Don Fernando en un viaje a  las Indias Occidentales

Por Olga Vega García, Investigadora de la BNCJM

Sobre la biblioteca particular de Fernando Ortiz Fernández (1881-1969) esta autora ha publicado ya un artículo en Librínsula: Un gran libro de un bibliófilo destacado: Don Fernando Ortizque en aquella oportunidad caracterizaba una obra rara sobre el Continente Africano (1). Un segundo texto se encuentra en fase de edición para ser publicado en un próximo número de la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí titulado Dos descubridores de Cuba unidos en un libro raro y valioso.

Sin lugar a dudas, Ortiz fue un verdadero amante de los libros raros, a los que les dedicó una particular atención. En ellos dejó visibles huellas: anotaciones y señales marcadas en sus hojas, con lápices de grafito o colores; algunos lo motivaron inclusive a proponer nuevas ediciones, enriquecidas con materiales complementarios, para disfrute de los lectores, imposibilitados de acceder a ellos por la escasez de los ejemplares originales en librerías o bibliotecas. De ahí surgió la Colección de Libros Cubanos dirigida por él.

La nueva obra seleccionada se refiere a unas relaciones de viajes por el hemisferio occidental en un período de treinta años, compiladas por un viajero desconocido: Francisco Coreal, que formaron parte de su biblioteca particular, considerada por sus contemporáneos como una de las más importantes  de  Cuba, la cual se integró al acervo de la BNCJM luego del fallecimiento del sabio en 1969.



COREAL, FRANÇOIS, 1648-1708.  Voyages de François Coreal aux Indes Occidentales, contenant ce qu'il a vú de plus remarquable pendant son séjour depuis 1666 jusqu'en 1697 : traduits de l'español : avec une relation de la Guiane de Walter Raleigh : et le voyage de Narborough a la Mer du Sud par le Detroit de Magellan ; traduits de l'anglois. -- A Amsterdam : chez J. Frederic Bernard, 1722. -- 3 t. en 2 v. : il. ; 17 cm.

Cada una de las portadas independientes está impresa a dos tintas, como puede verse en la reproducción de la correspondiente al tomo 1.  A todas luces se trata de una edición príncipe, de la cual se han hecho unas pocas versiones a otras lenguas y ninguna publicada en español, lo que avalan Palau y Dulcet en su Manual del Librero Hispanoamericano y  Joseph Sabin en su Dictionary of books relating to America, repertorios bibliográficos de imprescindible consulta en estos casos.

Aunque el nombre de Francois Coreal aparece en la portada como autor principal, ni Palau ni Sabin aseguran su existencia. Uno de los argumentos esgrimidos por la generalidad de los estudiosos se basa en que al no existir una edición española de la obra es poco probable que el tal Francisco Coreal fuera real. Pudiera tratarse de una de las tantas recopilaciones de viajes de diversos personajes por las Indias Occidentales hechas por autores o editores que no pisaron tierras americanas en toda su vida.

En la World Digital Library, por su parte, se dice que se trata de un autor español de identidad incierta y de una  traducción al francés de un relato hecho inicialmente en español sobre viajes a Brasil y a la América española, realizados entre 1666-97. Esos  viajes de Coreal cubren cerca de  la mitad de los tres volúmenes y el resto del cuerpo de la obra está conformado por otros relatos.

Entre ellos se citan los viajes del aventurero y navegante Sir Walter Raleigh (1552-1618) traducidos del inglés, en particular su Relation de la Guiane; en la propia portada se menciona como otro de esos viajeros, al Almirante  Sir John Narborough (c. 1640– 1688), el cual luego de participar en las Guerras Anglo-Holandesas, enfrentarse con piratas, y explorar territorios de los  Mares del Sur, llegó hacia 1670 al Estrecho de Magallanes; y finalmente se incluye al final del volumen 3 la Relation d'un voyage aux Terres Australes inconnues, tirée du Journal du Capitain Abel Jansen Tasman (Abel Janszoon Tasman, 1603?-1659) y la Relation espagnole de la Mission des Moxes Dans le PerudeArmand Jean Xavier Nyel, (1670-1738).

