José Joaquín Palma en el centenario de su muerte

Por Mauricio Núñez Rodríguez

El centenario de la muerte del poeta y patriota cubano José Joaquín Palma fue recordado en Guatemala con una serie de homenajes iniciados precisamente el 2 de agosto con un acto oficial en el patio central del Palacio Nacional de Cultural, con la presencia del señor Rafael Estrada, vicepresidente de la República; Héctor Escobedo, ministro de Cultura y Deportes; Eliseo Zamora, ministro consejero de la Embajada  de Cuba en ese país y Ana Cintrón de Méndez, tataranieta de José Joaquín Palma y coordinadora general de la semana dedicada al “bayamés errante” –como lo definiera José Martí.

Los amplios pasillos de la majestuosa edificación ya centenaria que alberga al Palacio Nacional de Cultura de Guatemala, enclavado frente al Parque Central y que colinda con la Iglesia de la Catedral de la ciudad, fue el espacio seleccionado para una exposición fotográfica que traza un recorrido por la vida itinerante en Centroamérica y el Caribe de Palma. Muchas imágenes inéditas brindadas por la familia del bardo cubano permitieron apreciar su hacer como poeta, profesor, periodista y director de la Biblioteca Nacional de Guatemala en sus años de estancia en la tierra del quetzal, así como su presencia en Jamaica, Honduras, Panamá o sus viajes a Estados Unidos.

Fue presentado también esa tarde el volumen Poesías y notas biográficas. José Joaquín Palma en el Centenario de su muerte (1911-2011), que devuelve a los lectores la obra poética del autor con las palabras introductorias a la primera edición hondureña de sus poemas en 1882 y de otras posteriores con la firma de Ramón Rosa, José Martí, Marco Aurelio Soto, Antonio Zambrana, Adolfo Zuñiga, Rafael Spinola, Manuel de la Cruz, Rubén Darío y Lisandro Sandoval.

Este volumen –con prólogo del Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana– brinda como dato significativo una cronología de la vida de Palma, confeccionada por la historiadora matancera María del Sagrario López quien desarrolla una investigación con el objetivo de preparar la primera biografía del autor. Aparecen, además, fotos y el árbol genealógico de la familia Palma del Castillo.

El panel “Vida y obra de José Joaquín Palma en el Centenario de su muerte”, integrado por investigadores y estudiosos de su obra de Guatemala y Cuba, continuaron la jornada de recordación del “bardo bibliotecario” –como también lo definiera Martí– durante la tarde noche del miércoles 3 de agosto. La Universidad Rafael Landívar brindó su espacio mensual conocido como Miércoles Landivarianos para realizar un viaje por aristas poco conocidas de la vida itinerante del poeta bayamés y del mensaje épico contenido en sus  versos.

El ensayista y profesor universitario guatemalteco Marco Vinicio Mejía inició las intervenciones abordando las circunstancias en que surge el Himno Nacional de Guatemala, cuya letra es un poema de José Joaquín Palma y las circunstancias posteriores que derivaron en los cambios que se le introdujeron a la letra original. Minutos después, el investigador cubano Mauricio Núñez Rodríguez analizaba la imagen de Palma desde la perspectiva de José Martí, su compatriota y amigo. Finalmente, la historiadora matancera María del Sagrario López abundó sobre una serie de acontecimientos poco conocidos de la vida del poeta, resultado de sus investigaciones desde el año 2006.

Las palabras de apertura y cierre del conversatorio fueron del historiador guatemalteco Miguel Álvarez quien destacó, no solo la significación de José Joaquín Palma para la cultura y la historia guatemaltecas, sino también los reconocimientos oficiales que recibió en vida por ser el autor de la letra del Himno Nacional, mientras que Rafael Álvarez Ovalle compartía la composición de la música. Un documental sobre la vida de Palma concluyó la velada que tuvo la participación de los familiares del poeta así como de representantes de la Embajada de Cuba en el país centroamericano.

El panel “Vida y obra de José Joaquín Palma en el Centenario de su muerte”  fue auspiciado por la familia Palma del Castillo, la Universidad Rafael Landívar, la Embajada de Cuba en Guatemala y la Sociedad Cultural “José Martí” como parte de la semana de homenajes al escritor y patriota que se efectuó en Guatemala del 2 al 5 de agosto y que incluyó asimismo la colocación de una placa en la escuela que lleva su nombre en Ciudad Guatemala, momento en que se profundizó en la importancia de su presencia en la historia de Guatemala como parte de la emigración cubana que llegó a esa tierra hermana en el siglo XIX para continuar su labor intelectual y patriótica. El documental sobre la vida de Palma fue proyectado en varios centros educacionales de la capital durante el mes de agosto.

Pero los homenajes a Palma se habían iniciado desde antes en Guatemala. Ya en marzo en la Universidad de San Carlos de Guatemala, durante los días de la VII Conferencia Científica “José Martí y los desafíos del siglo XXI para Centroamérica y el Caribe” –congreso que se realiza cada dos años en la tierra de Miguel Ángel Asturias– se le dedicó un paréntesis al poeta cubano tan admirado por Martí. Días después en el Congreso Internacional de Literatura Centroamericana (CILCA), la cita más importante en la región sobre su creación literaria, durante una sesión de trabajo se proyectó el documental sobre su vida y se escucharon anécdotas y valoraciones sobre su personalidad creadora. 

La ciudad natal de José Joaquín Palma, su Bayamo querida, donde descansa desde 1951 –cuatro décadas después de su muerte, cuando sus restos fueron repatriados gracias a la comprensión de sus descendientes y durante el gobierno de Jacobo Arbens en Guatemala– acaba de presentar en el mes de agosto el volumen Joaquín Palma, poesía, epistolario y ensayo con el sello de Letras Cubanas donde aparecen 25 cartas y 64 poemas del autor, así como la biografía que redactara de Carlos Manuel de Céspedes en la etapa que fuera su secretario personal y uno de sus más cercanos colaboradores . El texto fue preparado por Ludín Fonseca, el Historiador de la Ciudad Monumento. Las cartas de Palma compiladas en esta entrega tienen como destinatario a José Martí, Antonio Maceo, Francisco Vicente Aguilera, Enrique José Varona, Julio Sanguily y otros revolucionarios contemporáneos.

Las ediciones anteriores de la poesía de José Joaquín Palma con que cuentan las bibliotecas cubanas ya tienen más de medio siglo. La más reciente es una entrega de 1951 con selección, introducción y notas de José María Chacón y Calvo, con evidentes huellas del paso del tiempo en sus páginas.

Los dos volúmenes publicados que tienen como protagonista a la figura de José Joaquín Palma en el año del centenario de su muerte, abren una nueva etapa para el estudio y divulgación de la vida y obra del poeta, patriota, periodista, biógrafo, diplomático y profesor bayamés, pues muestran documentos inéditos, de difícil consulta o, por ejemplo, la “Cronología” que reúne datos y acontecimientos dispersos y desconocidos de su existencia itinerante, además de resarcir una deuda bibliográfica sobre una personalidad significativa de la historia de Cuba, Guatemala y Centroamérica no valorada en su justa dimensión.