Tomás Fernández Robaina y su más reciente libro

Por Miguel Viciedo Valdés

El pasado viernes 17 de septiembre, en la Sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, fue presentado el título Misa para un ángel, la más reciente entrega del investigador titular, profesor, bibliotecario y escritor Tomás Fernández Robaina.

Fernández Robaina, conocido en el mundo literario por contribuciones como: Bibliografía de temas afrocubanos, Bibliografía de bibliografías cubanas, Recuerdo secreto de dos mujeres públicas, El negro en Cuba, Hablen paleros y santeros, Apuntes para la historia de la Biblioteca Nacional, Cuba: personalidades en el debate racial e Identidad afrocubana, entre otros títulos, nos propone en esta oportunidad una suerte de testimonio y novela inspirado en la vida del fallecido escritor cubano Reinaldo Arenas. La excusa que utiliza el autor para narrar esta historia “donde aparecen también cartas, artículos, entrevistas y un cúmulo de recuerdos”, es la realización de una misa espiritual al alma del escritor para que la misma alcance la paz eterna.

El auditorio de la Sala Villena, colmado de un público numeroso y diverso, integrado por conocidos y familiares de Reinaldo Arenas, escritores, jóvenes interesados en el libro y seguidores de la obra de Fernández Robaina, aplaudieron entusiasmados las palabras del autor en su discurso de presentación, discurso que fue acertado como cada una de las respuestas que dio a las preguntas realizadas por algunos de los asistentes.

Misa para un ángel, es una obra que el autor comenzó a escribir y a tomar notas a mediados de los años 90, en Estados Unidos, hasta concluirla en el año 2007 en París, durante una visita que hiciera a la capital francesa.

Próximo a cumplir sus 70 años, Tomás Fernández Robaina continúa siendo noticia y aunque él dice que siente siempre temor con cada nueva obra que concibe, su temor se convierte en leitmotiv para que sus lectores se interesen en adquirir y disfrutar sus producciones literarias.

Si usted amigo lector o amiga lectora, no ha adquirido aún este título, no pierda la oportunidad, búsquelo, léalo, disfrútelo y hágase cómplice del autor retomando sus palabras en el cierre de su discurso de presentación, cuando parafraseó al periodista Reinaldo Taladrid al decir “saque usted sus propias conclusiones”.