Se trata de una edición holandesa, bellamente ilustrada con un número no totalmente definido en la bibliografía consultada de láminas, mapas y planos plegables, todos calcográficos;  una viñeta aparece en función de florón en la portada y se repite al final. Su mapa del mundo conocido hasta el siglo XVIII es de gran tamaño, por lo que se brinda aquí solamente un fragmento, en el cual se identifica perfectamente la Isla de Cuba.

Entre los planos se incluyen Environs du Lac de México y uno muy detallado del puerto y fuertes de Cartagena de Indias (plegable).

    

El plano de la ciudad de Lima se ha reproducido desplegado, de manera que pueda leerse el texto a la izquierda, tal y como aparece en el original. Se trata de materiales cartográficos muy minuciosos, que brindan información valiosa para los estudiosos del Siglo de las Luces y para los actuales investigadores de cualquier parte del mundo.

Si se analizan los grabados que representan paisajes y ciudades, como este detalle de la Ville de Méxique pueden apreciarse, como es común ya en este tipo de materiales ilustrativos, escenas de vida social y costumbres en los que se reflejan los mares o lagos, sus veleros, edificaciones de todo tipo, flora y fauna.

Una de las láminas preciosas que recoge la edición es la de la balsa, la cual tiene como titulo Bateau que les indiens appelent balze. En el texto se explican detalles de la embarcación mediante el uso de letras que remiten a la ilustración.

Otra muy importante por su valor científico es la correspondiente a la perforación de una mina. Solamente realizando un estudio de un libro antiguo  y describiendo a nivel analítico cada lámina es posible más tarde acceder a ella de forma manual mediante una ficha factográfica, o automatizada si se incorpora a una base de datos, con puntos de acceso diferentes. El trabajo de referencia se puede hacer mucho más eficiente, recuperándose imágenes de siglos, países, grabadores, y una ilimitada cantidad de temas que sorprenden y fascinan a las personas a las cuales brinda servicio el personal que custodia una colección de raros, conocedores de lo que tienen en sus manos.

La satisfacción de este “bibliotecario de libros raros moderno”, alejado en el tiempo de la tradicional representación del ser egoísta que todo lo sabía, se apoyaba en su memoria según él infalible,  y pretendía preservar sus originales sin buscar alternativas que permitieran desarrollar las nuevas tecnologías para divulgarlos, es solamente comparable al gusto de bibliófilos como Don Fernando que en su domicilio de L y 27 ponía su “tesoro” a disposición de personalidades cubanas o extranjeras que acudían a ella, independientemente de que amara cada pieza y le diera un inmenso valor agregado a través de las huellas que fue dejando involuntariamente en ella.

No hay dudas de que este Coreal perteneció a la biblioteca particular del llamado por el intelectual Juan Marinello Vidaurreta (1898-1977) el “Tercer descubridor de Cuba”; tiene su hermoso exlibris con la calavera –y su mariposa en la frente– acompañadas del libro antiguo sobre el que ella reposa, a lo que se añade el cuño en el reverso de la portada. Resulta  curioso en esta oportunidad que del tomo 2 hay dos volúmenes repetidos, ambos propiedad de Ortiz.  El tomo 1 está encuadernado independiente y los  tomos 2 y 3 juntos en el juego que se mantiene completo. 

En este caso al igual que en el tesoro de Dapper ya citado, se observan abundantes trazos en lápiz de color rojo, realizados por el sabio cubano para marcar párrafos o palabras. En esta oportunidad si se amplía la portada puede apreciarse que el nombre de Walter Raleigh está subrayado. Ahí está su inconfundible marca, hecha con un propósito desconocido, posiblemente destacar la presencia del interesante personaje como coautor, o rastrear en el libro en busca de información relacionada con las aventuras y expediciones llevadas a cabo por ese marino, pirata  y escritor inglés.

Los tres volúmenes existentes fueron restaurados y encuadernados en el Departamento de Conservación de la BNCJM. Aunque su papel está degradado, los márgenes fueron cortados quizás más de una vez en algún momento de la “vida” de estos libros y las láminas, en especial las mayores, presentan pliegues y arrugas producto de las dobleces de materiales cartográficos de tamaño grande o mediano, pueden considerarse como joyas bibliográficas de la llamada Colección América, perteneciente al acervo de  Fondos Raros y Valiosos de la BNCJM.

