Entrevista al director Tomás Inda Barrera y Yameli Barceló (Director y editora de Negra, la revista de la Escuela de Fotografía Creativa de la Habana)

Por Zamo

Librínsula: Buenas tardes. Tomás, ¿Cuál es su profesión y cómo surge la Escuela de Fotografía Creativa de la Habana?

Tomás: Soy fotógrafo de profesión y la Escuela de Fotografía Creativa de la Habana o EFCH fue creada exactamente el 15 de julio del 2011, a raíz de las palabras del general Raúl Castro acerca de la ampliación del cuentapropismo. Dentro de las modalidades del trabajo por cuenta propia se encontraba la posibilidad de adquirir una licencia para profesor de música u otras artes, y es a partir de entonces que surge la idea de crear una escuela para fotógrafos. Yo trabajaba hasta ese momento en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y pensé que podía ser posible la creación de una escuela que enseñara toda la fotografía. Sabes que en la Habana existen varios lugares donde se enseña el arte fotográfico, pero estos están permeados por la institución. Por ejemplo, si es en la Facultad de Comunicación, pues es periodismo lo que se enseña, hay una parte de la fotografía que no es de interés. Si es en el Instituto Superior de Diseño (ISDI), es solamente aplicado al diseño. En el Instituto Superior de Arte sucede lo mismo, por esa misma razón pretendemos que en la EFCH se aprenda toda la fotografía, lo mismo fotografía documental que publicitaria, desnudo, paisaje, retrato, cualquier modalidad…

Librínsula: ¿Quiere decir entonces que en esta escuela los estudiantes pueden acercarse a la fotografía clásica, pero también a autores contemporáneos como Diane Arbus, Robert Mapplethorpe, David LaChapelle, Patrick Demarchelier?

Tomás: Sí, en general a cualquier autor fotográfico y por demás pretendemos que sea un lugar de acercamiento. Nosotros procuramos que los fotógrafos se acerquen a la escuela y participen de su vida. A la escuela asisten muchísimos fotógrafos profesionales que imparten conferencias. Estas por lo general son conferencias libres que se realizan los martes o viernes y en las mismas dicen cómo trabajan simple y llanamente, para que los jóvenes escuchen y sepan que también se puede llegar a hacer un importante trabajo fotográfico.

Librínsula: Hoy es la presentación del último número de la revista Negra. ¿Cuándo surge esta publicación, qué frecuencia tiene?

Tomás: La revista Negra surge el año pasado en el 2013. Realmente la idea de la revista fue un sueño atrasado, de esos que se tienen desde hace mucho tiempo, pero que para concretarlos se hace un tanto difícil porque lleva un esfuerzo descomunal, no obstante, logramos unir a un grupo de jóvenes entusiastas, entre ellos la editora, diseñadora y los mismos profesores de fotografía que quisieron escribir. Lo que sucedió después es que hubo más gente que quiso participar en esta publicación: críticos de arte, periodistas, cuentistas. Nuestra editora, Yameli Barceló, podría ampliar más la respuesta a tu pregunta en ese sentido.

Librínsula: Significa entonces que no es una publicación restringida sólo a un grupo selecto…

Tomás: ¡Para nada! Es una revista amplia y democrática.

Librínsula: Dos bellos adjetivos…

Tomás: Eso sí, nuestra publicación tiene mucho espacio para la fotografía. Esta juega un rol importante, pues más del 60 por ciento del espacio de la revista se dedica a plasmar imágenes fotográficas, esa siempre fue la idea. Es una publicación bimestral y digital.

Librínsula: ¿Sólo se adquiere de forma digital?

Tomás: Sí, imprimirla sería muy costoso.

Librínsula: ¿Existe alguna sección que tenga fines pedagógicos?

Tomás: Si, la revista tiene muchas secciones. Lo bueno de la misma es que nació de un colectivo que elabora las imágenes, elabora las ideas. Si una sección no nos conviene, la sacamos del aire, todo ello bajo un consenso general. Como te dije anteriormente, no queremos que sea una publicación con un formato «cuadrado». Se llama Negra por esa misma razón, porque es una revista para el cuestionamiento, para que la gente pueda decir lo que le apetezca con relación a la fotografía cubana.

Librínsula: Yameli, dime primero cuál es tu profesión y luego háblame de la revista a profundidad. ¿Qué podemos encontrar en sus páginas?

Yameli: Soy editora y estudié Letras. En la revista específicamente lo que hago es editar, coordinar los textos, trabajo con los autores, etc. Como bien te explicaba Tomás, la revista está cumpliendo su primer  aniversario. En ella se recogen textos sobre fotografía obviamente y contiene además una galería de fotos de estudiantes de la escuela. Los textos generalmente se distribuyen en secciones. Te puedo hablar de Dossier que es una sección dedicada a un artista consagrado, en su mayoría estos suelen ser cubanos. En esta sección han aparecido figuras de la talla de Cirenaica Moreira, Raúl Cañibano, Humberto Mayol, Enrique de la Uz, entre otros. Son básicamente textos que tratan de abordar la obra fotográfica de estos artistas desde una perspectiva informativa y crítica. Tenemos otra que se llama Caja de luz, donde se recogen textos de corte más ensayístico, por lo general, breves. Estos tienen más densidad teórica, y tratan sobre el quehacer fotográfico tanto de Cuba como del panorama internacional, estamos hablando de trabajos sobre fotografía documental, la fotografía y la antropología, entre otros. Fotomanía es para reseñar exposiciones que están sucediendo mayoritariamente en el ámbito nacional. Otra sección es La clase, que recoge siempre un tema de uno de los cursos impartido en la escuela, a cargo de un profesor. En cada número sale un tema específico, hasta el momento hemos logrado ir sacando el curso básico. F1 se pensó para los fotógrafos principiantes y trata sobre cuestiones técnicas, tecnológicas, estéticas, de gran utilidad para ellos. Tenemos también una sección dedicada a la literatura de ficción, donde publicamos cuentos de escritores jóvenes, mayormente. Existe un personaje de la revista llamado El Negativo, que vendría siendo el toque humorístico de la misma. En la sección titulada Revelado se incluyen entrevistas realizadas a fotógrafos internacionales, como al español Héctor Garrido, al chileno Claudio Almarza, de la National Geographic (muy reconocido), que hace fotografías en la Patagonia. El tono de la revista va encaminado a tratar de combinar textos críticos y un poco más pedagógicos. Es variada y tiene la pretensión de llegar a un público  especializado, profesional,  pero también iniciático.

