente pequeños fragmentos de un rico muestrario de los tributos antes mencionados.

Un índice (en este caso una tabla de contenido o materias) al final del libro facilita su manejo dando a conocer al lector sus partes componentes.

Uno de los ejemplares disponibles,  encuadernado en piel y que se mantiene en buen estado de conservación, procede de la biblioteca del antiguo Centro Asturiano de La Habana. Se guarda también en el depósito para evitar la consulta de los originales y su consecuente deterioro una versión facsimilar que se relaciona en la bibliografía que se anexa y que puede ser solicitada por los lectores en la Sala Cubana de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí.

El próximo 7 de junio se celebrará en el país el Día del Bibliotecario, por ser la fecha de nacimiento de don Antonio Bachiller y Morales (1802-1889), Padre de la Bibliografía Cubana, de ahí que resulta oportuno dar a conocer a un personaje histórico que por su dedicación y amor a los libros legó para la posteridad una rica biblioteca que por suerte aún hoy se conserva, como ya se ha expuesto, como Colección Borbón Lorenzana de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, ubicada en el Alcázar de Toledo.  Por esto y por los incuestionables valores que encierra este libro de lujo editado por él, es que se ha reseñado como nuevo tesoro que se pone a la consideración de ustedes.

Bibliografía

 

Biografía Cardenal Lorenzana.  [en línea]   
http://www.terra.es/personal/jgs00014/Historia/desc_loren.ht
[Consulta 20 mayo 2010]

El cardenal Lorenzana, editor de textos cortesianos en el siglo XVIII.  [en línea]   
http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=637607
[Consulta 19 mayo 2010]

Las Cartas de Relación de Hernán Cortés
http://www.artehistoria.jcyl.es/cronicas/contextos/11417.htm
1 JUN 2010

Cortés, Hernán.  Historia de nueva-España / escrita por el esclarecido conquistador Hernán Cortés; aumentada con otros documentos y notas por el ilustrísimo Señor Don Francisco Lorenzana, Arzobispo de México. ---- Santander de Quilichao, Departamento del Cauca: Carvajal, 1988-1989. --  2 t: il. --   Incluye 3 cartas de relación de Fernándo Cortés al Rey de España Don Carlos. --  Reproducción facsimilar de la ed. de: México: Josefh Antonio de Hogal, 1770.

Donahue Wallace, Kelly.  Nuevas aportaciones sobre los grabadores novohispanos [en línea]
http://www.upo.es/depa/webdhuma/areas/arte/actas/3cibi/documentos/022f.pdf
[Consulta 1 jun. 2010]

Francisco Antonio Cardinal de Lorenzana y Butrón.  [en línea]     http://www.catholic-hierarchy.org/bishop/blorenz.html [Consulta 20 mayo 2010]

Francisco Antonio de Lorenzana.  [en línea]   
http://www.newadvent.org/cathen/09357b.htm
[Consulta 20 mayo 2010]

Francisco de Lorenzana.  [en línea]   
http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_de_Lorenzana
[Consulta 10 mayo 2010]

Hernán Cortés [en línea]
http://cvc.cervantes.es/obref/fortuna/expo/historia/histo014.htm
[Consulta 7 mayo 2010]

Hernán Cortés  [en línea]     http://www.ensubasta.com.mx/hernan_cortes.htm
[Consulta 20 mayo 2010]

Hernán Cortés.  [en línea]   
http://es.wikipedia.org/wiki/Hern%C3%A1n_Cort%C3%A9s
[Consulta 19 mayo 2010]

Hernán Cortés [en línea]    http://library.thinkquest.org/4034/cortes.html
[ Consulta 20 mayo 2010]

Hernán Cortes.  [en línea]    (http://www.portalplanetasedna.com.ar/hernancortes.htm
[Consulta 20 mayo 2010]

Historia de Nueva–España, escrita por su esclarecido conquistador Hernán Cortes. [en línea]   
http://historiadenuevaespana.blogspot.com/2010_02_01_archive.html
[Consulta 10 mayo 2010]

Lorenzana. Historia de Nueva-España. [en línea]   
http://www.liveauctioneers.com/item/6858487
[Consulta 10 mayo 2010]

[Map of West Coast of Mexico] .  [en línea]   
http://www.lunacommons.org/luna/servlet/detail/JCB~1~1~172~230283:-Map-of-West-Coast-of-Mexico-
[Consulta 20 mayo 2010]

Notas para una genealogía de las impresoras novohispanas [en línea] http://www.unostiposduros.com/?p=577
[Consulta 31 may 2010]

Sabin, Joseph.  Dictionary of books relating to America from its Discovery to the present time. – New York : J. Sabin & Sons, 84 Nassau Street, 1871. – v. 4,  p.559-560,  No. 16938.

Testimonios: cinco siglos del libro en Iberoamérica: Caracas – Madrid 1992. – Madrid: Biblioteca Nacional; Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica; Caracas: Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas de Venezuela, 1992.  p. 111, No. 61.