Este libro si se compara con otro de viajes, por ejemplo Relation d'un voyage de la mer du Sud, detroit de Magellan, Bresil, Cayenne et les Isles Antilles… / par le Sr. Froger; enrichie de figures dessinées sur les lieux & gravées fort proprement, (2)tiene semejanzas con el de Coreal a pesar de haber sido publicado por otra casa editora.  Producido siete años antes, el de François Froger (1676-1715) presenta las mismas características formales: impresión de una portada a dos tintas, parecidas ilustraciones hechas en paginación independiente de flora, fauna, escenas de costumbre, planos y mapas, hasta el punto de que el paisaje de la Bahía de San Salvador (São Salvador de Bahía de Todos os Santos, Brasil) está copiado uno del otro, hecho nada raro en la historia del libro impreso en un tiempo en que los plagios eran práctica común.

La tipografía también es muy parecida  lo que demuestra que para estudiar a profundidad las producciones tipográficas  de un período histórico determinado no pueden analizarse de manera aislada  sino como productos estrechamente interrelacionados, en los que es factor determinante el estilo imperante en la época y las demandas y gustos del público.

Se invita por tanto a  los lectores habituales de Tesoros y en especial a los colegas que tienen a su cargo colecciones de libros raros y valiosos, a que relean los dos artículos mencionados si desean profundizar en el tema de la caracterización de impresos del período de la imprenta manual, durante los Siglos XVII y XVIII, para que por sí mismos continúen adentrándose en el fascinante mundo de la Bibliología.

Notas

1- Vega García, Olga. Un gran libro de un bibliófilo destacado: Don Fernando Ortiz.  [en línea].  Librínsula. Vol.5  no. 235: 18 abril de 2009 http://librinsula.bnjm.cu/235_tesoros_1.html

2- Vega García, Olga. Viajando por América y África a finales del siglo XVII: observaciones de un navegante francés [en línea] Librínsula No. 260: 9 de abril de 2010.  http://librinsula.bnjm.cu/260_tesoros_1.html  [Consulta 9 abril 2010]

 

 

 

 

 

Bibliografía

Barnet, Miguel y Alberto Quesada. Alejandro de Humboldt (1769-1859) y Don Fernando Ortiz (1881-1869): dos sabios descubridores de Cuba. En:   Alejandro de Humboldt en Cuba: [catálogo para la exposición de la Casa de Humbodt, Habana Vieja, Octubre l997-enero 1998]… – Ausburg: Wissner, 1997. p. 75-82.

Biografía de Fernando Ortiz Fernández [en línea]
http://www.ffo.cult.cu/fortiz.htm
[Consulta 22 jun. 2011]

John Narborough [en línea]
http://en.wikipedia.org/wiki/John_Narborough
[Consulta 24 jun. 2011]

Maillo Lanz, Martha Elena y  Aliett Martínez Castillo.  Bibliófilos cubanos en el período republicano, por Martha Elena Maillo Lanz,  Aliett Martínez Castillo; tutoras Olga Vega García; Zoia Rivera.-. --  2005.  – 1 vol. (s.p.)  Tesis. Universidad de La Habana. Facultad de Comunicación. Bibliotecología y Ciencia de la Información. Nota: El acápite acerca de Don Fernando aparece en las hojas 84-86.

Palau y Dulcet, Antonio. Manual del Librero Hispanoamericano. 2. ed. corregida, y aumentada por el autor. -- Barcelona: Librería Palau, 1951. – v.4  p. 104. No. 61956.

Raleigh, Sir Walter. Encyclopædia Britannica. Ultimate Reference Suite.  Chicago: Encyclopædia Britannica, 2011.

Sabin, Joseph.  Dictionary of books relating to America from its Discovery to the present time. – New York: J. Sabin & Sons, 84 Nassau Street, 1871. – v.4 p. 539. No.16781.

Viajes de Francois Coreal a las Indias Occidentales [en línea] http://www.wdl.org/en/item/379/ [Consulta 24 jun. 2011]

Walter Raleigh [en línea]
http://en.wikipedia.org/wiki/Walter_Raleigh
[Consulta 22 jun.  2011]