Librínsula: ¿Existe en la actualidad un proyecto parecido, alguna otra revista digital cubana de fotografía?

Yameli: De fotografía como tal no la conozco. Quizás existan otros proyectos que pueden ir surgiendo, no se puede ser absoluto, pero yo al menos no los conozco.

Librínsula: Es evidente que esto es un proyecto básicamente alternativo, con recursos propios. ¿Cómo la distribuyen, qué perspectiva de mercado tiene?

Yameli: Hasta ahora se distribuye en flash, en CD-ROM. También está on-line, en ISSUU, que es un sitio que recoge muchas publicaciones del mundo. En la escuela la distribuimos de manera viral. Los días de presentación como hoy son también aprovechados por nosotros para darle promoción.

Librínsula: Cuando investigamos un poco, nos dimos cuenta de que existían muchas revistas especializadas en el arte fotográfico en Cuba. Antes de la Revolución, por ejemplo, existían las revistas Avance fotográfico, Foto-cine, Boletín Kodak, El fotógrafo, Fotografía popular, entre otras… esta última, por cierto, siguió siendo publicada en 1960, incluso; en ese mismo año existió un boletín llamado CFC (Club Fotográfico de Cuba). Tomás ¿Cree que de alguna manera, la revista Negra constituya un intento de volver a rescatar esa tradición?

   

Tomás: Por supuesto. Después del triunfo revolucionario se empezaron a perder muchas de estas revistas. También tienes que pensar que muchas de esas publicaciones estaban financiadas por personas que se fueron del país, ya que este tipo de cosas lleva un financiamiento fuerte. Se perdieron esas revistas y más que eso, el periodismo cubano cogió un vuelo buenísimo. Tú eras muy joven o posiblemente no habías nacido, pero existió un periódico llamado Revolución. Este tenía un suplemento semanal que aquello era espectacular, con unas fotografías, unos reportajes y ensayos fotográficos tremendos… ¡estaban los mejores! Estaba Korda, que todo el mundo lo conoce, estaba Tito, que era un «personaje» de la fotografía.

Librínsula: Raúl Corrales…

Tomás: Corrales, efectivamente. Ya te digo, en ese suplemento se hacía un trabajo tremendo, era una maravilla. Con el tiempo todo eso se perdió. Pienso que se perdió por todos estos problemas económicos que hemos tenido. La revista Negra nace con la idea de que se logre autosustentar en el futuro. Hasta ahora es sustentada por la escuela. La escuela se sustenta por sí misma y a la vez sustenta a la revista. Hoy se va a realizar el lanzamiento del número 7 y todo el que la ha visto ha tenido buenos criterios de la misma. Estamos abiertos a todas las críticas, pues nos sirven para mejorar nuestro producto, pero hasta el momento, la mayoría han sido favorables. Yameli te explicaba que actualmente tenemos la revista en ISSUU, este es un sitio en Internet donde se suben publicaciones seriadas y estamos teniendo 24 000 impresiones, que es una cantidad enorme. Esto quiere decir que la revista está ganando popularidad. Estados Unidos tiene el primer lugar en las descargas, el segundo lugar está Rusia, en el tercero, México. Y pensamos que en el futuro se pueda imprimir también, sólo es cuestión de tiempo y paciencia.

Librínsula: Además de la sustentabilidad de la revista… ¿Otras ambiciones?

Tomás: Queremos empezar a imprimirla. En principio, yo quería que fuera impresa y decía: vamos a venderla. Pero existen dificultades de índole burocrática. No obstante, pienso que en algún momento vamos a conseguir el ISSN de la revista, vamos a imprimirla y venderla. Tiene mucha calidad y no existe hasta el momento otra revista de fotografía en el país. Ya vamos por 7 números, queremos que lleguen a más, no le veo fin. Además no hay una cabeza que pueda caer y todo destruirse. Mañana se puede morir Inda Barrera, sin problema, sé que los muchachos van a seguir con la revista y la escuela. Además, están muy entusiasmados.

Librínsula: Pueden contar con el apoyo de la Biblioteca Nacional de Cuba.

Tomás: Gracias. Yo fui a la Biblioteca Nacional por esa misma razón. Les haremos llegar todos los números para que estén en la Mediateca y que los usuarios puedan consultarla cuando deseen.

Librínsula: Gracias a ambos.

 

Fotos tomadas de los fondos de la BNJM